Eno­tu­ris­mo.

PRO­YEC­TO NA­CIO­NAL RO­SELL BOHER LOD­GE En Al­to Agre­lo, Men­do­za, se es­tá cons­tru­yen­do un con­jun­to de­di­ca­do al eno­tu­ris­mo que bus­car in­ter­fe­rir mí­ni­ma­men­te con el en­torno.

ARQ - - NEWS - Gra­cie­la Ba­duel En­via­da es­pe­cial a Men­do­za

Qué ras­gos ca­rac­te­ri­zan al ho­tel bou­ti­que Ro­sell Boher, ubi­ca­do en Al­tos de Agre­lo.

Con las mon­ta­ñas del Cor­dón del Pla­ta co­mo te­lón de fon­do, el com­ple­jo Ro­sell Boher Lod­ge se mi­me­ti­za con el pai­sa­je del Al­to Agre­lo, a 40 km de Men­do­za ca­pi­tal. La his­to­ria de es­te ho­tel bou­ti­que con vi­ñe­dos co­mien­za cuan­do la bo­de­ga Ro­sell Boher – es­pe­cia­li­za­da en epu­mo­sos y vi­nos de al­ta ga­ma- de­ci­de com­prar par­te de Dra­gon­back Es­ta­te, un em­pren­di­mien­to de 820 hec­tá­reas que ha­bía si­do pen­sa­do pa­ra con­ver­tir­se en un ba­rrio ce­rra­do don­de sus ha­bi­tan­tes po­drían ela­bo­rar sus pro­pios vi­nos. La idea no pros­pe­ró y en 2013 los due­ños de la bo­de­ga vie­ron la opor­tu­ni­dad de ad­qui­rir el club hou­se del ba­rrio, más 40 hec­tá­reas de vi­ñe­dos, don­de es­ta­ban in­clui­das es­truc­tu­ras pa­ra tres ca­sas.

“La cla­ve del pro­yec­to fue prio­ri­zar el pai­sa­je, mo­ti­vo por el cual de­ci­di­mos di­se­mi­nar los dis­tin­tos usos en el te­rreno pa­ra que no hu­bie­ra un úni­co gran vo­lu­men, sino pe­que­ños edi­fi­cios. De es­ta ma­ne­ra se mez­clan la tra­ma de las vi­ñas, el pai­sa­jis­mo, la ar­qui­tec­tu­ra y lu­ga­res de con­tem­pla­ción y de en­cuen­tro, unos ele­va­dos en te­rra­zas y otros de des­can­so en los re­co­rri­dos”, re­su­me Agus­ti­na Apa, del es­tu­dio Desa­rro­llos Ur­ba­nos, a car­go del pro­yec­to.

Con los es­pal­da­res de las vi­ñas, el agua y las pie­dras co­mo ele­men­tos prin­ci­pa­les, los ar­qui­tec­tos di­se­ña­ron un mas­ter­plan a rea­li­zar en 5 eta­pas, tres de ellas ya cons­trui­das. El pri­mer pa­so fue ag­gio­nar el club hou­se pa­ra con­ver­tir­lo en un “guest hou­se” (de 370 m2 cu­bier­tos y 170 m2 de ex­pan­sio­nes y pér­go­las) y cons­truir las ca­sas de vi­ña, dos sim­ples (de 81 m2) y una do­ble (128 m2). Las ca­sas es­tán li­te­ral­men­te en me­dio de los vi­ñe­dos, por lo que des­de sus am­plias aber­tu­ras vi­dria­das la sen­sa­ción es que bas­ta con sa­lir pa­ra po­der arran­car un ra­ci­mo de uvas. To­das tie­nen ex­pan­sio­nes y te­rra­zas ac­ce­si­bles con ja­cuz­zi y lu­gar de fue­go, des­de don­de se con­tem­pla el plano ver­de y do­ra­do de las vi­ñas, las mon­ta­ñas y el im­pre­sio­nan­te cie­lo men­do­cino. En el di­se­ño pri­man los co­lo­res tie­rra, la pie­dra ama­ri­lla traí­da de San Ra­fael y las plan­tas au­tóc­to­nas co­mo cha­ña­res y ja­ri­llas.

Las ca­sas po­seen un am­plio dor­mi­to­rio con una al­tu­ra de 3 me­tros con si­llo­nes, es­pa­cio de du­cha, ves­ti­dor y ti­na, que tam­bién en­tran en con­tac­to per­ma­nen­te con el pai­sa­je. Los pla­ca­res van de pi­so a te­cho y se rea­li­za­ron con ma­de­ras de ba­rri­cas de roble, en tan­to que el in­te­rio­ris­mo es­tu­vo a car­go de Lau­ra O.

Du­ran­te la se­gun­da eta­pa (con el ho­tel en fun­cio­na­mien­to), se rea­li­za­ron el edi­fi­cio de la ad­mi­nis­tra­ción y re­cep­ción (172 m2 cu­bier­tos y 62 m2 de te­rra­za), el edi­fi­cio de ser­vi­cios, la ca­sa del ca­se­ro y los apo­yos. Ade­más, se agran­dó la co­ci­na del guest hou­se, pa­ra ade­cuar­lo co­mo res­tau­ran­te pa­ra 40 co­men­sa­les. “El vo­lu­men de la co­ci­na no exis­tía -cuen­ta la ar­qui­tec­ta Apa- y se ar­mó el res­tau­ran­te, pe­ro sin per­der la im­pron­ta de li­ving, ya que la idea del due­ño es que los hués­pe­des se sien­tan, no en un ho­tel, sino co­mo de vi­si­ta en la ca­sa de al­guien”. Otro de los re­que­ri­mien­tos del co­mi­ten­te fue con­ser­var las vis­tas ple­nas, de ahí que en el mo­bi­lia­rio (di­se­ña­do por el mis­mo es­tu­dio) las si-

llas lle­gan has­ta el ni­vel de mesa, no hay res­pal­dos que so­bre­sal­gan.

Por la mis­ma ra­zón, en la ter­ce­ra eta­pa (pre­vis­ta pa­ra ter­mi­nar­se a fin de año) se tu­vo es­pe­cial cui­da­do en la ubi­ca­ción de 7 nue­vas ca­sas de vi­ñas, dis­pues­tas pa­ra no in­ter­fe­rir las vi­sua­les de los otros edi­fi­cios.

Las ca­sas son de dos ti­po­lo­gías: sim­ple (105 m2 + 120 m2 de ex­pan­sio­nes) y do­ble (319 m2 cu­bier­tos y 300 m2 de ex­pan­sio­nes) y a las ca­rac­te­rís­ti­cas de las ya cons­trui­das su­man una ca­va sub­te­rrá­nea que se aso­ma al in­te­rior del es­tar por me­dio de un pa­ño de vi­drio en el sue­lo.

El con­cep­to de la ace­quia, tra­di­cio­nal de la pro­vin­cia, es­tá pre­sen­te desel

El bu­le­var cen­tral fue di­se­ña­do ori­gi­nal­men­te por el pai­sa­jis­ta Eduar­do Ve­ra e in­cor­po­ra la ace­quia co­mo ele­men­to prin­ci­pal.

de el ini­cio: cuan­do aún se pen­sa­ba co­mo ba­rrio ce­rra­do (2006-2007) el pai­sa­jis­ta Eduar­do Ve­ra di­se­ñó el bu­le­var cen­tral que une la re­cep­ción con la ca­va. El cur­so de la ace­quia atra­vie­sa di­ver­sas si­tua­cio­nes, co­mo som­bras pro­ve­nien­tes de pér­go­las, mien­tras que el so­ni­do del agua es­tá pre­sen­te en to­da su ex­ten­sión a tra­vés de es­tan­ques y cas­ca­das.

Da­do que se tra­ta de un te­rreno plano, los ar­qui­tec­tos de Desa­rro­llos Ur­ba­nos (jun­to al es­tu­dio de pai­sa­jis­mo Ros­si & Pic­cio­ni) se va­lie­ron lue­go del mo­vi­mien­to de sue­los pa­ra crear re­co­rri­dos y lo­ma­das que ha­cen que el hués­ped va­ya des­cu­brien­do dis­tin­tas vi­sua­les cuan­do se mo­vi­li­za por com­ple­jo.

De he­cho, la ca­va apa­re­ce co­mo en­te­rra­da, aun­que se en­cuen­tra al ni­vel ori­gi­nal del te­rreno. Se in­gre­sa por una puer­ta de ma­de­ra con ar­co de me­dio pun­to que re­mi­te a la cam­pi­ña francesa y una vez aden­tro hay una sa­la de re­cep­ción con mu­ros de pie­dra y pi­sos de la­dri­llos rús­ti­cos. La ca­va mis­ma es­tá di­se­ña­da co­mo un am­bien­te an­ti­guo de ar­qui­tec­tu­ra mu­ra­ria de la­dri­llo vis­to y abo­ve­da­do y po­see cel­das de guardado con ca­pa­ci­dad pa­ra 25 mil bo­te­llas y un sa­lón cen­tral don­de se ha­cen las de­gus­ta­cio­nes. La obra de la ca­va du­ró apro­xi­ma­da­men­te un año. “Co­mo es­tá he­cha a ni­vel –ex­pli­ca la ar­qui­tec

SI­GUE EN P. 28

Se in­gre­sa a la ca­va por una bó­ve­da de pie­dra que desem­bo­ca en una puer­ta de ma­de­ra con ar­co de me­dio pun­to que re­mi­te a la cam­pi­ña francesa.

VIE­NE DE P. 25 ta Apa– se hi­cie­ron las fun­da­cio­nes, los mu­ros y los la­dri­llos pa­ra ha­cer las bó­ve­das se rea­li­za­ron con cim­bras de ma­de­ra con las for­mas que aho­ra se ven, al­gu­nas por par­tes. Des­de arri­ba se co­lo­ca­ban los la­dri­llos en la po­si­ción, con so­gas pa­ra de­jar la jun­ta pa­ra que los la­dri­llos no se mo­vie­ran al hor­mi­go­nar. Se hor­mi­go­nó arri­ba y des­pués se hi­zo la ni­ve­la­ción y las ca­pas de im­per­mea­bi­li­za­ción. Da­do que sec­to­res que for­man em­bu­dos, hu­bo que ni­ve­lar y dar­le pen­dien­te ha­cia las vi­ñas de afue­ra pa­ra que no se jun­ta­ra agua”. Aun­que en un prin­ci­pio se ha­bía pen­sa­do que la ca­va tu­vie­ra un te­cho ver­de, tam­bién con vi­ñe­dos, fi­nal- men­te se con­vir­tió en te­rra­za pa­ra even­tos, con ca­pa­ci­dad pa­ra 500 in­vi­ta­dos.

Cer­ca de la ca­va se ubi­ca­rá el spa, de 380 m2, en lo que se­rá la cuar­ta eta­pa de la obra. Es­ta­rá en con­tac­to di­rec­to con la la­gu­na, y su sa­la de re­lax ten­drá vi­sua­les am­plias a las mon­ta­ñas. Ha­brá gim­na­sio, sa­las de ma­sa­jes, sau­na hú­me­do, sau­na se­co y sa­las pa­ra tra­ta­mien­tos fa­cia­les y cor­po­ra­les, don­de se apro­ve­cha­rán las pro­pie­da­des de la uva.

Pa­ra la quin­ta y úl­ti­ma eta­pa se re­ser­vo la cons­truc­ción de la bo­de­ga. Y en­ton­ces sí, los hués­pe­des se­rán tes­ti­gos de to­do el pro­ce­so de ela­bo­ra­ción del vino. «

1 CA­SAS DE VI­ÑA. To­das po­seen ex­pan­sio­nes que dan a una de las lagunas

2 ACE­QUIA. Un pa­seo que une la re­cep­ción con la ca­va.

6 AC­CE­SO. El edi­fi­cio que al­ber­ga la re­cep­ción y la ad­mi­nis­tra­ción. 7 GUEST

HOU­SE. Con vi­sua­les a la la­gu­na y la Pre­cor­di­lle­ra de los An­des. 8 TE­RRA­ZA DE LAS CA­SAS DE VI­ÑA.

Con es­pa­cio de fue­go, li­ving y ja­cuz­zi cli­ma­ti­za­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.