LLE­GÓ LA HO­RA DE REIVIN­DI­CAR LOS CUER­POS SA­LIEN­TES

Con el nue­vo Có­di­go Ur­ba­nís­ti­co de la Ciu­dad, sur­ge la po­si­bi­li­dad de re­vo­car la prohi­bi­ción de los vo­lú­me­nes sa­lien­tes en las fa­cha­das, nor­ma que ha oca­sio­na­do el pre­do­mi­nio ca­si ab­so­lu­to del bal­cón.

ARQ - - ARQUITECTURA - Por Ro­ber­to Bo­ni­fa­cio Ar­qui­tec­to, Pro­fe­sor Ti­tu­lar en la Maes­tría en “Ló­gi­ca y Téc­ni­ca de la For­ma”, Se­cre­ta­ría de Pos­gra­do, FADU-UBA.

La ela­bo­ra­ción del nue­vo Có­di­go Ur­ba­nís­ti­co pa­ra la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res pa­re­ce oca­sión pro­pi­cia pa­ra pro­po­ner mo­di­fi­ca­cio­nes a la le­gis­la­ción ar­qui­tec­tó­ni­ca de la Ciu­dad, a la que de­be­rá ce­ñir­se el pro­yec­to de los nue­vos edi­fi­cios. De en­tre esas nor­mas, que he­mos ter­mi­na­do aca­tan­do co­mo si fue­ran ina­mo­vi­bles, co­mo si no hu­bie­ra otra al­ter­na­ti­va; a las que he­mos na­tu­ra­li­za­do y obe­de­ci­do sin chis­tar, res­ca­to la prohi­bi­ción de pro­yec­tar -y por tan­to cons­truir-, lo que en ver­sio­nes an­te­rio­res a la co­di­fi­ca­ción vi­gen­te en la ac­tua­li­dad, se de­no­mi­nó cuer­po sa­lien­te de las fa­cha­das edi­li­cias y ha si­do –en su mo­men­to­su­pri­mi­do de raíz. Los pro­yec­tis­tas nos he­mos de­ja­do ti­ra­ni­zar a par­tir de ese mo- men­to, por el ex­clu­si­vo do­mi­nio del bal­cón en el pro­yec­to de los edi­fi­cios ur­ba­nos. Y más aún, por la fa­ta­li­dad del bal­cón co­rri­do. La otra op­ción, a la que po­cos han re­cu­rri­do, es la más dig­na acep­ta­ción del plano de fa­cha­da. La ma­si­va y ca­si úni­ca adop­ción del bal­cón co­rri­do, ha cons­trui­do la más abu­rri­da y ano­di­na ima­gen ur­ba­na, que es­tá do­mi­nan­do to­dos los ba­rrios de la Ciu­dad. Pe­ro es im­por­tan­te re­cor­dar que no siem­pre ha si­do así. Du­ran­te más de cien años (des­de me­dia­dos del si­glo XIX has­ta la su­pre­sión de la nor­ma­ti­va que ad­mi­tía la cons­truc­ción de cuer­pos sa­lien­tes en la fa­cha­das de la Ciu­dad), los pro­yec­tis­tas ejer­ci­ta­ron su crea­ti­vi­dad, pro­po­nien­do una in­men­sa va­rie­dad de al­ter­na- ti­vas en el di­se­ño de la ma­ni­fes­ta­ción ex­ter­na –ha­cia el es­pa­cio pú­bli­co-, de la es­pa­cia­li­dad edi­li­cia. Los ejem­plos más an­ti­guos de cuer­po sa­lien­te que he ras­trea­do son el que en­fa­ti­za­ba el eje y el ac­ce­so prin­ci­pal de la ca­sa de Arms­trong, en Pe­rú al 200, de­mo­li­da ha­ce va­rias dé­ca­das; y el del edi­fi­cio lin­de­ro a la ex Tien­da San Mi­guel, so­bre la ca­lle Bar­to­lo­mé Mi­tre. Des­de esos pri­me­ros ejem­plos, ca­si to­dos los edi­fi­cios más pres­ti­gio­sos y ad­mi­ra­dos de la ciu­dad se han va­li­do de ese pe­que­ño mar­gen de li­ber­tad pa­ra con­ver­tir­lo en una for­mi­da­ble he­rra­mien­ta pro­yec­tual. Así, pe­que­ños re­sal­tos o des­pla­za­mien­tos del plano ge­ne­ral de fa­cha­da, mu­ros sua­ve­men­te on­du­lan­tes, vigorosos ple­ga­mien­tos, o de­ci­di­das ex­pan­sio­nes del es­pa­cio in­te­rior ha­cia el ex­te­rior, mu­chas ve­ces en con­tra­pun­to con los pla­nos ho­ri­zon­ta­les de los bal­co­nes, cons­tru­ye­ron un ima­gi­na­rio al que la ar­qui­tec­tu­ra del Ra­cio­na­lis­mo apor­tó un cau­dal im­por­tan­tí­si­mo. In­clu­so al­gu­nos “frag­men­tos ur­ba­nos” apa­re­cen ca­rac­te­ri­za­dos por la reite­ra­da pre­sen­cia del cuer­po sa­lien­te. A ese mar­gen de li­ber­tad, los pro­yec­tis­tas he­mos re­nun­cia­do sin lu­cha. Qui­zás por cul­pa. Por­que esa su­pre­sión lle­ga co­mo res­pues­ta al tras­to­ca­mien­to de va­lo­res, al me­nos­pre­cio del va­lor ar­qui­tec­tó­ni­co. Cuan­do ese “plus” de es­pa­cio edi­fi­ca­ble por fue­ra de los lí­mi­tes de la par­ce­la, que ad­mi­tía la nor­ma­ti­va, de­jó de usar­se con in­ten­cio­na­li­dad de di­se­ño, con fi­nes ex­pre­si­vos, y le que­dó so­lo el in­te­rés es­pe­cu­la­ti­vo lle­va­do a su má­xi­ma ex­pre­sión -pu­ni­to­ria­men­te- per­di­mos ese cré­di­to que nos ha­bía si­do otor­ga­do y al que, has­ta ahí, ha­bía­mos hon­ra­do. Con el ins­tru­men­to re­gu­la­dor del FOT, es­to po­dría ha­ber­se re­suel­to en su mo­men­to sa­tis­fac­to­ria­men­te, pe­ro pa­re­ce cla­ro que por esos años a na­die le preo­cu­pa­ba el te­ma. En ge­ne­ral, el cuer­po sa­lien­te se ge­ne­ra por aso­cia­ción de idén­ti­cas ex­pan­sio­nes en plan­tas su­ce­si­vas con­fi­gu­ran­do vo­lú­me­nes con cla­ro pre­do­mi­nio ver­ti­cal, tal el ca­so del edi­fi­cio del ex Grand Splen­did (fo­to). Pa­ra el edi­fi­cio de Tal­cahuano 638, Amil­car Du­re­lli pro­po­ne una uti­li­za­ción más su­til del cuer­po sa­lien­te, ya que va sua­vi­zan­do el ple­ga­mien­to del mu­ro de fa­cha­da ha­cia las plan­tas al­tas has­ta di­luir­se en el plano de fa­cha­da. Lo que ha si­do po­co ex­plo­ra­do en las pro­pues­tas es la irrup­ción en ho­ri­zon­tal del cuer­po sa­lien­te, co­mo es el ca­so del “mi­ra­dor” del Edi­fi­cio Co­me­ga. Me pa­re­ce que es­ta es la opor­tu­ni­dad de re­cu­pe­rar la li­ber­tad per­di­da. Ten­go con­fian­za en la es­ca­la de va­lo­res de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de ar­qui­tec­tos. Rei­vin­di­co, en­ton­ces, la ne­ce­si­dad de in­cor­po­rar en la nue­va ver­sión del Có­di­go Ur­ba­nís­ti­co un ar­ti­cu­la­do que ad­mi­ta la con­cre­ción del es­pí­ri­tu que alen­tó en el ori­gen del cuer­po sa­lien­te. Su res­ta­ble­ci­mien­to per­mi­ti­ría no so­lo me­jo­res y más in­no­va­do­ras pro­pues­tas a es­ca­la del edi­fi­cio mis­mo, sino que fa­ci­li­ta­ría, a mi jui­cio, la ela­bo­ra­ción de pro­yec­tos que re­in­ter­pre­ten, a tra­vés de su in­cor­po­ra­ción in­ten­cio­na­da, las re­la­cio­nes con el con­tex­to ur­bano edi­li­cio en el que se in­ser­ta­rán. Si es­ta pro­pues­ta tu­vie­ra con­sen­so, la nor­ma­ti­va a in­cor­po­rar de­be­rá es­ta­ble­cer los lí­mi­tes y con­di­cio­nan­tes a los que ha­brá de so­me­ter­se el pro­yec­to, y da­do que los an­te­ce­den­tes his­tó­ri­cos re­mi­ten bá­si­ca­men­te a su in­cor­po­ra­ción en “edi­fi­cios en­tre me­dia­ne­ras”, se­rá ne­ce­sa­rio re­fle­xio­nar acer­ca de la po­si­bi­li­dad de su in­cor­po­ra­ción en las otras ti­po­lo­gías edi­li­cias (edi­fi­cios de pe­rí­me­tro li­bre y de se­mi pe­rí­me­tro li­bre). Por otro la­do, es­toy se­gu­ro de que la in­cor­po­ra­ción de los nue­vos ma­te­ria­les y las tec­no­lo­gías dis­po­ni­bles ac­tual­men­te am­plia­rán el uni­ver­so de lo po­si­ble de ma­ne­ra in­sos­pe­cha­da. «

Es­te plus de es­pa­cio edi­fi­ca­ble por fue­ra de los lí­mi­tes de la par­ce­la se uti­li­za­ba con in­ten­cio­na­li­dad de di­se­ño y con fi­nes ex­pre­si­vos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.