El desafío de con­vi­vir con las mas­co­tas en el ho­gar

El mo­bi­lia­rio del es­tu­dio chino But Yet con­tem­pla a to­dos.

ARQ - - DISEÑO INDUSTRIAL - Vi­vian Ur­feig vur­feig@cla­rin.com

¿Có­mo am­bien­tar un de­par­ta­men­to don­de el ga­to es tan pro­ta­go­nis­ta co­mo su amo? Es­te di­le­ma fue re­suel­to por el es­tu­dio But Yet, de Hong Kong, que desa­rro­lló una lí­nea de mo­bi­lia­rio que con­tem­pla la con­vi­ven­cia en­tre las mas­co­tas y sus due­ños. O vi­ce­ver­sa.

El pro­yec­to fue uno de los más aplaudidos del Sa­lón Sa­té­li­te, el pa­be­llón de crea­ti­vos sub 35 que se pre­sen­tó en el mar­co de la 57° edi­ción del Sa­lón del Mue­ble de Mi­lán.

La co­lec­ción se lla­ma Me & Meow y pro­mue­ve la in­ter­ac­ción en­tre am­bos in­te­gran­tes del ho­gar. Eric Tong y Ed­mond Wong aman a los ga­tos, y no só­lo al de la for­tu­na. Pa­ra sus mas­co­tas pre­fe­ri­das di­se­ña­ron unas ha­ma­cas de­ba­jo de la mesa del co­me­dor: así aso­man su ca­be­za e in­clu­so, co­men jun­to a sus due­ños. El res­pal­do de las si­llas tam­bién con­tem­pla un lu­gar pa­ra aga­za­par­se. Y tan­to las me­sas de apo­yo co­mo las me­sas ba­jas res­pon­den a es­ta con­sig­na. De las lu­mi­na­rias, en tan­to, cuel­gan pom­po­nes pa­ra ju­gar y tre­par a gus­to.

Por otra par­te, los es­tan­tes fun­cio­nan co­mo con­te­ne­do­res pe­ro tam­bién co­mo es­ca­lo­nes lis­tos pa­ra tre­par, o la­be­rin­tos pa­ra su­bir y ba­jar. Sin des­en­to­nar, la co­lec­ción pre­sen­ta una lí­nea con­cep­tual de di­se­ño in­te­gral que mar­ca un an­tes y un des­pués con los tí­pi­cos ac­ce­so­rios.

En el stand de Mi­lán, Eric y Ed­mond ins­ta­la­ron par­lan­tes des­de don­de se es­cu­cha­ban mau­lli­dos y co­lo­ca­ron, dis­cre­ta, una co­la de ga­to fal­sa so­bre una es­tan­te­ría. Al­to im­pac­to.

Ju­gar, es­con­der­se, acu­rru­car­se, dor­mir, vi­gi­lar, sal­tar y en­re­dar­se en­tre las pier­nas hu­ma­nas. Ac­cio­nes con­si­de­ra­das en el sis­te­ma de mo­bi­lia­rio. “Nues­tra co­lec­ción fo­men­ta una for­ma de vi­da ar­mo­ni­za­da y com­ple­men­ta­ria pa­ra el ga­to y su due­ño me­dian­te la in­te­gra­ción de ideas es­pa­cia­les y de com­por­ta­mien­to en los mue­bles del ho­gar. Los di­se­ños per­mi­ten in­ter­ac­cio­nes lú­di­cas en la vi­vien­da”, se­ña­lan los au­to­res.

In­ter­ac­ti­vo, in­ge­nio­so y con un mer­ca­do co­mer­cial más que ase­gu­ra­do, But Yet fue una re­ve­la­ción. «

La lí­nea de mo­bi­lia­rio Me & Meow, del es­tu­dio chino But Yet, fue una de las sen­sa­cio­nes del Sa­lón Sa­té­li­te de Mi­lán. In­ter­ac­ción lú­di­ca en­tre ga­tos y amos.

GENTILEZA BUT YET

1 BUT YET. La co­lec­ción es­pe­cial­men­te di­se­ña­da pa­ra in­ter­ac­tuar con los ga­tos en ca­sa con­tem­pla es­ca­lo­nes y es­tan­tes pa­ra tre­par. 2 FA­MI­LIA. Lí­nea com­ple­ta. Pre­do­mi­nan las for­mas re­don­dea­das 1

2

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.