CITY LI­FE EN MI­LÁN: ¿EL URBANISMO QUE VIE­NE?

ARQ - - NEWS - Ber­to Gon­zá­lez Mon­ta­ner Edi­tor ge­ne­ral

Cuan­do allá por el año 2005 pu­bli­ca­mos por pri­me­ra vez los ren­ders de City Li­fe pa­re­cían de cien­cia fic­ción. Me re­fie­ro al nue­vo po­lo ur­bano -que con la fir­ma del es­tu­dio Li­bes­kind, Zaha Ha­did Ar­chi­tects, An­drea Maf­fei y Ara­ta Iso­za­ki & As­so­cia­tes- se es­tá le­van­tan­do en el pre­dio don­de an­tes fun­cio­na­ba la Fe­ria de Mi­lán y que ya com­pi­te en sel­fies con la le­gen­da­ria Pla­za del Duo­mo. Cla­ro, ya es­tá­ba­mos acos­tum­brán­do­nos a las cua­drí­cu­las, a las man­za­ni­tas, a las to­rres con for­mas de pris­ma or­to­go­nal o, a lo su­mo, a las más arries­ga­das con for­ma­to de pe­pino o lá­piz de la­bio. To­dos, es­tos for­ma­tos ar­qui­tec­tó­ni­cos y ur­ba­nos nos fue­ron tra­yen­do el IBA del Ber­lín de los años 80; la Bar­ce­lo­na olím­pi­ca de los 90 ; y lue­go, en el ám­bi­to lo­cal, el pro­yec­to pa­ra Puer­to Ma­de­ro y sus des­cen­dien­tes. Tam­bién mo­vió el avis­pe­ro la es­tra­te­gia usa­da por la ar­gen­ti­na Lau­ra Spi­na­del de Bu­sar­chi­tek­tur pa­ra el Cam­pus de la Es­cue­la de Eco­no­mía y Ne­go­cios de la Uni­ver­si­dad de Vie­na. Su equi­po ga­nó en 2009 el con­cur­so pa­ra el mas­ter­plan que lue­go in­clui­ría edi­fi­cios de Zaha Ha­did, Pe­ter Co­ok, NO.MAD y Car­me Pi­nós. Spi­na­del se ani­mó a ge­ne­rar una su­ce­sión de es­pa­cios pú­bli­cos irre­gu­la­res, que en aquel mo­men­to Jus­to Sol­so­na ca­li­fi­có co­mo acer­ta­dos y don­de se ima­gi­na­ba que fun­cio­na­rían co­mo bue­nos y apa­ci­bles lu­ga­res de en­cuen­tro. Pe­ro aler­tó so­bre las con­se­cuen­cias que po­drían pro­du­cir las abru­ma­do­ras y “te­me­ra­rias” imá­ge­nes de los edi­fi­cios que cons­trui­rían el con­jun­to. En el ca­so de City Li­fe, los au­to­res pro­po­nen un gran par­que cen­tral co­mo el “Cen­tral Park”, pe­ro al re­vés del fa­mo­so par­que neo­yor­quino, ubi­can en su ba­ri­cen­tro tres im­pac­tan­tes to­rres. Di­bu­jan­do el con­torno del par­que, crean gru­pos de vi­vien­das que se to­man en al­tu­ra y dia­lo­gan mor­fo­ló­gi­ca­men­te con las vi­vien­das de los ba­rrios ve­ci­nos. To­do es­to se “ata” al lu­gar, pro­lon­gan­do las ca­lles dia­go­na­les que lle­gan con ár­bo­les al pre­dio, so­bre­im­po­nién­do­le un te­ji­do ver­de con ca­rác­ter “na­tu­ra­lis­ta” y con un cur­so de agua que re­me­mo­ra, co­mo ha­cien­do un gui­ño a la his­to­ria, el ca­nal el Na­vi­glio que atra­vie­sa el cas­co de la ciu­dad. Los tres prin­ci­pa­les pro­yec­tis­tas son de dis­tin­tas na­cio­na­li­da­des y usan pa­ra ex­pli­car el com­ple­jo una me­tá­fo­ra lin­güís­ti­ca: el te­ji­do co­nec­ti­vo ver­de que crea­ron es la len­gua co­mún; los edi­fi­cios, la pa­la­bra, que apor­ta el se­llo per­so­nal de ca­da au­tor. En al­gún pun­to, City Li­fe re­pro­du­ce la es­tra­te­gia pro­yec­tual usa­da en Puer­to Ma­de­ro. Uno: si en Ma­de­ro, el te­ji­do de los docks y las man­za­nas (es de­cir del barrio ve­cino) se re­pro­du­ce del otro la­do de los di­ques; en Mi­lán lo ha­cen con el ti­po de te­ji­do re­si­den­cial equi­pa­ran­do for­ma­tos y ade­cuan­do al­tu­ras. Dos: en am­bos se con­ti­núan los ejes de la ciu­dad. En un ca­so, es­tos ejes re­ma­tan en dos ra­mi­lle­tes de to­rres que mo­nu­men­ta­li­zan el lu­gar; en el otro, en City Li­fe, lo ha­cen con el ra­mi­lle­te de 3 to­rres. Y tres: en los dos ca­sos se crea un gran par­que pú­bli­co de di­se­ño “na­tu­ra­lis­ta” que le da uni­dad al con­jun­to. Tam­bién en al­gún pun­to City Li­fe re­pro­du­ce la Pla­za del Duo­mo. Du­ran­te si­glos, la pla­za fue el lu­gar de en­cuen­tro de la ciu­dad; y la ca­te­dral, su pie­za de ar­qui­tec­tu­ra icó­ni­ca. Aho­ra, a 14 años del con­cur­so, la Pla­za de la Tres To­rres ya ge­ne­ra fuer­te atrac­ción tu­rís­ti­ca y y ade­más es unos de los ba­rrios de ma­yor pro­yec­ción de la Mi­lán fu­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.