Un lo­cal ajus­ta­do al con­tex­to porteño

La re­mo­de­la­ción de la tien­da Her­mès de Bue­nos Ai­re­sa se con­cre­tó con mo­bi­lia­rio a me­di­da y to­nos cá­li­dos pa­ra ge­ne­rar am­bien­tes aco­ge­do­res e in­ti­mis­tas. Fun­cio­na en Ave­ni­da Al­vear, den­tro de un edi­fi­cio di­se­ña­do por Francisco Sa­la­mo­ne.

ARQ - - ARQUITECTURA -

Des­pués de 20 años de su des­em­bar­co en Bue­nos Ai­res, la fir­ma Her­mès - una de las po­cas mar­cas de lu­jo que se man­tie­ne inin­te­rrum­pi­da­men­te en la ciu­dad- aca­ba de re­mo­de­lar com­ple­ta­men­te los in­te­rio­res de su tien­da, en un edi­fi­cio que lle­va la fir- ma de Francisco Sa­la­mo­ne.

De­nis Mon­tel, res­pon­sa­ble del di­se­ño de los lo­ca­les de la fi­ma en to­do el mun­do, es­tu­vo en Bue­nos Ai­res pa­ra vi­si­tar el lu­gar y ela­bo­rar el pro­yec­to. “El con­cep­to de la tien­da de Her­mès no es estático y evo­lu­cio­na cons­tan­te­men­te. No que­re­mos se­guir la ten­den­cia, pe­ro ex­pre­sa­mos el pre­sen­te”, con­tó por mail, ya des­de Pa­rís. “Ca­da una de las tien­das tie­ne ca­rac­te­rís­ti­cas pro­pias, pe­ro exis­ten al­gu­nos có­di­gos co­mo el mo­sai­co de ce­rá­mi­cos del pi­so, los ac­ce­so­rios de ilu­mi­na­ción “Grec­ques”, o el Ex­li­bris ( se­llo de la mar­ca) de la en­tra­da, per­mi­ten que los clien­tes re­co­noz­can que es­tán en una tien­da de Her­mès, in­de­pen­dien­te­men­te del lu­gar del mun­do en que se en­cuen­tren”.

En Bue­nos Ai­res, la fa­cha­da re­no­va­da se en­sam­bla con el edi­fi­cio, en la es­qui­na de Av. Al­vear y Aya­cu­cho. La bou­ti­que sa­ca pro­ve­cho de dos ven­ta­na­les y dos vi­drie­ras a me­dia al­tu­ra, que per­mi­ten el pa­so de luz na­tu­ral que em­be­lle­ce los es­pa­cios.

Al tras­pa­sar la en­tra­da, el ex­li­bris y los leit­mo­tivs ar­qui­tec­tó­ni­cos dan la bien­ve­ni­da a los vi­si­tan­tes, que pue­den en­con­trar to­das las es­pe­cia­li­da­des de Her­mès dis­tri­bui­das en el área cen­tral. Los pro­duc­tos en cue­ro se ex­hi­ben en un pe­que­ño en­tre­pi­so ubi­ca­do en el es­pa­cio más pri­va­do de la bou­ti­que, que ofi­cia de pe­que­ño sa­lón.

To­da la plan­ta ba­ja, las es­ca­le­ras y el en­tre­pi­so, es­tán re­cu­bier­tos de frag­men­tos de pie­dras de co­lor ma­rrón y ocre, y as­ti­llas de vi­drio ma­rro­nes. Los co­lo­res cá­li­dos de las pa­re­des y los pi­sos, com­bi­na­dos con la luz na­tu­ral, crean una at­mós­fe­ra aco­ge­do­ra, que se ha­ce ca­da vez más ín­ti­ma a me­di­da que uno se aden­tra ha­cia el fon­do de la tien­da.

Di­se­ña­do es­pe­cial­men­te pa­ra es­ta bou­ti­que, el ex­hi­bi­dor de car­te­ras de cue­ro se ubi­ca arri­ba de los re­lo­jes; y el so­fá he­cho a me­di­da se en­cuen­tra en el área de pro­duc­tos de cue­ro, em­po­tra­do den­tro de un com­par­ti­men­to de ma­de­ra.

Los pro­duc­tos de la mar­ca, una em­pre­sa de la fa­mi­lia Her­mès que se vie­ne desa­rro­llan­do des­de 1837, a lo lar­go de seis ge­ne­ra­cio­nes de em­pre­sa­rios y ar­te­sa­nos, se ex­hi­ben co­mo en un mu­seo. Y sus crea­do­res ase­gu­ran que, des­de sus co­mien­zos co­mo fa­bri­can­tes de ar­ne­ses has­ta au­to­res de íco­nos co­mo las car­te­ras Kelly y Bir­kin, sus va­lo­res fun­da­men­ta­les per­ma­ne­cen: li­ber­tad crea­ti­va, ex­qui­si­tez ar­te­sa­nal, in­no­va­ción y ex­ce­len­cia.

En cuan­to al pro­ce­so crea­ti­vo de la re­mo­de­la­ción, Mon­tel ex­pli­ca que “ca­da tien­da es­tá he­cha a me­di­da y sos­tie­ne un diá­lo­go con su con­tex­to, sin aban­do­nar los có­di­gos que in­di­can al clien­te que es­tá en una tien­da de Her­mès. Em­pe­za­mos por ana­li­zar el con­tex­to, el lu­gar y los al­re­de­do­res. La idea es crear un ‘ do­mi­ci­lio’, pa­ra que la tien­da nue­va ten­ga una integración flui­da con la ciu­dad”.

Lue­go, di­ce el ar­qui­tec­to, “los ma­te­ria­les, las ter­mi­na­cio­nes, los co­lo­res e in­clu­so el ges­to ar­qui­tec­tó­ni­co se eli­gen o se di­se­ñan pro­yec­to por pro­yec­to. Se usa el mis­mo en­fo­que pa­ra el ti­po de edi­fi­cio en el que es­te­mos, in­de­pen­dien­te­men­te de que sea an­ti­guo o mo­derno”. «

1 1 GLOCAL. La bou­ti­que se di­se­ñó es­pe­cial­men­te pa­ra Bue­nos Ai­res, pe­ro con la im­pron­ta de la mar­ca in­ter­na­cio­nal. 2 AR­TE. En las vi­drie­ras, los pro­duc­tos se ex­hi­ben co­mo par­te de una ins­ta­la­ción.

2

33 ES­QUI­NA. La fa­cha­da de la in­ter­sec­ción de Ave­ni­da Al­vear con Aya­cu­cho se re­no­vó con el ob­je­ti­vo de des­ta­car las am­plias aber­tu­ras, las cua­les per­mi­ten el pa­so de la ilu­mi­na­ción na­tu­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.