Ha­cia una pro­fe­sión atra­ve­sa­da por te­mas so­cia­les

El ex­per­to en pla­ni­fi­ca­ción es­ta­dou­ni­den­se au­gu­ra ur­bes di­ver­sas, com­ple­jas y des­bor­da­das. Ad­vier­te so­bre el ries­go de pla­ni­fi­car siem­pre en es­ce­na­rios de cri­sis.

ARQ - - URBANO - Ele­na Pe­ral­ta ES­PE­CIAL PA­RA CLA­RIN

“En al­gún lu­gar del Si­glo XX”. Con esa acla­ra­ción co­men­za­ba Brazil, la pre­mo­ni­ción ago­bian­te y au­to­ri­ta­ria con la que, en 1985, Terry Gi­lliam pre­ten­día re­crear el fu­tu­ro de las ciu­da­des. El Si­glo XX ter­mi­nó y la pro­fe­cía de ur­bes as­fi­xian­tes no se cum­plió. De­jan­do a la Cien­cia Fic­ción de la­do, al­gu­nos de los mie­dos y cons­pi­ra­cio­nes que ima­gi­na­ba Gi­lliam to­da­vía tie­nen una vi­gen­cia preo­cu­pan­te.

En La Bo­ca, a cuatro dé­ca­das y 11 mil ki­ló­me­tros de dis­tan­cia, Uwe Brandes, pro­fe­sor de Pla­ni­fi­ca­ción de la Uni­ver­si­dad de Geor­ge­town, se ha­ce una pre­gun­ta si­mi­lar: “¿ có­mo se­rán las ciu­da­des en 2050”. Con­vo­ca­do por el Go­bierno porteño pa­ra par­ti­ci­par de “La Ciu­dad que Que­re­mos”, su II Con­gre­so In­ter­na­cio­nal de Ur­ba­nis­mo y Mo­vi­li­dad, re­fle­xio­nó con ARQ so­bre los nue­vos ries­gos, es­ce­na­rios y re­la­cio­nes so­cia­les a los que de­be­rán ha­cer­le fren­te los ur­ba­nis­tas, pa­ra no con­ver­tir­se en el Brazil de Gi­lliam.

“Vi­vi­mos en una so­cie­dad com­ple­ja, de­sigual y cam­bian­te”, de­fi­ne de en­tra­da. La ciu­dad mo­de­lo 2050 de­be­rá in­cor­po­rar esa di­ver­si­dad. “Cuan­do ha­bla­mos de las ur­bes del fu­tu­ro te­ne­mos que ha­blar de ciu­da­des de gé­ne­ro, con fa­mi­lias y vi­sio­nes del mun­do mu­cho más dis­tin­tas a las que te­nía nues­tros pa­dres. Ne­ce­sa­ria­men­te de­be­rán con­tem­plar nue­vos mo­de­los de tra­ba­jo, ries­gos dis­tin­tos y pro­ce­sos mi­gra­to­rios com­pli­ca­dos”, ex­pli­ca.

En ese con­tex­to la res­pon­sa­bi­li­dad de los pla­ni­fi­ca­do­res es vi­tal. Brandes pre­fie­re ha­blar de city buil­ders an­tes que de ur­ba­nis­tas. “Es un tér- mino más li­ga­do a la ac­ción. Las ciu­da­des son ele­men­tos vi­vos y la gen­te tien­de a iden­ti­fi­car a los ur­ba­nis­tas co­mo per­so­nas que tra­ba­jan de­trás de un es­cri­to­rio y só­lo en cues­tio­nes de ar­qui­tec­tu­ra. Hoy la pro­fe­sión es­tá más atra­ve­sa­da por te­mas so­cia­les que por lo me­ra­men­te pro­yec­tual”, ca­te­go­ri­za.

Es­ta vi­sión nue­va y ex­pan­di­da de la pro­fe­sión im­pli­ca mu­chas más cues­tio­nes que las tra­di­cio­na­les. “Te­ne­mos que pen­sar en tér­mi­nos ener­gé­ti­cos, me­dioam­bien­ta­les, eco­nó­mi­cos. la­bo­ra­les y cul­tu­ra­les. En có­mo or­ga­ni­zar, más que en có­mo cons­truir. Los go­ber­nan­tes pien­san en po­lí­ti­cas e in­ver­sio­nes y no­so­tros pen­sa­mos en tér­mi­nos de ba­rrios y de con­vi­ven­cia”.

Es­ta­mos en la puer­ta de un mun­do to­tal­men­te di­fe­ren­te. Ese mun­do de­be­rá ser vi­vi­do en ciu­da­des, que sal­vo po­cas ex­cep­cio­nes en el mun­do, lle­van si­glos de cons­trui­das. Có­mo ge­ne­rar iden­ti­dad es uno de los desafíos del ur­ba­nis­mo ac­tual. “Mu­cha gen­te le te­me a la glo­ba­li­za­ción, por­que pien­sa en que se va a per­der el es­pí­ri­tu de las ciu­da­des. Sin em­bar­go, la au­ten­ti­ci­dad va cam­bian­do”, di­ce Brandes. Y ci­ta co­mo ejem­plo, el edi­fi­cio don­de dio su con­fe­ren­cia en Bue­nos Ai­res: la Usi­na del Ar­te.

“Es un edi­fi­cio que per­te­ne­ce a la his­to­ria in­dus­trial de la ciu­dad, pe­ro to­tal­men­te adap­ta­do a los nue­vos usos de la so­cie­dad. Se­gu­ra­men­te no fue fá­cil, ni ba­ra­ta la in­ter­ven­ción y, qui­zás has­ta ha­ya si­do re­sis­ti­da por al­gu­nos sec­to­res. Pe­ro se­ría im­po­si­ble de­cir que no fun­cio­na o que la ciu­dad no la ‘ na­tu­ra­li­zó’”

Las ciu­da­des siem­pre han si­do di­ver­sas. “Des­de Ve­ne­cia, bá­si­ca­men­te, una ciu­dad es un lu­gar don­de la gen­te se reune pa­ra co­mer­ciar. Pe­ro

hoy asis­ti­mos a un es­ce­na­rio más com­ple­jo con pro­ce­sos más brus­cos. Las mi­gra­cio­nes, por ejem­plo. To­dos los días ve­mos en la te­le gen­te que hu­ye de Afri­ca, Asia, Ve­ne­zue­la. Son te­mas que no só­lo con­cier­nen a los go­bier­nos, nos in­vo­lu­cran a to­dos”.

El ur­ba­nis­mo tie­ne que in­te­grar. “Lo pri­me­ro que hay que ha­cer es sa­ber es­cu­char, en­ten­der e in­ter­ac­tuar con la gen­te de la ciu­dad y con los nue­vos. Te­ne­mos que pen­sar en las ciu­da­des de una nue­va ma­ne­ra. Ase­gu­rar­nos de que to­dos se sien­tan bien­ve­ni­dos, de que to­dos las pa­sen bien. En­con­trar for­mas pa­ra que la gen­te vi­va en paz y pen­sar en la se­gu­ri­dad tam­bién co­mo un te­ma de ur­ba­nis­mo. Es­te es un desafío im­por­tan­tí­si­mo en los EEUU. En nues­tras ciu­da­des con­vi­ven gen­te de di­fe­ren­tes ra­zas y orí­ge­nes, mu­chas ve­ces ais­la­das y en­fren­ta­das. Te­ne­mos que ase­gu­rar­nos de que vi­van en paz”.

Brandes ase­gu­ra que el gran desafío del city buil­der es es­cu­char y en­ten­der las his­to­rias y las cul­tu­ras de esa gen­te nue­va que vie­ne a in­te­grar­se a la ciu­dad. “To­dos quie­ren que sus hi­jos ten­gan una vi­da me­jor, ese es un de­seo uni­ver­sal. Las per­so­nas que mi­gran van a ciu­da­des en las que pien­san que van a pro­gre­sar. En­ton­ces, de­be­mos par­tir de ge­ne­rar con­di­cio­nes más igua­li­ta­rias de ac­ce­so al tra­ba­jo, a la edu­ca­ción, a la mo­vi­li­dad, a los ser­vi­cios de la ciu­dad”.

El ur­ba­nis­ta des­ta­ca la tra­di­ción na­cio­nal de aco­gi­da a los in­mi­gran­tes. “Ar­gen­ti­na es un país tan­to más ge­ne­ro­so en es­tos te­mas que mu­chas naciones del mun­do. Y así me ima­gino a Bue­nos Ai­res en 2050. Creo que va a ser una ciu­dad de des­tino, que va a brin­dar lu­gar a re­fu­gia­dos po­lí­ti­cos, a gen­te des­pla­za­da. No hay mu­chas ciu­da­des tan pla­cen­te­ras co­mo Bue­nos Ai­res”.

¿ Có­mo pen­sar en pla­ni­fi­car en un con­tex­to de cri­sis eco­nó­mi­ca cons­tan­te co­mo el ar­gen­tino? Brandes se nie­ga a de­fi­nir a Bue­nos Ai­res co­mo una ciu­dad del Ter­cer Mun­do. “Creo que es una ciu­dad glo­bal. Es di­fe­ren­te a otras ciu­da­des glo­ba­les, por­que afor­tu­na­da­men­te no cre­ce tan rá­pi­do. Y eso es bueno.

Tie­ne lo que otras ciu­da­des no po­seen: his­to­ria. A mí me gus­ta ha­blar mu­cho de las ciu­da­des chi­nas, de có­mo en­tien­den a la pla­ni­fi­ca­ción ur­ba­na. Pe­ro son ur­bes que na­cen y cre­cen muy rá­pi­da­men­te y es di­fí­cil dar­les una iden­ti­dad. Cre­cen tan rá­pi­do que pier­den su cul­tu­ra. Los ni­ños no sa­ben co­mo era la ciu­dad de sus pa­dres ni de sus abue­los”.

Nue­vos mie­dos

“Es­ta­mos acos­tum­bra­dos a las ciu­da­des amu­ra­lla­das, a las fron­te­ras vi­gi­la­das. Sin em­bar­go, hoy las ciu­da­des es­tán so­me­ti­das a nue­vos ries­gos, pa­ra los que nin­gún mu­ro se­rá freno su­fi­cien­te”. Brandes ad­vier­te que pa­ra sa­ber in­ter­pre­tar los nue­vos mie­dos ur­ba­nos hay que mi­rar más allá de lo ob­vio. “Cuan­do ha­bla­mos de ries­gos, la gen­te tien­de a pen­sar en se­gui­da en el Me­dio Am­bien­te. Por su­pues­to que las ener­gías no re­no­va­bles y la es­ca­sez de agua son te­mas vi­ta­les, pe­ro hay mu­cho más pa­ra te­mer”.

El ur­ba­nis­ta avi­sa que los ries­gos eco­nó­mi­cos son un te­ma por el que hay que preo­cu­par­se, so­bre to­do en tér­mi­nos ur­ba­nos. “La gen­te ha­ce di­ne­ro y vi­ve en la ciu­dad. Yo me pre­gun­to có­mo va a ha­cer di­ne­ro la gen­te en 14 años. Es­ta­mos asis­tien­do a una re­vo­lu­ción di­gi­tal, que cam­bia nues­tra re­la­ción con el mun­do a ca­da ins­tan­te. Los vehícu­los au­tó­no­mos son un buen ejem­plo. ¿ Qué va a pa­sar cuan­do los co­lec­ti­vos y los ca­mio­nes se ma­ne­jen so­los? Mi­llo­nes de per­so­nas per­de­rán sus tra­ba­jos y así su­ce­de­rá con de­ce­nas de ofi­cios. Ob­via­men­te, se no­ta­rá mu­cho más en las ciu­da­des que en el cam­po. La eco­no­mía ru­ral es mu­cho más es­ta­ble”, sos­tie­ne.

No es di­fí­cil ima­gi­nar­se ciu­da­des fu­tu­ras con ejér­ci­tos de de­socu­pa­dos y re­fu­gia­dos vi­vien­do en gue­tos mar­gi­na­les. Brandes ad­vier­te que la úni­ca ma­ne­ra de cam­biar el pro­nós­ti­co es an­ti­ci­par­se. “Soy op­ti­mis­ta, pien­so que va ha­ber otros tra­ba­jos, pe­ro va a ha­ber que adap­tar­se a ellos. Hay cam­bios que se vie­nen y que hay que pre­ve­nir sus con­se­cuen­cias. Edu­car a las fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes en los nue­vos sa­be­res, pen­sar en có­mo re­con­ver­tir a los adul­tos que sean des­pla­za­dos”, afir­ma.

Los pro­ce­sos son de­ma­sia­do rá­pi­dos co­mo pa­ra dis­traer­se. “La ciu­dad de 2050 ya es­tá en­tre no­so­tros. La es­ta­mos crean­do y te­ne­mos que ha­cer­lo lo me­jor po­si­ble. Una ciu­dad exi­to­sa de­be­rá in­cluir a to­dos sus ve­ci­nos, evi­tar el con­flic­to y ser lo su­fi­cien­te­men­te in­te­li­gen­te co­mo pa­ra an­ti­ci­par­se a los cam­bios cul­tu­ra­les. Al fin y al ca­bo, la gen­te va a la ciu­dad a cum­plir sus sue­ños. De­be­mos ga­ran­ti­zar que si­ga te­nien­do las opor­tu­ni­da­des pa­ra con­se­guir­lo”.

Mu­cho más li­ga­da a la ac­ción, hoy la pro­fe­sión del ar­qui­tec­to es­tá más re­la­cio­na­da con los te­mas so­cia­les que por lo pro­yec­tual.

Te­ne­mos que pen­sar en tér­mi­nos ener­gé­ti­cos, me­dioam­bien­ta­les, eco­nó­mi­cos, la­bo­ra­les y cul­tu­ra­les, en or­ga­ni­zar más que en cons­truir.

1 PA­RA­DIG­MA. Pa­ra Uwe Brandes, las ciu­da­des del fu­tu­ro de­be­rán con­tem­plar ne­ce­sa­ria­men­te nue­vos mo­de­los de tra­ba­jo, ries­gos, pro­ce­sos mi­gra­to­rios y cues­tio­nes de gé­ne­ro, con un fuer­te acen­to en la cues­tión so­cial. 1

2 PO­NEN­CIA. Uwe Brandes es pro­fe­sor de Pla­ni­fi­ca­ción en la Uni­ver­si­dad de Geor­ge­town y fue el en­car­ga­do de abrir el Se­gun­do Con­gre­so In­ter­na­cio­nal de Mo­vi­li­dad y Ur­ba­nis­mo or­ga­ni­za­do por el Go­bierno de la CABA. 2

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.