Nuevo có­di­go.

Mag­da­le­na Eg­gers con­si­de­ra a la pro­pues­ta de CU co­mo re­tró­gra­da e in­se­gu­ra.

ARQ - - EDITORIAL -

Se ven­de co­mo el có­di­go del fu­tu­ro. Pe­ro bas­ta leer unas po­cas lí­neas pa­ra com­pro­bar que no es tan así. Es un te­ma no me­nor que pa­ra ser mo­derno de­be úni­ca­men­te enun­ciar ob­je­ti­vos a cum­plir, si se pre­ten­de pres­cri­bir la for­ma en que se cum­pli­rán a tra­vés de un Re­gla­men­to Téc­ni­co fá­cil­men­te ac­tua­li­za­ble por el Po­der Eje­cu­ti­vo. Pe­ro en mu­chos ca­sos ni si­quie­ra es­tos ob­je­ti­vos se enun­cian ( só­lo in­di­can “de­be­rán cum­plir con la Re­gla­men­ta­ción Téc­ni­ca”), y en otros se de­fi­ne has­ta a qué al­tu­ra van las le­yen­das en una puer­ta de sa­li­da o có­mo se de­ben enu­me­rar los as­cen­so­res. Pa­ra mues­tra bas­tan al­gu­nos co­men­ta­rios. Las tra­mi­ta­cio­nes ági­les tam­po­co pa­re­cen ser­lo: la con­ce­sión del per­mi­so de obra que el pun­to 2.1.3.7 es­ta­ble­ce “an­te la pre­sen­ta­ción de la do­cu­men­ta­ción exi­gi­da”, de­pen­de­rá de lo que opi­ne en ese mo­men­to la Au­to­ri­dad de Apli­ca­ción, que “in­for­ma­rá al so­li­ci­tan­te el pla­zo en el que se ex­pe­di­rá”.

Si hablamos de ha­bi­ta­bi­li­dad, se­gún el có­di­go de 1942, las ha­bi­ta­cio­nes de una vi­vien­da po­dían te­ner 10 m2 y las res­tan­tes 6 m2. Las nor­mas mí­ni­mas de ha­bi­ta­bi­li­dad que se apro­ba­ron en 1979 – con el ob­je­to de fre­nar la es­pe­cu­la­ción in­mo­bi­lia­ria– im­pu­sie­ron me­di­das mí­ni­mas pa­ra ca­da ti­po de am­bien­te, que años más tar­de se ajus­ta­ron a la reali­dad de los te­rre­nos de 8,66m, y que has­ta hoy se ve­ri­fi­can. Pe­ro aho­ra el es­tar co­me­dor pue­de te­ner 9 m2 en lu­gar de 16 m2, y un dor­mi­to­rio prin­ci­pal va a po­der te­ner 7,50 m2 ( en lu­gar de 10 m2), con la­do mí­ni­mo de 2,50 m (¡ in­clui­do el pla­card!), y res­tar­le a ese an­cho una to­le­ran­cia del 3% por ra­zo­nes cons­truc­ti­vas.

Anun­cian que des­apa­re­ce la exi­gen­cia de bi­det y ba­ñe­ra pa­ra las vi­vien­das. Y yo me pre­gun­to en dón­de se en­cuen­tra ese re­que­ri­mien­to en nues­tro có­di­go.

Se si­gue obli­gan­do a pro­yec­tar un lo­cal la­va­de­ro con ven­ti­la­ción a es­pa­cio ur­bano, cuan­do en la ac­tua­li­dad se re­du­ce a un lu­gar pa­ra un la­va­se­ca­rro­pas, si es que el edi­fi­cio no cuen­ta con ese ser­vi­cio.

En cuan­to a las con­di­cio­nes de ilu­mi­na­ción, tam­po­co apren­de- mos de los ca­sos reales: si­gue sin es­ta­ble­cer­se una re­la­ción má­xi­ma en­tre an­cho y pro­fun­di­dad de un lo­cal ( o por lo me­nos exi­gir ma­yor ilu­mi­na­ción), cuan­do sa­be­mos que en el mer­ca­do di­se­ñan am­bien­tes de 3 m de la­do con 10 o 12 m de pro­fun­di­dad, con una ven­ta­na en el ex­tre­mo. Ade­más, es­te pro­yec­to be­ne­fi­cia con la re­duc­ción en un 20% de la su­per­fi­cie de ilu­mi­na­ción de los lo­ca­les que es­tán bien orien­ta­dos, en lu­gar de cas­ti­gar am­plián­do­la en los que no lo es­tán. Y por si no que­dan du­das so­bre las pér­di­das de con­di­cio­nes de ha­bi­ta­bi­li­dad, se van a per­mi­tir lo­ca­les en só­ta­nos ven­ti­lan­do a pa­tios.

En lo re­fe­ri­do a sus­ten­ta­bi­li­dad, en­tre los re­tro­ce­sos se eli­mi­na la obli­ga­ción de re­co­lec­tar agua de llu­via y se re­du­ce la exi­gen­cia de ob­te­ner un ais­la­mien­to tér­mi­co de ni­vel B pa­ra los mu­ros me­dia­ne­ros – co­mo exis­te en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res des­de ha­ce nue­ve años– en los edi­fi­cios de más de 1.500 m2. Lo más ex­tra­ño es que pro­po­ne di­fe­ren­tes coe­fi­cien­tes de ais­la­mien­to pa­ra un mis­mo am­bien­te. El res­to de los pos­tu­la­dos son só­lo ex­pre­sio­nes de de­seos.

Si hablamos de se­gu­ri­dad, a con­tra­pe­lo de las ten­den­cias mun­dia­les, se con­ti­núan sos­la­yan­do los de­tec­to­res de in­cen­dio y ro­cia­do­res en edi­fi­cios de mag­ni­tud, a pe­sar de que ya des­de los años 70 se re­quie­ren en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res. Otro te­ma no me­nor es que eli­mi­nan la res­pon­sa­bi­li­dad en Se­gu­ri­dad e Hi­gie­ne en obras de has­ta 2.500 m2, cuan­do es­ta es­pe­cia­li­dad es in­dis­pen­sa­ble pa­ra ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad de los obre­ros y evi­tar ac­ci­den­tes por lo me­nos en obras en al­tu­ra o cuan­do se pro­yec­tan va­rios sub­sue­los. Las tan pre­go­na­das nue­vas tec­no­lo­gías en la ca­li­dad de los ma­te­ria­les y en los sis­te­mas de ins­ta­la­cio­nes no se ma­ni­fies­tan en nin­gún lu­gar de es­te do­cu­men­to, se reite­ra el tex­to ac­tual con cam­bios de ter­mi­no­lo­gía pa­ra que pa­rez­ca nuevo. Un ca­so tes­ti­go es el de la su­per­fi­cie mí­ni­ma de las sa­las de má­qui­nas de as­cen­so­res, que cuan­do se es­ta­ble­ció en los años 60 de­pen­día de enor­mes má­qui­nas. Que fue­ron re­em­pla­za­das por pe­que­ños mo­to­res que se pier­den en un lo­cal que ter­mi­na usán­do­se co­mo de­pó­si­to. Tam­bién se ve re­fle­ja­do en el em­pleo de vo­ca­blos en desuso co­mo lis­te­les y guar­da­pol­vos.

So­bre los usos exis­te una lar­ga lis­ta de co­men­ta­rios, co­men­zan­do por la ca­te­go­ri­za­ción de pro­duc­tos pe­re­ce­de­ros de acuer­do a do­ce­nas de uni­da­des ( ¿ ? ), o la fal­ta de or­den y cri­te­rio pa­ra las clasificaciones. Por suer­te en es­ta úl­ti­ma ver­sión apa­re­ce el ru­bro Sa­ni­dad, pe­ro des­apa­re­cen los Ge­riá­tri­cos.

No exis­ten con­si­de­ra­cio­nes pa­ra los edi­fi­cios exis­ten­tes que se am­plíen, con lo que obli­gan a cum­plir o de­mo­ler, con to­do el des­apro­ve­cha­mien­to ener­gé­ti­co y pér­di­da de va­lo­res pa­tri­mo­nia­les que ello sig­ni­fi­ca. Y los li­nea­mien­tos de con­ser­va­ción y man­te­ni­mien­to pro­pues­tos se re­du­cen a dos pá­gi­nas, en las que lo úni­co nuevo, en con­cre­to, es la obli­ga­ción de en­tre­gar un ma­nual de man­te­ni­mien­to al fi­na­li­zar la obra.

Mu­chas de las exi­gen­cias que­dan re­le­ga­das al cri­te­rio de la Au­to­ri­dad de Apli­ca­ción, con lo que se pro­fun­di­za la fal­ta de nor­mas cla­ras que afian­cen la ac­ti­vi­dad. Si bien es cier­to que fue­ron con­sul­ta­dos nu­me­ro­sos or­ga­nis­mos e ins­ti­tu­cio­nes, la ma­yo­ría de las ob­je­cio­nes no fue­ron te­ni­das en cuen­ta. Tam­po­co las lla­ma­rán a in­te­grar la tan so­li­ci­ta­da Co­mi­sión Ase­so­ra Per­ma­nen­te pa­ra que la Re­gla­men­ta­ción sea acor­da­da por los ex­per­tos des­de dis­tin­tas óp­ti­cas. Una lás­ti­ma, se per­dió una opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca. Es­te có­di­go pa­re­cie­ra es­tar pen­sa­do pa­ra los desa­rro­lla­do­res in­mo­bi­lia­rios y no pa­ra los usua­rios.

Se per­dió una opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca. Es­te có­di­go pa­re­cie­ra es­tar pen­sa­do pa­ra los desa­rro­lla­do­res in­mo­bi­lia­rios y no pa­ra los usua­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.