LA EX­PE­RIEN­CIA DE HA­CER UN VO­LUN­TA­RIA­DO

ARQ - - ¿ CUÁNTO SE PAGA? -

- ¿ Có­mo es la se­lec­ción que rea­li­za la ONG “So­mos del mun­do” pa­ra ele­gir a sus vo­lun­ta­rios?

- En primer lu­gar hay una se­rie de re­qui­si­tos en cuan­to a te­mas prác­ti­cos, pe­ro lo mas im­por­tan­te es que quie­nes via­jen es­tén com­pro­me­ti­dos tam­bién con la reali­dad so­cial de nues­tro país; pa­ra que no sea un via­je de tu­ris­mo sino que la mo­ti­va­ción sea real­men­te la bús­que­da de la equi­dad y jus­ti­cia so­cial. Es por es­to que la gen­te que via­ja tie­ne que ha­ber tra­ba­ja­do más de 2 años en al­gún pro­yec­to so­cial lle­va­do ade­lan­te en su lu­gar de ori­gen.

- ¿ En qué paí­ses tra­ba­jas­te?

- Mi primer via­je fue a Mo­zam­bi­que, en 2016. Nos ins­ta­la­mos en Ma­cia, a 150 km de la ca­pi­tal, Mapu­to. Des­de ahí nos mo­vía­mos pa­ra tra­ba­jar con las co­mu­ni­da­des de al­re­de­dor, en don­de cons­trui­mos au­las. Apro­ve­ché mi via­je pa­ra vin­cu­lar­me con gen­te y ex­ten­der mi ex­pe­rien­cia en Áfri­ca, y así es co­mo lle­gué a la Ma­ria­po­lis Pie­ro, en Nai­ro­bi, Ke­nia, una ciu­da­de­la in­ter­cul­tu­ral que, en­tre otras co­sas, rea­li­za ser­vi­cios a la co­mu­ni­dad. En con­jun­to con otros vo­lun­ta­rios ar­ma- mos un pro­gra­ma de ayu­da y for­ma­ción a par­tir del cual vi­si­ta­mos y tra­ba­ja­mos con or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les en di­ver­sos lu­ga­res del país. En la co­mu­ni­dad ru­ral de El­do­ret, por ejem­plo, rea­li­za­mos me­jo­ras edi­li­cias en la es­cue­la y la sa­li­ta de sa­lud: con­tra­pi­sos, re­vo­ques, pin­tu­ra, et­cé­te­ra. Mi apor­te co­mo pro­fe­sio­nal en ese mo­men­to fue téc­ni­co en cuan­to a la or­ga­ni­za­ción del tra­ba­jo y la di­rec­ción de obra. Tam­bién ayu­dé en la ni­ve­la­ción del te­rreno de la es­cue­la y, por su­pues­to, en ta­reas de cons­truc­ción, pin­tu­ra, et­cé­te­ra.

- ¿ Qué res­ca­tás de la ex­pe­rien­cia?

- El en­ri­que­ci­mien­to per­so­nal y pro­fe­sio­nal. El co­no­cer di­ver­sas for­mas de vi­vir, de re­la­cio­nar­se, de uti­li­zar los es­pa­cios pú­bli­cos y pri­va­dos. Pa­ra mí no fue­ron tra­ba­jos que que­da­ron só­lo en la me­mo­ria sino que fue una con­fir­ma­ción de lo que quie­ro ha­cer con mi pro­fe­sión. Creo que se pue­de me­jo­rar la vi­da de las per­so­nas pen­san­do las ciu­da­des co­mo un de­re­cho, un lu­gar al ser­vi­cio de to­dos sus ha­bi­tan­tes. Ese es mi gran desafío; apor­tar des­de mi pro­fe­sión pa­ra ha­cer una so­cie­dad más jus­ta”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.