LA PRO­PIA CA­SA, EL PRI­MER PRO­YEC­TO

ARQ - - EL TALLER -

“A mis 15 años, mis pa­dres re­for­ma­ron mi ca­sa de Chi­vil­coy, Bue­nos Ai­res, don­de yo na­cí y me crié. Me gus­ta­ba ayu­dar y pen­sar po­si­bles re­for­mas fu­tu­ras”, re­cuer­da Flo­ren­cia (22 años) la ex­pe­rien­cia de su pri­mer pro­yec­to. Lue­go hi­zo un in­ter­cam­bio cul­tu­ral en Es­ta­dos Uni­dos y fue allá al co­le­gio un año más. “Po­día ele­gir ma­te­rias y me in­tere­sé por las que te­nían que ver con el di­se­ño, el ar­te y la ma­te­má­ti­ca. En­ton­ces, cuan­do vol­ví a Ar­gen­ti­na, de­ci­dí es­tu­diar ar­qui­tec­tu­ra, ya que es una ca­rre­ra que com­bi­na las dos co­sas que más me gus­tan: di­se­ñar, don­de uno pue­de ex­pre­sar la crea­ti­vi­dad y el ar­te; y la par­te de cálcu­los de es­truc­tu­ras”, com­par­te. Y cuen­ta que ver co­mo el pro­yec­to va pa­san­do por di­fe­ren­tes eta­pas has­ta lo­grar el re­sul­ta­do fi­nal le pa­re­ce “in­creí­ble y emo­cio­nan­te”. Eli­za­beth Di­ller es la arquitecta que la ins­pi­ra: “Ad­mi­ro su ma­ne­ra de di­se­ñar. Sus pro­yec­tos re­fle­jan in­no­va­ción cons­tan­te, una in­ten­sa in­ves­ti­ga­ción en di­fe­ren­tes cam­pos de co­no­ci­mien­to y mu­cha fle­xi­bi­li­dad”. Flo­ren­cia es­pe­ra en bre­ve po­der tra­ba­jar en un es­tu­dio de ar­qui­tec­tu­ra pa­ra ga­nar ex­pe­rien­cia y se­guir apren­dien­do en paralelo con la fa­cul­tad. “Es­pe­ro po­der se­guir via­jan­do y tra­ba­jan­do co­mo arquitecta en los lu­ga­res a los que va­ya. Al co­no­cer cul­tu­ras y lu­ga­res di­fe­ren­tes se apren­de más; y a la ho­ra de lle­var a ca­bo un pro­yec­to sur­gen nue­vas ideas de di­se­ño”, con­clu­ye.

Flo­ren­cia Or­tiz

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.