Es­ti­los com­bi­na­dos que se adap­tan a la vi­da mo­der­na

Con es­pa­cios de guar­da­do am­plios y ocul­tos, co­lo­res neu­tros, to­ques de arte y mo­bi­lia­rio clá­si­co y con­tem­po­rá­neo, las sa­las pen­sa­das pa­ra jó­ve­nes coin­ci­den en tres cla­ves: prac­ti­ci­dad, dis­tin­ción y con­fort.

ARQ - - LOS GANADORES - Inés Ál­va­rez ial­va­rez@cla­rin.com

“Ele­gan­te” no es un ad­je­ti­vo que se aso­cie ha­bi­tual­men­te con los es­pa­cios pa­ra jó­ve­nes pe­ro, co­mo una de las ex­cep­cio­nes, en es­ta edi­ción de Ca­sa FOA, es apro­pia­do pa­ra des­cri­bir los am­bien­tes des­ti­na­dos a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes.

La “Vi­vien­da pa­ra una pa­re­ja jo­ven” es el ejem­plo per­fec­to. La pro­pues­ta de Mar­tín Za­not­ti -pre­mia­da con la Me­da­lla de Oro- bus­ca la in­no­va­ción a tra­vés de una par­ti­cu­lar com­bi­na­ción de ma­te­ria­li­da­des y es­té­ti­cas de an­ta­ño y con­tem­po­rá­neas. Com­pues­to por ves­ti­dor, ba­ño prin­ci­pal, dor­mi­to­rio, co­ci­na- co­me­dor, toi­let­te y es­tar, el ho­gar man­tie­ne una cohe­ren­cia en to­da su ex­ten­sión, frag­men­ta­da a tra­vés de pa­ne­les de vi­drio y pa­ños que per­mi­ten el pa­so a sus cos­ta­dos.

Las pa­re­des son gri­ses, mien­tras que las no­tas de co­lor que­da­ron a car­go de dos enor­mes cua­dros, en ca­da ex­tre­mo de la vi­vien­da. Za­not­ti ex­pli­ca: “Con la elec­ción de la pa­le­ta se bus­có neu­tra­li­zar la ca­ja ar­qui­tec­tó­ni­ca pa­ra des­ta­car el mo­bi­lia­rio tan es­pe­cí­fi­co y las obras de arte”. Y agre­ga que és­tas úl­ti­mas “equi­li­bran los am­bien­tes y cum­plen un rol con­tem­pla­ti­vo y de re­fle­xión. La es­ca­la y la pa­le­ta de los cua­dros le apor­tan dra­ma­tis­mo y con­tras­te con los ma­te­ria­les neu­tros, ade­más de vin­cu­lar con­cep­tual­men­te los sec­to­res del es­pa­cio”.

Pa­ra el plan­teo ge­ne­ral, Za­not­ti tu­vo en cuen­ta no só­lo las con­di­cio­nes de la sa­la sino to­do el edi­fi­cio pa­tri­mo­nial. Del es­pa­cio en sí mis­mo, se des­ta­ca la op­ti­mi­za­ción de los me­tros cua­dra­dos con una dis­po­si­ción de las pie­zas que ha­bi­li­ta una cir­cu­la­ción flui­da. So­bre su relación con Cas­sa De­vo­to, el au­tor cuen­ta su es­tra­te­gia pa­ra acen­tuar su be­lle­za: “Tra­ba­jan­do con cam­bios de es­ca­la y ma­te­ria­les se crean ver­da­de­ros es­pa­cios de tran­si­ción que ca­rac­te­ri­zan el lí­mi­te en­tre el re­co­rri­do de la mues­tra y la pro­pues­ta in­te­rior del re­cin­to. Se ge­ne­ra de es­ta for­ma un con­tras­te en­tre lo his­tó­ri­co y lo con­tem­po­rá­neo, ex­plo­tan­do las po­si­bi­li­da­des de la ar­qui­tec­tu­ra re­cin­tual del con­jun­to”.

En la sa­la con­ti­gua, Lud­mi­la Dru­di, Car­la Bar­con­te y Ma­ria­na Pac­cie­ri ima­gi­na­ron un cuar­to pa­ra des­per­tar el es­pí­ri­tu aven­tu­re­ro de los chi­cos. El am­bien­te pre­sen­ta un pri­mer desafío, su es­tre­chez, a pe­sar de que las au­to­ras sa­ca­ron buen pro­ve­cho de la do­ble al­tu­ra con un mue­ble de pi­so a te­cho que cum­ple con múl­ti­ples fun­cio­nes: es pla­card, pa­les­tra, ca­ma y pi­co de mon­ta­ña a la vez.

“Pen­sa­mos un cuar­to pa­ra chi­cos de en­tre 5 y 10 años que quie­ren ex­plo­rar sin re­cu­rrir a la tec­no­lo­gía. Pa­ra ‘sa­car­los’ de ese mun­do de hi­per­co­ne­xión par­ti­mos del con­cep­to de na­tu­ra­le­za; de ahí fue sur­gien­do la for­ma de mon­ta­ña que nos sir­vió pa­ra in­cor­po­rar a to­do el mo­bi­lia­rio del cuar­to”, afir­ma Bar­con­te. La ma­de­ra del mue­ble apor­ta ca­li­dez y se com­bi­na con to­nos neu­tros, pa­ra que re­sul­te atrac­ti­vo pa­ra am­bos se­xos.

“Las ca­rac­te­rís­ti­cas del es­pa­cio no nos da­ba mu­chas op­cio­nes de dis­tri­bu­ción y ade­más que­ría­mos usar la do­ble al­tu­ra, a pe­sar de que so­mos cons­cien­tes de que és­ta es una con­di­ción muy po­co co­mún en la ma­yo- ría de las ca­sas. De to­dos mo­dos, qui­si­mos de­mos­trar que un só­lo mue­ble pue­de te­ner tan­to una fun­ción prác­ti­ca co­mo lú­di­ca”.

En el otro ex­tre­mo de la ex­po, Gua­da­lu­pe Diez, Fran­cis­co Mar­co­ni e Inés Muz­zio di­se­ña­ron un es­tar pa­ra una per­so­na jo­ven con rin­co­nes pa­ra la dis­ten­sión y la con­cen­tra­ción. El per­so­na­je ima­gi­na­do es un crea­ti­vo que quie­re lle­var ade­lan­te un pro­yec­to edi­to­rial. En cier­ta for­ma, es­te es­pa­cio “es un homenaje al pa­pel”, co­mo cuen­ta Muz­zio, del que dan cuen­ta, en­tre otros ele­men­tos, una bi­blio­te­ca que ocu­pa to­da la pa­red con es­tan­tes en dia­go­nal que apor­tan di­na­mis­mo al am­bien­te y unos cua­dros que ex­hi­ben las cha­pas de im­pre­sión de la revista Wi­de­print. Diez agre­ga: “Que­ría­mos ha­cer un lu­gar cá­li­do, có­mo­do, co­mo pa­ra ti­rar­se a leer la revista. Nos pro­pu­si­mos crear un am­bien­te que no es­té aba­rro­ta­do de co­sas y con co­lo­res que ayu­den a con­cen­trar­se”. La po­si­ción po­co con­ven­cio­nal del si­llón y la chi­me­nea có­ni­ca en dia­go­nal apor­tan el mis­mo sen­ti­do que la con­fi­gu­ra­ción de la bi­blio­te­ca: su­man un mo­vi­mien­to que ayu­da a ha­cer fluir las ideas.

En­mar­ca­do en las pa­re­des de to­nos azu­les y ver­des os­cu­ros, el arte se per­ci­be en el di­se­ño de la al­fom­bra, en las cú­pu­las de vi­drio con re­cor­tes de revista en su in­te­rior, y en la obra de la es­cul­to­ra Nor­ma Si­guel­boim, en­tre otras pie­zas.

Por úl­ti­mo, Lau­ra Li­ben­son y Ca­ro­li­na Ni­la Ma­ciel pre­sen­ta­ron un es­pa­cio pa­ra una fa­mi­lia mo­der­na. Con po­cos ele­men­tos, en­tre los que pre­do­mi­nan la ma­de­ra y la ve­ge­ta­ción, lo­gra­ron ex­pre­sar su in­ten­ción de “re­sig­ni­fi­car el co­me­dor dia­rio co­mo es­pa­cio de en­cuen­tro”. El am­bien­te es aco­ta­do en di­men­sio­nes, al­go de lo que sa­ca­ron ven­ta­ja las au­to­ras con es­pa­cios de guar­da­do ori­gi­na­les, que re­co­rren to­do el co­me­dor, de pi­so a te­cho. “La cons­truc­ción del mis­mo a tra­vés de un sis­te­ma en­vol­ven­te de ca­rác­ter am­bi­guo, en­tre tec­tó­ni­co y es­te­reo­tó­mi­co, re­suel­ve de ma­ne­ra sin­té­ti­ca las va­ria­bles pro­gra­má­ti­cas y de­pu­ra a la ar­qui­tec­tu­ra do­més­ti­ca de ex­ce­sos, trans­for­man­do al re­cin­to en un re­fu­gio”, con­clu­yen.«

2

1

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.