Vo­lú­me­nes com­ple­jos es­con­di­dos en el bos­que

En un lo­te con mu­cha ve­ge­ta­ción, la vi­vien­da res­pe­ta la ubi­ca­ción de ca­da ejem­plar. Pa­ra eso, mó­du­los or­to­go­na­les se unen en dis­tin­tas di­rec­cio­nes ge­ne­ran­do aris­tas mar­ca­das.

ARQ - - ARQ - Die­go Arrai­ga­da Ar­qui­tec­tos die­goa­rrai­ga­da.com

La ca­sa se en­cuen­tra en el bor­de de un an­ti­guo mon­te de eu­ca­lip­tos cer­cano al río Pa­ra­ná (ori­gi­nal­men­te pen­sa­do pa­ra un uso pro­duc­ti­vo) que ha si­do des­ti­na­do re­cien­te­men­te a uso residencial.

La su­per­po­si­ción en­tre las ló­gi­cas es­pa­cia­les de una an­ti­gua fo­res­ta­ción y las de­man­das re­si­den­cia­les con­tem­po­rá­neas de­fi­nen el prin­ci­pal desafío al que se en­fren­ta el pro­yec­to.

El aná­li­sis de la fo­res­ta­ción exis­ten­te en el te­rreno de­ter­mi­na un área en la cual ubi­car la ca­sa a par­tir de una es­tre­cha re­la­ción en­tre su geo­me­tría y la po­si­ción de los ár­bo­les.

La vi­vien­da se desa­rro­lla en una so­la plan­ta prin­ci­pal y dos pe­que­ños al­ti­llos. La pro­por­ción ho­ri­zon­tal es­ta­ble­ce un con­tras­te y una ten­sión con la mar­ca­da verticalidad del bos­que.

La es­tra­te­gia pro­yec­tual con­sis­tió en frag­men­tar el pro­gra­ma en vo­lú­me­nes or­to­go­na­les de me­nor ta­ma­ño y usos más pri­va­dos o se­cun­da­rios. Es­tos vo­lú­me­nes se po­si­cio­nan en di­ver­sos án­gu­los -evi­tan­do los ár­bo­les exis­ten­tes- y de­jan en el cen­tro una am­plia zo­na irre­gu­lar y de gran al­tu­ra des­ti­na­da a las áreas de co­ci­na co­me­dor y es­tar, que es el co­ra­zón es­pa­cial y so­cial de la ca­sa.

En el pe­rí­me­tro, los án­gu­los irre­gu­la­res que el en­cuen­tro de es­tos vo­lú­me­nes van de­jan­do se des­ti­nan a es­pa­cios in­ter­me­dios en­tre el in­te­rior y el ex­te­rior de la vi­vien­da, ya sea en for­ma de pa­tios -que in­clu­yen al- gu­nos de los ár­bo­les exis­ten­tes- o ga­le­rías se­mi­cu­bier­tas.

Una sen­ci­lla cu­bier­ta a dos aguas y de li­bre es­cu­rri­mien­to de­fi­ne el per­fil su­pe­rior del vo­lu­men que va to­man­do di­fe­ren­tes al­tu­ras a me­di­da que las geo­me­trías de los mu­ros y los te­chos se in­ter­sec­tan. El pun­to más al­to de la cum­bre­ra se ubi­ca so­bre el es­tar y de­fi­ne la ge­ne­ro­sa es­pa­cia­li­dad in­te­rior del am­bien­te prin­ci­pal de la ca­sa.

Pa­ra el ex­te­rior de la vi­vien­da se ha uti­li­za­do un re­vo­que ne­gro que se in­te­gra me­jor con la os­cu­ri­dad del bos­que y ten­drá un buen en­ve­je­ci­mien­to con­si­de­ran­do la hu­me­dad y ho­ja­ras­ca pro­pia del lu­gar.

In­te­rior­men­te los mu­ros blan­cos ge­ne­ran vis­tas y pers­pec­ti­vas obli­cuas e ines­pe­ra­das.

El cie­lo­rra­so es tam­bién blan­co, al­to y lu­mi­no­so. En­trar a la ca­sa es ca­si co­mo en­con­trar un cla­ro en el me­dio del bos­que, en­con­trar nue­va­men­te el cie­lo en el in­te­rior.«

GUS­TA­VO FRIT­TE­GOT­TO

1

LU­CIANO NA­VA­RI­NI

2

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.