Có­mo es­te ar­te­fac­to cam­bió des­de la ar­qui­tec­tu­ra has­ta la com­po­si­ción de­mo­grá­fi­ca.

Gra­cias a es­ta tec­no­lo­gía, sur­gie­ron ciu­da­des en si­tios in­hós­pi­tos y to­rres her­mé­ti­cas y vi­dria­das. Pe­ro mien­tras sube la tem­pe­ra­tu­ra del pla­ne­ta, el desafío es en­con­trar nuevas for­mas de cons­truc­ción.

ARQ - - EDITORIAL - Por Ro­wan Moo­re Crí­ti­co de ar­qui­tec­tu­ra de The Guar­dian.

Co­rría 1902 cuan­do le pi­die­ron a Wi­llis Ca­rrier que bus­ca­ra una ma­ne­ra de evi­tar que el ca­lor y la hu­me­dad de­for­ma­ran el papel en una im­pren­ta de Brooklyn. Des­de en­ton­ces, el ai­re acon­di­cio­na­do ha cam­bia­do los edi­fi­cios y las for­mas en que se uti­li­zan, más que cual­quier otro in­ven­to: más que el hor­mi­gón, el vidrio de placa, los as­cen­so­res de se­gu­ri­dad o los mar­cos de ace­ro. Sus efec­tos han di­ri­gi­do las ubi­ca­cio­nes y las for­mas de las ciu­da­des. Han si­do so­cia­les, cul­tu­ra­les y geo­po­lí­ti­cos.

El cen­tro co­mer­cial ha­bría si­do in­con­ce­bi­ble sin ai­re acon­di­cio­na­do, al igual que el blo­que de ofi­ci­nas de pa­re­des pro­fun­das y con pa­re­des de vidrio, al igual que los ser­vi­do­res de compu­tado­ras. El au­ge de Hollywood en la dé­ca­da de 1920 se ha­bría ra­len­ti­za­do si, co­mo an­te­rior­men­te, los tea­tros hu­bie­ran te­ni­do que ce­rrar en un cli­ma ca­lu­ro­so. La ex­pan­sión de la vi­vien­da de la zo­na en los su­bur­bios de la pos­gue­rra de Es­ta­dos Uni­dos se ba­só en uni­da­des de ai­re acon­di­cio­na­do do­més­ti­cas ase­qui­bles. Un mu­seo con­tem­po­rá­neo, co­mo la Ta­te Mo­dern o el MO­MA, re­quie­re un cli­ma con­tro­la­do pa­ra pro­te­ger las obras de ar­te. Las ciu­da­des se han dis­pa­ra­do en lu­ga­res don­de, an­te­rior­men­te, el cli­ma las ha­bría de­te­ni­do. En 1950, el 28% de la po­bla­ción de los EE. UU. vi­vía en su cin­tu­rón so­lar, el 40% en 2000. La po­bla­ción com­bi­na­da de las ciu­da­des del Gol­fo pa­só de me­nos de 500.000 ha­bi­tan­tes an­tes de 1950 a 20 mi­llo­nes en la actualidad. Ni el as­cen­so de Sin­ga­pur, ni las ciu­da­des en ex­pan­sión de Chi­na e India ha­brían ocu­rri­do si to­da­vía hu­bie­ran de­pen­di­do de los fans de las som­brías ve­ran­das y las sies­tas de la tar­de. Así, en el si­glo XXI, lle­ga­mos al pun­to don­de se po­dría cons­truir una pis­ta de es­quí con nie­ve “real” en un cen­tro co­mer­cial de Du­bai y se po­drían pla­ni­fi­car es­ta­dios de fút­bol con ai­re acon­di­cio­na­do pa­ra la Co­pa Mun­dial de Qa­tar 2022.

Con el ai­re acon­di­cio­na­do se en­cuen­tra un nue­vo ti­po de ar­qui­tec­tu­ra, en la que los dis­po­si­ti­vos tradicionales de cli­ma ca­lien­te co­mo por­ches, ven­ti­la­ción cru­za­da o es­pe­jos de agua, que crean ca­pas y per­mea­bi­li­dad en­tre el in­te­rior y el exterior, han dado pa­so a ca­jas se­lla­das. Las to­rres per­sas de vien­to, o las fuentes de la Al­ham­bra, o la hu­mil­de ca­sa de pe­rros del Sur de los Es­ta­dos Uni­dos, en don­de los cuar­tos de es­tar y co­ci­na es­tán se­pa­ra­dos por un pa­si­llo abier­to a la bri­sa, to­dos pro­ce­die­ron de la ne­go­cia­ción en­tre la te­la cons­trui­da y el am­bien­te. Aho­ra es una cues­tión de con­quis­ta tec­no­ló­gi­ca. Los ser­vi­cios de cons­truc­ción, sus sis­te­mas de ca­le­fac­ción, re­fri­ge­ra­ción y ven­ti­la­ción lle­ga­ron a con­su­mir una ma­yor pro­por­ción de sus pre­su­pues­tos to­ta­les. En la dé­ca­da de 1980, edi­fi­cios co­mo el Lloyds de Richard Ro­gers (foto) die­ron ex­pre­sión for­mal a los con­duc­tos y ex­trac­tos has­ta en­ton­ces ocul­tos.

Sin em­bar­go, el efec­to ar­qui­tec­tó­ni­co más sig­ni­fi­ca­ti­vo del ai­re acon­di­cio­na­do se en­cuen­tra en los es­pa­cios so­cia­les que crea. En Hous­ton, uno pue­de pa­sar de su ca­sa con ai­re acon­di­cio­na­do a su ga­ra­je con ai­re acon­di­cio­na­do y lue­go en su au­to­mó­vil con ai­re acon­di­cio­na­do a los es­ta­cio­na­mien­tos, cen­tros co­mer­cia­les y lu­ga­res de tra­ba­jo que tam­bién tie­nen ai­re acon­di­cio­na­do. Es po­si­ble, de he­cho ha­bi­tual, pa­sar días y se­ma­nas en­te­ros con un cli­ma con­tro­la­do.

En el cli­ma bru­tal de Doha, Qa­tar (o in­clu­so en Du­bai, Shenz­hen o Sin­ga­pur) se re­pi­ten es­pa­cios si­mi­la­res. El ar­qui­tec­to Rem Kool­haas lla­mó a es­te fe­nó­meno “es­pa­cio ba­su­ra”, un “pro­duc­to del en­cuen­tro en­tre es­ca­le­ras me­cá­ni­cas y ai­re acon­di­cio­na­do, con­ce­bi­do en una in­cu­ba­do­ra de ye­so... siem­pre in­te­rior, tan ex­ten­so que ra­ra vez se per­ci­ben lí­mi­tes”. El re­sul­ta­do es una for­ma de pri­va­ción sen­so­rial que ca­si to­dos acep­tan sin cues­tio­nar, en la que la in­ter­ac­ción ac­ti­va del cuer­po y la at­mós­fe­ra se ho­mo­ge­nei­za y se vuel­ve pa­si­va.

Se ha ob­ser­va­do que las re­des de cli­ma con­tro­la­do de Hous­ton, Ya­kar­ta o Du­bai pue­den ser­vir no so­lo pa­ra ex­cluir el ca­lor y la hu­me­dad, sino tam­bién pa­ra ex­cluir per­so­nas. En ta­les lu­ga­res hay una di­vi­sión cla­ra, so­cial y a me­nu­do ra­cial, en­tre aque­llos den­tro del ca­pu­llo con­di­cio­na­do y los que es­tán afue­ra. En la ca­lle es­tán las per­so­nas que no se ven en los cen­tros co­mer­cia­les: los tra­ba­ja­do­res mi­gran­tes uni­for­ma­dos de azul en el Gol­fo, los sin ho­gar y los des­afor­tu­na­dos en América. En tér­mi­nos am­bien­ta­les, el ai­re acon­di­cio­na­do es an­ti­so­cial. Com­pra la co­mo­di­dad de su pro­pie­ta­rio a cos­ta de trasladar el ca­lor so­bran­te a otra par­te, a las ca­lles ale­da­ñas y, fi­nal­men­te, a la at­mós­fe­ra del pla­ne­ta. Se cree que la tem­pe­ra­tu­ra noc­tur­na de Phoe­nix, Ari­zo­na, subió un grado o más debido al ca­lor ex­pul­sa­do de su ai­re acon­di­cio­na­do.

Al se­ña­lar las de­fi­cien­cias del ai­re acon­di­cio­na­do, es fá­cil pa­sar por al­to sus lo­gros. Las re­duc­cio­nes con­si­de­ra­bles en la pér­di­da de vi­das por ex­ce­so de ca­lor son una res­pues­ta. El au­men­to de la pro­duc­ti­vi­dad y la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca en las re­gio­nes cá­li­das del mun­do es otro. O me­jo­res hos­pi­ta­les y es­cue­las.

Una de­fen­sa de las ciu­da­des con ai­re acon­di­cio­na­do es que son más efi­cien­tes en ener­gía que las ciu­da­des muy frías (Min­nea­po­lis, por ejem­plo) que ne­ce­si­tan ca­len­tar­se en in­vierno, y si las es­ta­dís­ti­cas del con­su­mo de ener­gía sue­nan ate­rra­do­ras, tam­bién pue­den po­ner­se en pers­pec­ti­va. Es­ta­dos Uni­dos gas­ta más ener­gía en ai­re acon­di­cio­na­do, por ejem­plo, que to­do Áfri­ca en to­do. Por otra par­te, gas­ta aún más ener­gía en agua ca­lien­te, co­sa que no se cues­tio­na en la mis­ma me­di­da.

La pre­gun­ta en­ton­ces no es si con­di­cio­nar el cli­ma, sino có­mo. Ya en la dé­ca­da de 1940, el ar­qui­tec­to egip­cio Has­san Fathy de­mos­tró, con su al­dea de New Gour­na, cer­ca de Lu­xor, có­mo po­drían re­vi­vir­se las técnicas tradicionales de orien­ta­ción, ven­ti­la­ción, de­tec­ción y som­brea­do. Mu­chos ar­qui­tec­tos con­tem­po­rá­neos siguen su ejem­plo: el ni­ge­riano Kun­lé Ade­ye­mi, por ejem­plo, cu­ya nue­va Black Rhino Academy en Tan­za­nia tra­ta de op­ti­mi­zar las con­di­cio­nes pa­ra sus usua­rios al en­con­trar la me­jor ubi­ca­ción, en tér­mi­nos am­bien­ta­les, en su si­tio.

Si aho­ra se co­no­cen me­jor es­tos prin­ci­pios, el desafío sigue sien­do ex­pan­dir los lo­gros a es­ca­la de al­dea de un ar­qui­tec­to co­mo Has­san Fathy a ciu­da­des gran­des y de rá­pi­do cre­ci­mien­to. Abor­dar es­te desafío es la pro­me­sa de pro­yec­tos de al­to per­fil res­pal­da­dos por el go­bierno, co­mo Ms­hei­reb en Qa­tar y Mas­dar City en Abu Dha­bi, que pre­su­men de sus com­bi­na­cio­nes de for­mas an­ti­guas, pa­tios som­brea­dos y sa­las de jue­go; ca­lles es­tre­chas y ven­to­sas con pa­ne­les de pa­ne­les so­la­res.

Ha ha­bi­do cier­to es­cep­ti­cis­mo, so­bre Mas­dar en par­ti­cu­lar, de que los pro­pó­si­tos de es­tos pro­yec­tos pue­den ser más sim­bó­li­cos que ver­da­de­ra­men­te am­bien­ta­les. Pe­ro los lu­ga­res que crean son in­com­pa­ra­ble­men­te más agra­da­bles que los cen­tros de las ciu­da­des, me­ca­ni­za­dos por au­to­mó­vi­les y ai­re acon­di­cio­na­do. Son, al me­nos, pa­sos ha­cia ade­lan­te en lo que es una ta­rea esen­cial pa­ra el si­glo XXI: desa­rro­llar nuevas for­mas de es­pa­cio pú­bli­co en cli­mas cá­li­dos, no los fri­go­rí­fi­cos ha­bi­ta­bles a es­ca­la de ciu­dad del si­glo XX.

© Guar­dian News and Media 2018

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.