Los fac­to­res en co­mún de los ga­na­do­res de los pre­mios ARQ - FADEA Cór­do­ba.

Los ga­na­do­res de la Re­gión Cór­do­ba del Pre­mio Na­cio­nal ARQ FADEA. Los pre­mios, las men­cio­nes y el co­men­ta­rio del ju­ra­do.

ARQ - - EDITORIAL - Ber­to Gon­zá­lez Mon­ta­ner Edi­tor ge­ne­ral ARQ / bmon­ta­ner@cla­rin.com

Otra fiesta de ar­qui­tec­tu­ra nos pro­po­ne el ca­pí­tu­lo cor­do­bés de los Pre­mios ARQ FADEA. En es­te ca­so, ca­si mo­no­po­li­za­do por las pre­sen­ta­cio­nes de es­ca­la do­més­ti­ca.

Pe­ro el ras­go sin­gu­lar que tie­nen en co­mún las pro­pues­tas se­lec­cio­na­das y pre­mia­das por el ju­ra­do es el apro­ve­cha­mien­to de sus fan­tás­ti­cos pai­sa­jes y su ri­ca to­po­gra­fía.

El 1° Pre­mio, Pa­be­llón-puen­te de Alar­cia-dehe­za, es un pe­que­ño lu­gar de reunión ubi­ca­do en un barranco po­co pro­fun­do que atra­vie­sa un bos­que de eu­ca­lip­tos en una ur­ba­ni­za­ción a ori­llas del la­go Los Mo­li­nos.

“Era im­por­tan­te com­pren­der e in­ter­pre­tar la na­tu­ra­le­za de es­te pai­sa­je pa­ra lo­grar la se­re­ni­dad y el si­len­cio con nues­tra in­ter­ven­ción”, di­cen los au­to­res.

¿Có­mo lo lo­gra­ron? Mon­tan­do es­ta especie de pa­be­llón puen­te sos­te­ni­do por vi­gas me­tá­li­cas Vie­ren­deel, ubi­ca­das trans­ver­sal­men­te al ca­nal y con una en­vol­ven­te de vidrio, que otor­gan trans­pa­ren­cia, sen­sa­ción de in­gra­vi­dez y flo­ta­bi­li­dad al ob­je­to.

Tam­bién el Dú­plex Te­rra­zas, en el lí­mi­te ur­bano del ba­rrio La Ca­le­ra, pro­yec­ta­do por Adol­fo Mon­de­jar (2° Pre­mio), jue­ga fuer­te su par­ti­do en el te­rreno. Sus te­rra­zas, que a la vez son el ni­vel de ac­ce­so, fun­cio­nan co­mo un gran bal­cón pú­bli­co pa­ra dis­fru­tar de la in­men­si­dad del pai­sa­je y de las vis­tas le­ja­nas a la ciu­dad de Cór­do­ba. En con­se­cuen­cia, las vi­vien­das se de­rra­man ha­cia aba­jo ca­si des­apa­re­cien­do des­de la ca­lle.

Si­guien­do con es­tos plan­teos to­po­grá­fi­cos, la Ca­sa FM (3° Pre­mio) de Alar­cia-fe­rrer otra vez se in­crus­ta en la la­de­ra, en el Va­lle de Ca­la­mu­chi­ta. La dis­po­si­ción de la ca­sa es li­neal, y to­dos los am­bien­tes se ubi­can en la me­jor orien­ta­ción. Y en­fo­ca­ron la galería prin­ci­pal, pun­to de en­cuen­tro de la ca­sa, mi­ran­do ha­cia el ce­rro Co­lo­ra­do.

Se­gún los au­to­res, “La ca­sa “in­fe­rior” tie­ne una re­la­ción más ín­ti­ma con el te­rreno y las vis­tas cer­ca­nas; mien­tras que la “su­pe­rior”, en con­tra­par­ti­da, bus­ca una re­la­ción más po­ten­te con las vis­tas le­ja­nas del la­go, las sie­rras y la pro­nun­cia­da pen­dien­te.

Otra de las ca­sas pre­mia­das de Alar­cia-fe­rrer es la JB (3° Pre­mio), ubi­ca­da en una zo­na de can­te­ras en la lo­ca­li­dad de Un­qui­llo con aflo­ra­mien­tos de pie­dra que im­pri­men al pai­sa­je un ras­go sin­gu­lar y que los au­to­res de­ci­die­ron in­cor­po­rar en el in­te­rior de la ca­sa. “La es­tra­te­gia con­sis­tió en re­la­cio­nar la ca­sa con esa par­ti­cu­la­ri­dad, in­cor­po­ran­do dos im­por­tan­tes aflo­ra­mien­tos que pa­sa­rían a for­mar par­te del pai­sa­je do­més­ti­co e ín­ti­mo de la vi­vien­da”, ase­gu­ran. Por demás, la vi­vien­da se or­ga­ni­za en tres ba­rras des­fa­sa­das que van to­man­do los des­ni­ve­les del te­rreno, “ga­ran­ti­zan­do la vis­ta le­ja­na de las sie­rras des­de to­dos sus es­pa­cios”.

El otro ter­cer pre­mio es pa­ra la Ca­sa El Ta­lar de Pablo Mon­de­jar y Sil­vi­na Si­nay. en las sie­rras de Cór­do­ba le­van­ta­da a par­tir de una cons­truc­ción exis­ten­te rea­li­za­da con mu­ros de pie­dra. La obra sir­ve co­mo dis­pa­ra­dor a otro de los te­mas re­cu­rren­tes en los trabajos pre­sen­ta­dos en es­te cer­ta­men or­ga­ni­za­do por ARQ y FADEA y aus­pi­cia­do por el Gru­po Uni­cer, Dur­lock y Uru­guay Río Se­gu­ros.

En al­gu­nos ca­sos, los pro­yec­tos proponen ca­si el uso de un úni­co ma­te­rial. El ace­ro en el Pa­be­llón-puen­te, el hor­mi­gón vis­to en la Ca­sa FM, el blo­que en la Ca­sa IA; o los la­dri­llos co­lor are­na en la Ca­sa AS.

O tras ve­ces los ma­te­ria­les se com­bi­nan, pro­du­cien­do acor­des o contrastes con sus tex­tu­ras, co­mo en el Com­ple­jo Los Mi­ra­do­res (Men­ción) de An­drés Alon­so; la Ca­sa JB, mez­clan­do la­dri­llo y pie­dras; o en el ca­so de la Ca­sa El Ta­lar. Ahí la idea ge­ne­ra­do­ra del pro­yec­to fue “apo­yar un pris­ma rec­tan­gu­lar sim­ple y mo­no­ma­te­rial de la­dri­llo vis­to so­bre la plan­ta ba­ja que­bra­da, fun­dan­do su pro­lon­ga­ción so­bre la lo­ma exis­ten­te en el te­rreno”. Pe­ro la par­ti­cu­la­ri­dad es que pa­ra ha­cer la pa­red de la­dri­llo exterior usa­ron un apa­re­jo que re­me­mo­ra el sis­te­ma de api­la­mien­to en los hor­nos don­de se co­ci­nan di­chos la­dri­llos.

Es que pa­re­cie­ra que la ar­qui­tec­tu­ra cor­do­be­sa no pue­de pen­sar­se si no es in­cor­po­ran­do tam­bién una mi­ra­da, una idea, una re­fle­xión res­pec­to a su his­to­ria, su cul­tu­ra, ha­cia el pa­sa­do. Por ca­so, el pri­mer pre­mio de la categoría Es­ca­la Media, el Cen­tro Co­mer­cial ACAECE de Es­te­ban Ba­rre­ra y Javier Lo­za­da (BLT Ar­qui­tec­tos) da cuen­ta de es­ta tradición. El com­ple­jo, un cen­tro co­mer­cial a cie­lo abier­to ubi­ca­do en la Av. Re­pú­bli­ca de Chi­na al 1400, en las afue­ras de la ciu­dad de Cór­do­ba, es de la­dri­llo vis­to y se or­ga­ni­za en torno a una “pla­za ma­yor”... Ideas que re­cuer­dan al­go de la cul­tu­ra je­sui­ta que mar­có tan pro­fun­da­men­te a es­ta ciu­dad me­di­te­rrá­nea.«

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.