Res­tau­ra­ción.

Las re­mo­de­la­cio­nes de las es­ta­cio­nes de Cons­ti­tu­ción y Re­ti­ro se orien­ta­ron a me­jo­rar la ex­pe­rien­cia del usua­rio.

ARQ - - ¿CUÁNTO SE PAGA? - Inés Ál­va­rez ial­va­rez@clarin.com SI­GUE EN PÁG. 15

De­ta­lles de la re­fun­cio­na­li­za­ción de las es­ta­cio­nes de Re­ti­ro y Cons­ti­tu­ción.

Has­ta ha­ce unos me­ses, pa­sar por las es­ta­cio­nes de Cons­ti­tu­ción y Re­ti­ro ge­ne­ra­ba un sen­ti­mien­to con­tra­dic­to­rio. La be­lle­za de sus cons­truc­cio­nes in­vi­ta a le­van­tar la mi­ra­da del pi­so; pe­ro la su­cie­dad, el mo­bi­lia­rio ro­to y el caos de las cir­cu­la­cio­nes ha­cían apu­rar el pa­so. Las ta­reas de re­cu­pe­ra­ción y re­mo­de­la­ción lle­va­das ade­lan­te por Trenes Ar­gen­ti­nos Ope­ra­cio­nes apun­ta­ton a un cam­bio en ese com­por­ta­mien­to. Aho­ra, mu­chos pa­sa­je­ros se de­tie­nen, sa­can fo­tos de los lo­ca­les, del ar­te­so­na­do y has­ta se ani­man a usar los sa­ni­ta­rios. Pri­me­ro fue­ron las obras en Re­ti­ro, que co­men­za­ron en 2016 y ya es­tán ter­mi­na­das. “La es­ta­ción es­ta­ba prác­ti­ca­men­te aban­do­na­da”, re­cuer­da el in­ge­nie­ro Martín De Bony, sub­ge­ren­te de Vía y Obra. Mu­gre de dé­ca­das, ra­tas, ca­ños ro­tos, ca­blea­dos de dis­tin­tas épo­cas y sin con­trol son al­gu­nos de los ele­men­tos que con­fi­gu­ra­ban un es­ce­na­rio de­pri­men­te. To­do es­to jun­to y más es­ta­ba des­per­di­ga­do en el sub­sue­lo, 5 mil me­tros cua­dra­dos des­apro­ve­cha­dos, que na­die veía y que eran in­tran­si­ta­bles. Ha­ce 102 años en es­te es­pa­cio fun­cio­na­ba una co­ci­na que abas­te­cía al res­tau­ran­te y a la con­fi­te­ría. Ade­más, por allí se tras­la­da­ban los equi­pa­jes y bul­tos ha­cia el va­gón de car­ga de los trenes. Des­pués de su caí­da en des­gra­cia, la re­cien­te in­ter­ven­ción le dio un pa­pel esen­cial: hoy fun­cio­na co­mo so­por­te tec­no­ló­gi­co a tra­vés de las sa­las des­ti­na­das a sis­te­mas inteligentes, co­mo el Buil­ding Ma­na­ge­ment Sys­tem (BMS), tam­bién im­ple­men­ta­do en la es­ta­ción Cons­ti­tu­ción.

Es­te soft­wa­re con­tro­la ca­da área de am­bos edi­fi­cios, por lo que an­te cual­quier in­con­ve­nien­te se ac­ti­va una alar­ma que per­mi­te de­ci­dir no só­lo la me­jor so­lu­ción sino tam­bién pre­ve­nir fu­tu­ros des­per­fec­tos y redefinir el plan de man­te­ni­mien­to. “Has­ta te­ne­mos con­tro­la­do el con­su­mo ener­gé­ti­co de las es­ta­cio­nes. Po­de­mos ma­ne­jar la ali­men­ta­ción de la es­ta­ción, que pue­de ser fe­rro­via­ria, de Ede­sur o de los nue­vos gru­pos elec­tró­ge­nos”, agre­ga De Bony. Uno de los pro­gra­mas em­plea­dos pa­ra es­te fin es el Unin­te­rrup­ti­ble Po­wer Supply (UPS), que ac­túa co­mo un back up de ener­gía eléc­tri­ca an­te al­gún apa­gón. De es­te mo­do, se evi­ta que las prin­ci­pa­les de­pen­den­cias y sis­te­mas de la es­ta­ción su­fran cor­tes abrup­tos.

El sub­sue­lo es tam­bién el área de des­can­so de los em­plea­dos, que aho­ra cuen­tan con sa­las con pan­ta­llas led, nue­vos ves­tua­rios y ba­ños.

Nin­gu­na de las es­ta­cio­nes ce­rró

sus puer­tas du­ran­te los tra­ba­jos, lo que hi­zo más com­ple­ja su re­cu­pe­ra­ción. En el ca­so de Re­ti­ro, De Bony ad­mi­te que fue di­fí­cil cam­biar los pi­sos del hall. Fue­ron cin­co me­ses en los que se res­trin­gió la cir­cu­la­ción por sec­to­res has­ta com­ple­tar la co­lo­ca­ción de un pi­so gra­ní­ti­co blan­co y ver­de, la mis­ma pa­le­ta di­se­ña­da por los ar­qui­tec­tos bri­tá­ni­cos Eus­ta­ce L. Con­der, Roger Con­der y Syd­ney Fo­llet, en 1909 (ver “Un es­tu­dio pio­ne­ro...” en pág 30) . En ri­gor, el pri­mer so­la­do era de ve­ne­ci­tas, “hoy im­prác­ti­co y caro”, has­ta que “no se sa­be bien si fue en el 30 o 40, se de­ci­dió cam­biar­las por un pi­so gra­ní­ti­co co­lor bor­dó. Ese es el que es­ta­ba aho­ra, pe­ro es­ta­ba de­ma­sia­do da­ña­do”, ase­gu­ra De Bony.

En Cons­ti­tu­ción, en cam­bio, el flu­jo de pa­sa­je­ros su­pera las 500 mil per­so­nas dia­rias, por lo que ce­rrar par­tes del hall era im­po­si­ble. “Los usua­rios te­nían que pa­sar de­ba­jo de los an­da­mios”, se­ña­la el ar­qui­tec­to Ale­jan­dro Flo­rio, ins­pec­tor de obra. Aquí, las ta­reas co­men­za­ron en abril de 2017 y se­gui­rán has­ta fi­nes de no­viem­bre.

La im­per­mea­bi­li­za­ción de la cu­bier­ta de la bó­ve­da del hall cen­tral fue prio­ri­ta­ria den­tro del plan de pre­ven­ción de pa­to­lo­gías. “Ha­bía de to­do. Mu­cho des­gas­te, cre­ci­mien­to de mus­go, cos­tras ne­gras. El in­te­rior es­ta­ba bas­tan­te bien man­te­ni­do, con lo cual se hi­zo hin­ca­pié en la lim­pie­za; pe­ro las fa­cha­das sí es­ta­ban más de­gra­da­das”, afir­ma Flo­rio. Su de­te­rio­ro se de­bía a la ro­tu­ra de los desagües plu­via­les, que fue­ron re­em­pla­za­dos.

“El tra­ta­mien­to ex­te­rior fue hi­dró­fu­go tan­to en el edi­fi­cio his­tó­ri­co (so­bre Av. Bra­sil) co­mo en el de Hor­nos. El tra­ta­mien­to de las cu­bier­tas (cú­pu­la y pla­nas) tam­bién va a co­la­bo­rar con la pro­lon­ga­ción de la vi­da útil de la es­ta­ción por­que ha­bía mu­chas fil­tra­cio­nes”, de­ta­lla Flo­rio. “De he­cho los lu­cer­na­rios de la bó­ve­da del hall cen­tral tie­nen dos ca­pas: una in­te­rior, lue­go una cá­ma­ra de ai­re de 2,20 m y una se­gun­da co­ber­tu­ra de la­dri­llos chi­qui­tos de vi­drio que pa­re­cen lu­pas. Aho­ra, so­bre eso, se co­lo­có una ter­ce­ra piel de po­li­car­bo­na­to, ade­más de que los la­dri­llos fue­ron hi­dro­la­va­dos y se­lla­dos”, agre­ga.

Pa­ra me­jo­rar el víncu­lo con el en­torno, se reacon­di­cio­nó el in­gre­so co­no­ci­do co­mo el “Pa­tio de los Leo­nes”, por las dos es­cul­tu­ras si­tua­das en un an­ti­guo ac­ce­so so­bre la ave­ni­da Bra­sil, que es­tu­vo ce­rra­do al pú­bli­co por­que es­ta­ba ocu­pa­do por una fiam­bre­ría. En el mis­mo sen­ti­do, se acon­di­cio­nó el sub­sue­lo, de mo­do de op­ti­mi­zar la cir­cu­la­ción in­ter­na y la co­ne­xión en­tre el tren y el sub­te; se am­plia­ron las sa­li­das y se re­ubi­ca­ron los lo­ca­les, que tie­nen una car­te­le­ría más ajus­ta­da a la nue­va es­té­ti­ca. Tam­bién se co­lo­ca­ron tó­tems con in­for­ma­ción, se crea­ron áreas de des­can­so y sa­li­das de emer­gen­cia.

“Los ba­ños eran el cu­co”, re­cuer­da Flo­rio, por su es­ta­do de­plo­ra­ble. En es­ta in­ter­ven­ción se re­no­va­ron los ba­ños del sub­sue­lo, a los que se ac­ce­de des­de plan­ta ba­ja por la es­ca­le­ra, que tam­bién fue res­tau­ra­da. La ex­pe­rien­cia de los usua­rios tam­bién cam­bió con la re­for­ma de las bo­le­te­rías, as­cen­sor y es­ca­le­ras me­cá­ni­cas.

“Hay mu­cha obra de in­fraes­truc­tu­ra que nun­ca se ha­bía he­cho y que no se ve pe­ro es esen­cial, co­mo el cam­bio del ta­ble­ro ge­ne­ral de ba­ja ten­sión y los sis­te­mas con­tra in­cen­dios, en­tre otras co­sas”, des­ta­ca Flo­rio. Y agre­ga que, a pe­sar de que los usua­rios pa­sa­ron me­ses in­có­mo­dos, “cuan­do nos veían con los cas­cos nos pa­ra­ban y nos ha­cían una gra­ta de­vo­lu­ción”. «

1

1717 OR­NA­MEN­TOS. Se in­clu­ye­ron nue­vos re­lo­jes he­chos es­pe­cial­men­te pa­ra es­ta oca­sión: se co­pia­ron los ori­gi­na­les y se im­pri­mie­ron en 3D. 18 ME­JO­RES CO­NE­XIO­NES. Las áreas de vin­cu­la­ción en­tre los trenes y el

18 sub­te C se lim­pia­ron y trans­for­ma­ron por com­ple­to con ilu­mi­na­ción led, re­ves­ti­mien­to en las pa­re­des y nue­vos pi­sos. Es­to agi­li­zó e hi­zo más agra­da­ble el trán­si­to de pa­sa­je­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.