Ca­sa FOA.

La lu­car­na, que so­bre­vue­la la me­sa cen­tral he­cha con una pie­za de ma­de­ra ma­ci­za, de­ter­mi­na la geo­me­tría pu­ra del es­pa­cio.

ARQ - - ¿CUÁNTO SE PAGA? - Liliana Car­be­llo lcar­be­llo@clarin.com

El co­me­dor de Al­ber­to Ne­grín com­bi­na una geo­me­tría pu­ra con as­pec­tos es­ce­no­grá­fi­cos.

Man­te­ner la ar­qui­tec­tu­ra ori­gi­nal del ex­con­ven­to e in­ter­ve­nir­la con lí­neas mo­der­nas fue­ron las cla­ves de El Co­me­dor, el es­pa­cio que Al­ber­to Ne­grín pre­sen­tó en la edición de Ca­sa FOA, y don­de, co­mo lo ha­ce ha­bi­tual­men­te en sus tra­ba­jos, com­bi­nó sus dos es­pe­cia­li­da­des: la ar­qui­tec­tu­ra y es­ce­no­gra­fía.

La lu­car­na de cor­te ce­les­tial que so­bre­vue­la la im­po­nen­te me­sa cen­tral, rea­li­za­da en una pie­za de ma­de­ra ma­ci­za de la­pa­cho, de­ter­mi­na la geo­me­tría pu­ra del es­pa­cio.

La lu­car­na es un di­bu­jo im­pre­so so­bre un ter­cio­pe­lo, gé­ne­ro ideal pa­ra que no se re­fle­ja­ran los leds que ilu­mi­nan des­de vi­gas cru­za­das que, a la vez, per­mi­ten ba­jar la al­tu­ra del es­pa­cio.

“Se mez­clan lo pri­mi­ti­vo y la tec­no­lo­gía, co­mo una bre­ve his­to­ria de nues­tro pa­so por la vi­da. So­fis­ti­ca­do y sim­ple al mis­mo tiem­po, el co­me­dor reúne már­mo­les y fue­gos, ma­de­ras y acrí­li­cos”, se­ña­la Ne­grín so­bre es­te re­fu­gio con­tem­po­rá­neo que in­vi­ta a sen­tar­se, a co­mer y con­ver­sar. Pa­ra ello no hay pan­ta­lla de tv ni apa­ra­to tec­no­ló­gi­co que ge­ne­ren dis­trac­cio­nes.

Co­mo cen­tro y pun­to de gra­ve­dad del es­pa­cio, la me­sa es acompañada de un la­do por un so­fá en hi­la­do ra­fia ter­cio­pe­lo, apo­ya­do en la pa­red, rea­li­za­do a me­di­da pa­ra que se ex­tien­da de ven­ta­na a ven­ta­na. Del otro la­do, se co­lo­ca­ron si­llas con car­ca­sa de po­li­car­bo­na­to blan­co, pa­tas de ro­ble na­tu­ral ma­ci­zo con la­ca trans­pa­ren­te y ta­pi­ce­ría in­te­rior acol­cha­da. El área es­tá sec­to­ri­za­da con una al­fom­bra te­ji­da a mano con la­nas hi­la­das a una al­tu­ra de cin­co cen­tí­me­tros pa­ra lo­grar una tex­tu­ra shaggy, que re­me­da a las clá­si­cas al­fom­bras del di­se­ño es­can­di­na­vo.

Una men­ción es­pe­cial re­quie­re la ilu­mi­na­ción, una llu­via de lu­ces blan­cas que cae en sus­pen­sión y flu­ye des­de el te­cho co­mo si fue­ran ve­las in­ver­ti­das.

En­fren­te, y en el mis­mo eje de la me­sa, el fue­go es­pe­ra a ar­der den­tro de los sun­tuo­sos y es­cul­tó­ri­cos es­tra­tos de una chi­me­nea de már­mol, di­se­ña­da es­pe­cial­men­te pa­ra es­te es­pa­cio. Arri­ba, se des­ta­ca un cua­dro del ar­tis­ta Pa­trick Glas­cher.

La pa­le­ta neu­tra re­co­rre la pa­red mol­du­ra­da con dis­tin­tos vo­lú­me­nes y bri­llos, has­ta las lí­neas de los te­chos. To­do se real­za con to­ques de blan­co pu­ro y re­fle­jos iri­dis­cen­tes.

Un co­lor, el azul, apa­re­ce en los la­te­ra­les del es­pa­cio, don­de el au­tor eli­gió ju­gar con las si­me­trías. Se co­lo­ca­ron dos mue­bles que si bien tie­nen fun­cio­nes dis­tin­tas (una co­ci­na y lu­gar de guar­da­do), po­seen un mis­mo sen­ti­do “en­vol­ven­te”. Los mue­bles tie­nen la mis­ma lí­nea, son de ma­de­ra la­quea­da azul no­che con ter­mi­na­ción sa­ti­na­da y he­rra­jes de bron­ce an­ti­guo. «

1 1 CO­ME­DOR. La me­sa cen­tral, una pie­za de ma­de­ra ma­ci­za de la­pa­cho, es el pun­to de gra­ve­dad del es­pa­cio..

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.