APREN­DER DE LOS ACIER­TOS Y LOS ERRO­RES DE LOS CO­LE­GAS

ARQ - - NEWS - Ber­to Gon­zá­lez Mon­ta­ner Editor ge­ne­ral

Por mu­cho tiem­po el de­ba­te en­tre ciu­dad for­mal y no for­mal nos tu­vo en un ca­lle­jón sin sa­li­da. Hu­bo de to­do: des­de los que qui­sie­ron re­ubi­car­las, o erra­di­car­las o los que in­ten­ta­ron pa­sar­les por en­ci­ma con la to­pa­do­ra. Sin em­bar­go, a fuer­za de he­chos, la reali­dad se mos­tró con­tun­den­te, ca­si inevi­ta­ble. Vi­mos có­mo esas po­bla­cio­nes cre­cie­ron ver­ti­gi­no­sa y has­ta pe­li­gro­sa­men­te al mar­gen del Es­ta­do sin que fue­ran acom­pa­ña­das por las in­fra­es­truc­tu­ras y nor­mas de ha­bi­ta­bi­li­dad ne­ce­sa­rias pa­ra dar­les cier­ta ca­li­dad de vi­da. De los bra­si­le­ños y su exi­to­so plan Fa­ve­la Bai­rro apren­di­mos que nu­trir­las de esas in­fra­es­truc­tu­ras, de ca­lles, de pla­zas, de equi­pa­mien­tos, era una ma­ne­ra de ge­ne­rar­les las ar­te­rias que in­yec­ta­ran “san­gre” nue­va al te­ji­do, que fue re­ge­ne­rán­do­se y con­so­li­dán­do­se Me­de­llín mos­tró có­mo es­tos pro­ce­sos de ur­ba­ni­za­ción pue­den ayu­dar a los pro­ce­sos pa­ci­fi­ca­do­res y de in­te­gra­ción so­cial. Crean­do es­pa­cio pú­bli­co de ca­li­dad lo­gra­ron que la gen­te per­die­ra el mie­do y vol­vie­ra a dis­fru­tar de la ca­lle y de sus pla­zas has­ta en­ton­ces te­rreno de si­ca­rios y nar­co­tra­fi­can­tes. Su Me­tro Ca­ble y la red de es­ca­le­ras me­cá­ni­cas ja­lo­na­das por edi­fi­cios pú­bli­cos de ca­li­dad, co­mo las es­cue­las y las bi­blio­te­cas par­que, re­vi­ta­li­za­ron la vi­da pú­bli­ca. Bue­nos Ai­res to­mó car­tas en el asun­to y es­tá tra­ba­jan­do pa­ra ur­ba­ni­zar sus vi­llas. En­tre otras obras, en la Vi­lla 31 es­tán ha­cien­do el Po­lo Edu­ca­ti­vo, vi­vien­das, va­rias in­fra­es­truc­tu­ras y pro­yec­tan­do el Par­que en Al­tu­ra y el edi­fi­cio puen­te pa­ra el BID que la in­te­gra­rá a la Ciu­dad. En la Vi­lla 15 han de­mo­li­do el his­tó­ri­co Ele­fan­te Blan­co y en el pre­dio ve­cino es­tán le­van­tan­do el Mi­nis­te­rio de Desa­rro­llo Hu­mano y Há­bi­tat. Y en la vi­lla Ro­dri­go Bueno es­tán cons­tru­yen­do vi­vien­das y aca­ban de ele­gir el pro­yec­to de Mo­no­block pa­ra cons­truir un cen­tro cul­tu­ral que se lla­ma­rá el Faro de la Cul­tu­ra. Vol­vien­do a las lec­cio­nes de Me­de­llín, en re­fe­ren­cia a obras co­mo la Bi­blio­te­ca Par­que Es­pa­ña, ha­ce al­gu­nos años pre­gun­té cuál era la idea de ge­ne­rar ar­qui­tec­tu­ras tan gran­di­lo­cuen­tes en esos en­cla­ves ur­ba­nos. Fe­li­pe Uri­be, uno de los ar­qui­tec­tos de la mo­vi­da pai­sa, me con­tes­tó: “Es que no que­re­mos dar res­pues­ta so­lo a la es­tric­ta ne­ce­si­dad. Que­re­mos ir más allá, a lo as­pi­ra­cio­nal, que tam­bién es­ta gen­te me­re­ce”. Por ca­so, la Bi­blio­te­ca Par­que Es­pa­ña, pro­yec­ta­da por Gian­car­lo Maz­zan­ti en una de las zo­nas más po­bres de Me­de­llín, es co­mo unos blo­ques de pie­dra en­cla­va­dos en lo al­to del Ce­rro San­to Do­min­go.

La me­tá­fo­ra vi­sual­men­te po­ten­te sa­lió ca­ra. En me­nos de 10 años, hu­bo que des­mon­tar to­da su en­vol­ven­te pa­ra vol­ver a cons­truir­la. Un ca­so que nos in­vi­ta a pen­sar que no so­lo te­ne­mos que apren­der de los acier­tos de los co­le­gas de la re­gión, tam­bién de sus erro­res.«

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.