El Faro, epi­cen­tro del ba­rrio y cen­tro co­mu­ni­ta­rio

El equi­po cen­tró su pro­pues­ta en una dis­tri­bu­ción tri­par­ti­ta en plan­ta que ad­mi­te si­mul­ta­nei­dad pro­gra­má­ti­ca, apro­pia­ción es­pon­tá­nea de los es­pa­cios y eta­pa­bi­li­dad cons­truc­ti­va.

ARQ - - ARQUITECTURA - Es­tu­dio Co­nur­bano La Pla­ta

Se ha di­se­ña­do una dis­tri­bu­ción tri­par­ti­ta en plan­ta que ad­mi­te si­mul­ta­nei­dad pro­gra­má­ti­ca, apro­pia­ción es­pon­tá­nea de los es­pa­cios y eta­pa­bi­li­dad cons­truc­ti­va. La dis­tri­bu­ción de ac­ce­sos y bo­cas vi­sua­les vin­cu­la ín­ti­ma­men­te a es­te pa­que­te edi­li­cio tan­to con el ba­rrio, me­dian­te su en­fren­ta­mien­to con la pla­za y la fe­ria, co­mo con el en­torno na­tu­ral.

Pro­gra­mas y ac­ti­vi­da­des se ven di­vi­di­dos se­gún su na­tu­ra­le­za ac­ti­va o pa­si­va, pa­ra lo­grar usos si­mul­tá­neos sin in­te­rrup­cio­nes mu­tuas. Or­ga­ni­za­ti­va­men­te se pen­só en una red de es­pa­cios que pue­dan ser apro­pia­dos es­pon­tá­nea­men­te por in­di­vi­duos o co­lec­ti­va­men­te por agru­pa­cio­nes ve­ci­na­les, dán­do­le un sen­ti­do de uso co­mu­ni­ta­rio al con­jun­to.

El prin­ci­pal ges­to que ma­ni­fies­ta la in­ten­ción in­te­gra­do­ra del pro­yec­to es la apa­ri­ción de una gran bo­ca vi­sual en el fren­te del con­jun­to, que per­mi­te in­tuir la rea­li­za­ción de ac­ti­vi­da­des en su in­te­rior y la co­ne­xión vi­sual con la Re­ser­va Eco­ló­gi­ca, in­vi­tan­do a la apro­xi­ma­ción. En es­ta pri­me­ra ins­tan­cia de ac­ce­so, el edi­fi­cio in­si­núa su pa­tio in­te­rior, co­nec­ta­do vi­sual­men­te con to­dos los de­más es­pa­cios. Co­mo re­ma­te de es­te eje de con­ti­nui­dad ba­rrio-pa­tio-re­ser­va se ubi­ca la sa­la de ex­po­si­cio­nes, a mo­do de ele­men­to de en­cua­dre vi­sual.

En el mó­du­lo la­te­ral más gran­de, que vin­cu­la el pro­yec­to con el pre­dio fe­rial, se ubi­ca je­rár­qui­ca­men­te la sa­la, con un sis­te­ma de gra­das ple­ga­bles que per­mi­te su uti­li­za­ción co­mo sum o co­mo es­ce­na­rio pa­ra ac­ti­vi­da­des abier­tas ha­cia el pa­tio in­terno y ha­cia el sec­tor de fe­ria. En el mó­du­lo más pe­que­ño, en­fren­ta­do al con­jun­to de vi­vien­das, se dis­po­nen los pro­gra­mas más es­tá­ti­cos, en par­ti­cu­lar las au­las, bi­blio­te­ca, ad­mi­nis­tra­ción, al­can­zan­do una al­tu­ra re­la­ti­va­men­te su­pe­rior que le per­mi­te al con­jun­to dia­lo­gar apro­pia­da­men­te con los blo­ques de vi­vien­das cer­ca­nos.

La na­tu­ra­le­za uni­fi­ca­do­ra de la pro­pues­ta co­rres­pon­de a una idea del Faro co­mo epi­cen­tro del ba­rrio y cen­tro co­mu­ni­ta­rio.

La to­ta­li­dad del edi­fi­cio se en­cuen­tra ins­crip­ta en una tra­ma que dis­po­ne mó­du­los ma­yo­res de uso y me­no­res de ser­vi­cio de mo­do sin­té­ti­co en torno al pa­tio cen­tral, dis­tri­bu­yén­do- los pa­ra res­pon­der de un mo­do que sa­tis­fa­ce las ne­ce­si­da­des de cir­cu­la­ción in­ter­na y de au­to­no­mía pro­gra­má­ti­ca. Los tres mó­du­los del edi­fi­cio ad­mi­ten su uti­li­za­ción en con­jun­to, o bien in­de­pen­dien­te­men­te en for­ma si­mul­tá­nea.

La sim­ple­za del di­se­ño y téc­ni­cas cons­truc­ti­vas ele­gi­das dan mar­gen pa­ra su con­cre­ción en eta­pas ex­ten­di­das en el tiem­po. Por ejem­plo, en una pri­me­ra ins­tan­cia po­dría ma­te­ria­li­zar­se es­tric­ta­men­te la sa­la con sus sis­te­mas de apo­yo y cir­cu­la­ción, mien­tras que el pa­que­te ad­mi­nis­tra­ti­vo con au­las y bi­blio­te­ca po­dría ser aña­di­do más tar­de. Se tra­ta en ge­ne­ral de si­tua­cio­nes sin­té­ti­cas, pe­ro po­ten­tes en cuan­to a fle­xi­bi­li­dad y po­si­bi­li­dad de usos.

Va­lo­ran­do la ima­gen del ba­rrio pre­exis­ten­te gra­ba­da en sus ha­bi­tan­tes, el edi­fi­cio bus­ca es­ta­ble­cer fran­co diá­lo­go con es­tas no­cio­nes de la ma­te­ria­li­dad re­co­no­ci­da co­mo pro­pia por és­tos, re­cu­rrien­do al la­dri­llo co­mo uni­dad ge­ne­ra­do­ra de tex­tu­ra, ca­li­dez y po­ro­si­dad.

El edi­fi­cio es sos­te­ni­do por una es­truc­tu­ra de hor­mi­gón ar­ma­do en en­tre­pi­so sin vi­gas, que ad­mi­te las lu­ces re­que­ri­das por to­dos los pro­gra­mas, a ex­cep­ción de la sa­la, que, de­bi­do a su ne­ce­si­dad de es­ta­ble­cer una con­ti­nui­dad es­pa­cial sus­tan­cial, re­quie­re la im­ple­men­ta­ción de vi­gas re­ti­cu­la­das me­tá­li­cas y tam­bién la in­cor­po­ra­ción de luz na­tu­ral. «

GES­TO. Una gran aber­tu­ra ma­ni­fies­ta la in­ten­ción in­te­gra­do­ra que in­vi­ta a to­dos los ve­ci­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.