In­ten­si­dad e in­te­gra­ción con­tra la de­sigual­dad

El edi­fi­cio–pla­za se pre­sen­ta co­mo un ins­tru­men­to ca­paz de con­so­li­dar una ciu­dad más den­sa, di­ver­sa y sos­te­ni­ble a par­tir de los es­pa­cios pú­bli­cos de ca­li­dad.

ARQ - - ARQUITECTURA - Ne­vio Sán­chez Ar­qui­tec­to

El pro­yec­to na­ce a par­tir del an­cla­je en di­fe­ren­tes va­ria­bles del en­torno, tan­to del te­ji­do ur­bano co­mo del so­cial. La pro­pues­ta del cen­tro cul­tu­ral y su pla­za de ac­ce­so bus­ca ge­ne­rar una fuer­te vin­cu­la­ción en­tre la ciu­dad y el ba­rrio Ro­dri­go Bueno.

La in­ten­si­dad y la in­te­gra­ción son las ca­rac­te­rís­ti­cas del pro­yec­to, es de­cir lo con­tra­rio a dis­per­sión en tér­mi­nos de con­fi­gu­ra­ción y de­sigual­dad en tér­mi­nos de con­di­cio­nes so­cio­ur­ba­nas.

De es­ta ma­ne­ra, el cen­tro cul­tu­ral se con­ver­ti­rá en un no­do es­tra­té­gi­co pa­ra que el pro­ce­so de ur­ba­ni­za­ción del ba­rrio se desa­rro­lle con sos­te­ni­bi­li­dad so­cial y ca­li­dad de vi­da.

Se pro­po­ne un edi­fi­cio-pla­za, con­den­sa­dor so­cial y con­cen­tra­dor de la vi­da del ba­rrio, es de­cir, co­mo un ins­tru­men­to ca­paz de apor­tar al si­tio y a la ciu­dad es­pa­cios de en­cuen­tro y ac­ti­vi­da­des so­cio cul­tu­ra­les pa­ra con­so­li­dar una ciu­dad más den­sa, in­ten­sa y sos­te­ni­ble a par­tir de los es­pa­cios pú­bli­cos.

La pla­za, con­for­ma­da por el pro­pio es­pa­cio abier­to y por el edi­fi­cio que lo abra­za, es el co­ra­zón del pro­yec­to. El edi­fi­cio-pla­za se ali­men­ta en una do­ble di­rec­ción: ar­qui­tec­tó­ni­ca y ur­ba­na.

Por una par­te, es ca­paz de in­te­grar un sec­tor de ciu­dad y ha­cer­la re­co­no­ci­ble a tra­vés del faro co­mo re­fe­ren­cia/hi­to del mis­mo.

A su vez, las ac­ti­vi­da­des del cen­tro cul­tu­ral le dan vi­da y la ali­men­tan de usos. La im­plan­ta­ción del prin­ci­pal es­pa­cio del edi­fi­cio, el sa­lón de usos múl­ti­ples, con­tri­bu­ye a es­ta or­ga­ni­za­ción del es­pa­cio pú­bli­co. Es­te sa­lón se ma­te­ria­li­za co­mo un gran vo­lu­men que se en­fren­ta a la pla­za, y am­bos son es­ce­na­rio de in­fi­ni­tas po­si­bi­li­da­des pa­ra los usua­rios.

En for­ma la­te­ral al sa­lón de usos múl­ti­ples se con­fi­gu­ra un hall y área de ex­po­si­cio­nes don­de pre­do­mi­na la con­di­ción li­neal que per­mi­te una rá­pi­da com­pren­sión del fun­cio­na­mien­to del edi­fi­cio.

Es­te es­pa­cio co­nec­ta y ar­ti­cu­la to- das las fun­cio­nes, en­ri­que­cien­do y for­ta­le­cien­do el in­ter­cam­bio en­tre los usua­rios y la ciu­dad. Ar­ti­cu­la­do por una gran es­ca­le­ra li­neal que ge­ne­ra di­ver­si­dad de per­cep­cio­nes en el re­co­rri­do y po­ten­cia la in­te­gra­ción en­tre es­pa­cios in­te­rio­res y ex­te­rio­res. To­dos los es­pa­cios tie­nen una jus­ti­fi­ca­ción en ne­ce­si­da­des con­cre­tas, re­sul­tan­do una pro­pues­ta de su­per­fi­cie y cos­tos sen­sa­tos, lo que po­dría sin­te­ti­zar­se co­mo una bús­que­da de no­to­rie­dad a tra­vés de la ra­cio­na­li­dad.

En el es­pa­cio abier­to do­mi­na la con­di­ción de pla­za se­ca, pa­ra po­si­bi­li­tar la con­for­ma­ción de di­ver­sas ac­ti­vi­da­des so­cia­les, cul­tu­ra­les y cí­vi- cas, tan­to or­ga­ni­za­das co­mo es­pon­tá­neas. Des­de es­te es­pa­cio, el edi­fi­cio es aprehen­si­ble por com­ple­to en ca­da mo­men­to. Se pro­po­ne una ma­te­ria­li­dad li­ge­ra y ver­sá­til, de fá­cil cons­truc­ción, que per­mi­ta la am­plia­ción, rá­pi­da apro­pia­ción y le­gi­bi­li­dad por par­te de los usua­rios de la es­pa­cia­li­dad re­sul­tan­te y del nue­vo es­pa­cio pú­bli­co.

Es­ta pro­pues­ta pre­ten­de ser un ade­lan­to den­tro de un con­jun­to de ini­cia­ti­vas. Sin em­bar­go, se de­be­rá avan­zar en la ar­ti­cu­la­ción de di­ver­sas ac­cio­nes, que in­clu­yen el me­jo­ra­mien­to de las con­di­cio­nes de las vi­vien­das co­mo un ins­tru­men­to de in­clu­sión y de­re­cho a la ciu­dad. «

VI­SIÓN. Po­ten­ciar las vir­tu­des ur­ba­nas la­ten­tes en es­te sec­tor don­de la ciu­dad lle­ga al río.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.