CA­MI­NOS PA­RA VOL­VER A LA DI­VER­SIÓN

ARQ - - ARQ -

Ca­da uno tie­ne su pro­pia ciu­dad, una se­cuen­cia de imá­ge­nes y re­cuer­dos cons­trui­da a par­tir de la ciu­dad que ha­bi­ta­mos. Des­pués de es­ta ciu­dad per­so­nal, exis­te la ciu­dad real, una to­ta­li­dad com­ple­ja al al­can­ce de la mano pa­ra ali­men­tar nues­tra ex­pe­rien­cia.

De la mis­ma ma­ne­ra que com­po­ne­mos en nues­tra ca­be­za un pai­sa­je par­cial de nues­tro en­torno y lo lla­ma­mos “ciu­dad”, es­tos Pre­mios ARQ FADEA de CA­BA crean un re­co­rri­do ideal de la me­jor ar­qui­tec­tu­ra por­te­ña del úl­ti­mo lus­tro. Cla­ro que no el Bue­nos Ai­res real, y no es ni tu ni mi ciu­dad; es la ciu­dad de la mi­ra­da aca­dé­mi­ca, la de los se­lec­cio­na­do­res del Pre­mio, la que nos ha­bla de una ciu­dad po­si­ble ba­sa­da en re­cor­tes de la real.

Es cier­to que Bue­nos Ai­res se de­fi­ne a sí mis­ma a tra­vés de la ca­li­dad de su cons­truc­ción, pe­ro su pa­sa­do to­da­vía si­gue he­ge­mo­ni­zan­do su ima­gen. Y eso es bueno por que la cons­truc­ción con­tem­po­rá­nea es mu­cho me­nos pro­me­te­do­ra que el pa­sa­do, a pe­sar de la ex­ce­len­cia de los tra­ba­jos pu­bli­ca­dos en es­te nú­me­ro de ARQ.

El en­fren­ta­mien­to en­tre pre­ser­va­ción e in­no­va­ción so­lo se re­sol­ve­rá cuan­do lo nue­vo de­mues­tre que pue­de ser me­jor que lo vie­jo.

Los edi­fi­cios des­ta­ca­dos en es­te ca­pí­tu­lo del Pre­mio ARQ FADEA nos dan una pis­ta de cuál po­dría ser el ca­mino. Obras co­mo la Ca­sa en Es­qui­na de Pin­to da Mo­ta y Fal­cón, los Es­tu­dios Ca­ma­ro­nes de Ma­tías Fraz­zi; AQ Tai­lo­red Sui­tes, de Fe­de­ri­co Elias­chev; y Jua­na Azurduy, de BAAG, mues­tran ima­gi­na­ti­vas re­so­lu­cio­nes de un pro­gra­ma por de­más re­pe­ti­do. Los es­pa­cios de vi­vien­da y tra­ba­jo son los que más apor­ta la cons­truc­ción a la ciu­dad y, en de­fi­ni­ti­va, esas es­pe­cies de “commodities ar­qui­tec­tó­ni­cos” de­fi­nen la ca­li­dad de nues­tras ca­lles y es­pa­cios pú­bli­cos más que los edi­fi­cios sin­gu­la­res.

Si bien lo nue­vo es el gran pro­ta­go­nis­ta de es­te nú­me­ro, la re­for­ma no fue de­ja­da de la­do. Dos ejem­plos, la am­plia­ción de un PH en Agro­no­mía de FRAM ar­qui­tec­tos + JES y el PH Bom­pland de Es­tu­dio Da­me­ro, apor­tan una vi­sión con­tem­po­rá­nea de un ti­po de tra­ba­jo que es mo­ne­da co­rrien­te en Bue­nos Ai­res.

En de­fi­ni­ti­va, 14 pro­yec­tos pre­mia­dos no mues­tran el ni­vel de la pro­duc­ción por­te­ña pe­ro, mu­cho más, nos mar­can el ca­mino.

No me gus­ta­ría de­jar de men­cio­nar el ins­pi­ra­dor tra­ba­jo de Gal­pón Es­tu­dio pa­ra la Pla­za de las Cien­cias y las pla­zas Una­muno y Ma­gal­di, don­de lo lú­di­co, lo di­ver­ti­do se con­vier­te en ar­qui­tec­tu­ra y nos de­ja una pre­gun­ta pa­ra el fu­tu­ro: ¿Po­drán el jue­go y la in­ven­ción ser mo­ne­da co­rrien­te en la ar­qui­tec­tu­ra más allá de los pro­gra­mas pa­ra chi­cos? Clo­rin­do Tes­ta de­cía que los ar­qui­tec­tos se pa­re­cen a los chi­cos por­que son los úni­cos que siem­pre di­bu­jan. Ten­dría­mos que po­der di­ver­tir­nos co­mo ellos.«

Mi­guel Ju­ra­do Edi­tor ad­jun­to ARQ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.