En po­zo.

Die­go Ryb­ka, so­cio de Gru­po Uno en Uno, ana­li­za las pers­pec­ti­va de éxi­to de ese ti­po de desa­rro­llos en el con­tex­to eco­nó­mi­co ac­tual.

ARQ - - ARQ - Inés Ál­va­rez ial­va­[email protected]­rin.com

Los pro­duc­tos que ten­drán me­jor acep­ta­ción se­gún un desa­rro­lla­dor me­diano.

Gru­po Uno en Uno es­tá for­ma­do por cua­tro so­cios; tres ar­qui­tec­tos y un in­ge­nie­ro: Die­go Ryb­ka, Fe­de­ri­co Bran­ca­te­lla, Ma­rio Gold­berg, y Da­río Ba­lan. Dos de ellos vie­nen de fa­mi­lia de ar­qui­tec­tos desa­rro­lla­do­res, una ca­rac­te­rís­ti­ca que, co­mo con­fie­sa Ryb­ka, los ayu­dó a to­mar co­ra­je pa­ra em­pren­der. “Vi­vi­mos mu­chas si­tua­cio­nes do­més­ti­cas en las que es­cu­cha­mos so­bre los pro­yec­tos que sa­lie­ron bien, los que sa­lie­ron mal y por qué. En mi ca­so me apa­sio­na pro­yec­tar pe­ro tam­bién dis­fru­to de desa­rro­llar y es­tar in­vo­lu­cra­do, no so­lo cuan­do di­bu­jo, sino cuan­do me sien­to par­tí­ci­pe de to­dos los mo­men­tos”, sin­te­ti­za.

Los desa­rro­lla­do­res man­tie­nen el es­pí­ri­tu que de­fi­nie­ron en los co­mien­zos, cuan­do se pro­pu­sie­ron po­ner en mar­cha el ne­go­cio des­de un en­fo­que in­te­gra­dor. Co­mo de­ta­lla Ryb­ka, “siem­pre pen­sa­mos un pro­yec­to en pa­ra­le­lo a la re­co­rri­da de un ba­rrio, al ha­llaz­go de un lo­te y al aná­li­sis de un pú­bli­co al que le po­dría in­tere­sar. Mien­tras, tam­bién pen­sa­mos en una de­ter­mi­na­da ti­po­lo­gía, lo que de­mues­tra que te­ne­mos muy con­so­li­da­das tan­to la mi­ra­da del ar­qui­tec­to co­mo la del desa­rro­lla­dor”.

El pri­mer pro­yec­to del gru­po fue en Par­que Chas, lo que les sig­ni­fi­có “ha­cer pa­tria”. “En­con­tra­mos un lo­te en un ba­rrio al que le veía­mos po­ten­cial de cre­ci­mien­to por su cer­ca­nía a Vi­lla Ur­qui­za y por la lle­ga­da del sub­te a Los In­cas y Triun­vi­ra­to”.

La ex­pe­rien­cia les sir­vió pa­ra per­ci­bir una opor­tu­ni­dad en la ofer­ta de un te­rreno en Mon­roe y Holm­berg.

“Im­pli­ca­ba un sal­to de es­ca­la en me­tros cua­dra­dos jus­to en el mo­men­to en que ha­bía res­tric­cio­nes pa­ra com­prar dó­la­res. Ade­más, los gran­des desa­rro­lla­do­res no en­tra­ban por­que no ter­mi­na­ban de con­fiar en el co­rre­dor Do­na­do-holm­berg. Fue una po­si­bi­li­dad pa­ra los desa­rro­lla­do­res en cre­ci­mien­to que en­ten­di­mos el po­ten­cial de una zo­na que es una ci­ca­triz en­tre Bel­grano R, Vi­lla Ur­qui­za y Cogh­lan”. El éxi­to del nue­vo ba­rrio se plas­mó en los nú­me­ros: mien­tras que en su pri­mer de­sa­rro­llo, ha­ce cin­co años, ven­die­ron en­tre 1.500 y 1.600 US$/M2, aho­ra ven­den en 3.500 US$/M2.

En cuan­to a las pers­pec­ti­vas a fu­tu­ro, Ryb­ka re­co­no­ce que “el pri­mer cua­tri­mes­tre fue un pe­río­do muy bueno en cuan­to a ven­tas y co­mer­cia­li­za­ción por­que to­da­vía es­ta­ban en au­ge los cré­di­tos y mu­cha gen­te que te­nía vi­vien­das sin ven­der ha­cía mu­cho tiem­po las pu­die­ron co­lo­car y po­ner ese di­ne­ro en po­zo. De ahí en más el mer­ca­do es­tu­vo más di­fí­cil”. Sin em­bar­go, acla­ra que en los úl­ti­mos dos me­ses “he­mos te­ni­do re­pun­te de ven­tas y con­sul­tas, hay un reaco­mo­da­mien­to de los cos­tos es­pe­cial­men­te en los pro­yec­tos a fu­tu­ro. Los desa­rro­lla­do­res es­ta­mos bus­can­do lo­tes pa­ra un tar­get más in­ver­sor”.

Se­gún Ryb­ka, “el mun­do del mo­no­am­bien­te es­tá des­apa­re­cien­do y se es­tá yen­do a uni­da­des más gran­des pa­ra com­pra­do­res fi­na­les o pa­ra ren­ta, aun­que és­ta no es muy bue­na en la Ar­gen­ti­na. Pe­ro to­dos sa­be­mos que en nues­tro país el la­dri­llo guar­da muy bien el va­lor en dó­la­res”. Y agre­ga: “Hay una nue­va apues­ta ha­cia los de­par­ta­men­tos de dos am­bien­tes pa­ra arri­ba, so­bre to­do en uni­da­des de 3 am­bien­tes, por­que es al­go que fal­ta en el mer­ca­do. La gen­te apues­ta al 2 am­bien­tes por­que es un clá­si­co, se pue­de al­qui­lar o ven­der, y al 3 am­bien­tes pa­ra fa­mi­lias in­ci­pien­tes por­que es al­go que fal­ta mu­cho en la zo­na nor­te de CA­BA”. Otra ten­den­cia que des­ta­ca el em­pre­sa­rio es la de los edi­fi­cios pen­sa­dos pa­ra re­sol­ver las cues­tio­nes co­ti­dia­nas. “Los ame­ni­ties tie­nen que ser úti­les pa­ra que el pro­pie­ta­rio no ten­ga que sa­lir a gas­tar pla­ta fue­ra de su ca­sa”. En es­te sen­ti­do, Ryb­ka se­ña­la que es con­ve­nien­te in­cluir un área de co­wor­king y has­ta po­ne co­mo ejem­plo un par­ti­cu­lar es­pa­cio di­se­ña­do pa­ra uno de sus úl­ti­mos em­pren­di­mien­tos, en don­de se cons­tru­yó una sa­la de en­sa­yo. «

MENDOZAHO. Bi­ke friendly, huer­ta yam­plias te­rra­zas ver­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.