Cuan­do el en­co­fra­do for­ma par­te de la es­truc­tu­ra

Des­pués de una lar­ga in­ves­ti­ga­ción sur­gió el pro­yec­to de un ho­tel en el que el en­co­fra­do es par­te fun­da­men­tal de la es­truc­tu­ra. Los mo­ti­vos que lle­va­ron al au­tor a re­cu­rrir a es­te par­ti­cu­lar sis­te­ma.

ARQ - - ARQUITECTURA - Fe­de­ri­co Elias­chev & Aso­cia­dos www.fe­de­ri­coe­lias­chev.com

AQ Tai­lo­red Sui­tes es un ho­tel de 10 pi­sos más un só­tano. En es­te ni­vel se ubi­can di­fe­ren­tes ser­vi­cios, co­mo ves­tua­rios, sa­las de má­qui­nas, co­ci­na y sa­la de reunio­nes. Un pe­que­ño pa­tio in­glés ve­ge­ta­do le brin­da ilu­mi­na­ción na­tu­ral.

En plan­ta ba­ja se ubi­ca la re­cep­ción y un res­tau­ran­te que da a un pa­tio. Las ha­bi­ta­cio­nes se dis­tri­bu­yen des­de el 1° pi­so has­ta el 18°. En el 9° pi­so se si­túa el gim­na­sio y en el 10°, la pis­ci­na.

La obra se ter­mi­nó de cons­truir en di­ciem­bre de 2017, pe­ro el pro­yec­to co­men­zó en 2014. De­bi­do a una gran de­mo­ra en la apro­ba­ción de pla­nos, y con­tan­do con más tiem­po del ha­bi­tual, jun­to con el in­ge­nie­ro No­vo se di­se­ñó una es­truc­tu­ra com­pues­ta de hor­mi­gón y ace­ro pa­ra un edi­fi­cio con des­tino de ho­tel.

El tra­ba­jo de in­ves­ti­ga­ción pro­yec­tual lle­vó un año. Lue­go de eva­luar y des­car­tar di­fe­ren­tes sis­te­mas cons­truc­ti­vos, co­men­zó a di­se­ñar­se un sis­te­ma de pa­ne­les com­pues­tos co­la­bo­ra­ti­vos, co­lum­nas mix­tas y vi­gas mix­tas. Pa­ra ese mo­men­to, Elias­chev se en­con­tra­ba tra­ba­jan­do en el cam­po in­te­lec­tual en el con­cep­to de “mol­de y mo­du­la­ción” y le­yen­do al­gu­nos au­to­res co­mo Gi­lles De­leu­ze y Gil­bert Si­mon­don.

Al au­tor le lla­ma­ba la aten­ción la can­ti­dad de ma­te­ria y ener­gía dis­pen­sa­da en la rea­li­za­ción de en­co­fra­dos tra­di­cio­na­les. Es de­cir, la cues­tión de una es­truc­tu­ra bas­tan­te so­fis­ti­ca­da y com­ple­ja, rea­li­za­da ex­clu­si­va­men­te pa­ra ser­vir de mol­de y lue­go des­ar­mar­la, des­car­tar­la. En re­su­men, sig­ni­fi­ca una fal­ta de eco­no­mía y un des­per­di­cio de ener­gía.

Por lo tan­to, se in­ves­ti­gó el mo­do en que po­día apro­ve­char­se el en­co­fra­do co­mo par­te co­la­bo­ra­ti­va de la es­truc­tu­ra, y le­jos de fun­cio­nar co­mo un en­co­fra­do que se des­ar­ma a pos­te­rio­ri, o un “en­co­fra­do per­di­do” -fra­se con la que co­mún­men­te se re­fe­ren­cia a los en­co­fra­dos que que­dan ocul­tos- mu­tar ha­cia la idea de un en­co­fra­do “ga­na­do”. Es­to es, un en­co­fra­do que se mon­ta y sir­ve de mol­de, pe­ro que lue­go en­tra en un re­cí­pro­co in­ter­cam­bio de ener­gía con el ma­te­rial de mol­dea­do, y con­for­ma con és­te una es­truc­tu­ra de se­gun­do or­den.

Es pre­ci­sa­men­te es­te in­ter­cam­bio de ener­gía lo que pos­tu­la la idea de pen­sar en tér­mi­nos de mo­du­la­ción o mol­de va­ria­ble. En­ten­der tam­bién la idea de que di­vi­dir las ac­cio­nes en car­gas y so­bre­car­gas per­mi­te pen­sar el mon­ta­je de una es­truc­tu­ra co­mo un pro­ce­so que pue­de ir res­pon­dien­do pau­la­ti­na­men­te a es­tas ac­cio­nes.

Lue­go de pro­yec­tar y ana­li­zar di­fe­ren­tes pro­to­ti­pos, se op­tó por el di­se­ño de un pa­nel de 1,20 de an­cho por di­ver­sos lar­gos. Es­te pa­nel se con­ver­ti­ría lue­go en una es­pe­cie de “gen” pa­ra la pro­pues­ta.

Los sis­te­mas de steel deck que se en­con­tra­ban en el mer­ca­do im­pli­ca­ban un es­pe­sor de lo­sa que era in­com­pa­ti­ble con la ne­ce­si­dad del pro­yec­to y obli­ga­ba a dis­po­ner de una es­truc­tu­ra adi­cio­nal pa­ra cons­truir el cie­lo ra­so.

El pa­nel di­se­ña­do se con­for­mó con per­fi­les de cha­pa con co­nec­to­res de ace­ro pa­ra lo­grar la co­la­bo­ra­ción; y arras­tra­mien­tos de per­fi­les que per­mi­tían fi­jar las cha­pas me­tá­li­cas, pe­ro que tam­bién ha­cia el in­te­rior per­mi­tían la fi­ja­ción de las pla­cas de cie­lo ra­so. El mó­du­lo po­si­bi­li­ta­ba re­du­cir al má­xi­mo los re­cor­tes. Lo mis­mo ocu­rrió con las co­lum­nas mix­tas com­pues­tas por ca­be­za­les me­tá­li­cos y hor­mi­gón ar­ma­do, y las vi­gas mix­tas que trans­fie­ren car­ga al hor­mi­gón a tra­vés de co­nec­to­res de ace­ro. El sis­te­ma se pre­fa­bri­có en un es­pa­cio ad hoc mon­ta­do en la obra.

El re­sul­ta­do fue una es­truc­tu­ra de gran ri­gi­dez, con el 50% del pe­so del hor­mi­gón tra­di­cio­nal y pres­ta­cio­nes si­mi­la­res.

La téc­ni­ca dio por re­sul­ta­do un edi­fi­cio de una gran es­bel­tez en to­dos sus ele­men­tos. Es­to, su­ma­do a la pre­ci­sión y la ex­ce­len­te ter­mi­na­ción de la es­truc­tu­ra me­tá­li­ca, con­fi­gu­ra una par­ti­cu­lar es­té­ti­ca.

El tra­ba­jo de al­ba­ñi­le­ría se re­du­jo lo más po­si­ble. Las di­vi­sio­nes en­tre ha­bi­ta­cio­nes se rea­li­za­ron con sis­te­ma steel fra­me de do­ble pla­ca, mien­tras que los nú­cleos sa­ni­ta­rios y de in­cen­dio se eje­cu­ta­ron con blo­ques de ce­men­to al­veo­lar re­ves­ti­dos con pla­ca de ro­ca de ye­so.

En la fa­cha­da, di­fe­ren­tes ti­pos de pie­zas me­tá­li­cas y ple­ga­dos se ar­ti­cu­lan con la es­truc­tu­ra me­tá­li­ca de so­por­te, ge­ne­ran­do una di­ver­si­dad de de­ta­lles.

Da­do que el fren­te pre­sen­ta orien­ta­ción No­roes­te se di­se­ñó un sis­te­ma de pa­ra­sol con­ti­nuo que per­mi­te mo­ri­ge­rar las de­fi­cien­cias cli­má­ti­cas. Pa­ra es­to se hi­cie­ron al­gu­nas si­mu­la­cio­nes en pro­gra­mas de pa­ra­me­tri­za­ción pa­ra es­tu­diar la den­si­dad ade­cua­da. Fi­nal­men­te se op­tó por pie­zas de cha­pa de ace­ro inoxi­da­ble per­fo­ra­da que se plie­gan des­cri­bien­do dis­tin­tos mo­ti­vos y den­si­da­des.

Des­de el pun­to de vis­ta de la es­té­ti­ca ur­ba­na, el au­tor se pro­pu­so ge­ne­rar una pie­za con­ti­nua, co­mo una es­pe­cie de ve­lo o cor­ti­na­do es­cul­tó­ri­co. El ob­je­ti­vo fue des­ta­car­la co­mo una al­ter­na­ti­va sin­gu­lar en la mo­nó­to­na vis­ta de los tí­pi­cos bal­co­nes de los edi­fi­cios en­tre me­dia­ne­ras.

Pa­ra el in­terio­ris­mo de las ha­bi­ta­cio­nes se tra­ba­jó en con­jun­to con la fir­ma Sti­cot­ti y Par, di­se­ñan­do un sis­te­ma de bi­blio­te­ca abier­ta y con­fi­gu­ra­ble que da res­pues­ta a los dis­tin­tos usos y ac­ti­vi­da­des que se rea­li­zan en una ha­bi­ta­ción de ho­tel.

Des­de el pun­to de vis­ta con­cep­tual, se con­si­de­ró in­tere­san­te lle­var la fuer­te idea de sis­te­ma­ti­ci­dad que tie­ne la obra tam­bién ha­cia el ám­bi­to del di­se­ño in­te­rior.

La plan­ta ba­ja se con­fi­gu­ró co­mo el lu­gar en don­de to­do el sis­te­ma se de­ja ver, el cual se ex­hi­be ca­si de mo­do na­rra­ti­vo. Los pa­ne­les co­la­bo­ra­ti­vos, las co­lum­nas mix­tas y las vi­gas que­dan a la vis­ta.

A tra­vés de di­fe­ren­tes bu­ñas prac­ti­ca­das en la mam­pos­te­ría pre­exis­ten­te pi­ca­da se bus­có pro­du­cir un contraste que re­fuer­za la idea ori­gi­nal. El hor­mi­gón se pre­sen­ta a la vis­ta de di­fe­ren­tes for­mas pa­ra re­for­zar el dis­cur­so: se mar­te­li­nó en las co­lum­nas mix­tas, que­dó pu­li­do en los ta­bi­ques, y por úl­ti­mo, en el puen­te que cruza la plan­ta ba­ja, ex­hi­be el per­fil aca­na­la­do de la cha­pa.

La ma­de­ra re­ci­cla­da de pi­no­tea en com­bi­na­ción con la cha­pa y el pi­so de már­mol per­si­gue el mis­mo contraste. Una es­ca­le­ra es­cul­tó­ri­ca de cha­pa ple­ga­da y ban­de­jas de per­fil án­gu­lo y már­mol lle­va a un puen­te que lue­go co­nec­ta con la es­ca­le­ra de es­ca­pe. Es­te es otro ele­men­to que tra­ba­ja la idea de li­vian­dad.«

1

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.