Una es­cue­la co­mo pun­to de so­cia­li­za­ción del ba­rrio

En el co­rre­dor Do­na­do-holm­berg, un com­ple­jo edu­ca­ti­vo acer­ca a los alum­nos a las preo­cu­pa­cio­nes so­cia­les y am­bien­ta­les. El edi­fi­cio sir­ve pa­ra reunio­nes ve­ci­na­les.

ARQ - - ARQUITECTURA - Ma­riano Gon­zá­lez Mo­reno, Ana Pau­la Sac­co­ne, Se­bas­tián Ba­ra­tev, Pa­blo Vi­llor­do.

Es­te pro­yec­to ob­tu­vo el pri­mer pre­mio del Con­cur­so Na­cio­nal de An­te­pro­yec­tos. Nue­vos Edi­fi­cios Es­cue­la Pri­ma­ria de Jor­na­da Com­ple­ta, Es­cue­la In­fan­til e Ins­ti­tu­to Su­pe­rior de Pro­fe­so­ra­do de Edu­ca­ción Es­pe­cial (ISPEE) “Ha­cia una nue­va Ar­qui­tec­tu­ra Es­co­lar”, de la Ciu­dad Au­tó­no­ma de Bue­nos Ai­res.

Se tra­ba­jó la iden­ti­fi­ca­ción de la es­cue­la co­mo un pun­to de so­cia­li­za­ción del ba­rrio, to­man­do un rol par­ti­ci­pa­ti­vo abrién­do­se ha­cia el es­pa­cio pú­bli­co y a la co­mu­ni­dad. Se plan­tea una es­cue­la que in­te­gre el de­sa­rro­llo de la crea­ti­vi­dad y la prác­ti­ca co­mu­ni­ta­ria, fo­men­tan­do es­pa­cios que reúnan a gru­pos par­ti­ci­pa­ti­vos, fa­vo­re­cien­do la so­cia­li­za­ción en­tre los alum­nos, do­cen­tes, pa­dres y la co­mu­ni­dad.

El pro­yec­to se im­plan­ta en el ba­rrio par­que Do­na­do, en un te­rreno en “L” con fren­tes so­bre las ca­lles Holm­berg y Pe­dro Ri­ve­ra. Se de­ci­dió ge­ne­rar un gran plan­chón o “ca­lle edu­ca­ti­va” don­de se ubi­can to­das las fun­cio­nes com­par­ti­das por las es­cue­las; vin­cu­lan­do de es­ta for­ma el pa­tio cu­bier­to, pa­tio des­cu­bier­to, sum, bi­blio­te­ca, cen­tro de me­dios, ta­lle­res, ser­vi­cios co­mu­ni­ta­rios y es­pa­cios ver­des. El di­se­ño de es­ta plan­ta po­si­bi­li­ta tam­bién el uso de di­chas fun­cio­nes por la gen­te del ba­rrio o de to­da la co­mu­ni­dad, in­vi­tan­do a la en­tra­da y ofre­cién­do­se a los ve­ci­nos co­mo un es­pa­cio pú­bli­co más, po­si­bi­li­tan­do el cie­rre de los ha­lles con las áreas ad­mi­nis­tra­ti­vas que vin­cu­la a las plan­tas de las au­las fue­ra del ho­ra­rio es­co­lar. Des­de el plan­chón “mul­ti­fun­ción” se pue­de ac­ce­der al gim­na­sio de ma­ne­ra in­de­pen­dien­te a tra­vés de un sis­te­ma de es­ca­le­ra y gra­das que brin­dan la po­si­bi­li­dad de par­ti­ci­par de las ac­ti­vi­da­des de­por­ti­vas, u otras ac­ti­vi­da­des even­tua­les que se reali­cen en el gim­na­sio cu­bier­to, ubi­ca­do en sub­sue­lo. El co­me­dor se alo­ja en el mis­mo ni­vel per­mi­tien­do la in­te­gra­ción con el gim­na­sio y su ac­ce­so in­de­pen­dien­te; al tiem­po que se ex­pan­de ha­cia el ex­te­rior y a los es­pa­cios ver­des.

Ba­sán­do­nos en el con­cep­to de que “en to­das las áreas de la es­cue­la se apren­de” en­ten­de­mos que los di­fe­ren­tes sec­to­res son áreas pe­da­gó­gi­cas, de ma­ne­ra que no se re­ser­va el ám­bi­to de en­se­ñan­za úni­ca­men­te al re­cin­to del au­la. Pa­ra dar res­pues­ta a es­te plan­teo, las au­las de­jan de ser es- pa­cios ce­rra­dos, pa­ra po­der in­te­grar­se a los es­pa­cios cir­cu­la­to­rios, que a la vez son áreas de re­crea­ción y de for­ma­ción pe­da­gó­gi­ca a tra­vés del di­se­ño de ce­rra­mien­tos mó­vi­les.

La in­te­gra­ción del au­la con el ex­te­rior se da a tra­vés de la dis­po­si­ción de es­pa­cios in­ter­me­dios que fun­cio­nan co­mo fue­lle en­tre el ex­te­rior y el au­la. Es­tos fue­lles re­suel­tos co­mo se­mi­cu­bier­tos, per­mi­ten la rea­li­za­ción de ac­ti­vi­da­des que in­cen­ti­van a los alum­nos en ma­te­ria de ca­li­dad am­bien­tal, sus­ten­ta­bi­li­dad, y con­cien­cia co­mu­ni­ta­ria.

Las au­las con huer­tas po­seen múl­ti­ples in­gre­dien­tes que per­mi­ten desa­rro­llar los es­tí­mu­los de los alum­nos in­cen­ti­van­do a la cu­rio­si­dad y al con­tac­to con ele­men­tos na­tu­ra­les y eco­ló­gi­cos. Se reali­zó una se­lec­ción de es­pe­cies ap­ta pa­ra ca­da ci­clo de apren­di­za­je que va­ría se­gún los me­ses del año. Di­cha ex­pe­rien­cia brin­da­rá al alumno la po­si­bi­li­dad de ver el cre­ci­mien­to de es­pe­cies se­gún las es­ta­cio­nes tan­to en va­rie­da­des hor­tí­co­las co­mo or­na­men­ta­les, en­se­ñan­do las co­se­chas y los cam­bios de co­lo­res a tra­vés de su se­gui­mien­to.

La to­ta­li­dad de la en­vol­ven­te uti­li­za ma­te­ria­les y tec­no­lo­gías ac­ce­si­bles en la in­dus­tria lo­cal. La fa­cha­da es­tá com­pues­ta por an­te­pe­chos de hor­mi­gón y he­rre­rías me­tá­li­cas. És­ta po­see una do­ble uti­li­dad: por un la­do, re­sol­ver las con­di­cio­nes tér­mi­cas de acuer­do a ca­da orien­ta­ción y; por otro la­do, ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad del alumno en las áreas de jue­go per­mi­tien­do el in­gre­so de luz a las áreas de huer­ta pe­ro con­tro­lan­do la ilu­mi­na­ción ade­cua­da en el au­la y sus ex­pan­sio­nes di­rec­tas. Es­tos pa­ños me­tá­li­cos se al­ter­nan con lí­neas horizontales de hor­mi­gón de las lo­sas, fun­cio­nan co­mo pa­ra­so­les y con­tri­bu­yen a mi­ni­mi­zar las ga­nan­cias de ca­lor por ra­dia­ción so­lar.

So­bre las fa­cha­das no­roes­te y su­r­oes­te, las sec­cio­nes de los pa­ran­tes verticales en los pa­ños me­tá­li­cos au­men­tan su sec­ción pa­ra fun­cio­nar co­mo pa­ra­so­les, con­tro­lan­do de es­ta ma­ne­ra la in­ci­den­cia del sol ra­san­te. El di­se­ño de la car­pin­te­ría en la fa­cha­da de las au­las re­gu­la la ven­ti­la­ción cru­za­da ma­nual­men­te ofre­cien­do ven­ti­la­ción na­tu­ral in­de­pen­dien­te ade­más de al­ta ais­la­ción y efi­cien­te pro­tec­ción con­tra la luz so­lar, me­jo­ra el com­por­ta­mien­to cli­má­ti­co del edi­fi­cio y ge­ne­ra un aho­rro ener­gé­ti­co.«

El com­ple­jo edu­ca­ti­vo re­pre­sen­ta la preo­cu­pa­ción de los au­to­res por ha­cer de ca­da es­pa­cio un área de apren­di­za­je for­mal o in­for­mal.

OB­JE­TI­VO. El di­se­ño se abre al en­torno en la bús­que­da por ser re­co­no­ci­do co­mo es­pa­cio pú­bli­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.