Un ci­ne 3D con impronta hi-tech en to­dos los de­ta­lles

En las afue­ras de Po­sa­das, el imax es una es­truc­tu­ra ci­lín­dri­ca de ima­gen tec­no­ló­gi­ca, con un in­te­rior pen­sa­do pa­ra ge­ne­rar una ex­pe­rien­cia sin­gu­lar más allá de su pro­yec­ción tri­di­men­sio­nal.

ARQ - - ARQUITECTURA -

El ci­ne Imax, un vo­lu­men cir­cu­lar de lí­neas con­tem­po­rá­neas, trans­pa­ren­cias e ima­gen tec­no­ló­gi­ca, ha pa­sa­do a for­mar par­te de la ofer­ta cul­tu­ral del Par­que del Co­no­ci­mien­to de Po­sa­das, un es­pa­cio re­crea­ti­vo-cul­tu­ral ubi­ca­do en la pe­ri­fe­ria de la ca­pi­tal. el Imax lle­ga a Mi­sio­nes a par­tir de una con­ce­sión la em­pre­sa chi­le­na Ra­ci­mec al Go­bierno de la pro­vin­cia. Crea­do por la com­pa­ñía ca­na­dien­se ho­mó­ni­ma -en so­cie­dad con Sony-, Imax es un for­ma­to de vi­deo de pro­yec­ción ci­ne­ma­to­grá­fi­ca que tie­ne la ca­pa­ci­dad de gra­bar y mos­trar imá­ge­nes de ma­yor ta­ma­ño y re­so­lu­ción que los sis­te­mas con­ven­cio­na­les.

“Las pe­lí­cu­las son pro­yec­ta­das en pan­ta­llas que se ex­tien­den más allá de la vi­sión pe­ri­fé­ri­ca del ser hu­mano -ex­pli­ca el ar­qui­tec­to Ale­jan­dro Ro­drí­guez, a car­go del pro­yec­to y di­rec­ción de la obra-. Así se ge­ne­ra la sen­sa­ción de que el es­pec­ta­dor es­tá en el cen­tro de la ac­ción”.

Los es­pa­cios in­te­rio­res y ex­te­rio­res fue­ron pro­yec­ta­dos a par­tir de una fuer­te­men­te tec­no­ló­gi­ca.

Se in­gre­sa al ci­ne a tra­vés de un hall, un úni­co es­pa­cio en don­de se ar­ti­cu­lan la bo­le­te­ría, un bar de es­pe­ra, un pe­que­ño lo­cal co­mer­cial y los ba­ños. Com­po­ne tam­bién ese lu­gar un en­tre­pi­so en la se­gun­da plan­ta, uti­li­za­ble en even­tos si­mul­tá­neos.

En tres de sus la­dos, es­te hall fue ce­rra­do por pa­re­des de DVH, usán­do­se pa­ra el ex­te­rior un cris­tal to­na­li­za­do de má­xi­ma gra­dua­ción y pro­te­gi­do del sol por sen­dos ale­ros, con el fin de evi­tar el “stress tér­mi­co”. Tam­bién se ubi­có un pla­fón cen­tral de 18 lu­ces led de gran in­ten­si­dad.

“La sa­la de pro­yec­ción que com­po­ne el re­cin­to es­tá con­te­ni­da en un mu­ro de mam­pos­te­ría de la­dri­llos co­mu­nes -se­ña­la el au­tor-. Tie­ne un es­pe­sor de 50 cm de muy di­fí­cil eje­cu­ción y es­tá re­ves­ti­da de al­fom­bra en pa­re­des y pi­sos”. En el in­te­rior, so­bre la pa­red re­vo­ca­da, se uti­li­za­ron pa­ne­les mul­ti­la­mi­na­dos de ma­de­ra de al­ta den­si­dad de 20 mm de es­pe­sor. So­bre es­ta su­per­fi­cie se ad­hi­rió la al­fom­bra que da ter­mi­na­ción a las pa­re­des. “Es­te re­ves­ti­mien­to tex­til fue pre­pa­ra­do te­nien­do en cuen­ta que se tra­ta de una sa­la pa­ra ci­ne, por eso son de co­lo­res y for­mas va­ria­das en to­nos os­cu­ros, di­fe­ren­tes en den­si-

dad a las del pi­so”, ex­pli­ca el au­tor.

La pan­ta­lla del ci­ne mi­de 22 me­tros de an­cho por 16,1 de al­to, con una le­ve cur­va­tu­ra. La sa­la pue­de al­ber­gar a 370 per­so­nas en to­tal pa­ra pro­yec­cio­nes en 2D y 296 pa­ra pe­lí­cu­las en 3D en bu­ta­cas in­te­gra­das con apo­ya­ca­be­za, evi­tan­do así le­sio­nes fren­te a la reac­ción por pá­ni­co. El cie­lo ra­so in­te­rior de la sa­la si­mu­la un cie­lo es­tre­lla­do, en ho­me­na­je a los his­tó­ri­cos au­to­ci­nes.

Se­gún Ro­drí­guez, “la com­ple­ji­dad del pro­gra­ma ar­qui­tec­tó­ni­co dio co­mo re­sul­ta­do un edi­fi­cio he­te­ro­gé­neo que se re­sol­vió adop­tan­do co­mo re­cur­so una úni­ca en­vol­ven­te me­tá­li­ca que ar­mo­ni­za el pro­duc­to fi­nal”. Di­cha en­vol­ven­te es in­de­pen­dien­te del edi­fi­cio y es­tá su­je­ta por 21 sú­per co­lum­nas com­pues­tas de per­fi­les me­tá­li­cos. Su­je­tas a di­chas co­lum­nas se sol­da­ron vi­gas cur­va­das de per­fi­les nor­ma­les so­bre las cua­les se ubi­ca­ron las pie­zas que com­po­nen la tra­ma que ha­ce de en­vol­ven­te.

“Pa­ra la cu­bier­ta se con­ci­bió un sis­te­ma en don­de el prin­ci­pal con­flic­to a re­sol­ver era la llu­via -ex­pli­ca el au­tor-, no só­lo pa­ra evi­tar la en­tra­da de agua sino tam­bién pa­ra mi­ti­gar el rui­do pro­vo­ca­do por el re­pi­que­teo de las go­tas so­bre las cha­pas”. El mé­to­do ele­gi­do fue la dis­po­si­ción de dos caí­das o con­duc­tos que tri­bu­tan so­bre un ca­na­le­tón cen­tral de hor­mi­gón y que sir­ve, ade­más, pa­ra la ubi­ca­ción de los equi­pos de ai­re acon­di­cio­na­do y otros sis­te­mas. Pa­ra ais­lar el so­ni­do se uti­li­za­ron pa­ne­les acús­ti­cos ba­jo te­cho de al­ta den­si­dad.

El ar­qui­tec­to Ro­drí­guez es uno de los re­cien­tes pre­mia­dos en el con­cur­so ARQ-FADEA (Re­gión NEA), por su pro­yec­to “Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes de Mi­sio­nes”. «

1

PLAN­TA PRI­MER PI­SO.

PLAN­TA BA­JA.

PLAN­TA DE TE­CHOS.

COR­TE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.