EL SEN­TI­DO DE LOS ES­PA­CIOS DE UN PA­LA­CIO, BA­JO EL FENG SHUI

La au­to­ra pro­po­ne una eva­lua­ción crí­ti­co-poé­ti­ca del edi­fi­cio que al­ber­ga al Mu­seo Na­cio­nal de Ar­te De­co­ra­ti­vo y a tres aca­de­mias na­cio­na­les. Si­me­trías, equi­li­brios y cho­ques ener­gé­ti­cos.

ARQ - - ARQUITECTURA -

En una eva­lua­ción crí­ti­ca-poé­ti­ca del edi­fi­cio que al­ber­ga al Mu­seo Na­cio­nal de Ar­te De­co­ra­ti­vo y las aca­de­mias Na­cio­nal de Be­llas Ar­tes, Na­cio­nal de Ar­qui­tec­tu­ra y Ar­gen­ti­na de Le­tras, pre­sen­to un aná­li­sis con asien­to sen­si­ble y de co­no­ci­mien­to en el ar­te con­tem­po­rá­neo, la ar­qui­tec­tu­ra y el feng-shui. Es­ta úl­ti­ma dis­ci­pli­na le agre­ga sa­be­res de­ri­va­dos de la de­tec­ción de va­lo­res sim­bó­li­cos y cua­li­ta­ti­vos, ca­pa­ci­dad y ca­li­dad del cam­po su­til o eso­té­ri­co de la for­ma. El ob­je­to de es­tu­dio es un edi­fi­cio pú­bli­co de­di­ca­do al ar­te y a la ar­qui­tec­tu­ra. Sir­ve pa­ra so­pe­sar las re­la­cio­nes en­tre los pro­yec­tos de exis­ten­cia de esa ar­qui­tec­tu­ra, sus con­tex­tos, su in­te­gri­dad y su ca­pa­ci­dad ener­gé­ti­ca, que se­gún sos­ten­go, mo­de­la las pro­me­sas, rea­li­za­cio­nes y de­sig­nios de las en­ti­da­des allí alo­ja­das.

El edi­fi­cio fue di­se­ña­do por el ar­qui­tec­to Re­né Ser­gent en el año 1911 pa­ra la fa­mi­lia Errá­zu­riz-al­vear co­mo pa­la­cio de es­ti­lo ecléc­ti­co neo­clá­si­co fran­cés. Com­pra­do jun­to con sus co­lec­cio­nes de ar­te por el Es­ta­do Na­cio­nal en 1936, alo­ja des­de 1937 al Mu­seo Na­cio­nal de Ar­te De­co­ra­ti­vo y lue­go tam­bién a las aca­de­mias. Enig­ma for­mal: es un edi­fi­cio pe­ro tam­bién son dos edi­fi­cios; una am­plia­ción dio lu­gar a un cuer­po do­ble, hí­bri­do, que co­mo un sia­més de va­rias ca­be­zas es asom­bro­so y com­pli­ca­do. La en­tra­da prin­ci­pal es por la ocha­va que une Pe­rey­ra Lu­ce­na y Av. Del Li­ber­ta­dor. La am­plia­ción y pro­lon­ga­ción co­mo ala la­te­ral en el es­ti­lo del pa­la­cio fue cons­trui­da más tar­de y es se­de de tres aca­de­mias con en­tra­da so­bre Sán­chez de Bus­ta­man­te. Los dos edi­fi­cios se unen en una por­ción del vér­ti­ce y com­par­ten el ac­ce­so al jar­dín y el uso de los sa­lo­nes de ce­re­mo­nia. Des­de la ave­ni­da, las ins­ti­tu­cio­nes allí alo­ja­das se amal­ga­man o per­ci- ben co­mo un edi­fi­cio.

Dos te­rre­nos: El lo­te 1, so­bre el que es­ta cons­trui­do el pa­la­cio, es de for­ma irre­gu­lar, se achi­ca li­ge­ra­men­te ha­cia Sán­chez de Bus­ta­man­te. El lo­te 2, ad­ya­cen­te al 1 al fon­do, al­ber­ga la am­plia­ción y es de corte re­gu­lar. Se­gún los cálcu­los geo­mé­tri­cos que pro­po­ne el feng-shui, si con­si­de­ra­mos el ala la­te­ral co­mo pro­lon­ga­ción del pa­la­cio y su­ma­mos lo­te 1 + lo­te 2, la mo­di­fi­ca­ción es ener­gé­ti­ca­men­te po­si­ti­va ya que co­rri­ge el achi­ca­mien­to del lo­te 1 ha­cia el fon­do y am­plía la pers­pec­ti­va, su po­ten­cial, sus re­la­cio­nes y la per­so­na­li­dad.

El lo­te 2 en­ca­ja en la es­qui­na no­roes­te del pa­la­cio. Si con­si­de­ra­mos la am­plia­ción co­mo un edi­fi­cio au­tó­no­mo y mi­ra­mos su for­ma con la mi­nús­cu­la puerta de en­tra­da en­cas­tra­da en el ba­sa­men­to se cal­cu­la una re­duc­ción del apor­te de ener­gía en­tran­te da­da la pro­por­ción de la puerta de en­tra­da en con­tras­te con el por­te y el pe­so de los pi­sos su­pe­rio­res. El re­sul­ta­do de con­si­de­rar­lo un edi­fi­cio se­pa­ra­do es te­ner co­mo en­tra­da prin­ci­pal una puerta sub­sir­vien­te cu­ya es­té­ti­ca se pre­sen­ta cons­tre­ñi­da: co­mo si las ca­be­zas se tu­vie­ran que aga­char al en­trar, re­du­cien­do sus pers­pec­ti­vas y so­fo­can­do el alien­to y el im­pul­so ini­cial. Cos­ta del río: El te­rreno adon­de se alo­ja el edi­fi­cio tie­ne una pe­que­ña pen­dien­te en ba­ja­da ha­cia el es­te, ha­cia el río. Es­fuer­zos pa­ra le­van­tar el ni­vel de sue­lo fue­ron rea­li­za­das pa­ra se­pa­rar­se del agua del es­tua­rio del Río de la Pla­ta que sube y ba­ja en el año con un pro­me­dio de 3 me­tros y lle­gan­do a má­xi­mas de has­ta 4 me­tros. En la épo­ca en que se cons­tru­yó el pa­la­cio y to­da­vía hoy, cons­truc­cio­nes y re­lleno me­dian­te; esa zo­na de ba­jos se anega o sa­tu­ra de agua, so­bre to­do cuan­do se su­man la plea­mar y la sud­es­ta­da. Ba­sa­men­to: Co­mo al­gu­nos edi­fi­cios neo­clá­si­cos mo­nu­men­ta­les, el pa­la­cio fue cons­trui­do con un ba­sa­men­to que lo ele­va y se­pa­ra del sue­lo o del pue­blo. En el área de ba­sa­men­to se cons­tru­ye­ron es­pa­cios de usos va­rios. El ba­sa­men­to se di­si­mu­la, en el fren­te del pa­la­cio, ba­jo el pór­ti­co cu­yo tri­ple ac­ce­so a la en­tra­da prin­ci­pal con es­ca­li­na­tas da lu­gar al gi­gan­tes­co um­bral de me­tal, vi­drio y ale­go­rías es­cul­tó­ri­cas que an­te­ce­de la em­pi­na­da es­ca­li­na­ta in­ter­na de ac­ce­so al pi­so prin­ci­pal y sus sa­lo­nes. So­bre so­bre la ave­ni­da Li­ber­ta­dor se im­po­ne co­mo mu­ro de con­ten­ción sos­tén, marco y lí­mi­te de las ba­laus­tra­das de ac­ce­so al jar­dín y te­rra­za-ex­pan­sión al ex­te­rior, pa­ra los bai­les del mag­ní­fi­co sa­lón de los es­pe­jos. Es­ta ex­pan­sión le otor­ga más ca­pa­ci­dad o po­ten­cial crea­ti­vo al edi­fi­cio. Co­bra un nue­vo sen­ti­do y fun­ción so­bre Sán­chez de Bus­ta­man­te, ya que se cons­ti­tu­ye co­mo ba­sa­men­to pa­red fa­cha­da pos­te­rior y de en­tra­da de ser­vi­cio del ala la­te­ral y puerta de en­tra­da prin­ci­pal de las aca­de­mias por su uso ac­tual.

El cen­tro del jar­dín: La for­ma del edi­fi­cio neo­clá­si­co del pa­la­cio en­cuen­tra su or­den a par­tir de re­la­cio­nes de fi­gu­ras geo­mé­tri­cas ra­cio­na­les equi­li­bra­das; y su bie­nes­tar en un co­rrec­to or­de­na­mien­to, cru­ces per­fec­tos y ca­den­cias or­de­na­das de las si­me­trías axia­les. El jar­dín del mu­seo es­pe­ja­ría es­tos prin­ci­pios de or­den idea­les pe­ro tu­vo un pro­ble­ma: cuan­do se reali­zó el ala la­te­ral el cen­tro de la fa­cha­da de la am­plia­ción –am­bién en es­ti­lo neo­clá- si­co– no fue ali­nea­do co­rrec­ta­men­te con el cen­tro del es­tan­que en el jar­dín y se per­dió la re­la­ción a la si­me­tría ori­gi­nal del pa­la­cio; dan­do lu­gar a una fal­ta de equi­li­brio. El en­cuen­tro des­cen­tra­do y no coor­di­na­do de las dos fa­cha­das que dan al jar­dín ge­ne­ra un rui­do, un con­ti­nuo cho­que ener­gé­ti­co, su­til y cons­tan­te en­tre los dos vo­lú­me­nes. Es un “con­flic­to” po­co apa­ren­te que tie­ne gran re­per­cu­sión pa­ra el edi­fi­cio am­plia­do y que pro­du­ce a una suer­te de quie­bre y gol­pe cons­tan­te en su cuer­po ener­gé­ti­co y aními­co. Es­te efec­to se vis­lum­bra de tan­to en tan­to en la apa­rien­cia fí­si­ca y en su ca­pa­ci­dad de evo­ca­ción de los vo­lú­me­nes to­dos, in­clu­so el jar­dín que ade­más tie­ne muy es­ca­so uso.

Um­bra­les: El um­bral del ac­ce­so al Mu­seo de Ar­te De­co­ra­ti­vo pa­de­ce de las exi­gen­cias tí­pi­cas de ac­ce­so pa­la­cie­go, son va­rias es­ca­le­ras y un um­bral su­fi­cien­te­men­te al­to co­mo pa­ra en­mar­car el es­pa­cio en­tre el pri­mer re­llano y el se­gun­do en el pi­so de ac­ce­so a los sa­lo­nes de ce­re­mo­nias. El um­bral de en­tra­da al edi­fi­cio de las Aca­de­mias, so­bre Bus­ta­man­te, plan­ta­do en el ba­sa­men­to, es­tá por de­ba­jo de la lí­nea de ho­ri­zon­te que mar­ca el mu­ro del jar­dín del Mu­seo. Es­te ac­ce­so fue con­ce­bi­do co­mo par­te de una fa­cha­da tra­se­ra: por su for­ma y ta­ma­ño se lee co­mo en­tra­da de ser­vi­cio, por de­ba­jo de la en­tra­da al Mu­seo. Es­te efec­to des­me­re­ce o des­ca­li­fi­ca la je­rar­quía y la pro­yec­ción for­mal que las ex­pec­ta­ti­vas de la Na­ción de­bie­ran te­ner pa­ra las aca­de­mias que allí tie­nen su se­de.

El cam­bio de des­tino del edi­fi­cio de pa­la­cio pri­va­do a mu­seo pú­bli­co y na­cio­nal y su am­plia­ción que de­vino se­de de aca­de­mias na­cio­na­les con­ci­bió un cuer­po -un vo­lu­men- con in­ten­cio­nes va­rias, coin­ci­den­tes o di­ver­gen­tes se­gún los tiem­pos. Per­mi­tien­do una ex­tra­ña tor­sión de pro­yec­tos y des­ti­nos que, en cri­sis con­ti­nua, con­ju­ran una so­lu­ción de com­pro­mi­sos, pro­me­sas y uti­li­da­des. En ten­sión con­ti­nua de sen­ti­dos, a las ins­ti­tu­cio­nes les cuesta mu­cho tra­ba­jo re­for­mu­lar sus des­ti­nos pa­ra adap­tar­los a los tiem­pos con­tem­po­rá­neos y pro­pul­sar y pro­mo­ver sus in­tere­ses par­ti­cu­la­res cul­tu­ra­les en cre­ci­mien­to, je­rar­quía y ale­gría pa­ra las per­so­nas que ha­bi­tan es­ta zo­na del mun­do. «

Si con­si­de­ra­mos el ala la­te­ral co­mo pro­lon­ga­ción del pa­la­cio, y su­ma­mos lo­te 1 + lo­te 2, la mo­di­fi­ca­ción es ener­gé­ti­ca­men­te po­si­ti­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.