Hor­mi­gón y ver­de.

En un área ru­ral al nor­te de Ca­li­for­nia, un con­jun­to de vi­vien­das de hor­mi­gón se apo­ya so­bre la co­li­na co­mo hi­to re­sis­ten­te a las ca­tás­tro­fes cli­má­ti­cas. Có­mo se in­te­gra el ma­te­rial al en­torno bos­co­so.

ARQ - - EDITORIAL - Dar­do Vi­lla­fa­ñe dvi­lla­[email protected]

En una zo­na de in­cen­dios al Nor­te de Ca­li­for­nia se le­van­ta un con­do­mi­nio re­sis­ten­te al fue­go.

En la pe­ri­fe­ria de Sonoma -una ciu­dad ubi­ca­da en el nor­te de San Fran­cis­co, Ca­li­for­nia- se abre un gran va­lle de co­li­nas on­du­la­das so­bre las que cre­cen mi­les de hi­le­ras de vi­des y pi­na­res. Sonoma se hi­zo co­no­ci­da en oc­tu­bre de 2017, cuan­do fue una de las po­bla­cio­nes más afec­ta­das por los 250 in­cen­dios que arra­sa­ron bos­ques, plan­ta­cio­nes y vi­vien­das.

Pe­ro la “Sonoma Guesthouse” -un con­do­mi­nio de fin de se­ma­na por en­ton­ces en cons­truc­ción- lo­gró so­bre­vi­vir a la tra­ge­dia, pe­se a es­tar en el epi­cen­tro de las lla­mas. No fue por azar: co­no­ce­do­res de los cí­cli­cos ava­ta­res cli­má­ti­cos de la zo­na, los pro­pie­ta­rios ha­bían plan­tea­do en su en­car­go la ne­ce­si­dad de que la vi­vien­da fue­ra ro­bus­ta y es­pe­cial­men­te re­sis­ten­te a las po­si­bles ca­tás­tro­fes na­tu­ra­les.

Por eso con­vo­ca­ron al es­tu­dio no­rue­go Mork-ul­nes Ar­chi­tects, cu­yas so­lu­cio­nes ar­qui­tec­tó­ni­cas bus­can “hon­rar el ca­rác­ter na­tu­ral e his­tó­ri­co de un si­tio”, se­gún de­cla­ran co­mo par­te de su car­ta de pre­sen­ta­ción.

Los pro­pie­ta­rios, una fa­mi­lia de cin­co per­so­nas, so­ña­ban con un con­do­mi­nio com­pues­to por tres ca­sas pa­ra com­par­tir sus fi­nes de se­ma­na y épo­cas de ve­ra­neo con fa­mi­lia­res y ami­gos. Mork-ul­nes de­bió ha­llar un área pla­na en me­dio de las co­li­nas pa­ra desa­rro­llar tres vo­lú­me­nes de un ni­vel, de ca­rác­ter aus­te­ro y com­pac­to, con un área co­mún con­for­ma­da por un jar­dín con so­la­rium y pis­ci­na. Ca­da vo­lu­men alo­ja una vi­vien­da se­pa­ra­da, con su en­tra­da, su ba­ño pri­va­do y su te­rra­za al ai­re li­bre in­de­pen­dien­tes.

Un te­cho con­ti­nuo con múl­ti­ples te­jas, a la ma­ne­ra de “cres­tas obli­cuas”, da uni­dad al con­jun­to, in­te­grán­do­se a los pi­cos mon­ta­ño­sos y va­lles que com­ple­tan el pai­sa­je co­mo te­lón de fon­do. “Da­do el pro­gra­ma so­li­ci­ta­do -ex­pli­ca el au­tor-, pa­ra desa­rro­llar la ca­sa de­bi­mos se­lec­cio­nar una de las po­cas fran­jas es­tre­chas, de ma­ne­ra de ‘em­pu­jar­la’ a lo lar­go de la la­de­ra y así ma­xi­mi­zar la su­per­fi­cie al ai­re li­bre”.

En cuan­to a la ro­bus­tez, se eli­gió al hor­mi­gón, so­bre to­do por su ca­pa­ci­dad pa­ra in­te­grar­se a las co­li­nas ro-

co­sas. En las ha­bi­ta­cio­nes, los ce­rra­mien­tos acris­ta­la­dos ge­ne­ran un con­tras­te es­pa­cial y ma­te­rial.

En es­ta­res y dor­mi­to­rios, es­tos pla­nos vi­dria­dos son aven­ta­na­mien­tos de pi­so a te­cho, mien­tras que en el cuar­to de ba­ño se dis­pu­sie­ron pe­que­ñas aber­tu­ras per­fo­ra­das pa­ra que pe­ne­tre la luz na­tu­ral. La úni­ca pre­sen­cia de ma­de­ra se per­ci­be en las puer­tas de pino ma­ci­zo, ge­ne­ran­do otro con­tras­te con las su­per­fi­cies gri­ses y las trans­pa­ren­cias .

“La ubi­ca­ción, la for­ma y materialidad de la ca­sa crean dis­tin­tas pers­pec­ti­vas in­te­rio­res. El in­gre­so se ge­ne­ra a tra­vés de un um­bral de ima­gen con­tun­den­te que se abre pa­ra ofre­cer vis­tas pa­no­rá­mi­cas del va­lle”,

r El hor­mi­gón no só­lo es un ma­te­rial de al­ta re­sis­ten­cia, sino que tam­bién fun­cio­na co­mo re­gu­la­dor cli­má­ti­co: evi­ta las al­tas tem­pe­ra­tu­ras ve­ra­nie­gas.

ex­pli­can des­de Mork-ul­nes.

“El hor­mi­gón no só­lo es un ma­te­rial de al­ta re­sis­ten­cia sino que tam­bién fun­cio­na co­mo re­gu­la­dor tér­mi­co, ya que per­mi­te con­ser­var la tem­pe­ra­tu­ra du­ran­te el ve­rano. Los pro­fun­dos ale­ros del te­cho dan som­bra a las te­rra­zas ex­te­rio­res y re­sal­tan la con­ti­nui­dad del es­pa­cio in­te­rior y ex­te­rior en ca­da sui­te”, des­cri­ben. El te­cho es de hor­mi­gón li­so, lo que crea una rup­tu­ra en las pa­re­des a me­di­da que las pla­cas gi­ran y van pa­san­do de una po­si­ción ho­ri­zon­tal a otra ver­ti­cal.

Vis­to des­de afue­ra, el con­jun­to se in­te­gra a la co­li­na ge­ne­ran­do una mix­tu­ra de gris com­bi­na­do con co­lo­ra­cio­nes “oxi­da­das” pro­pias de la

r Un pro­ble­ma a la ho­ra de pro­yec­tar el con­jun­to fue la se­lec­ción de un lo­te plano, muy di­fí­cil de en­con­trar en un con­tex­to mon­ta­ño­so.

ro­ca del lu­gar. “Da­do el de­seo de los clien­tes de te­ner una car­ca­za de ba­jo man­te­ni­mien­to y re­sis­ten­te al fue­go, el hor­mi­gón se con­vir­tió en la op­ción ma­te­rial de­fi­ni­to­ria del pro­yec­to. Cuan­do usa­mos un ma­te­rial con cua­li­da­des dis­tin­ti­vas co­mo la tex­tu­ra, la ma­sa y la ca­pa­ci­dad es­truc­tu­ral, ex­plo­ra­mos qué pue­de ha­cer es­te ma­te­rial pa­ra me­jo­rar la ex­pe­rien­cia es­pa­cial y sen­so­rial”, di­cen los pro­yec­tis­tas.

Con se­des en Os­lo y San Fran­cis­co, Mork-ul­nes Ar­chi­tects re­ci­bió en 2015 el De­sign Van­guard Award de Ar­chi­tec­tu­ral Re­cord y fue nom­bra­do por el Mu­seo Na­cio­nal de No­rue­ga co­mo “uno de los es­tu­dios jó­ve­nes más no­ta­bles del país”.«

FO­TOS: BRU­CE DAMONTE

1 1 EN­TORNO. El con­jun­to de vi­vien­das se desa­rro­lla en me­dio de un gran va­lle de pi­nos y vi­ñe­dos, pro­pen­so a su­frir gran­des in­cen­dios2 VOLUMETRÍA. La ca­sa de hués­pe­des se com­po­ne de tres pris­mas de hor­mi­gón y vi­drio se po­san so­bre la co­li­na, con vis­tas pa­no­rá­mi­cas3 ABER­TU­RAS. Al in­gre­sar, la con­tun­den­cia del hor­mi­gón des­apa­re­ce pa­ra abrir gran­des vis­tas pa­no­rá­mi­cas del va­lle.

CRES­TAS. La ca­sa de hués­pe­des se com­po­ne de tres pris­mas de hor­mi­gón y vi­drio que se po­san so­bre la co­li­na, con vis­tas pa­no­rá­mi­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.