CÓ­MO HA­CER CIU­DA­DES MÁS SE­GU­RAS PA­RA LAS MU­JE­RES

En ciu­da­des an­ti­guas, pla­ni­fi­ca­das por hom­bres y pa­ra hom­bres, las mu­je­res pue­den sen­tir te­mor al cir­cu­lar por ca­lles, pla­zas y re­co­ve­cos. Las me­di­das que se to­ma­ron en Del­hi y Bar­ce­lo­na.

ARQ - - ARQUITECTURA - Por Amy Fle­ming Co­lum­nis­ta de The Guar­dian

La vio­len­cia se­xual ra­ra vez ha si­do tan al­ta en la agen­da de no­ti­cias. Des­de que co­men­za­ron a sur­gir las acu­sa­cio­nes con­tra el pro­duc­tor de pe­lí­cu­las Har­vey Weins­tein en oc­tu­bre del año pa­sa­do, el pro­ble­ma glo­bal fi­nal­men­te se ha con­ver­ti­do en un pro­ble­ma ge­ne­ral. Las Na­cio­nes Uni­das han es­ti­ma­do que una de ca­da tres mu­je­res ha su­fri­do vio­len­cia fí­si­ca o se­xual, y 120 mi­llo­nes de ni­ñas en to­do el mun­do han si­do obli­ga­das a par­ti­ci­par en ac­tos se­xua­les.

El aco­so y el te­mor a la vio­len­cia pue­den im­pe­dir la li­bre cir­cu­la­ción de ni­ñas y mu­je­res y evi­tar que al­can­cen su má­xi­mo po­ten­cial, tan­to so­cial co­mo eco­nó­mi­ca­men­te. “Si las mu­je­res sien­ten mie­do”, di­ce Lau­ra So­mog­gi, quien ad­mi­nis­tra el pre­mio anual Wo­ma­nity por la pre­ven­ción de la vio­len­cia con­tra las mu­je­res, “po­dría so­ca­var su ca­pa­ci­dad pa­ra tra­ba­jar o ir a la es­cue­la o la uni­ver­si­dad”. Par­te del pro­ble­ma es que las ciu­da­des han si­do “pla­ni­fi­ca­das por hom­bres, pa­ra hom­bres”, agre­ga So­mog­gi, que vi­ve en Lon­dres pe­ro es ori­gi­na­ria de San Pa­blo.

Si bien las gran­des me­tró­po­lis no pue­den ser sim­ple­men­te arra­sa­das y re­cons­trui­das, se pue­den to­mar una se­rie de me­di­das pa­ra ha­cer que las mu­je­res es­tén más se­gu­ras cuan­do se mue­ven por la ciu­dad. Y más que nun­ca, se es­tá con­sul­tan­do a las mu­je­res pa­ra pla­ni­fi­car nue­vos desa­rro­llos ur­ba­nos.

En ju­nio del año pa­sa­do, un pa­nel de ex­per­tos mun­dia­les en­cues­ta­dos por la Fun­da­ción Thom­son Reu­ters des­cu­brió que In­dia es el país más pe­li­gro­so pa­ra las mu­je­res. La bru­tal vio­la­ción en gru­po y el ase­si­na­to del es­tu­dian­te de me­di­ci­na Jyo­ti Singh en un au­to­bús de Del­hi en 2012 lle­va­ron a las mu­je­res a las ca­lles pa­ra pro­tes­tar, y jun­to con su fu­ria, pe­na y te­mor sur­gie­ron ideas po­de­ro­sas pa­ra el cam­bio. En 2013, Kal­pa­na Vis­wa­nath fue co­fun­da­do­ra de Sa­fe­ti­pin, una apli­ca­ción que tie­ne co­mo ob­je­ti­vo ayu­dar a las mu­je­res a man­te­ner­se se­gu­ras al per­mi­tir que los usua­rios ca­li­fi­quen ca­lles y áreas se­gún cri­te­rios co­mo ilu­mi­na­ción, vi­si­bi­li­dad, den­si­dad de per­so­nas, di­ver­si­dad de gé­ne­ro, se­gu­ri­dad y trans­por­te. Tam­bién agre­ga da­tos de se­gu­ri­dad, en par­te pro­por­cio­na­dos por sus usua­rios, pa­ra uso del go­bierno lo­cal y los pla­ni­fi­ca­do­res. Sa­fe­ti­pin cuen­ta con 51.000 pun­tos de da­tos so­lo pa­ra Del­hi, y ofre­ce a los usua­rios “ru­tas más se­gu­ras”, ayu­dán­do­les a cir­cu­lar con me­nos ries­go.

Pa­ra ayu­dar a que los da­tos de la apli­ca­ción sean com­ple­tos, los da­tos de co­la­bo­ra­ción múl­ti­ple de Sa­fe­ti­pin se au­men­tan me­dian­te la fo­to­gra­fía. “Uti­li­za­mos una apli­ca­ción en el pa­ra­bri­sas de un au­to­mó­vil en mo­vi­mien­to que to­ma fo­to­gra­fías au­to­má­ti­ca­men­te ca­da 50 me­tros”, di­ce Vis­wa­nath. “Ha­ce­mos un ma­pa de to­da la ciu­dad usan­do fo­to­gra­fías, y com­ple­men­ta­mos eso con los da­tos del usua­rio”. Goo­gle Earth y Street View tam­bién se con­sul­tan pa­ra ob­te­ner pers­pec­ti­vas adi­cio­na­les, pe­ro los da­tos de Sa­fe­ti­pin son di­ná­mi­cos, di­ce Vis­wa­nath, ya que res­pon­den a una ciu­dad en cons­tan­te cam­bio.

En Del­hi, el equi­po iden­ti­fi­có al­re­de­dor de 7,800 pun­tos os­cu­ros don­de el pun­ta­je de ilu­mi­na­ción era ce­ro. Se­gún es­ta in­for­ma­ción, di­ce Vis­wa­nath, los de­par­ta­men­tos gu­ber­na­men­ta­les a car­go de la ilu­mi­na­ción en la ciu­dad “me­jo­ra­ron el 90% del dé­fi­cit de ilu­mi­na­ción”. Sa­fe­ti­pin aho­ra ha si­do con­tra­ta­do por las au­to­ri­da­des lo­ca­les pa­ra re­co­men­dar có­mo ha­cer que las es­ta­cio­nes de sub­te, pa­ra­das de au­to­bús, lu­ga­res tu­rís­ti­cos, ba­ños pú­bli­cos y par­ques sean más ami­ga­bles pa­ra las mu­je­res.

La apli­ca­ción gra­tui­ta se pue­de uti­li­zar en cual­quier par­te del mun­do. Has­ta el mo­men­to, ha ha­bi­do una par­ti­ci­pa­ción sig­ni­fi­ca­ti­va en 50 ciu­da­des (25 en In­dia) y Sa­fe­ti­pin es­tá ase­so­ran­do a las au­to­ri­da­des u or­ga­ni­za­cio­nes lo­ca­les en 10 de ellas. En Ha­noi, por ejem­plo, di­ce Vis­wa­nath: “Es­tán cons­tru­yen­do una nue­va lí­nea de me­tro y nos pi­den que ha­ga­mos una au­di­to­ría de dón­de van a te­ner sus es­ta­cio­nes. Es­tán in­clu­yen­do la se­gu­ri­dad de las mu­je­res en el di­se­ño”. En Bo­go­tá, se ha con­sul­ta­do la in­for­ma­ción de Sa­fe­ti­pin pa­ra ha­cer más se­gu­ros los sen­de­ros pa­ra bi­ci­cle­tas, “de­ter­mi­nar dón­de me­jo­rar la ilu­mi­na­ción, ins­ta­lar cá­ma­ras y co­lo­car bi­ci­cle­tas pa­ra que las mu­je­res se sien­tan có­mo­das usán­do­las por la no­che ”, cuen­ta Vis­wa­nath.

Co­llec­ti­ve Point 6 es una coope­ra­ti­va de ar­qui­tec­tas fe­mi­nis­tas, so­ció­lo­gos y pla­ni­fi­ca­do­res ur­ba­nos que han es­ta­do tra­tan­do de cons­truir la igual­dad en las ca­lles de Bar­ce­lo­na du­ran­te una dé­ca­da. La vi­si­bi­li­dad es cla­ve, di­ce una de sus in­te­gran­tes, Sa­ra Or­tiz, pe­ro ha­ce fal­ta más. “En lu­ga­res bien ilu­mi­na­dos don­de no hay ac­ti­vi­dad, no hay ojos en la ca­lle, la gen­te no se va a sen­tir se­gu­ra de to­dos mo­dos”, di­ce ella.

“Ojos en la ca­lle” sig­ni­fi­ca tan­to la ac­ti­vi­dad en las ca­lles en tér­mi­nos de pi­sa­das co­mo lo que es­tá su­ce­dien­do en los edi­fi­cios que las li­mi­tan. “Ya sea que se tra­te de pro­pie­da­des co­mer­cia­les o no”, di­ce Or­tiz, “de­be ha­ber trans­pa­ren­cia”. Des­de el in­te­rior se de­be po­der ver el ex­te­rior y vi­ce­ver­sa. Des­pués de to­do, la vio­len­cia con­tra las mu­je­res a me­nu­do ocu­rre a puer­ta ce­rra­da. Los ve­cin­da­rios adi­ne­ra­dos pue­den ser los peo­res de­lin­cuen­tes a es­te res­pec­to, con pa­re­des al­tas que pro­te­gen las ca­sas pa­ra que las ca­lles se sien­tan co­mo un tú­nel.

Las ca­lles de la ciu­dad es­tán lle­nas de rin­co­nes os­cu­ros y obs­tácu­los que ge­ne­ran es­con­di­tes per­fec­tos pa­ra po­si­bles ata­can­tes. En Bar­ce­lo­na, des­cri­be Or­tiz, los gran­des con­te­ne­do­res de re­ci­cla­je y ba­su­ra, las áreas de es­ta­cio­na­mien­to y la ve­ge­ta­ción en ex­ce­so pue­den mo­di­fi­car­se o re­po­si­cio­nar­se pa­ra re­du­cir los pun­tos de ace­cho. La agru­pa­ción re­co­mien­da que la ve­ge­ta­ción no su­pere un me­tro, pa­ra que se pue­da ver de­trás de ella y que los ár­bo­les se man­ten­gan po­da­dos pa­ra no blo­quear la ilu­mi­na­ción. Las es­qui­nas, es­ca­le­ras, ca­lle­jo­nes, por­ches y otros as­pec­tos cons­trui­dos son más di­fí­ci­les de abor­dar de for­ma re­tros­pec­ti­va, pe­ro en San Se­bas­tián, en la cos­ta nor­te, di­ce Or­tiz, “re­cien­te­men­te han apro­ba­do un es­ta­tu­to pa­ra ga­ran­ti­zar que to­das las en­tra­das a los edi­fi­cios de vi­vien­das nue­vas es­tén a ni­vel de la ca­lle, pa­ra evi­tar crear es­con­di­tes ”.

Y en las oca­sio­nes en que se de­ben re­cons­truir vie­jos y es­pe­luz­nan­tes desa­rro­llos, el co­lec­ti­vo es­tá lis­to pa­ra ase­gu­rar­se de que se con­vier­tan en es­pa­cios pa­ra to­das las eda­des y gé­ne­ros. Uno de esos pro­yec­tos fue la re­mo­de­la­ción de la Pla­za de la Lli­ber­tat en un mu­ni­ci­pio cer­cano a Bar­ce­lo­na, que se cons­tru­yó, cuen­ta Or­tiz, “en los años 60 o 70, cuan­do la ten­den­cia era ha­cer di­fe­ren­tes ni­ve­les, es­ca­le­ras y pa­re­des. Era una pla­za que so­lían evi­tar las mu­je­res. Pe­ro las con­sul­ta­ron a ellas pa­ra la reur­ba­ni­za­ción, y aho­ra es­tá más abier­ta, y una va­rie­dad de per­so­nas usan la pla­za du­ran­te el día y la cru­zan du­ran­te la no­che”. «

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.