Una vuel­ta al pro­yec­to ori­gi­nal

Se re­sol­vie­ron pa­to­lo­gías cau­sa­das por el tiem­po y el mal uso.

ARQ - - RECINTO DEL SENADO -

La res­tau­ra­ción del re­cin­to del Se­na­do for­ma par­te de un plan más ex­ten­so, que co­men­zó en 2010 con la pues­ta en va­lor del Sa­lón Azul. En aquel en­ton­ces, el tra­ba­jo fue re­co­no­ci­do por su de­di­ca­ción y fi­de­li­dad a la idea ori­gi­nal, el pro­yec­to del ar­qui­tec­to Vit­to­rio Meano. Es­ta úl­ti­ma eta­pa, que co­men­zó en ma­yo de 2016 ba­jo la au­to­ría de los ar­qui­tec­tos Ca­ta­li­na Liot­ti, Ma­ría Le­dez­ma, Eze­quiel Nahas y Car­los Ja­vier Vi­ta­li, si­gue los li­nea­mien­tos de­fi­ni­dos por la pri­me­ra y es por su cohe­ren­cia que fue distinguida con el pri­mer pre­mio SCA - CICOP en la ca­te­go­ría Res­tau­ra­ción, Obras de has­ta 1.000 m2.

Las ta­reas se cen­tra­ron en la res­tau­ra­ción de la ima­gen ori­gi­nal y la in­cor­po­ra­ción de sis­te­mas sus­ten­ta­bles. Una de las pri­me­ras ac­cio­nes fue el re­ti­ro de aque­llos ele­men­tos que se fue­ron agre­gan­do con el pa­so del tiem­po y que ade­más ha­bían ge­ne­ra­do al­gu­nas pa­to­lo­gías, co­mo las cor­ti­nas que cu­brían los már­mo­les del pe­rí­me­tro del re­cin­to, de las cua­les só­lo se con­ser­va­ron las de los ac­ce­sos prin­ci­pa­les.

En tan­to, el enor­me vi­tral que co­ro­na el sa­lón re­ci­bió una lim­pie­za in­te­gral. De­trás de la su­cie­dad se des­cu­brió el es­cu­do na­cio­nal ro­dea­do de otras fi­gu­ras ale­gó­ri­cas. Una vez des­pe­ja­do, se re­cu­pe­ra­ron los per­fi­les, plo­mos y al­gu­nas pie­zas; pa­ra fi­na­li­zar con una ilu­mi­na­ción con ar­te­fac­tos de led en re­em­pla­zo de las lám­pa­ras de mer­cu­rio ha­lo­ge­na­do, pa­ra re­du­cir el con­su­mo ener­gé­ti­co.

Los mu­ra­les que ro­dean al vi­tral se ha­bían de­te­rio­ra­do a cau­sa de fil­tra­cio­nes en la cu­bier­ta. És­tas fue­ron re­pa­ra­das an­tes de ini­ciar la re­cu­pe­ra­ción de las obras pic­tó­ri­cas en su to­ta­li­dad, que re­qui­rie­ron de la apli­ca­ción de la téc­ni­ca de pun­ti­llis­mo.

Tam­bién se in­ter­vi­nie­ron los bron­ces de los ar­te­fac­tos de ilu­mi­na­ción y se hi­cie­ron ré­pli­cas de al­gu­nos ar­te­fac­tos pa­ra re­cu­pe­rar la ima­gen del es­tra­do.

En tan­to, en los so­la­dos se eje­cu­tó una lim­pie­za téc­ni­ca, con de­ter­gen­te neu­tro y bis­tu­rí pa­ra re­mo­ver la su­cie­dad su­per­fi­cial. Lue­go se re­to­ca­ron los mo­sai­cos que es­tán dis­gre­ga­dos o as­ti­lla­dos; y en al­gu­nos sec­to­res se hi­zo la re­com­po­si­ción de las pie­zas, mu­chas de las cua­les se rea­li­za­ron en un ta­ller crea­do pa­ra tal fin.

1

4 3 EN AL­TU­RA. La re­cu­pe­ra­ción in­clu­yó el vi­tral, los mu­ra­les del sec­tor su­pe­rior y los ca­se­to­na­dos. 4 RE­CIN­TO. Es un he­mi­ci­clo de 72 ban­cas con dos pi­sos de ga­le­rías. To­do fue res­tau­ra­do.

31 ORI­GEN. El pro­yec­to del Pa­la­cio del Con­gre­so per­te­ne­ce al ar­qui­tec­to Vit­to­rio Meano, quien ga­nó un con­cur­so en 1895. 2 EQUI­PO. Más de 50 per­so­nas tra­ba­ja­ron so­bre már­mo­les, vi­tra­les, mo­sai­cos y bron­ces.

2

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.