La re­pa­ra­ción de dé­ca­das de erro­res

El mo­nu­men­to su­frió cam­bios que al­te­ra­ron su iden­ti­dad.

ARQ - - PIRÁMIDE DE MAYO -

Pa­ra la res­tau­ra­ción de la Pi­rá­mi­de de Ma­yo el equi­po li­de­ra­do por el ar­qui­tec­to Mar­ce­lo Ma­ga­dán de­bió ha­cer una in­ves­ti­ga­ción que co­men­zó con la crea­ción del mo­nu­men­to, su mu­dan­za, des­pie­ce y pos­te­rio­res mal­tra­tos. La Pi­rá­mi­de, una de las ga­na­do­ras del pri­mer pre­mio en la ca­te­go­ría Res­tau­ra­ción en Obras de has­ta 1.000 m2, fue com­pren­di­da des­de dos aris­tas: la pi­rá­mi­de en sí y las es­cul­tu­ras, lo que im­pli­ca­ba tra­tar con dos ma­te­ria­li­da­des di­fe­ren­tes, mam­pos­te­ría y már­mol. Ma­ga­dán ase­gu­ra que el de­te­rio­ro se de­bía en gran par­te a las in­ter­ven­cio­nes, que in­clu­ye­ron el re­ti­ro de las es­cul­tu­ras del ba­sa­men­to y mu­chas otras que ni si­quie­ra que­da­ron re­gis­tra­das. “Es­ta­mos ha­blan­do de una su­ce­sión de ca­pas de pin­tu­ra cu­yo es­pe­sor va­ria­ba en­tre 10 y 15 mm; es­to in­ter­ca­la­do con una can­ti­dad de par­ches de en­dui­do o mor­te­ro de ce­men­to. La acu­mu­la­ción de ca­pas lle­vó a la obra a un pun­to en el que era muy di­fí­cil leer sus de­ta­lles y re­lie­ves”.

La in­ter­ven­ción co­men­zó el 2 de enero de 2017 e in­clu­yó las cua­tro es­cul­tu­ras (La Na­ve­ga­ción, La In­dus­tria, La Geo­gra­fía y La As­tro­no­mía) que for­ma­ron par­te de la Pi­rá­mi­de has­ta 1912 y que has­ta el mo­men­to se las en­con­tra­ba en la Pla­zo­le­ta San Fran­cis­co, a po­cos me­tros de Pla­za de Ma­yo.

Ade­más, con el pa­so del tiem­po se fue mo­di­fi­can­do el ni­vel del te­rreno en la zo­na de con­tac­to con la Pi­rá­mi­de, la que fue que­dan­do “en­te­rra­da”. Es­te in­cre­men­to del ni­vel, jun­to con al­gu­nas otras cues­tio­nes, fue una de las cau­sas de de­te­rio­ro más im­por­tan­tes que afec­ta­ban al ba­sa­men­to.

En pri­mer lu­gar, se com­ple­tó en to­do el con­jun­to el des­pe­je de las su­per­fi­cies ori­gi­na­les, re­ti­ran­do par­ches de re­vo­que de di­fe­ren­te materialidad y ca­pas de pin­tu­ra. En tan­to, en el ba­sa­men­to se qui­tó la to­ta­li­dad del re­vo­que de ce­men­to, des­de el ni­vel del te­rreno has­ta la par­te in­fe­rior de la cor­ni­sa, y se de­ci­dió man­te­ner una par­te de los hue­cos en don­de se ocul­ta­ban an­ti­guos ca­ños del sis­te­ma de ilu­mi­na­ción pa­ra em­plear­los co­mo ca­na­les de ven­ti­la­ción que fa­ci­li­ta­rán la eva­po­ra­ción de la hu­me­dad. Por úl­ti­mo, se apli­có en to­da la obra pin­tu­ra a la cal, que fue pro­te­gi­da con un hi­dro­rre­pe­len­te de si­li­co­nas.

1

41 ES­CUL­TU­RAS. Las cua­tro pre­sen­ta­ban su su­per­fi­cie ero­sio­na­da y su­cia, con bio­co­lo­ni­za­ción, man­chas y otras for­ma­cio­nes.2 VAN­DA­LIS­MO. Uno de los fac­to­res que con­tri­bu­yó al da­ño del mo­nu­men­to.

5 3 EN SU LU­GAR. Las fi­gu­ras que fue­ron re­ti­ra­das en 1912 fue­ron res­tau­ra­das y re­ubi­ca­das. 4 LA LI­BER­TAD. Por su al­tu­ra, es­ta es­cul­tu­ra man­te­nía un me­jor es­ta­do de con­ser­va­ción.

3

2

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.