Re­no­va­ción in­te­gral pa­ra un ícono neo­yor­quino del SXX

La se­de de la Fun­da­ción Ford, de Ro­che-din­ke­loo, fue in­ter­ve­ni­da pa­ra ade­cuar­se a las exi­gen­cias de se­gu­ri­dad y ac­ce­si­bi­li­dad ac­tua­les.

ARQ - - CONSTRUCCIÓN CIFRAS - Pau­la Bal­do

Lue­go de dos años de tra­ba­jo, la Fun­da­ción Ford pa­ra la Jus­ti­cia So­cial (su nue­vo nom­bre) re­abrió sus puer­tas en di­ciem­bre. El sin­gu­lar edi­fi­cio cons­trui­do en 1968 por el es­tu­dio Ro­che-din­ke­loo & Aso­cia­tes ne­ce­si­ta­ba una re­mo­de­la­ción in­te­gral pa­ra al­can­zar los re­que­ri­mien­tos ac­tua­les de ac­ce­si­bi­li­dad, se­gu­ri­dad y sus­ten­ta­bi­li­dad en el con­su­mo ener­gé­ti­co. Ade­más, la in­ter­ven­ción abar­có el re­di­se­ño de las plan­tas prio­ri­zan­do los es­pa­cios de tra­ba­jo co­la­bo­ra­ti­vo en con­so­nan­cia con las ten­den­cia ac­tual en las ofi­ci­nas.

La cons­truc­ción, de 50 años, de­bía cum­plir con un re­qui­si­to le­gal pa­ra ade­cuar­se a los có­di­gos de se­gu­ri­dad de la Ciu­dad de Nue­va York, que en­tra­ron en vi­gen­cia en 2019. Por eso, el plan de ac­tua­li­za­ción arran­có unos cua­tro años an­tes.

“De­bo sub­ra­yar que, co­mo ad­mi­nis­tra­do­res de es­te im­por­tan­te hi­to ar­qui­tec­tó­ni­co, tu­vi­mos mu­cho cui­da­do de ha­cer es­tos cam­bios ase­gu­ran­do que la re­no­va­ción re­fle­je la vi­sión ori­gi­nal del ar­qui­tec­to Ke­vin Ro­che, cu­yo di­se­ño atem­po­ral si­gue sien­do la ca­rac­te­rís­ti­ca prin­ci­pal del edi­fi­cio. Los mue­bles y ac­ce­so­rios re­no­va­dos man­tie­nen el ca­rác­ter esen­cial de la obra”, se­ña­la el pre­si­den­te de la Fun­da­ción, Da­rren Wal­ker, en el si­tio ofi­cial de la en­ti­dad.

Lue­go de la in­ter­ven­ción, di­ri­gi­da por el es­tu­dio Gens­ler (con ba­se en San Fran­cis­co y ofi­ci­nas en 48 ciu­da­des del mun­do), el edi­fi­cio del gran atrio ver­ti­cal aho­ra cum­ple con los es­tán­da­res pa­ra la cer­ti­fi­ca­ción LEED Pla­ti­num.

El equi­po de di­se­ño pro­cu­ró que los gran­des cam­bios en el pro­gra­ma man­tu­vie­ran el es­pí­ri­tu ori­gi­nal y los re­qui­si­tos de la Co­mi­sión de Pre­ser­va­ción de los Lu­ga­res de in­te­rés de la Ciu­dad de Nue­va York. El re­di­se­ño de la plan­ta li­bre des­ti­na la su­per­fi­cie pa­ra ofi­ci­nas a la mi­tad, lo que per­mi­te du­pli­car la can­ti­dad de es­pa­cios de reunión.

El cam­bio en la con­fi­gu­ra­ción de los es­pa­cios de tra­ba­jo ha per­mi­ti­do la in­cor­po­ra­ción de un 50% más de áreas de en­cuen­tro y co­la­bo­ra­ción, ma­yor luz diur­na y vis­tas ha­cia el atrio cen­tral y el jar­dín en ca­da pi­so.

Por otro la­do, hu­bo que reha­cer los ten­di­dos de gran par­te de la in­fra­es­truc­tu­ra del edi­fi­cio pa­ra que to­dos los sis­te­mas cum­plan con el có­di­go, in­clui­dos los sis­te­mas de alar­ma con­tra in­cen­dios, me­cá­ni­cos, eléc­tri­cos, de plo­me­ría y de tu­be­rías, sin sa­cri­fi­car la es­té­ti­ca mo­der­nis­ta del edi­fi­cio. Las obras in­clu­ye­ron tam­bién la ins­ta­la­ción de ro­cia­do­res y ex­trac­to­res de hu­mo.

La ac­ce­si­bi­li­dad se pu­do me­jo­rar más allá de los re­qui­si­tos vi­gen­tes. Los sen­de­ros de la­dri­llo tex­tu­ri­za­do se res­tau­ra­ron; y se am­plia­ron las en­tra­das al atrio ase­gu­ran­do el ac­ce­so de si­llas de rue­das al jar­dín en un 50% y una ram­pa ac­ce­si­ble des­de la ca­lle.

A su vez, la es­truc­tu­ra de ace­ro cor­ten de­bió ser res­tau­ra­da en al­gu­nos sec­to­res den­tro del edi­fi­cio pa­ra re­ver­tir el des­gas­te.

El jar­dín de 1.300 m2 tam­bién fue re­no­va­do de acuer­do al exu­be­ran­te pai­sa­je di­se­ña­do ori­gi­nal­men­te por el ar­qui­tec­to pai­sa­jis­ta Dan Ki­ley y cuen­ta con un ele­va­dor pa­ra si­llas de rue­das, un jar­dín de tac­to y ol­fa­to con ex­pe­rien­cias fra­gan­tes y tác­ti­les pa­ra to­dos. Se res­tau­ra­ron más de 1.500 mue­bles y de­ta­lles ori­gi­na­les co­mo al­fom­bras, lu­ces, car­pin­te­ría y de­ta­lles de bron­ce y cue­ro has­ta su aca­ba­do ori­gi­nal. «

pbal­[email protected]

PA­TRI­MO­NIO MO­DERNO. Ubi­ca­do so­bre la ca­lle 42, el edi­fi­cio de 12 pi­sos ofre­ce a to­das las ofi­ci­nas una vis­ta pa­no­rá­mi­ca y un jar­dín.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.