VI­VIEN­DAS DE 250 M2, LO QUE MÁS SE CONS­TRU­YE EN LOS BA­RRIOS CE­RRA­DOS

Edi­fi­car SA. La cons­truc­to­ra con 40 años de ex­pe­rien­cia desa­rro­lla obras de vi­vien­da “a me­di­da” y de al­ta ga­ma. Dos pro­yec­tos en Fu­nes Hill, pro­vin­cia de San­ta Fe.

ARQ - - DISEÑO -

Cons­truc­to­ra Edi­fi­car SA es una em­pre­sa com­pues­ta por un equi­po de tra­ba­jo en el que con­ver­ge la ex­pe­rien­cia de pro­fe­sio­na­les con más de 40 años de tra­yec­to­ria y la in­no­va­ción de los más jó­ve­nes. En los úl­ti­mos años, la em­pre­sa desa­rro­lló más de cua­ren­ta obras en ba­rrios pri­va­dos con una pro­pues­ta de “vi­vien­da a me­di­da”. Den­tro del seg­men­to de uni­da­des sub­ur­ba­nas de al­ta ga­ma, los pro­yec­tos abar­can los 250 m2 cu­bier­tos en pro­me­dio.

Lo que más se so­li­ci­ta son vi­vien­das de 200 a 250 m2, es­pa­cio que per­mi­te ha­cer tres dor­mi­to­rios, uno de ellos en sui­te, tres o cua­tro ba­ños y ga­le­rías. Des­pués, las va­rian­tes apa­re­cen en el uso que se le sue­le dar a ca­da uno de esos cuar­tos, que pue­den re­con­ver­tir­se en play­room, es­tu­dio -cuan­do hay pro­fe­sio­na­les den­tro del gru­po de con­vi­ven­cia- o en cuar­to de hués­pe­des -cuan­do la ex­pec­ta­ti­va es re­ci­bir hi­jos y nie­tos-.

A es­tos am­bien­tes se les sue­le aña­dir una co­che­ra doble y pi­le­ta. “No­so­tros cons­trui­mos mu­cho en ba­rrios ce­rra­dos que ya dis­po­nen de pi­le­tas co­mu­nes, par­ques, quin­chos y di­fe­ren­tes can­chas pa­ra prac­ti­car de­por­tes”.

Con es­tas pre­mi­sas, los ar­qui­tec­tos Ser­gio Da­niel Ál­va­rez y Juan Pablo Ál­va­rez desa­rro­lla­ron dos pro­yec­tos en el ba­rrio ce­rra­do Fu­nes Hill, en la lo­ca­li­dad san­ta­fe­ci­na de Fu­nes.

La pri­me­ra vi­vien­da, de 360 m2 se si­túa en un lo­te de 800m2. El pro­gra­ma se desa­rro­lla en dos ni­ve­les. La plan­ta ba­ja se plan­tea co­mo el gran ám­bi­to so­cial de la ca­sa, per­mi­tien­do una flui­dez es­pa­cial gra­cias a la doble al­tu­ra y a los quie­bres del te­cho. De ese mo­do, se ge­ne­ra una ri­ca su­ce­sión de es­pa­cios y si­tua­cio­nes de di­fe­ren­tes ca­rac­te­rís­ti­cas, otor­gan­do iden­ti­dad y ca­rác­ter es­pe­cí­fi­co a ca­da lu­gar.

El in­te­rior y el ex­te­rior son ela­bo­ra­dos co­mo una so­la en­ti­dad, res­pon­dien­do de ma­ne­ra in­te­gral a las pre­mi­sas de que los am­bien­tes tu­vie­ran ilu­mi­na­ción na­tu­ral per­ma­nen­te­men­te, vi­sua­les ha­cia los di­fe­ren­tes es­ce­na­rios na­tu­ra­les y a una cla­ra ar­ti­cu­la­ción fun­cio­nal del pro­gra­ma. Esa con­ti­nui­dad vi­sual en­ri­que­ce los es­pa­cios per­mi­tien­do que los límites sean mu­cho más permea­bles. A su vez, ven­ta­na­les de gran por­te pro­du­cen una trans­pa­ren­cia cons­tan­te en la que se en­tre­mez­clan el aden­tro con el afue­ra. La pis­ci­na se desa­rro­lla bor­dean­do la ca­sa, y tie­ne un pro­ta­go­nis­mo ab­so­lu­to en el pro­yec­to.

El in­te­rior se ex­tien­de ha­cia la ga­le­ría me­dian­te es­pa­cios pa­ra dis­fru­tar en­cuen­tros y reunio­nes so­cia­les. Son es­pa­cios in­ter­me­dios que tien­den a es­ta­ble­cer límites im­pre­ci­sos en­tre el in­te­rior y el ex­te­rior. El se­gun­do ni

vel es­tá com­pues­to por las ha­bi­ta­cio­nes y sus ser­vi­cios; y es­pa­cios de ocio con vi­sua­les ha­cia el jar­dín pos­te­rior.

La ca­sa se ca­rac­te­ri­za por su vo­lu­me­tría con­ce­bi­da a par­tir de la com­po­si­ción de for­mas, lle­nos y va­cíos. En cuan­to a la ma­te­ria­li­dad, se des­ta­ca la uti­li­za­ción de la pie­dra y la ma­de­ra co­mo re­cur­sos ex­pre­si­vos.

El otro pro­yec­to de Ál­va­rez-ál­va­rez, en un lo­te de si­mi­la­res di­men­sio­nes, ge­ne­ra dos vo­lú­me­nes dis­pues­tos obli­cua­men­te en­tre sí. La ca­sa se ca­rac­te­ri­za por el gran vo­la­di­zo que ge­ne­ra en el fren­te una co­che­ra se­mi­cu­bier­ta y una ga­le­ría/quin­cho en la par­te pos­te­rior. En un lo­te de si­mi­la­res di­men­sio­nes, la vi­vien­da adop­ta una for­ma sen­ci­lla y com­pac­ta (275 m2). En la plan­ta ba­ja reúne las ac­ti­vi­da­des fa­mi­lia­res, ex­ten­dién­do­se ade­más ha­cia la gran ga­le­ría se­mi­cu­bier­ta en con­tac­to di­rec­to con la pis­ci­na.

El vo­lu­men su­pe­rior aco­ge los es­pa­cios pri­va­dos y las ha­bi­ta­cio­nes, las cua­les dis­fru­tan las me­jo­res orien­ta­cio­nes y vis­tas. Co­mo ar­ti­cu­la­ción de los es­pa­cios so­cia­les, se ubi­ca la es­ca­le­ra co­mo pro­ta­go­nis­ta in­dis­cu­ti­ble del es­pa­cio. «

PLAN­TA BA­JA. PLAN­TA AL­TA. 3 10

CA­SA CDQ 20015. Dos vo­lú­me­nes ge­ne­ran un gran vo­la­di­zo en el fren­te y en la par­te pos­te­rior.

IN­TE­GRA­CIÓN. Sín­te­sis for­mal en el di­se­ño de la es­ca­le­ra.

PLAN­TA BA­JA. PLAN­TA AL­TA.

CA­SA CDQ 20020. Los de­ta­lles de pie­dra y ma­de­ra se em­plean co­mo re­cur­sos ex­pre­si­vos.

CO­NEC­TOR. Los es­pa­cios tie­nen límites permea­bles.

PRO­TA­GO­NIS­TA.LA pis­ci­na se desa­rro­lla bor­dean­do la ca­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.