EMBRUJOS DE PA­SIÓN

7 HE­CHI­ZOS PO­TEN­TES

Astrodestino - - News -

SI NE­CE­SI­TAS RE­CU­PE­RAR EL DE­SEO SE­XUAL EN LA PA­RE­JA O EN TU MA­TRI­MO­NIO, NO DU­DES EN REA­LI­ZAR ES­TOS CONJUROS. RESULTARÁN MUY EFEC­TI­VOS.

Ala ho­ra de po­ner en prác­ti­ca es­tos embrujos, ten­ga en cuen­ta que da­rán re­sul­ta­do siem­pre y cuan­do exis­ta un amor en­tre us­ted y la per­so­na a la que desea apa­sio­nar. Por otra par­te, es im­por­tan­te que es­tas ce­re­mo­nias sean he­chas mien­tras sus prac­ti­can­tes evo­can una se­rie de vi­sua­li­za­cio­nes re­la­cio­na­das con el amor, la pa­sión y la se­duc­ción en­tre am­bos.

1. VE­LAS PA­RA EN­CEN­DER LA PA­SIÓN

Es­te ri­to de­be ser rea­li­za­do un día vier­nes de lu­na lle­na a las 10 de la no­che. Pue­de re­pe­tir­lo las ve­ces que desee.

✔ Ar­me un pe­que­ño al­tar en su dor­mi­to­rio. Con­si­ga 3 ve­las re­don­das y an­chas.

✔ Co­lo­que una vela ro­ja a la iz­quier­da, una blan­ca en el cen­tro y una na­ran­ja a la de­re­cha.

✔ Pon­ga un re­ci­pien­te con in­cien­so de pa­chu­lí de­trás de la vela blan­ca, un jaz­mín de­lan­te de la vela na­ran­ja y un pa­pe­li­to con su pe­di­do de­ba­jo de la vela ro­ja.

✔ Mien­tras en­cien­de las tres ve­las, di­ga es­ta ora­ción: “Que la pa­sión en­cien­da nues­tros cuer­pos y al­mas pa­ra que [nom­bre de su pa­re­ja] y yo, [su nom­bre], vi­va­mos ple­na­men­te nues­tro amor”. Re­pi­ta tres ve­ces, a me­di­da que en­cien­de ca­da vela.

2. RI­TUAL DE LOS SIE­TE CLA­VOS

Pa­ra lle­var a ca­bo es­ta ce­re­mo­nia, que de­be­rá rea­li­zar un día de lu­na nue­va, ne­ce­si­ta­rá es­tos ma­te­ria­les. ele­men­tos:

✔ 1 limón

✔ 7 cla­vos pla­tea­dos

✔ 7 cin­tas de co­lor ro­sa o azul, de­pen­dien­do del se­xo de su pa­re­ja

✔ Pri­me­ro de­be la­var y pu­ri­fi­car el limón y, lue­go, cla­var los 7 cla­vos en di­fe­ren­tes par­tes del limón. En ese mo­men­to, de­be vi­sua­li­zar es­te cí­tri­co co­mo si fue­se el co­ra­zón de su pa­re­ja.

✔ Lue­go, ate las 7 cin­tas del co­lor que co­rres­pon­da, al­re­de­dor de ca­da cla­vo.

✔ Mien­tras lo ha­ce y a ca­da vuel­ta que dé con las cin­tas, di­ga: “San Va­len­tín, pa­trón de los enamo­ra­dos, que de la mis­ma ma­ne­ra que yo to­co es­te limón, tu po­der y tu sa­bi­du­ría in­tro­duz­can en el co­ra­zón de mi ama­do [di­ga su nom­bre] el amor y la pa­sión que yo sien­to por él/ella, si ello es de ley”.

✔ Guar­de el limón en un lu­gar se­cre­to has­ta la pró­xi­ma lu­na nue­va.

3. AMU­LE­TO PA­RA UNA BUE­NA SA­LUD SE­XUAL

Pa­ra man­te­ner­se en bue­na for­ma con su pa­re­ja, cues­tión que in­flu­ye mu­chas ve­ces en la pér­di­da de la pa­sión, exis­te un amu­le­to que us­ted mis­mo pue­de ela­bo­rar. Ne­ce­si­ta­rá:

✔ 1 sa­qui­to co­lor azul (si us­ted es va­rón) o ro­sa (si es mu­jer)

✔ 12 gra­nos de in­cien­so

✔ 7 ho­jas de sal­via

✔ 1 pe­que­ño cris­tal de cuar­zo

✔ 1 tro­zo de raíz de gin­seng Pro­ce­di­mien­to: Po­ner to­do den­tro del sa­qui­to, aña­dir­le un cor­del pa­ra atar­lo y lle­var­lo col­ga­do del cue­llo, del lla­ve­ro o bol­so. Es im­por­tan­te que na­die más que us­ted lo to­que.

4. UN­GÜEN­TO DE ATRAC­CIÓN ERÓ­TI­CA

Es­te un­güen­to es real­men­te efec­ti­vo, ya que per­du­ra en la piel por mu­cho tiem­po. Da­do que es­tá he­cho de ele­men­tos na­tu­ra­les, hay que pre­pa­rar po­ca can­ti­dad.

✔ Co­lo­que en un re­ci­pien­te tres cu­cha­ra­das de agua de azahar.

✔ Agre­gue un pé­ta­lo de vio­le­ta, uno de ro­sa y otro de jaz­mín.

✔ De­je que la pre­pa­ra­ción se ma­ce­re to­da la no­che y, al otro día, cué­le­la y re­ser­ve las ho­jas.

✔ Ma­cha­que las ho­jas hú­me­das con un pe­que­ño mor­te­ro has­ta ha­cer ca­si una pas­ta. Lue­go, vuel­va a in­tro­du­cir las ho­jas ma­cha­ca­das en el agua de azahar.

✔ Co­ló­que­se el un­güen­to de­trás de las ore­jas co­mo si fue­ra un per­fu­me, mo­men­tos an­tes de en­con­trar­se con su pa­re­ja, o fro­te su cuer­po pre­vio a man­te­ner un en­cuen­tro se­xual.

✔ La pre­pa­ra­ción des­per­ta­rá en su pa­re­ja la pa­sión y la re­la­ción se for­ta­le­ce­rá.

5. FLUI­DO COR­PO­RAL CON­TRA TER­CE­ROS

Si us­ted sos­pe­cha que el de­seo de su pa­re­ja ha de­caí­do por cau­sa de un ter­ce­ro en dis­cor­dia y, siem­pre que to­da­vía no ha­ya co­me­ti­do adul­te­rio, es­te pre­pa­ra­do ser­vi­rá pa­ra que sus ojos se vuel­van só­lo ha­cia us­ted.

✔ Mez­cle tres par­tes de esen­cia de pa­chu­lí y dos par­tes de pi­mien­ta ne­gra mo­li­da. De­je ma­ce­rar du­ran­te on­ce días se­gui­dos.

’ El flui­do de­be ser co­lo­ca­do so­bre la fren­te, de­ba­jo del co­ra­zón y lo más cer­ca po­si­ble de las zo­nas eró­ti­cas, pe­ro só­lo de for­ma ex­ter­na.

6. ACEI­TE PA­RA LA ATRAC­CIÓN SE­XUAL

Es­te ri­tual de­be rea­li­zar­lo ba­jo el in­flu­jo de la lu­na cre­cien­te, du­ran­te tres mar­tes se­gui­dos des­de las 10.30 de la ma­ña­na y has­ta las 13 ho­ras. Ma­te­ria­les:

✔ 7 go­tas de pa­chu­lí

✔ 2 go­tas de in­cien­so

✔ 3 go­tas de ro­sa

✔ 3 ve­las ro­sa­das

✔ 1 fras­co de vi­drio os­cu­ro

✔ 1 pla­to pe­que­ño de lo­za blan­ca

✔ 1 pa­li­llo de ma­de­ra b Fós­fo­ros Pre­pa­ra­ción:

’ Mez­cle los acei­tes en el fras­co de vi­drio, por lo me­nos 24 ho­ras an­tes de ini­ciar el ri­tual. De­je re­po­sar pa­ra que la pre­pa­ra­ción se con­cen­tre.

✔ El mar­tes, en el ho­ra­rio in­di­ca­do, to­me el pa­li­llo de ma­de­ra y gra­be en la vela (des­de el ex­tre­mo ha­cia la ba­se) su nom­bre y el del ser ama­do. Del otro la­do, es­cri­ba “atrac­ción eter­na”.

✔ Lue­go, un­te to­da la vela con el acei­te, co­ló­que­la en el pla­to de lo­za o por­ce­la­na y en­cién­da­la con los fós­fo­ros.

✔ Una vez que la vela se ha­ya con­su­mi­do, re­co­ja los res­tos y arró­je­los a una vía de agua.

7. MANÍ DE LA UNIÓN

Si us­ted sien­te que con su pa­re­ja, ca­da día, se ale­jan un po­co más, en­ton­ces es­tá a tiem­po de re­cu­pe­rar el de­seo con es­te ri­tual. Es­te em­bru­jo de­be rea­li­zar­lo jun­to a su pa­re­ja, un vier­nes al atar­de­cer. Ele­men­tos:

✔ 1 re­ci­pien­te de vi­drio

✔ 1 pu­ña­do de maní

✔ 1 cu­cha­ra­da de azú­car

✔ Pé­ta­los de una ro­sa blan­ca, de una ro­ja y de una ro­sa­da

✔ 1 ve­lón ro­jo Pro­ce­di­mien­to:

✔ Pri­me­ro, de­be­rá tos­tar el maní y, cuan­do es­té por sa­car­lo del fue­go, de­be ver­ter el azú­car pa­ra ca­ra­me­li­zar­lo.

✔ Cuan­do se en­fríe, co­ló­que­lo en el re­ci­pien­te de vi­drio.

✔ Lue­go, for­me un círculo en el pi­so con los pé­ta­los de las ro­sas. Ubi­que, del la­do de­re­cho del círculo, el re­ci­pien­te con maní y, a la iz­quier­da, el ve­lón ro­jo.

✔ En­cien­da el ve­lón y pro­ce­da, jun­to a su pa­re­ja, a de­gus­tar el maní. Am­bos ve­rán los re­sul­ta­dos ca­si al ins­tan­te, y la ma­gia del amor en­tra­rá nue­va­men­te en sus vi­das.

✔ El maní y el azú­car tie­nen el po­der de pro­mo­ver la se­duc­ción y de fo­men­tar la pa­sión. El círculo es el sím­bo­lo de la uni­dad y de la per­fec­ción. La ro­sa blan­ca sim­bo­li­za ar­mo­nía; la ro­sa­da, ter­nu­ra y la ro­ja, pa­sión.

✔ Pue­den acom­pa­ñar la pre­pa­ra­ción con dos co­pas de li­cor o vino blan­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.