PEN­TÁCU­LOS DE PO­DER

Le en­se­ña­mos a rea­li­zar, con­sa­grar y car­gar de po­der má­gi­co ca­da uno de los cua­tro amu­le­tos que le pro­po­ne­mos. Su ener­gía lo acom­pa­ña­rá pro­te­gién­do­lo y otor­gán­do­le lo que pi­da.

Astrodestino - - News -

El pen­tácu­lo es una de las fi­gu- ras más an­ti­guas uti­li­za­das en el mun­do de la ma­gia.

En es­ta no­ta, nos he­mos pro­pues­to que us­ted mis­mo apren­da a fa­bri­car­los, a car­gar­los de po­der y a usar­los del mo­do más ade­cua­do. Le ofre­ce­mos cua­tro amu­le­tos di­fe­ren­tes pa­ra que pue­da apli­car­los a fi­nes es­pe­cí­fi­cos.

¿QUÉ ES UN PEN­TÁCU­LO?

Los pen­tácu­los son es­tre­llas de cin­co pun­tas en­ce­rra­das en un círculo. Des­de el pun­to de vis­ta eso­té­ri­co, tie­nen un pro­fun­do sim­bo­lis­mo.

La es­tre­lla alu­de al es­pí­ri­tu uni­ver­sal y cons­ti­tu­ye una ima­gen del ser hu­mano (las pun­tas re­pre­sen­tan la ca­be­za, los bra­zos y las pier­nas). Por otra par­te, las pun­tas in­fe­rio­res sim­bo­li­zan a los ele­men­tos: la su­pe­rior de­re­cha, al Ai­re (el pen­sa­mien­to); la su­pe­rior iz­quier­da, a la Tie­rra (el ali­men­to); la in­fe­rior iz­quier­da, al Fue­go (la pa­sión); y la in­fe­rior de­re­cha, al Agua (la vi­da). A su vez, el pen­tácu­lo es la ima­gen del hom­bre (mi­cro­cos­mos) en re­la­ción per­fec­ta con lo su­pe­rior (ma­cro­cos­mos) y tie­ne, de es­ta for­ma, un gran po­der be­ne­fac­tor.

El he­cho de que es­té en­ce­rra­do en un círculo (el ci­clo tem­po­ral de la vi­da y la muer­te o tiem­po eterno) re­fuer­za su ener­gía.

1. EL PEN­TÁCU­LO DE SA­LO­MÓN

És­te es un pen­tácu­lo fa­mo­so, uti­li­za­do, se­gún la tra­di­ción, por el Rey Sa­lo­món, aquel sa­bio ju­dío que, fren­te a la dispu­ta de dos mu­je­res por un ni­ño, su­gi­rió cor­tar­lo por la mi­tad y lo­gró, de es­te mo­do ori­gi­nal, re­co­no­cer a quien de ver­dad lo que­ría, la úni­ca ca­paz de re­nun­ciar a él pa­ra sal­var­lo.

El pen­tácu­lo de Sa­lo­món se uti­li­za pa­ra ob­te­ner pro­tec­ción. Si lo que se bus­ca es se­gu­ri­dad de ín­do­le per­so­nal, pue­de lle­var­se en me­da­llo­nes, me­da­llas, pul­se­ras, he­bi­llas, ani­llos, etc. Pe­ro si, en cam­bio, lo que se quie­re es pro­te­ger al­gún lu­gar (su ho­gar, por ejem­plo), hay que col­gar­lo en la en­tra­da. Pa­ra ob­te­ner los me­jo­res re­sul­ta­dos, es al­ta­men­te re­co­men­da­ble es­cri­bir los nom­bres de las per­so­nas que ha­bi­tan el lu­gar y la di­rec­ción.

¡Ma­nos a la obra!

Pa­ra rea­li­zar los pen­tácu­los per­so­na­les, ne­ce­si­ta­mos un pa­que­te de ar­ci­lla o un tro­zo de ma­de­ra pa­ra ta­llar. Los pen­tácu­los pue­den ser he­chos en di­fe­ren­tes ta­ma­ños y pin­tar­se con di­fe­ren­tes co­lo­res. El pen­tácu­lo de pro­tec­ción de lu­ga­res tam­bién pue­de ser con­fec­cio­na­do en pa­pel o car­tón, sien­do, de es­ta ma­ne­ra, más sen­ci­llo es­cri­bir los nom­bres.

Ri­tual de po­der

Si de­sea­mos que el pen­tácu­lo ten­ga más po­der, ha­re­mos el si­guien­te ri­tual:

⟡ De­be­mos si­tuar­nos en un lu­gar abier­to y co­lo­car el pen­tácu­lo so­bre la tie­rra.

⟡ Lue­go, hay que po­ner en­ci­ma al­gu­nas ra­mi­tas de pe­re­jil se­co, muér­da­go o flo­res de jaz­mín fres­cas.

⟡ Aho­ra, hay que sen­tar­se fren­te al pen­tácu­lo mi­ran­do al Nor­te por va­rios se­gun­dos y vi­sua­li­zan­do có­mo la ener­gía de la Tie­rra car­ga el talismán.

⟡ Fi­nal­men­te, hay que re­co­ger el pen­tácu­lo y es­par­cir las flo­res o las hier­bas a las cua­tro di­rec­cio­nes, em­pe­zan­do y ter­mi­nan­do por el Nor­te.

⟡ Si, por al­gu­na ra­zón, es­te ri­tual de­be ser rea­li­za­do en un lu­gar ce­rra­do, po­de­mos re­em­pla­zar el lu­gar abier­to por un pla­to lleno de tie­rra, co­lo­can­do el pen­tácu­lo so­bre él. Lue­go, de­be­mos pro­ce­der de igual ma­ne­ra, só­lo que guar­dan­do las hier­bas y las flo­res pa­ra que sean es­par­ci­das al ai­re li­bre en otro mo­men­to.

2. PEN­TÁCU­LO PA­RA EL AMOR

Si desea co­nec­tar­se con el ser ama­do, ya sea pa­ra que él o ella no­ten su pre­sen­cia o pa­ra afir­mar una re­la­ción, de­be­mos ha­cer un pen­tácu­lo de azú­car y lle­var ade­lan­te el si­guien­te ri­to:

⟡ Du­ran­te la no­che, suba a una te­rra­za o di­rí­ja­se ha­cia al­gún lu­gar abier­to. So­bre el pi­so y, con azú­car blan­ca, di­bu­je la fi­gu­ra de un pen­tácu­lo.

⟡ En un mis­mo pa­pel, es­cri­ba los nom­bres de las dos per­so­nas que desea unir y dé­je­lo al la­do del pen­tácu­lo. En­cien­da una

vela de co­lor ro­jo y co­ló­que­la jun­to a él.

⟡ Una vez pre­pa­ra­do to­do es­to, nos si­tua­re­mos fren­te a la pun­ta in­fe­rior iz­quier­da del pen­tácu­lo, la pun­ta que co­rres­pon­de al ele­men­to Fue­go y re­ci­ta­re­mos lo si­guien­te:

“Pen­tácu­lo de azú­car, es­pe­ro que en­dul­ces mi vi­da tray ndo­me a (nom­bre de la per­so­na ele­gi­da) co­mo com­pa­ñía”.

3. EL PEN­TÁCU­LO DE LA ABUN­DAN­CIA

Es­te ti­po de pen­tácu­los pue­de ser uti­li­za­do en di­fe­ren­tes oca­sio­nes. Es re­co­men­da­ble tan­to pa­ra aper­tu­ras de lo­ca­les, de ne­go­cios, cam­bios de tra­ba­jo o, sim­ple­men­te, pa­ra tra­tar de atraer más pros­pe­ri­dad a nues­tras vi­das.

⟡ Pa­ra po­der lle­var a ca­bo el ri­tual, de­be­mos con­fec­cio­nar un pen­tácu­lo con gra­nos de cho­clo. Pa­ra ob­te­ner ma­yor po­der, es re­co­men­da­ble rea­li­zar el pen­tácu­lo en el mis­mo lu­gar en que tra­ba­ja­mos. De no ser es­to po­si­ble, tam­bién es fac­ti­ble de rea­li­zar el ri­tual en nues­tra ca­sa, pe­ro con­cen­trán­do­nos y tra­tan­do de vi­sua­li­zar men­tal­men­te el lu­gar más re­la­cio­na­do con nues­tro de­seo de abun­dan­cia.

⟡ Una vez he­cho el pen­tácu­lo, en­cien­da una vela ver­de a su la­do. A con­ti­nua­ción, pá­re­se fren­te a él y di­ga lo si­guien­te:

“Dio­sa de la for­tu­na, el di­ne­ro es co­mo los gra­nos de ma z que cre­cen en to­da la tie­rra: es­par­ce al­gu­nos de es­tos gra­nos aqu (es­cri­ba el do­mi­ci­lio), gra­cias te doy”.

4. PEN­TÁCU­LO PA­RA LA SA­LUD

Si al­guien que­ri­do es­tá en­fer­mo, de­be­mos ha­cer un pen­tácu­lo de sal grue­sa, po­ner una fo­to o es­cri­bir el nom­bre de la per­so­na a sa­nar, en­cen­der una vela y re­ci­tar: “Por el divino nom­bre de la dio­sa cu­yo alien­to nos da vi­da, yo con­sa­gro y car­go es­te pent cu­lo co­mo una m gica he­rra­mien­ta de sa­na­ción”.

Lue­go, mien­tras se con­su­me la vela, hay que con­cen­trar­se, vi­sua­li­zar a la per­so­na sa­lu­da­ble y de­cir lo si­guien­te:

“Má­gi­ca sa­na­ción, mien­tras la vela se que­ma, la en­fer­me­dad ter­mi­na y la sa­lud re­tor­na”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.