Al­qui­mia pa­ra ga­nar di­ne­ro

Apren­da a con­fec­cio­nar el Talismán Al­quí­mi­co y un Pre­pa­ra­do Ca­za­for­tu­nas re­co­men­da­dos por al­qui­mis­tas pa­ra la ob­ten­ción de ri­que­za ma­te­rial y es­pi­ri­tual.

Astrodestino - - News -

Cuan­do se ha­bla de Al­qui­mia, la ma­yo­ría de la gen­te pien­sa en un ar­te os­cu­ro e in­com­pren­si­ble, só­lo ap­to pa­ra con­ta­dos ini­cia­dos que han trans­mi­ti­do con re­ti­cen­cia su sa­ber en un len­gua­je críp­ti­co y mu­chas ve­ces in­des­ci­fra­ble. Es­ta es una ver­dad a me­dias. En reali­dad la Al­qui­mia, en tan­to prác­ti­ca, tu­vo co­mo nor­ma des­de sus ini­cios la sen­ci­llez. Ac­ce­der a la Pie­dra Fi­lo­so­fal po­día ser un pro­ce­so ar­duo y ex­ten­so, pe­ro con una ló­gi­ca sen­ci­lla y fé­rrea, un “pa­so a pa­so” en el que un es­ta­do de la ex­pe­ri­men­ta­ción lle­va­ba na­tu­ral­men­te al si­guien­te.

Lo que su­ce­de es que, al ser fe­roz­men­te per­se­gui­da por la so­cie­dad en la que flo­re­ció (la Edad Me­dia eu­ro­pea), de­bió re­su­mir­se en un len­gua­je ca­si en cla­ve, só­lo en­ten­di­do por los adep­tos a es­te ar­te, pa­ra evi­tar la per­se­cu­ción que po­día ter­mi­nar con la vi­da de quien la prac­ti­ca­ra y tam­bién pa­ra pro­te­ger las en­se­ñan­zas y per­mi­tir que si­guie­ran sien­do trans­mi­ti­das. Ese es el ori­gen del “len­gua­je os­cu­ro” de los al­qui­mis­tas: una me­di­da de pre­cau­ción.

UNA CIEN­CIA PRÁC­TI­CA

Con­tra­ria­men­te a lo que pien­san quie­nes la ven co­mo una fi­lo­so­fía her­mé­ti­ca, la Al­qui­mia era esen­cial­men­te un ar­te prác­ti­ca. “No se formula, sino que se rea­li­za”, es­cri­bió el adep­to Sc­wa­ller de Lu­bicz. Así, la lla­ma­da Obra Mag­na o Gran Obra, que era la ob­ten­ción de lo que se de­no­mi­na Pie­dra Fi­lo­so­fal, no de­ja­ba de ser un pro­ce­so de ex­pe­ri­men­tos quí­mi­cos des­ti­na­do a la trans­mu­ta­ción de un ma­te­rial in­no­ble en uno no­ble (el oro). Ade­más de es­ta Gran Obra, la Al­qui­mia siem­pre se de­di­có a los lla­ma­dos tra­ba­jos me­no­res, a car­go de los al­qui­mis­tas co­no­ci­dos co­mo es­pa­gi­ris­tas. Es­tos se de­di­ca­ban a pe­que­ñas trans­mu­ta­cio­nes, ma­ni­pu­lan­do ele­men­tos sim­ples en bus­ca de fi­nes prác­ti­cos.

En­tre los mu­chos tra­ba­jos de sa­bios me­die­va­les que han lle­ga­do a nues­tra épo­ca, he­mos ele­gi­do aquí dos re­la­cio­na­dos con la ob­ten­ción de di­ne­ro y la pro­tec­ción de la eco­no­mía per­so­nal y del ho­gar. El pri­me­ro es un talismán al­quí­mi­co de enor­me po­der pro­pi­cia­to­rio: el Talismán Jeroglífic­o Mer­cu­rial. El se­gun­do tra­ba­jo con­sis­te en una pre­pa­ra­ción, una“cocción” -en el len­gua­je al­quí­mi­co- in­fa­li­ble y po­de­ro­sa.

EL TALISMÁN AL­QUÍ­MI­CO

Se tra­ta de una re­pre­sen­ta­ción fí­si­ca del llamado “Jeroglífic­o Mer­cu­rial”, sím­bo­lo ener­gé­ti­co desa­rro­lla­do por un gran al­qui­mis­ta in­glés, John Dee, au­tor de “La Mó­na­da Je­ro­glí­fi­ca” y as­tró­lo­go de la rei­na Isa­bel, que na­ció en Lon­dres en 1527 y mu­rió en 1608.

Pa­ra la rea­li­za­ción fí­si­ca del Jeroglífic­o Mer­cu­rial us­ted de­be­rá pro­ce­der de la si­guien­te ma­ne­ra:

1- De­be rea­li­zar mol­des di­bu­jan­do so­bre pa­pel ca­da una de las par­tes del talismán, a sa­ber:

La fi­gu­ra 4, es de­cir la rec­ta más lar­ga, no de­be su­pe­rar los 12 cen­tí­me­tros de lar­go (aun­que sí pue­de ser tan pe­que­ña co­mo gus­te ca­da quien). El res­to de las fi­gu­ras, realí­ce­las man­te­nien­do una pro­por­ción con és­ta.

2- Lue­go de­be rea­li­zar ca­da fi­gu­ra en ar­ci­lla o ma­si­lla epo­xi, co­lo­can­do es­te ma­te­rial so­bre los mol­des con un gro­sor de ape­nas un par de mi­lí­me­tros. An­tes de que el ma­te­rial se se­que, unir las par­tes, si­guien­do el di­bu­jo del Jeroglífic­o:

3- Cuan­do el Talismán Jeroglífic­o se ha­ya se­ca­do, hay una op­ción que pue­de to­mar­se o no: bus­car la ayu­da de un es­pe­cia­lis­ta jo­ye­ro pa­ra ha­cer que lo ba­ñen en oro. El pro­ce­so no es costoso y pue­de au­men

tar la po­ten­cia del talismán.

For­ma de uso

Use­lo co­mo ob­je­to ener­gé­ti­co, lle­ván­do­lo siem­pre que se di­ri­ja a un lu­gar o ac­ti­vi­dad re­la­cio­na­da con el di­ne­ro.

En mo­men­tos de to­mar de­ci­sio­nes eco­nó­mi­cas, afé­rre­lo en­tre sus ma­nos, mien­tras me­di­ta los pa­sos a se­guir. Tam­bién pue­de co­lo­car­lo cer­ca de su ca­be­za cuan­do duer­me (de­ba­jo de la al­moha­da o so­bre la ca­be­ce­ra de la ca­ma). Le ayu­da­rá a man­te­ner el equi­li­brio en­tre fuer­zas opues­tas, que es fun­da­men­tal pa­ra que se alla­nen sus ca­mi­nos eco­nó­mi­co.

Tam­bién pue­de rea­li­zar un se­gun­do Talismán Ener­gé­ti­co Mer­cu­rial, y co­lo­car­lo so­bre la puer­ta de en­tra­da de su ho­gar, del la­do de aden­tro.

COCCIÓN “DE OPUS NIGRUM”

La pu­ri­fi­ca­ción por el fue­go es el me­ca­nis­mo esen­cial de la Al­qui­mia. No por na­da a es­ta cien­cia se la co­no­ce tam­bién co­mo el Ar­te del Fue­go. Aun­que pa­ra ha­cer mez­clas y coc­cio­nes us­ted no po­sea un alam­bi­que tí­pi­co de los que usa­ban los sa­bios me­die­va­les, de to­dos mo­dos po­drá rea­li­zar es­te po­de­ro­so pre­pa­ra­do, ba­sa­do en una fór­mu­la ex­traí­da del li­bro “Su­ma Per­fec­ción de Ma­gis­te­rio”, atri­bui­do a Dja­bir-ibn-Hay­yan.

Ne­ce­si­ta­rá es­tos ma­te­ria­les

• Unos po­cos gra­mos de sul­fu­ro de hie­rro (o “pi­ri­ta”), que pue­de con­se­guir sin de­ma­sia­das com­pli­ca­cio­nes. Con­sul­te con cual­quier he­rre­ro o lo­cal de he­rre­ría ho­ga­re­ña y ha­lla­rá el ma­te­rial; es­ta­mos ha­blan­do de unos po­cos gra­mos, así que no ten­drá pro­ble­mas.

• Un ani­llo o me­da­lla de oro

• 50 cc de gli­ce­ri­na (6 cu­cha­ra­das so­pe­ras lle­nas)

• 500 cc de agua des­ti­la­da

• Un Va­so de Cocción (es­ta es una de­no­mi­na­ción al­quí­mi­ca, pe­ro no se re­fie­re a un va­so sino a un re­ci­pien­te am­plio y no de acero, co­mo po­dría ser una olla de ba­rro o de alu­mi­nio).

• 200 g de va­se­li­na

El pro­ce­di­mien­to es el si­guien­te

• Co­lo­que el agua des­ti­la­da en el Va­so de Cocción, a fue­go muy al­to.

• Cuan­do es­té a pun­to de her­vir, agre­gue el pol­vi­llo del sul­fu­ro y la gli­ce­ri­na y ba­je el fue­go.

• Re­vuel­va cons­tan­te­men­te man­te­nien­do el her­vor a fue­go len­to cons­tan­te du­ran­te me­dia ho­ra.

• De­je que se con­ti­núe co­cien­do so­lo du­ran­te otra me­dia ho­ra.

• Uti­li­zan­do un for­món o una li­ma me­tá­li­ca muy grue­sa, ra­lle so­bre la cocción el ani­llo o me­da­lla de oro. No se tra­ta de con­ver­tir el ani­llo en pol­vo: só­lo se ne­ce­si­ta un su­til com­po­nen­te au­rí­fe­ro en la cocción, pa­ra que és­ta fra­güe en to­do su po­der.

• Suba el fue­go a to­da su po­ten­cia, vuel­va a re­vol­ver y há­ga­lo has­ta que la mez­cla se es­pe­se.

• En es­te pun­to, dé­je­la re­du­cir­se so­la has­ta su mí­ni­ma ex­pre­sión, ca­si has­ta que so­li­di­fi­que.

• Re­ti­re, de­je en­friar un po­co e in­tro­duz­ca tres cu­cha­ra­das pe­que­ñas de es­ta cocción en un re­ci­pien­te de bo­ca an­cha, don­de ten­drá tam­bién la va­se­li­na. Re­vuel­va y con­ser­ve en un lu­gar os­cu­ro.

Usos

a- Un­te con la pas­ta la sue­la de su cal­za­do cuan­do sal­ga a bus­car di­ne­ro. b- Des­co­sa un cos­ta­do de su bi­lle­te­ra, co­lo­que en el fo­rro de la mis­ma una pe­que­ña can­ti­dad de la pas­ta, y vuel­va a co­ser. c- Co­lo­que un re­ci­pien­te con pas­ta abier­to, en el ca­jón don­de guar­de ro­pa que use pa­ra tra­ba­jar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.