MA­GIA CON SAL

Qui­zás se tra­te del pri­mer ele­men­to em­plea­do en he­chi­zos caseros. Se la uti­li­za so­bre to­do en ri­tos de pro­tec­ción. Des­cu­bra su po­der.

Astrodestino - - News -

La sal se uti­li­za en nu­me­ro­sas prác­ti­cas eso­té­ri­cas. Se­cre­tos de la Bru­ja le re­ve­la, hoy, al­gu­nas de las ma­ne­ras más efec­ti­vas de uti­li­zar es­te ele­men­to en la fa­bri­ca­ción de talismanes y efec­tuar ri­tua­les pro­pi­cia­to­rios.

Con­tra la en­vi­dia

Si us­ted su­po­ne que es­tá sien­do víc­ti­ma de la en­vi­dia aje­na, lle­ve a ca­bo el si­guien­te ri­tual pa­ra li­brar­se de ella:

● Co­lo­que una fo­to­gra­fía su­ya -pre­fe­ren­te­men­te de cuer­po en­te­ro- so­bre una su­per­fi­cie pla­na y lim­pia.

● Ro­dée­la con un círculo de sal grue­sa.

● Dé­je­la por es­pa­cio de una se­ma­na y dia­ria­men­te agre­gue una piz­ca de sal al círculo. Mien­tras lo ha­ce, con­cén­tre­se en la idea de ale­jar de us­ted la en­vi­dia.

● Al ca­bo de ese tiem­po , ti­re la sal a un de­sa­güe y guar­de la fo­to­gra­fía en la me­sa de luz.

Pa­ra ale­jar un ene­mi­go

● En una no­che de Cuar­to Men­guan­te, lle­ne con al­cohol fino un fras­co de vi­drio y di­lu­ya en él una cu­cha­ra­da de sal fi­na.

● Es­cri­ba el nom­bre de su ene­mi­go en un pa­pel y co­ló­que­lo den­tro del fras­co.

● Dé­je­lo allí du­ran­te sie­te días y lue­go arro­je el lí­qui­do a un de­sa­güe y ti­re el pa­pel a la ba­su­ra.

Pa­ra neu­tra­li­zar el mal

Las agre­sio­nes ener­gé­ti­cas que nos en­vían pue­den ser neu­tra­li­za­das de la si­guien­te ma­ne­ra:

● Du­ran­te tres ma­ña­nas con­se­cu­ti­vas fi­na­li­ce su ba­ño de­rra­man­do so­bre su es­pal­da una ja­rra de agua fría, en la que ha­brá di­suel­to tres cu­cha­ra­das de sal ma­ri­na.

● An­tes de de­jar su ca­sa, to­me una piz­ca del mis­mo ti­po de sal con su mano iz­quier­da y arró­je­la ha­cia atrás, so­bre su hom­bro de­re­cho.

Pa­ra ale­jar los ma­los es­pí­ri­tus

● En el trans­cur­so de la ter­ce­ra no­che de Cuar­to Men­guan­te, lim­pie una me­sa y co­lo­que en su cen­tro un es­pe­jo re­don­do.

● Ro­dée­lo con un círculo de sal fi­na.

● Es­pol­vo­ree so­bre él tres piz­cas de sal.

● Ro­dee el círculo con tres ve­las blan­cas, de ma­ne­ra tal que és­tas for­men la fi­gu­ra de un trián­gu­lo.

● Arro­je so­bre ca­da una de las ve­las una piz­ca de sal y en­cién­da­las.

Con­tra el mal de ojo

De­cai­mien­to y ner­vio­sis­mo sin cau­sa apa­ren­te pue­den muy bien ser efec­tos de ha­ber si­do “ojea­do”. En es­te ca­so, lle­ve a ca­bo el ri­tual que de­ta­lla­mos a con­ti­nua­ción:

● Du­ran­te tres días pon­ga un va­so de agua con unos gra­mos de sal grue­sa en su me­sa de luz y cám­bie­lo dia­ria­men­te.

● Tra­ce de­ba­jo de su ca­ma una cruz de sal grue­sa y, cuan­do ha­yan trans­cu­rri­do los tres días, arro­je la sal a la ba­su­ra.

Pa­ra ale­jar a la ma­la suer­te

Si la suer­te se em­pe­ña en no es­tar de su la­do, fa­bri­que el si­guien­te talismán y llé­ve­lo siem­pre con us­ted:

● En una no­che de Lu­na Lle­na, co­lo­que sie­te cu­cha­ra­di­tas de sal ma­ri­na en una lí­nea rec­ta horizontal, so­bre una su­per­fi­cie pla­na.

● Co­men­zan­do por la iz­quier­da va­ya agre­gán­do­le: a la pri­me­ra, la ter­ce­ra, la quin­ta y la sép­ti­ma, una piz­ca de sán­da­lo en pol­vo; a la se­gun­da, la cuar­ta y la sex­ta un grano de in­cien­so.

● Dé­je­las to­da la no­che y, a la ma­ña­na si­guien­te, co­ló­que­las en una pe­que­ña bol­si­ta de po­li­eti­leno y és­ta, a su vez, en una bol­si­ta de gé­ne­ro li­la.

Pro­tec­ción ho­ga­re­ña

Si desea pro­te­ger su ho­gar y sus ha­bi­tan­tes de cual­quier ti­po de in­fluen­cia ne­ga­ti­va que pue­dan re­ci­bir:

● Pro­ce­da a lim­piar su ca­sa, tal co­mo lo ha­ce ha­bi­tual­men­te.

● Co­lo­que en uno de los án­gu­los de ca­da una de las ha­bi­ta­cio­nes tres piz­cas de sal fi­na.

● Que­me so­bre unos car­bon­ci­tos en­cen­di­dos una cu­cha­ra­da de sal ma­ri­na y pro­ce­da a sahu­mar to­das las ha­bi­ta­cio­nes, co­men­zan­do por aque­lla que se en­cuen­tra más ale­ja­da de la puer­ta de en­tra­da.

● Fi­nal­men­te, es­par­za so­bre el um­bral una cu­cha­ra­da de sal fi­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.