CA­ZA­DO­RES DE IMÁ­GE­NES

HIS­TO­RIA DE RO­SA­RIO

Barullo - - SUMARIO - Por Pa­blo Bilsky

En el es­pa­cio vir­tual hay si­tios de­di­ca­dos a las fo­tos his­tó­ri­cas co­mo Ro­sa­rio An­ti­guo y Fo­to­gra­fías y Es­tam­pas del Ro­sa­rio An­ti­guo.

Las fo­to­gra­fías tie­nen mo­vi­mien­to. Es­tán he­chas de luz. Y no hay na­da más ve­loz que la luz. Re­tra­tan un momento del pa­sa­do. Pe­ro no lo fi­jan, sino que lo ha­cen dia­lo­gar con el pre­sen­te. Abren una bre­cha entre el pre­sen­te y el pa­sa­do. Ha­bi­li­tan una zo­na de mis­te­rio, una te­rra in­cog­ni­ta en la que tiempo y es­pa­cio fun­cio­nan de una ma­ne­ra u otra, y par­ti­ci­pan de una danza me­lan­có­li­ca, co­mo un tan­go de lu­ces y som­bras, un dos por cua­tro en el que muer­tos y vi­vos se mez­clan en un abra­zo y le sa­can vi­ru­ta al pi­so.

En el es­pa­cio vir­tual, hay si­tios de­di­ca­dos a las fo­tos an­ti­guas de Ro­sa­rio co­mo Ro­sa­rio An­ti­guo y Fo­to­gra­fías y Es­tam­pas del Ro­sa­rio An­ti­guo. Es­tos em­pren­di­mien­tos, ver­da­de­ras puer­tas a otras épo­cas, no solo ofre­cen mi­les de imá­ge­nes de la ciu­dad, sino tam­bién his­to­rias, re­se­ñas y re­fe­ren­cias pre­ci­sas de los si­tios que las fo­tos ilus­tran.

La his­to­ria grá­fi­ca, la tra­di­ción oral, la his­to­ria de la vi­da co­ti­dia­na se ofre­cen en for­ma de una ex­pe­rien­cia co­lec­ti­va que no de­ja de cre­cer, co­mo un uni­ver­so en cons­tan­te ex­pan­sión, gracias al apor­te per­ma­nen­te de la gen­te.

Ro­sa­rio An­ti­guo y Fo­to­gra­fías y Es­tam­pas del Ro­sa­rio An­ti­guo son pro­duc­tos de la vo­ca­ción de ca­za­do­res de imá­ge­nes ro­sa­ri­nos, apa­sio­na­dos por la his­to­ria de la ciu­dad.

Ma­rio Bro­llo, de 40 años, ha­ce más de dos que co­men­zó con la pá­gi­na Ro­sa­rio An­ti­guo, que jun­to a más de 2.500 imá­ge­nes, ofre­ce un ma­pa con la geo­lo­ca­li­za­ción de ca­da una. De es­ta ma­ne­ra la fo­to, re­la­cio­na­da con el lu­gar de la ciu­dad en que fue to­ma­da, se con­vier­te en un si­tio de me­mo­ria, en una his­to­ria en sí mis­ma, una na­rra­ción vi­sual y un es­pa­cio, abier­to y ha­bi­ta­ble, entre el pre­sen­te y el pa­sa­do. Ade­más, de ca­da lu­gar, es­qui­na o pla­za sue­len ofre­cer­se va­rias fo­tos de dis­tin­tas épo­cas, con lo cual se per­ci­be la evo­lu­ción del si­tio en la his­to­ria.

“Un gran desafío era ca­ta­lo­gar las imá­ge­nes, or­de­nar­las de al­gu­na ma­ne­ra, para que no sea caó­ti­co, y ubi­car­las geo­grá­fi­ca­men­te fue una for­ma de lo­grar­lo”, ex­pli­có Bro­llo, que se ins­pi­ró en otros gru­pos ya exis­ten­tes en las re­des so­cia­les, co­mo por ejem­plo Ro­sa­rio Secreta y Ro­sa­rio en el Re­cuer­do. Bro­llo se sin­tió es­pe­cial­men­te ins­pi­ra­do por el em­pren­di­mien­to de otro apa­sio­na­do ca­za­dor de imá­ge­nes, Fe­de­ri­co Dun­ger, de 52 años, que en 2016 creó en Fa­ce­book el gru­po Fo­to­gra­fías y Es­tam­pas del Ro­sa­rio An­ti­guo, un pa­cien­te trabajo de re­co­pi­la­ción, cla­si­fi­ca­ción de imá­ge­nes e his­to­rias de un Ro­sa­rio del pa­sa­do que se ha­ce pre­sen­te.

Au­to­di­dac­tas, es­me­ra­dos es­tu­dio­sos de ávi­dos oí­dos, lec­to­res aten­tos pe­ro sin tí­tu­los ni for­ma­ción aca­dé­mi­ca, Bro­llo y Dun­ger se sien­ten deu­do­res de una vie­ja es­tir­pe de his­to­ria­do­res que se ocu­pa­ron de Ro­sa­rio, co­mo Juan Ál­va­rez (1878-1954) y Wla­di­mir Mi­kie­lie­vich (1904-1999).

La pa­sión de Dun­ger co­men­zó ha­ce más de trein­ta años, con una co­lec­ción de vie­jos pro­gra­mas de ci­ne de las dé­ca­das de 1950 y 1970 he­re­da­dos del pa­dre. “A par­tir de allí me in­tere­sé por la his­to­ria de la ciu­dad, y en 2002 par­ti­ci­pé de la Co­mi­sión Po­pu­lar por los 150 años de la de­cla­ra­ción de Ro­sa­rio co­mo ciu­dad, con­vo­ca­da por Mi­guel Án­gel de Mar­co (h)”, con­tó Dun­ger, que lue­go co­men­zó a es­cri­bir en la re­vis­ta di­ri­gi­da por De Mar­co (h), Ro­sa­rio, la fuer­za de su his­to­ria. Cuando la re­vis­ta ce­rró, con­ti­nuó con su pa­sión a tra­vés de la red so­cial.

Es­tos ca­za­do­res de imá­ge­nes per­te­ne­cen ade­más a otra es­tir­pe, to­da­vía

más an­ti­gua: los re­co­pi­la­do­res de his­to­rias ora­les. Porque su trabajo, le­jos de ser el de co­lec­cio­nis­tas in­di­vi­dua­les y so­li­ta­rios, es una ta­rea plu­ral. Sus pá­gi­nas y gru­pos vir­tua­les ge­ne­ran reali­da­des bien con­cre­tas, tan­gi­bles, reales y hu­ma­nas.

Los bus­ca­do­res de fo­to­gra­fías coin­ci­den en que los apor­tes de las en­ti­da­des pú­bli­cas y las em­pre­sas pri­va­das son es­ca­sos, y que re­sul­tan fun­da­men­ta­les la ge­ne­ro­si­dad y par­ti­ci­pa­ción de la gen­te. “La gen­te no solo apor­ta imá­ge­nes sino tam­bién da­tos que fal­tan, de­ta­lles que tie­nen en la me­mo­ria y que no fi­gu­ran en nin­gún li­bro de his­to­ria, que los tie­nen quie­nes fue­ron tes­ti­gos, los que es­tu­vie­ron en una de­ter­mi­na­da oca­sión del pa­sa­do”, se­ña­ló Dun­ger.

“A veces se suben fo­to­gra­fías sin re­fe­ren­cias de año ni lu­gar y los da­tos que fal­tan se em­pie­zan a des­ci­frar con los apor­tes de la gen­te, a veces hay con­tro­ver­sias so­bre da­tos, los re­cuer­dos va­rían, pe­ro se van cons­tru­yen­do co­lec­ti­va­men­te”, con­tó Bro­llo.

Ro­sa­rio An­ti­guo” y Fo­to­gra­fías y Es­tam­pas del Ro­sa­rio An­ti­guo son puer­tas de ac­ce­so a ex­pe­rien­cias tras­cen­den­tes. Al­gu­nas, co­mo si fue­ran via­jes en el tú­nel del tiempo, lle­van al pa­sa­do. Otras, en cam­bio, al pre­sen­te. Y es un pre­sen­te co­mu­ni­ta­rio, com­par­ti­do, en el que gru­pos de per­so­nas com­par­ten imá­ge­nes, his­to­rias, anéc­do­tas y ex­pe­rien­cias de vi­da. Queda atrás el mundo vir­tual de las re­des so­cia­les. Y la gen­te se reúne, en el viejo sen­ti­do del tér­mino. Po­ne el cuer­po en el mundo real. Las per­so­nas se jun­tan a char­lar.

Las fo­tos dis­pa­ran re­cuer­dos per­so­na­les. Son dis­po­si­ti­vos de la me­mo­ria in­di­vi­dual que, al re­unir­se con otras me­mo­rias in­di­vi­dua­les, con­for­man la me­mo­ria de una co­mu­ni­dad. La pa­sión de Bro­llo y Dun­ger mo­vi­li­za un trabajo co­lec­ti­vo que cons­tru­ye una his­to­ria del co­mún, fue­ra del ca­non, te­ji­da con re­ta­zos de re­cuer­dos de ve

ci­nas y ve­ci­nos de la Vi­lla del Ro­sa­rio.

“Lo que cuenta la gen­te en for­ma de anéc­do­ta per­so­nal es his­to­ria pu­ra. Te di­cen, por ejem­plo: «Yo veía to­car a la Tro­va ro­sa­ri­na, pa­sa­ba por una ven­ta­na y veía en­sa­yar a Lalo de los San­tos». Es par­te de la his­to­ria de la ciu­dad que es­tá guar­da­da en la men­te de nuestra gen­te”, se­ña­ló Bro­llo.

La me­lan­co­lía apa­re­ce siempre, co­mo año­ran­za de un pa­sa­do per­di­do, desea­do, de una ciu­dad con­ver­ti­da en fan­tas­mas. “Las año­ran­zas y me­lan­co­lías de ca­da uno tie­nen que ver con lo vi­vi­do. En mi ca­so ex­tra­ño vi­ven­cias de la vi­da so­cial de la dé­ca­da de 1980, los años de mi ju­ven­tud”, con­tó Dun­ger.

“Con re­la­ción al pa­tri­mo­nio ar­qui­tec­tó­ni­co, más que me­lan­co­lía sien­to bron­ca por los edi­fi­cios de al­to va­lor que tuvo Ro­sa­rio y fue­ron de­mo­li­dos”, agre­gó el res­pon­sa­ble del gru­po de Fa­ce­book Fo­to­gra­fías y Es­tam­pas del Ro­sa­rio An­ti­guo.

“Es no­ta­ble có­mo las fo­to­gra­fías mo­vi­li­zan los sen­ti­mien­tos de la gen­te, al­gu­nos ex­tra­ñan es­pe­cial­men­te los fe­rro­ca­rri­les, por ejem­plo, otros los ci­nes an­ti­guos, otros los edi­fi­cios, de­pen­de de la ex­pe­rien­cia de vi­da de ca­da uno”, agre­gó Bro­llo.

Una fo­to del pa­sa­do ha­ce pre­sen­te una ausencia. Le da car­na­du­ra, reali­dad y ac­tua­li­dad a un fan­tas­ma. O al sue­ño de un fan­tas­ma. La fo­to­gra­fía, poe­ma he­cho de lu­ces y som­bras, les da peso a se­res eva­nes­cen­tes.

Sue­ños, re­cuer­dos, ausencias, lu­ces y som­bras se pre­sen­tan an­te los ojos de quien ob­ser­va y es lla­ma­do por la ima­gen. La fo­to es una ven­ta­na a un más allá. Ob­ser­var una fo­to an­ti­gua acer­ca esa otre­dad inasi­ble que lla­ma­mos pa­sa­do.

To­da ciu­dad es­tá cons­trui­da a par­tir de sue­ños, de pro­yec­tos del pa­sa­do y del pre­sen­te (pro­yec­tos po­lí­ti­cos, lu­chas, mar­cas de vi­da co­ti­dia­na en ca­da ca­lle, en ca­da es­qui­na). Los sue­ños de ge­ne­ra­cio­nes pa­sa­das y pre­sen­tes ace­chan y nos lla­man des­de ca­da ima­gen.

Pla­za 25 de Ma­yo. Una to­ma par­ti­cu­lar des­de un bal­cón de ca­lle San­ta Fe.

No es Pa­rís. Es la es­qui­na de Cór­do­ba y Co­rrien­tes.

Afi­la­dor so­bre ca­lle Colón fren­te a la pla­za Bél­gi­ca (1982).

La ba­ja­da Sar­gen­to Ca­bral a prin­ci­pios del si­glo xx.

Ve­rano de 1956. Ami­gas ma­tean­do en las is­las, cuando no era na­da fácil cru­zar el Pa­ra­ná.

Pos­tal del Jar­dín de Ni­ños en el par­que In­de­pen­den­cia, donde ha­bía ani­ma­les pe­ro tam­bién un es­pec­tácu­lo cir­cen­se den­tro del pre­dio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.