Vas­co Szi­ne­tar, el fo­tó­gra­fo que creó la sel­fie en los años ´80.

Re­tra­tó a Bor­ges en la in­ti­mi­dad de un ba­ño; im­pri­mió esa ima­gen, la usó co­mo car­ta de pre­sen­ta­ción y ac­ce­dió a mu­chas otras plu­mas, co­mo Cio­ran y García Már­quez. El fo­tó­gra­fo y poe­ta que in­ven­tó la sel e en los años ‘80 no en­tien­de de lí­mi­tes: “Soy un et

Break - - Break! Fast - Por Rocío Me­llas. Fo­tos: Vas­co Szi­ne­tar

El tiem­po pa­sa, sin apu­ros, fren­te al es­pe­jo. El fo­tó­gra­fo Vas­co Szi­ne­tar ya no es aquel per­so­na­je de bar­ba tu­pi­da que le de­vuel­ve mue­cas a su re­fle­jo; es­tá en­tre­cano y me­lan­có­li­co. Du­ran­te más de tres dé­ca­das, el ar­tis­ta ve­ne­zo­lano per­si­guió a Jor­ge Luis Bor­ges, Ga­briel García Már­quez, Juan Vi­llo­ro, Mario Vargas Llo­sa, Jon Lee An­der­son y un sin­fín de es­cri­to­res. Se re­tra­tó con ellos en ba­ños, ho­te­les y ae­ro­puer­tos. ¿El re­sul­ta­do? ‘Cheek to Cheek’ y ‘Fren­te al Es­pe­jo’.

Las dos mues­tras, que ha­ce po­co es­tu­vie­ron mon­ta­das en la Bi­blio­te­ca Ri­car­do Güi­ral­des, son una re­fle­xión so­bre el cuer­po y el po­der. “Quie­nes par­ti­ci­pan de es­tas per­for­man­ces son per­so­nas que tie­nen un rol de­ter­mi­na­do en la so­cie­dad: es­cri­to­res, po­lí­ti­cos, ar­tis­tas. Al re­tra­tar­me con ellos, en de­fi­ni­ti­va, es­toy dan­do el tes­ti­mo­nio de un per­so­na­je, que soy yo. Siem­pre su­pe que a es­tas se­ries ha­bía que desa­rro­llar­las en el tiem­po pa­ra que tu­vie­ran le­gi­ti­mi­dad, y eso hi­ce”, ex­pli­ca el hom­bre que in­ven­tó la sel­fie en los años 80.

En am­bos tra­ba­jos con­cep­tua­les, el fo­tó­gra­fo trans­cu­rre so­bre su pro­pia historia, cam­bia de es­pí­ri­tu, de fi­so­no­mía, de ac­ti­tud. “Con el tiem­po, uno se vuel­ve más pe­si­mis­ta, pe­ro de pron­to sur­ge un per­so­na­je que, en su si­mu­la­cro, te

“LA FO­TO­GRA­FÍA ME HA DA­DO UNA FOR­MA DE SOPORTARME EN EL MUN­DO”

in­cor­po­ra a la fies­ta y tu pos­tu­ra cam­bia. Hay fo­tos tran­qui­las, so­se­ga­das, y fo­tos que jue­gan con la in­ma­du­rez, con ese sen­ti­do ado­les­cen­te que tie­ne el hom­bre y que lo ha­ce hu­mano”, re­ve­la. Lla­ve maes­tra “El ini­cio de mi tra­ba­jo, por esas co­sas del azar, es­tá vin­cu­la­do a la Ar­gen­ti­na. Cuan­do Bor­ges lle­gó a Ve­ne­zue­la, en 1982, de­ci­dí in­cor­po­rar­lo a la se­rie ‘Fren­te al es­pe­jo’, que jus­ta­men­te es­tá re­la­cio­na­do con un ele­men­to so­bre el que ha es­cri­to y re­fle­xio­na­do mu­cho. Al re­ve­lar­lo, vi ese re­tra­to tan in­for­mal y tan ín­ti­mo que me sor­pren­dí. ‘Dios mío, es­to me va a lle­var to­da la vi­da’, me di­je. Y así fue”, des­cri­be Szi­ne­tar.

Ese mis­mo re­tra­to, des­pués, ofi­ció de car­ta de pre­sen­ta­ción. “Una vez es­ta­ba en Car­ta­ge­na de In­dias y que­ría fo­to­gra­fiar a Sal­ma Rush­die. Me acer­qué a él, le mos­tré la fo­to de Bor­ges y le pro­pu­se ha­cer la mis­ma to­ma. La mi­ró y me con­tes­tó: ‘No hay pro­ble­ma, va­mos al ba­ño’. El re­tra­to de Bor­ges ha mar­ca­do un an­tes y un des­pués en mi vi­da, no só­lo le ha da­do di­men­sión a mi tra­ba­jo, sino que ade­más ha si­do un ins­tru­men­to de se­duc­ción pa­ra otros. En de­fi­ni­ti­va, to­dos quie­ren ser co­mo él por­que es mu­cho más que un es­cri­tor, es uno de los pa­ra­dig­mas de la pa­la­bra.”

Al­go si­mi­lar su­ce­dió, des­pués, con el re­tra­to de Ga­briel García Már­quez: “Lle­gué a él gra­cias a la ge­ne­ro­si­dad de To­más Eloy Martínez. Tan­to Gabo co­mo Bor­ges se con­vir­tie­ron en dos íco­nos de la se­rie. Por eso es­toy fe­liz de ex­po­ner acá, por­que los ar­gen­ti­nos tu­vie­ron mu­cho que ver con mi tra­ba­jo, así que me sien­to un po­co ar­gen­tino. Con la fa­mi­lia Martínez, en par­ti­cu­lar, hay una es­pe­cie de alian­za se­cre­ta:

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.