El nue­vo Hon­da Jet es un avión de lu­jo ideal pa­ra re­co­rrer dis­tan­cias cor­tas.

Con ex­clu­si­vos de­ta­lles en tec­no­lo­gía y con­fort, el nue­vo Hon­da Jet lle­gó a nues­tro país. Ve­loz, li­viano y con me­di­das jus­tas, es ideal pa­ra dis­fru­tar de via­jes cor­tos.

Break - - Break! Fast - Por Ing. Mar­tín A. D’elía (*)

La re­co­no­ci­da tra­yec­to­ria que cons­tru­yó Hon­da po­nien­do los pies so­bre la tie­rra (au­tos y mo­tos), se con­di­ce con la que tam­bién es­tá ali­men­tan­do in­cor­po­rán­do­les alas a sus desa­rro­llos ae­ro­náu­ti­cos. Su mo­de­lo más re­cien­te, Hon­da Jet, uno de los avio­nes eje­cu­ti­vos de me­dio al­can­ce más rá­pi­do del mun­do, es un con­tun­den­te ejem­plo.

En la Ar­gen­ti­na ya se en­cuen­tran dos uni­da­des, ho­mo­lo­ga­das y con ma­trí­cu­la lo­cal: una, en blan­co, con de­ta­lles en ama­ri­llo; la se­gun­da, igual pe­ro com­bi­na­da con to­nos en gris pla­ta. Su ta­ma­ño es ade­cua­do pa­ra po­der han­ga­rar­lo en es­pa­cios re­du­ci­dos ya que mi­de apro­xi­ma­da­men­te 13 me­tros de lar­go por 12 de an­cho y 4,54 de al­to. La na­ve abre su com­puer­ta e in­me­dia­ta­men­te la al­fom­bra in­vi­ta a una ex­pe­rien­cia ex­clu­si­va. Una de las ca­rac­te­rís­ti­cas más des­ta­ca­das ra­di­ca es su fá­cil adap­ta­ción a los me­dios ae­ro­por­tua­rios de nues­tro país, ya que po­see bue­na ve­lo­ci­dad, ba­jo rui­do, ba­jo pe­so y di­men­sio­nes aco­ta­das que ha­cen que la ae­ro­na­ve sea muy adap­ta­ble a la re­gión. Por ejem­plo só­lo des­pués de re­co­rrer es­ca­sos 1200 me­tros, el jet co­mien­za a flo­tar en el ai­re; se ne­ce­si­ta pis­ta con po­co más de 900 me­tros pa­ra su ate­rri­za­je.

Pre­sen­ta­do en nues­tro país por la fir­ma Han­gar Uno, su re­pre­sen­tan­te ex­clu­si­vo, el Hon­da Jet ofre­ce cin­co asien­tos en su in­te­rior; cua­tro en­fren­ta­dos y uno jun­to a la puer­ta que se su­man a los dos de la ca­bi­na. To­dos ellos de cue­ro y dúc­ti­les pa­ra des­pla­zar­se tan­to ha­cia atrás, ade­lan­te y a los cos­ta­dos. El te­cho, por más cer­cano que pa­rez­ca, nun­ca re­sul­ta una mo­les­tia pro­duc­to de su bue­na al­tu­ra in­te­rior cer­ca­na al me­tro y me­dio. En

la par­te pos­te­rior se alo­ja un có­mo­do toi­let­te con ba­cha pa­ra la­var­se ma­nos e inodo­ro que, me­dian­te una puer­ta rí­gi­da se man­tie­ne in­de­pen­dien­te del res­to del cu­bícu­lo.

Al­can­za una al­tu­ra má­xi­ma de 13 mil me­tros o, co­mo se di­ce en len­gua­je ae­ro­náu­ti­co: 43 mil pies de te­cho de ser­vi­cio. Otro de­ta­lle muy des­ta­ca­ble es la ubi­ca­ción de los mo­to­res en­ci­ma de las alas que no só­lo ga­ran­ti­zan un aho­rro de com­bus­ti­ble de en­tre el 10 y 15 por cien­to, sino que tam­bién pro­por­cio­nan ma­yor es­pa­cio in­te­rior de guar­da en bau­le­ra (1,7 m3) y ade­más no trans­mi­ten rui­do ni vi­bra­cio­nes a la ca­bi­na de pa­sa­je­ros, ha­cien­do el vuelo mu­cho más pla­cen­te­ro. Una vez en vuelo, co­mien­za el dis­fru­te de sus ele­men­tos de con­fort pen­sa­dos pa­ra los pa­sa­je­ros. Por ejem­plo, un sis­te­ma mul­ti­me­dia in­te­gral por pan­ta­llas ple­ga­bles, me­sas de tra­ba­jo tam­bién ple­ga­bles; si el sol mo­les­ta, des­plie­ga uno de sus "chi­ches": Las cua­tro ven­ta­ni­llas tie­nen cé­lu­las que mi­den el ca­lor y se pue­den re­gu­lar. De in­me­dia­to, se po­la­ri­zan y el sol de­ja de exis­tir. Tam­bién po­see una com­ple­ta “Ga­lley” ubi­ca­da a la iz­quier­da del in­gre­so in­te­rior, pa­ra sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des gas­tro­nó­mi­cas de los pa­sa­je­ros a bor­do sin pro­ble­mas. Es­te ti­po de jet es­tá pen­sa­do pa­ra via­jes cor­tos o de me­dio al­can­ce; unas dos o tres ho­ras de du­ra­ción, sien­do su má­xi­ma au­to­no­mía de 1400 mi­llas: óp­ti­mo pa­ra las ne­ce­si­da­des de los eje­cu­ti­vos lo­ca­les, sien­do sus po­ten­cia­les in­tere­sa­dos re­pre­sen­tan­tes de em­pre­sas que

SU VA­LOR AS­CIEN­DE A 5 MI­LLO­NES DE DÓ­LA­RES. YA EXIS­TEN DOS UNI­DA­DES EN LA AR­GEN­TI­NA. RA­PI­DEZ Y CO­MO­DI­DAD, LO DISTINGUEN.

cuen­tan con mu­chas su­cur­sa­les que obli­gan a agen­dar reunio­nes en dis­tin­tos lu­ga­res; tam­bién, fir­mas que al­qui­lan y pro­veen el ser­vi­cio a otras com­pa­ñías y em­pre­sa­rios que gus­tan de vo­lar por to­do el país e in­clu­so lle­gar a San­tia­go de Chi­le o a San Pa­blo (Bra­sil) sin es­ca­las y ra­pi­da­men­te.

Con un pe­so en des­pe­gue me­nor a los 5.700 ki­los, el Hon­da Jet es­tá cer­ti­fi­ca­do pa­ra un so­lo pi­lo­to. Es­to sig­ni­fi­ca que pa­ra con­du­cir­lo, ade­más de la li­cen­cia de pi­lo­to pri­va­do mul­ti­mo­tor, es ne­ce­sa­rio ha­cer un cur­so de quin­ce días en Ca­ro­li­na del Nor­te, Es­ta­dos Uni­dos, so­bre el avión, aun­que siem­pre es re­co­men­da­ble por se­gu­ri­dad te­ner unas cuan­tas ho­ras de vuelo de ex­pe­rien­cia y via­jar jun­to a un co­pi­lo­to. La ca­bi­na de man­do cuen­ta con tres pan­ta­llas apai­sa­das de 14 pul­ga­das y dos con­tro­la­do­res de pan­ta­lla tác­til. El sis­te­ma per­so­na­li­za­do y au­to­ma­ti­za­do les per­mi­te a los pi­lo­tos una na­ve­ga­ción sin con­tra­tiem­pos y una pla­ni­fi­ca­ción in­te­gral. Con una ve­lo­ci­dad cru­ce­ro muy bue­na, cer­ca­na a los 420 nu­dos, en ape­nas 40 mi­nu­tos par­tien­do des­de Bue­nos Ai­res, se pue­de es­tar en Mar del Pla­ta o en 20 mi­nu­tos dis­fru­tar de las pla­yas de Pun­ta del Es­te, Uru­guay. El cos­to ope­ra­ti­vo es­ti­ma­do es cer­cano a los 1000 dó­la­res. De­bi­do a to­dos sus be­ne­fi­cios, ex­clu­si­vos de­ta­lles de ca­li­dad y tec­no­lo­gía, su va­lor as­cien­de a los 5 mi­llo­nes de dó­la­res. ❖

CA­RAC­TE­RÍS­TI­CAS: MO­TO­RES: DI­MEN­SIO­NES EX­TER­NAS: DI­MEN­SIO­NES DE CA­BI­NA:

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.