Ex­pe­ri­men­tar va­ca­cio­nes ba­jo el agua es po­si­ble en el ho­tel sub­ma­rino Po­sei­don Un­der­sea Re­sort.

Se lla­ma Po­sei­don Un­der­sea Re­sort y es­tá en el ar­chi­pié­la­go Fi­ji. Ex­pe­ri­men­tar una se­ma­na ba­jo el agua cues­ta 30 mil dó­la­res.

Break - - Break! Fast - Por Héctor Ve­láz­quez.

Ha­lla­ría yo allí una co­lo­nia de exi­lia­dos que, can­sa­dos de las mi­se­rias de la tie­rra, ha­bían bus­ca­do y ha­lla­do la in­de­pen­den­cia en lo más profundo del océano? To­das es­tas lo­cas ideas, es­tas inad­mi­si­bles fi­gu­ra­cio­nes, me asal­ta­ban en tro­pel, y en esa dis­po­si­ción de áni­mo, so­bre­ex­ci­ta­do sin ce­sar por la se­rie de ma­ra­vi­llas que pa­sa­ban an­te mis ojos, no hu­bie­ra en­con­tra­do sor­pren­den­te la exis­ten­cia de una de esas ciu­da­des sub­ma­ri­nas que so­ña­ba el ca­pi­tán Ne­mo. (…) - Vein­te mil le­guas de via­je sub­ma­rino. Ju­lio Ver­ne.

En reali­dad, la inigua­la­ble ca­pa­ci­dad pa­ra ver el fu­tu­ro de Ju­lio Ver­ne no lle­gó a pro­fe­ti­zar la in­ge­nie­ría y la vi­da pre­sen­tes en una ciu­dad su­mer­gi­da. Lo más cer­cano que es­tu­vo de ese he­cho, lo re­gis­tró en su obra “Vingt mi­lle lieues sous les mers” ( Vein­te mil le­guas de via­je sub­ma­rino), pu­bli­ca­da por pri­me­ra vez en en­tre­gas se­ma­na­les a fi­nes de 1869 y co­mien­zos de 1870, re­fi­rién­do­se al fan­tás­ti­co en­cuen­tro de la tri­pu­la­ción del sub­ma­rino Nau­ti­lus co­man­da­do por el Ca­pi­tán Ne­mo, con las rui­nas de lo que se su­po­ne fue al­gu­na vez la mí­ti­ca Atlán­ti­da. Pe­ro en ese mis­mo tex­to, el gran fun­da­dor del gé­ne­ro li­te­ra­rio de cien­cia fic­ción, pro­fe­ti­zó, por ejem­plo, la pro­pul­sión eléc­tri­ca, la es­ca­fan­dra au­tó­no­ma y las ar­mas de des­car­ga eléc­tri­ca. El Po­sei­don Un­der­sea Re­sort no es el úni­co ho­tel su­mer­gi­do en el pla­ne­ta, de he­cho los hay en Es­tam­bul ( Tur­quía), en el Ca­ri­be, en la Mal­di­vas, en Florida ( Es­ta­dos Uni­dos), en Du­bai, en Chi­na y en Sue­cia, pe­ro fue el pri­me­ro en inau­gu­rar­se, en el 2008, y uno de los más cos­to­sos: una se­ma­na de alo­ja­mien­to pa­ra una pa­re­ja pue­de cos­tar más de 30 mil dó­la­res.

For­ma par­te de un com­ple­jo ins­ta­la­do en una is­la pri­va­da pa­ra­di­sía­ca, lla­ma­da Po­sei­don Mis­tery Is­land, al no­res­te de Aus­tra­lia, en aguas del ar­chi­pié­la­go Fi­ji (cons­ti­tui­do por nue­ve is­las y 300 is­lo­tes). Es­te lu­jo­so es­pa­cio cin­co es­tre­llas ofre­ce tres ti­pos de hos­pe­da­je: en una pla­ya pri­va­da en bun­ga­lows ex­clu­si­vos; en ha­bi­ta­cio­nes y de­par­ta­men­tos so­bre el agua y, el más co­di­cia­do, de­ba­jo de la su­per­fi­cie del océano. La cons­truc­ción sub­acuá­ti­ca, 24 sui­tes de unos 51 me­tros cua­dra­dos ca­da una su­mer­gi­da a unos 13 me­tros, bien po­dría ha­ber sa­li­do de la ma­ra­vi­llo­sa ima­gi­na­ción del es­cri­tor na­ci­do en Nan­tes, Fran­cia, en 1828. El 70 por cien­to de ca­da una de las sui­tes cons­trui­das co­mo mó­du­los au­tó­no­mos son de acrí­li­co, lo que ofre­ce una má­gi­ca vis­ta a las pro­fun­di­da­des de una la­gu­na de ocho ki­ló­me­tros de ex­ten­sión y 27 me­tros de pro­fun­di­dad, ali­men­ta­da con las aguas cris­ta­li­nas del Océano Pa­cí­fi­co. Aquí se ac­ce­de por un as­cen­sor ubi­ca­do al fi­nal de un mue­lle. Una vez den­tro, los in­vi­ta­dos no en­cuen­tran nin­gu­na di­fe­ren­cia en­tre la pre­sión in­te­rior y la pre­sión at­mos­fé­ri­ca en la su­per­fi­cie. Las pa­re­des de ace­ro de 2,5 cen­tí­me­tros de es­pe­sor y las pla­cas de acrí­li­co de seis cen­tí­me­tros, brin­dan to­tal se­gu­ri­dad. A to­do es­to hay que su­mar un res­tau­ran­te con ca­pa­ci­dad pa­ra 64 per­so­nas y un bar pa­ra 36, bi­blio­te­ca, spa, sa­la de con­fe­ren­cias, tea­tro y has­ta una ca­pi­lla pa­ra ce­le­brar bo­das

de una ma­ne­ra di­fe­ren­te e inigua­la­ble. Sea so­bre o de­ba­jo del mar, las ha­bi­ta­cio­nes vie­nen equi­pa­das con ai­re acon­di­cio­na­do, hu­me­dad con­tro­la­da, ca­ma ta­ma­ño king con edre­dón nór­di­co, al­moha­das de lu­jo y ro­pa blan­ca de la más al­ta ca­li­dad. Tec­no­lo­gía de en­tre­te­ni­mien­to, que in­clu­ye un gran te­le­vi­sor de pan­ta­lla pla­na de al­ta de­fi­ni­ción y re­pro­duc­to­res de CD / DVD / Blue Ray y ra­dio sa­te­li­tal con so­ni­do en­vol­ven­te. Los re­fri­ge­ra­do­res es­tán con­ti­nua­men­te pro­vis­tos de bo­ca­di­llos gour­met, cham­pag­ne, vi­nos fi­nos y re­fres­cos. Co­mo com­ple­men­tos idea­les se ofre­cen via­jes en mi­ni sub­ma­ri­nos, Tri­tón y bu­ceo.

En la is­la, a la que se arri­ba por avión o bar­co, tam­bién se ofre­cen 48 bun­ga­lows de ma­de­ra, ca­da uno con ai­re acon­di­cio­na­do, en los que se ha cui­da­do has­ta el de­ta­lle de la orien­ta­ción: ha­cia el oes­te, pa­ra no per­der­se ca­da atar­de­cer en es­tas in­creí­bles pla­yas. La em­pre­sa pro­pie­ta­ria de es­te re­sort se en­cuen­tra en pro­yec­to de abrir un Po­sei­dón II, pe­ro no hay pre­ci­sio­nes de cuál se­ría el lu­gar ele­gi­do. Lo úni­co se­gu­ro es que más de 150 mil per­so­nas de to­do el mun­do se han ano­ta­do pa­ra ser no­ti­fi­ca­das en cuan­to se to­men re­ser­vas. Por el mo­men­to, en el Po­sei­don Un­der­sea Re­sort de Fi­ji se to­man tan so­lo unas 7.200 re­ser­vas por año. ❖

NO ES EL ÚNI­CO HO­TEL DE ES­TA NA­TU­RA­LE­ZA, PE­RO SÍ EL PRI­ME­RO EN INAU­GU­RAR­SE EN 2008

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.