Pablo Temes cum­ple 40 años con el ar­te. Una ga­le­ría en la que se ex­po­nen al­gu­nas de sus obras y mu­cho de su sen­tir y pen­sar. Pe­rio­dis­mo y pin­ce­les.

Cum­plien­do 40 años con las te­las, los pin­ce­les, el di­bu­jo y los co­lo­res, el ar­tis­ta na­ci­do en Flo­res­ta se au­to­rre­tra­ta mos­tran­do esas fa­ce­tas que se es­con­den de­trás de sus cé­le­bres ca­ri­ca­tu­ras o de sus pin­tu­ras, mo­ti­vo esen­cial de es­ta mues­tra.

Break - - Break! Fast - Por Ja­vier Ma­nes

Cuán­tos no­so­tros hay en ca­da uno de no­so­tros? Bas­tan­tes, ¿no? Al­gu­nos a la vis­ta. Otros, ocul­tos. Pablo Temes no es la ex­cep­ción, en­ton­ces: ¿cuán­tos Temes hay en Pablo Temes? Co­no­ce­mos al ilus­tra­dor a tra­vés de sus “di­bu­jos edi­to­ria­les po­lí­ti­cos”, co­mo pre­fie­re de­fi­nir a sus ca­ri­ca­tu­ras de in­di­si­mu­la­ble se­llo pro­pio. Tam­bién al pe­rio­dis­ta, ese que plas­ma a pu­ra crea­ti­vi­dad los vai­ve­nes de nues­tra Ar­gen­ti­na, se­ma­na a se­ma­na y des­de ha­ce más de dos mil edi­cio­nes en ca­da ta­pa de la re­vis­ta Noticias, pu­bli­ca­ción que di­se­ñó y re­di­se­ñó al igual que el dia­rio Per­fil, don­de en­cuen­tra en su ofi­ci­na pe­que­ña el lu­gar ne­ce­sa­rio pa­ra des­ple­gar su enor­me ar­te-pe­rio­dís­ti­co.

Tam­bién co­no­ce­mos al Temes ar­tis­ta plás­ti­co, el de las ¿500, 600? pin­tu­ras y los cin­cuen­ta y pi­co pre­mios ga­na­dos en­tre sus 24 años y los 62 ac­tua­les.

Pe­ro, ¿cuá­les son los Temes que es­tán ocul­tos? En des­cu­brir­los, es­ta­mos. Y pa­ra lle­gar a ellos hay que ini­ciar el ca­mino ha­cia aque­llos tiem­pos del “con­ta­gio”.

“Las pri­me­ras sen­sa­cio­nes que ten­go con to­do lo que me apa­sio­nó des­de muy chi­co con lo vi­sual es­tán re­la­cio­na­das con el re­cuer­do de Jo­sé, mi vie­jo, y de Bár­ba­ra, mi ma­má. Ellos, si bien eran afi­cio­na­dos, di­bu­ja­ban muy bien. So­bre to­do, mi pa­pá. De jo­ven di­bu­ja­ba muy bien, con car­bo­ni­lla, ha­cía re­tra­tos… ¿He­ren­cia o con­ta­gio? Creo que al­go se he­re­da y al­go se con­ta­gia. Lo mis­mo su­ce­de con mis hi­jos aho­ra. Joa­quín y Gon­za­lo cre­cie­ron en­tre ca­ba­lle­tes, bas­ti­do­res, po­mos de pin­tu­ra, pin­ce­les, es­to de en­su­ciar­se pin­tan­do…”.

Las viejas re­vis­tas de his­to­rie­tas que lle­ga­ban des­de la me­xi­ca­na editorial No­va­ro per­mi­tían co­piar y co­lo­rear a Mic­key, Do­nald que se su­ma­ban a las ca­mi­se­tas y ju­ga­do­res, con los de In­de­pen­dien­te a la ca­be­za.

“En la pri­ma­ria me gus­ta­ba mu­cho di­bu­jar en los cua­der­nos; cuan­do da­ban te­ma li­bre y ha­bía que di­bu­jar, es­ta­ba en la glo­ria. Era mi zo­na lú­di­ca, di­ver­ti­men­to pu­ro; no ha­bía pe­sa­dez que me abru­ma­ra. Ni ha­blar cuan­do em­pe­cé el se­cun­da­rio. El ‘Che, ¿por qué no me ha­cés una ca­ri­ca­tu­ra?’ era al­go de to­dos los días. Y ahí em­pe­zó to­do.”

Pri­me­ro fue­ron los nú­me­ros

Inevi­ta­ble pen­sar que Be­llas Ar­tes fue su des­tino inevi­ta­ble. Pe­ro no. El por en­ton­ces ya ló­gi­co y clá­si­co “con al­go te­nés que ga­nar­te la vi­da” fue la va­lla a sor­tear co­mo en tan­tos otros ca­sos. Pe­ro Temes no lo re­cuer­da con fas­ti­dio. “Soy pe­ri­to mer­can­til. Po­dés ima­gi­nar­te lo que me costaba ha­cer un asien­to con­ta­ble, ni ha­blar de un ba­lan­ce… el de­be y el ha­ber… Pe­ro ha­bía que res­pon­der al dog­ma tí­pi­co de la cla­se me­dia, aque­llo de ‘es una sa­li­da la­bo­ral’. Era un puen­te que per­mi­tía es­tu­diar pa­ra con­ta­dor pú­bli­co en la uni­ver­si­dad… ‘¿Pin­tor? ¿Te vas a ga­nar la vi­da co­mo pin­tor?’ Fi­nal­men­te

no fue Cien­cias Eco­nó­mi­cas, pe­ro tam­po­co Be­llas Ar­tes. Fue Ar­qui­tec­tu­ra”.

Dos años y al­gu­nos me­ses du­ran­te el ter­cer go­bierno de Pe­rón, cuan­do se ce­rró la uni­ver­si­dad. “Vol­ví a ser aquel Pablo que iba al se­cun­da­rio, só­lo que en lu­gar de ca­ri­ca­tu­ras a mis com­pa­ñe­ros les ha­cía las pers­pec­ti­vas. A ellos no les sa­lían y yo se las di­bu­ja­ba a mano al­za­da. Has­ta que me to­pé con ál­ge­bra, ma­te­má­ti­cas, pa­ra­bo­loi­des hi­per­bó­li­cos… Sen­tía que me des­pe­da­za­ba. Apro­bé al­gu­nas ma­te­rias y, en­ton­ces sí, el mis­mo día que me die­ron la baja en el Ser­vi­cio Mi­li­tar, di el exa­men de in­gre­so a la Es­cue­la Na­cio­nal de Be­llas Ar­tes Pri­li­diano Puey­rre­dón”, re­cuer­da.

El des­tino em­pe­za­ba a es­bo­zar su for­ma de lien­zo, pe­ro un po­co más pe­que­ño, co­mo de 8 x 5 cm, di­ga­mos, ti­po tar­je­ta de cré­di­to. “No las ha­cía, por­que ya ve­nían di­se­ña­das des­de afue­ra (ri­sas), pe­ro sí, Ar­gen­card, la pri­me­ra tar­je­ta de cré­di­to que tu­vo el país, fue un tra­ba­jo que me con­si­guió mi vie­jo al

pre­sen­tar una car­pe­ta con mis tra­ba­jos. To­da­vía es­ta­ba en la co­lim­ba, en la Po­li­cía Mi­li­tar Ae­ro­náu­ti­ca. Allí co­no­cí a Ma­rio Irian­ni de quien apren­dí to­do lo que tie­ne que sa­ber un di­se­ña­dor grá­fi­co”. Otro ar­te que lo lle­vó a tra­ba­jar en agen­cias de pu­bli­ci­dad, estudios crea­ti­vos, edi­to­ria­les, has­ta hoy y en for­ma pa­ra­le­la con el mun­do de óleos y pin­ce­les.

Ven­der un cua­dro… -Y mien­tras tan­to, en tu casa, ya pin­ta­bas…

-No. Yo no pin­té ja­más has­ta los 22 años. Di­bu­ja­ba…

-¿Te­nías mie­do?

-Sen­tía que no era lo mío. Di­bu­ja­ba y co­lo­rea­ba lo que ha­cía, pe­ro nada de acua­re­la ni óleos; con tém­pe­ras sí, por el co­le­gio, pe­ro era un su­pli­cio pa­ra mí por­que es muy di­fí­cil tra­ba­jar­la. Has­ta que me pu­se de no­vio con una pin­to­ra. Ella sí sa­bía de óleos, pig­men­tos, có­mo se lla­ma­ba ca­da uno… yo no te­nía ni idea. Y en­ton­ces me ani­mé, pe­ro nun­ca de­jé el di­bu­jo, por­que el di­bu­jo es el pri­mo her­mano del co­lor, siem­pre, aun­que sea abs­trac­to

No lle­va la cuen­ta de cuán­tos cua­dros ha pin­ta­do. La ob­via pre­gun­ta en­cuen­tra co­mo res­pues­ta un va­go “qui­nien­tos, seis­cien­tos” co­mo si fue­ra un da­to más. Pe­ro, ¿qué le pa­sa a un pin­tor cuan­do lo­gra ven­der su obra, esa pér­di­da que se en­cie­rra en el re­co­no­ci­mien­to? Temes cuen­ta: “Las pri­me­ras ve­ces que me pa­só, que por suer­te me su­ce­dió, su­frí bas­tan­te. La par­te se­duc­to­ra de es­ta si­tua­ción es­tá en el he­cho de que ha­ya al­guien en el mun­do que vi­bra con lo que vos hi­cis­te. Pen­sá: Un cua­dro es úni­co en el uni­ver­so. No se re­pi­te. Cuan­do una per­so­na com­pra ar­te es­tá com­pran­do al­go que nadie más que ella lo tie­ne. Que ha­ya gen­te que quie­ra com­prar al­go que yo hi­ce, me ha­ce sen­tir muy ha­la­ga­do”.

-Y cuan­do las ven­tas, los pre­mios y los ha­la­gos son más que los al­gu­na vez ima­gi­na­dos, ¿có­mo se ma­ne­ja el ego?

-El ego te ge­ne­ra mu­chas sa­tis­fac­cio­nes y mu­chos pro­ble­mas tam­bién. Por­que uno po­ne to­da su li­bi­do, to­da la ener­gía en ese ac­to crea­ti­vo. Ha­cer al­go que an­tes no exis­tía, bien, mal o re­gu­lar, a mí ya me sa­cia; es co­mo to­mar un va­so de agua. -¿El em­po que le de­di­cas­te a la pin­tu­ra te tra­jo pro­ble­mas con la fa­mi­lia?

-En mi ca­so fue más fá­cil por­que Mar­ta ( To­le­do) mi mu­jer, es­tá en el mis­mo bar­co. Es una ven­ta­ja al mis­mo tiem­po que una des­ven­ta­ja por­que hay mo­men­tos en los que, no di­go que em­pe­zás a com­pe­tir con tu pa­re­ja, pe­ro por ahí uno de los dos pin­ta más que el otro, y bueno... Hoy ya no es co­mo en los ’80 cuan­do las ta­reas de la fa­mi­lia no se di­vi­dían tan­to co­mo aho­ra y la mu­jer se de­di­ca­ba más a los hi­jos, a la casa…

Ser o no ser van­guar­dis­ta

“Mi pin­tu­ra es bas­tan­te tra­di­cio­nal. Ja­más se­ré un van­guar­dis­ta. ( El crí­ti­co) Raúl San­ta­na una vez, ha­blan­do de las van­guar­dias y las re­ta­guar­dias en el ar­te, me di­jo que a ve­ces las re­ta­guar­dias, sin áni­mo pe­yo­ra­ti­vo, ‘son las que cui­dan cier­ta tra­di­ción na­cio­nal’. In­sis­to, ja­más se­ré un van­guar­dis­ta. ¿Por qué? A mí me in­tere­sa ha­blar de ar­te abs­trac­to, y lo res­pe­to, pe­ro cuan­do se tie­ne tan­ta fa­ci­li­dad pa­ra el di­bu­jo es una pe­na no uti­li­zar­la. Si vos gam­be­teás muy bien es una lás­ti­ma que no lo ha­gas y que te de­di­ques só­lo a ti­rar los cór­ners”, aña­de.

¿Se abu­rren los pin­to­res? ¿Se can­san de pin­tar siem­pre lo mis­mo? ¿No tie­nen ga­nas de pe­gar­le una pa­ta­da al ca­ba­lle­te y re­vo­lear la pa­le­ta por los ai­res? “En ge­ne­ral, no me can­so de un te­ma. Mi fuer­te es el pai­sa­je. Lo des­cu­brí via­jan­do por el país. Cuan­do voy a Til­ca­ra ( Ju­juy), a Cór­do­ba, a dón­de sea, me lle­vo un ca­ba­lle­te de cam­pa­ña y me pongo a man­char, ha­go co­sas rá­pi­das. Me re­sul­ta muy es­ti­mu­lan­te y se­duc­tor tra­tar de lle­var­me un pe­da­zo de ese mo­men­to. Ten­go in­fi­ni­dad de man­chas y a la gen­te le en­can­ta. Aho­ra, reconozco que hay ve­ces que me abru­ma pin­tar. Hay mo­men­tos en los que ten­go ga­nas de di­bu­jar y otros que no. Pe­ro bueno, uno ya es pro­fe­sio­nal…

-Esa sen­sa­ción ene más que ver con tu fa­ce­ta de pe­rio­dis­ta, en la que tam­bién te desem­pe­ñás des­de tus di­bu­jos y ca­ri­ca­tu­ras, ¿no?

-Sí, ló­gi­co. Pe­ro acla­ro que to­do tie­ne un pre­cio. En el am­bien­te de la pin­tu­ra mu­chos no te perdonan que pa­ra­le­la­men­te ha­gas otra co­sa. Su­ce­de lo mis­mo que con el mú­si­co que sa­lió del Con­ser­va­to­rio Na­cio­nal y se ga­na la vi­da ha­cien­do jin­gles. Dis­cri­mi­nan. Ya no sos ‘el ar­tis­ta pu­ro’.

Pa­ra el fi­nal, de­ja un par de con­cep­tos más. “Creo que to­das las per­so­nas tie­nen ca­pa­ci­dad pa­ra ejer­cer ac­ti­tu­des ar­tís­ti­cas. Al­gu­nas las po­seen más es­con­di­das que otras. A ve­ces el ar­te se intelectualiza de­ma­sia­do. Y lo bueno que tie­ne el ar­te, pre­ci­sa­men­te, es que no se pue­de de­fi­nir. No es una cien­cia exac­ta”.

Y cie­rra con la anéc­do­ta de aquel ára­be que le com­pró un cua­dro des­de Ni­za, Fran­cia. “Le di­je que es­pe­ra­ra un po­co, que no era sen­ci­llo en­viar una obra al ex­te­rior y que ni si­quie­ra me co­no­cía… Su res­pues­ta me ma­tó. Me di­jo: ‘Una per­so­na que pin­ta eso de­be ser una buena per­so­na’. Y es­ta, se­ño­res, es otra de las co­sas que ha­bi­tan en Pablo Temes. Y pa­ra nada ocul­ta. ❖

Co­men­zó co­pian­do a Mic­key, Do­nald y los ju­ga­do­res de In­de­pen­dien­te. Hoy ate­so­ra más de cin­cuen­ta pre­mios.

“El Par­que I”, arri­ba, y “El Par­que II”, a la iz­quier­da, am­bas óleo so­bre te­la. “En el am­bien­te mu­chos no te perdonan que ade­más de pin­tar ha­gas otra co­sa”, sos ene.

“La Es­qui­na”, a su la­do “Ven­ta­ni­ta del Co­to­rro” y de­ba­jo de ella, “Acar­to­na­dos”, tres de las crea­cio­nes de Temes rea­li­za­das en óleo so­bre te­la. “Mi pin­tu­ra es bas­tan­te tra­di­cio­nal, mi fuer­te es el pai­sa­je”, de ne.

En Vi­lla­rino al 2400, en la por­te­ña Ba­rra­cas y des­de 2008, se ex­hi­be el mu­ral de “Pai­sa­je Ur­bano”, una de las obras de Pablo Temes que pin­tó en 2005. A po­cos me­tros del su­yo se en­cuen­tra “Or­ques­ta Tí­pi­ca” de An­to­nio Ber­ni. Ilus­tre ve­cino, si los hay.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.