La re­cien­te “Lu­na ro­ja” man­tu­vo al mun­do fas­ci­na­do du­ran­te una lar­ga no­che. His­to­rias, fotos y su­pers­ti­cio­nes de un fe­nó­meno es­te­lar.

Du­ran­te más de una ho­ra, el cie­lo aca­pa­ró la mi­ra­da del mun­do con las imá­ge­nes más es­pec­ta­cu­la­res ¿No­che de lo­cu­ra o sim­ple­men­te su­pers­ti­cio­nes?

Break - - Break! Fast - Por Adriana Mou­ján

El cie­lo ofre­ce es­pec­tácu­los maravillosos to­do el tiem­po; al­gu­nos son co­mo las estrellas fu­ga­ces, du­ran ape­nas un ins­tan­te. El que par­pa­dea se lo pier­de. En cam­bio hay otros que pue­den du­rar tan­to co­mo nues­tra aten­ción nos per­mi­ta dis­fru­tar. Cuan­do el vier­nes 27 de ju­lio, la Lu­na se vol­vió ro­ja du­ran­te una ho­ra y 43 mi­nu­tos, el mun­do pre­sen­ció el eclip­se lu­nar más lar­go del si­glo. Pe­ro no fue el úni­co es­pec­tácu­lo ce­les­tial: esa mis­ma no­che el planeta Mar­te se unió a la fiesta y se acer­có más de lo ha­bi­tual a la Tie­rra. Tan pró­xi­mo es­ta­ba que -di­cen los ex­per­tos- se lo po­día ver en­fo­cán­do­lo con un sim­ple par de bi­no­cu­la­res. En ese mo­men­to, la Tie­rra se mo­vió en­tre el Sol y la Lu­na, blo­quean­do y dis­tor­sio­nan­do la luz y con­vir­tién­do­la en un ro­jo in­ten­so. Du­ran­te un eclip­se, la Lu­na ad­quie­re una to­na­li­dad ro­ji­za. Es­to se de­be a que la at­mós­fe­ra de la Tie­rra, que se ex­tien­de unos 80 ki­ló­me­tros más allá del diá­me­tro de nues­tro planeta, ac­túa co­mo una len­te que des­vía la luz del Sol y fil­tra efi­caz­men­te sus com­po­nen­tes azu­les, de ma­ne­ra que de­ja pa­sar so­lo la luz ro­ja. “Lu­na de san­gre” (“Blood Moon”), “Lu­na de lo­cu­ra”, “Bo­la de fuego”, ti­tu­la­ron los pe­rió­di­cos de to­do el mun­do con imá­ge­nes que so­lo al­gu­nos pri­vi­le­gia­dos pu­die­ron cap­tu­rar. Pos­ta­les de ex­po­si­ción que se lo­gra­ron en Áfri­ca, Eu­ro­pa, Me­dio Orien­te, al­gu­nos paí­ses de Amé­ri­ca Cen­tral y Asia, por ejem­plo. Otra his­to­ria es la lu­na ro­ja que acu­mu­la su­pers­ti­cio­nes. Las hay re­la­cio­na­das con las ca­tás­tro­fes na­tu­ra­les, que se creen más fre­cuen­tes; con los au­gu­rios de des­gra­cia, creen­cia muy arrai­ga­da en Is­rael; y tam­bién

con la fer­ti­li­dad y el em­ba­ra­zo. Tam­bién di­cen que mi­rar­la ha­ce perder la cor­du­ra o que un ma­tri­mo­nio ce­le­bra­do ba­jo una Lu­na ro­ja se­rá du­ra­de­ro. Las an­ti­guas ci­vi­li­za­cio­nes in­ter­pre­ta­ban que la lu­na es­ta­ba sien­do ata­ca­da, por eso apa­re­cía co­mo si es­tu­vie­ra te­ñi­da de san­gre Los In­cas creían que un ja­guar que­ría de­vo­rar­la y pa­ra los ma­yas evi­den­cia­ba la lu­cha en­tre los dio­ses. Los me­so­po­tá­mi­cos pen­sa­ban que se tra­ta­ba de una ad­ver­ten­cia acer­ca de que se pro­du­ci­ría un ata­que a sus re­yes. Ac­tual­men­te, los bu­dis­tas ti­be­ta­nos creen que los bue­nos ac­tos que se lle­van a ca­bo ba­jo un eclip­se de lu­na mul­ti­pli­can nues­tro buen kar­ma. Lo cier­to es que si no te­ne­mos mie­do de en­lo­que­cer, ni en­gen­drar a un be­bé del es­pa­cio, no ha­ce fal­ta nin­gún ins­tru­men­to óp­ti­co pa­ra su ob­ser­va­ción, por el con­tra­rio, y a di­fe­ren­cia de un eclip­se so­lar, con unos bue­nos pris­má­ti­cos po­de­mos ha­cer­nos la gran pe­lí­cu­la sin perder un de­ta­lle, siem­pre y cuan­do es­te­mos en un pun­to geo­grá­fi­co que per­mi­ta ver­lo. Lo más re­co­men­da­ble es ele­gir un lu­gar ele­va­do y sin ár­bo­les o edi­fi­cios que nos di­fi­cul­ten la vi­sión. Y a dis­fru­tar del es­pec­tácu­lo. ❖

La ci­ta es un lu­gar bas­tan­te par­ti­cu­lar: un ca­fé en pleno Bel­grano en el que ni los clien­tes ni el due­ño sa­ben que por un ra­to lar­go se sen­ta­rá ahí el Je­fe de Go­bierno de la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res. Sin em­bar­go, pa­sar inad­ver­ti­do no es una po­si­bi­li­dad. En cuan­to cru­za la puer­ta la gen­te lo re­co­no­ce y au­to­má­ti­ca­men­te se trans­for­ma en una es­pe­cie de rocks­tar, que­ri­do y odia­do a la vez. Los ve­ci­nos se acer­can y le ha­cen en igual pro­por­ción re­cla­mos co­mo ha­la­gos. Son las 16:30 y lle­ga sin cus­to­dia, ca­mi­nan­do, y acom­pa­ña­do por su agen­te de pren­sa y su se­cre­ta­ria. Se sien­ta, le cues­ta con­cen­trar­se, pi­de un ca­fé ape­nas cor­ta­do, lo to­ma con la mano, le tiem­bla (a cau­sa del tras­torno que tie­ne des­de que na­ció ha­ce 52 años­co­no­ci­do co­mo “tem­blor esen­cial”), de­ja el ce­lu­lar a un cos­ta­do, re­lo­jea la pan­ta­lla de TN del bar pa­ra sa­ber qué es­tá pa­san­do (jus­to apa­re­ció un ti­tu­lar que men­cio­na a Ma­cri) y fi­nal­men­te se “re­la­ja” pa­ra la char­la, que du­ra­rá me­dia ho­ra, tal cual se ha­bía es­ti­pu­la­do. Es­tá con ga­nas de char­lar, so­bre to­do si no es de po­lí­ti­ca, al­go que afir­ma le di­vier­te mu­cho más.

-¿Qué te pa­sa por la ca­be­za cuan­do no es­tás pen­san­do en po­lí ca?

-Tra­to de cor­tar por la no­che. No sal­go ja­más a co­mi­das vin­cu­la­das al la­bu­ro. Cer­ca de las 20:30 lle­go a mi casa, ceno con mis hi­jas y mi mu­jer, de­jo un ra­to el ce­lu­lar de la­do y dis­fru­to de ese mo­men­to. Los sá­ba­dos a la ma­ña­na apro­ve­cho pa­ra re­co­rrer al­gu­nos ba­rrios, desa­yuno en lo de al­gún ve­cino y al me­dio­día cor­to has­ta el lu­nes.

-¿Y qué ha­cés?

-Es­toy con mi mu­jer (N. de la R.: Bár­ba­ra Diez, or­ga­ni­za­do­ra de even­tos), con la que ten­go una bue­ní­si­ma re­la­ción. Me gusta mu­cho el fút­bol, voy a la can­cha a ver a Ra­cing, aun­que mu­cho me­nos de lo que me gus­ta­ría; si no leo, mi­ro al­gu­na pe­lí­cu­la, tra­to de des­en­chu­far­me. Los sá­ba­dos y do­min­gos duer­mo sies­ta por­que des­can­so muy po­co en la se­ma­na.

-¿Qué te da pla­cer y no po­dés ha­cer por tu car­go po­lí co?

-Sin du­das, el fút­bol. Soy un apa­sio­na­do, pe­ro aho­ra voy po­co a la can­cha por­que me in­su­me mu­chas ho­ras. Otra co­sa que me gusta es sa­lir a co­mer con mi es­po­sa so­lo, te di­ría que por lo me­nos lo ha­ce­mos dos ve­ces por se­ma­na; al­gu­nas, tres. Va­mos y vi­si­ta­mos res­tau­ran­tes nue­vos, es una ac­ti­vi­dad que nos gusta mu­cho. Por lo ge­ne­ral pe­di­mos dos pla­tos, los po­ne­mos al me­dio y com­par­ti­mos. Así po­de­mos pro­bar más op­cio­nes.

-Es un buen pro­me­dio sa­lir dos ve­ces por se­ma­na so­los con 17 años de ma­tri­mo­nio y tres hi­jas...

-Sí, la cla­ve es que te­ne­mos in­tere­ses muy dis­tin­tos y so­mos muy com­pa­ñe­ros. Es­ta­mos en con­tac­to to­do el día y nos jun­ta­mos mu­cho cuan­do ca­da uno tie­ne un ra­to li­bre. Si via­jo, ella siem­pre me acom­pa­ña. No exis­te pa­ra mí ha­cer un via­je so­lo o con ami­gos, no se me cru­za por la ca­be­za.

-En tu casa es­tás ro­dea­do de mu­je­res (N. de la R.: Ma­nue­la,

No dis­tin­go un Fe­rra­ri de un Fi­ti­to, mu­chas ve­ces sal­go apu­ra­do de una reunión y me subo a cual­quier co­che. No le pres­to aten­ción a lo ma­te­rial, me con­cen­tro en la prac­ti­ci­dad de las co­sas”.

Pa­lo­ma y Se­re­na son sus hi­jas)...

-Totalmente, es­toy acos­tum­bra­do y me da mu­chí­si­mo pla­cer. Ade­más, las hi­jas mu­je­res tie­nen cier­ta de­bi­li­dad con el pa­dre y eso su­ce­de tam­bién en mi fa­mi­lia. El úni­co te­ma es que no me acom­pa­ñan a la can­cha por­que no les gusta el fút­bol.

-¿Có­mo fue la ex­pe­rien­cia de ser pa­dre a los 50 años?

-Fue to­do un cam­bio. Te­nía 50 re­cién cum­pli­dos y re­cién asu­mi­do co­mo Je­fe de Go­bierno por se­gun­da vez. Me cam­bió to­do: el rit­mo de vi­da, los ho­ra­rios, la or­ga­ni­za­ción... Tu­ve co­mo tres pri­me­ras hi­jas, una que hoy tie­ne 22, otra de 16 y de ahí pa­sé a la de 2. Son to­das ca­si hi­jas úni­cas. Cues­ta un po­co aga­char­se a ju­gar, más aún que Se­re­na es un pe­tar­do, no pa­ra un se­gun­do. Lo úni­co que tie­ne de se­re­na es el nom­bre.

-¿Qué com­par s con ellas?

-Te­ne­mos la dis­ci­pli­na de co­mer a la no­che jun­tos. A Se­re­na tra­to de bus­car­la a la tar­de por el jar­dín, dos ve­ces por se­ma­na, de ahí nos es­ca­pa­mos a una pla­za o a un shop­ping ce­rra­do cuan­do el cli­ma no ayu­da.

-¿Las gran­des se in­vo­lu­cran con tu tra­ba­jo?

-La ma­yor, Ma­nue­la, co­la­bo­ró en la cam­pa­ña, re­par­tió fo­lle­tos y tie­ne mu­chí­si­mas in­quie­tu­des. A la de 16, Pa­lo­ma, le da un po­co más de ver­güen­za mi rol, le cues­ta apa­re­cer con­mi­go, acom­pa­ñar­me y sa­lir a la ca­lle. No le gusta mos­trar­se en me­dios ni en fotos fa­mi­lia­res, es la más per­fil ba­jo de to­das, pe­ro con­mi­go tie­ne un víncu­lo sú­per ca­ri­ño­so.

-¿Te re­sul­ta com­ple­jo ser pa­pá de ado­les­cen­tes?

-Es to­do un desafío. Mis hi­jas tie­nen la suer­te de te­ner una ma­dre es­pec­ta­cu­lar que ade­más es sú­per pre­sen­te. Bár­ba­ra man­tie­ne muy buen diá­lo­go con las chi­cas.

-¿Vos no te­nés tan­ta char­la con ellas? ¿ha­blás de se­xo, por ejem­plo?

- Sí, ha­bla­mos, pe­ro sien­do mu­je­res tien­den a te­ner una re­la­ción más ín­ti­ma con la ma­má. Ella es real­men­te bár­ba­ra, co­mo lo di­ce su nom­bre.

-¿Te con­si­de­rás fe­mi­nis­ta?

-Me con­si­de­ro ce­ro ma­chis­ta. Y tra­ba­jo pa­ra for­ta­le­cer los de­re­chos de la mu­jer. Creo que te­ne­mos que ha­cer un es­fuer­zo co­mo so­cie­dad pa­ra que exis­ta la igual­dad.

-Pe­ro, ¿cuál es tu po­si­ción fren­te a la le­ga­li­za­ción del abor­to?

-Es­toy a fa­vor de las dos vi­das y me pa­re­ció muy bueno que se ha­ya da­do el de­ba­te y que de­je­mos de la­do los fa­na­tis­mos ex­tre­mos. Es un te­ma muy sen­si­ble pa­ra cual­quier so­cie­dad y hay que se­guir tra­ba­jan­do in­ten­sa­men­te en la edu­ca­ción se­xual.

-¿Có­mo te in­vo­lu­crás con el tra­ba­jo de Bár­ba­ra?

-Aho­ra mu­cho me­nos. Has­ta que na­ció Se­re­na la acom­pa­ñé to­dos los fi­nes de se­ma­na de mi vi­da a sus even­tos. Te­nía asis­ten­cia per­fec­ta y era el crí­ti­co nú­me­ro uno de la co­mi­da.

-¿Qué ha­cías to­da la no­che?

-Iba me­dio de co­la­do, co­mía en la cocina, era el pro­ba­dor ofi­cial... Hoy es más com­ple­jo, in­clu­so pa­ra Bár­ba­ra, pe­ro ca­da tan­to la acom­pa­ño.

-¿Es­tás en al­gún mo­men­to de tu vi­da so­lo?

-Po­co. Ten­go una agen­da muy in­ten­sa, voy muy po­co a la ofi­ci­na, por­que la ma­yo­ría de mis reunio­nes es en ba­res y siem­pre es­toy ro­dea­do de gen­te. So­la­men­te es­toy só­lo cuan­do sal­go a co­rrer a la ma­ña­na muy tem­prano, lo ha­go cua­tro ve­ces por se­ma­na a las 5:45.

-No­té que te mo­vés sin cus­to­dia, ¿por qué?

-Nun­ca tu­ve un pro­ble­ma en la ca­lle. In­clu­so cuan­do se po­ne más pi­can­te y vie­ne al­guien a en­fren­tar­te nun­ca tu­ve un ries­go fí­si­co. Pri­me­ro creo que no la ne­ce­si­to y se­gun­do te ale­ja del con­tac­to di­rec­to con la gen­te.

-¿Nun­ca tu­vis­te un exa­brup­to?

-Soy ce­ro de perder la ca­be­za, ten­go mu­cha tem­plan­za. No soy de ca­len­tar­me nun­ca.

-¿Ni en la can­cha?

-Tam­po­co. Yo por prin­ci­pios no pu­tea­ría ja­más a un ju­ga­dor de Ra­cing. Al re­fe­rí tam­po­co, no me vuel­vo lo­co en la can­cha.

-¿Có­mo lo­grás ese equi­li­brio y pa­cien­cia?

-Lo fa­mi­liar ayu­da mu­cho, ade­más del es­ta­do fí­si­co. A ve­ces voy a na­dar pa­ra re­la­jar y ba­jar de­ci­be­les.

-¿Ha­cés te­ra­pia?

-Aho­ra no. Hi­ce ha­ce mu­cho tiem­po, pe­ro de­jé.

-¿Por qué?

-Son eta­pas de la vi­da, hoy no es­toy pa­ra vol­ver.

-¿Sa­lís con ami­gos?

-A ve­ces, ten­go mu­chos.

-¿De la po­lí ca?

-No, yo soy de cul­ti­var a los ami­gos de to­da la vi­da, los del co­le­gio, los de la fa­cul­tad, mis com­pa­ñe­ros de pla­tea des­de

ha­ce 25 años. Ten­go al­gu­nos ami­gos des­de los 5 años. Tra­to de or­ga­ni­zar pro­gra­mas en casa con mis ami­gos de la vi­da, no con los de la­bu­ro.

-¿No te­nés nin­gu­na amis­tad de la po­lí ca?

-Soy de los que creen que los ami­gos son los del co­le­gio. Le doy de­ma­sia­da im­por­tan­cia a mis ami­gos reales co­mo pa­ra usar la palabra a la li­ge­ra. Sí ten­go gen­te con la que tra­ba­jo ha­ce mu­chos años y man­ten­go ex­ce­len­te víncu­lo, afi­ni­dad y con­fian­za a prue­ba de ba­las, pe­ro el ami­go tie­ne que com­par­tir otras co­sas.

-¿Di­rías que sos ami­go de Mauricio Ma­cri, por ejem­plo?

-No, no. Mi­rá que con Mauricio ten­go una con­fian­za in­fi­ni­ta, pe­ro la palabra ami­go tie­ne otra con­no­ta­ción.

-Si no te hu­bie­ras de­di­ca­do a la po­lí ca, ¿qué ha­brías que­ri­do ha­cer?

-Yo hu­bie­se que­ri­do ser el 9 de Ra­cing, pe­ro no me dio el pi­né. Ten­go la suer­te de te­ner una fuer­te vo­ca­ción por lo que ha­go, eso te or­de­na y te fa­ci­li­ta mu­cho las co­sas.

-¿Te in­tere­sa el mun­do vir­tual?

-Muy po­co, es­toy co­nec­ta­do, mi­ro las re­des so­cia­les, chusmeo los me­dios por el te­lé­fono, or­ga­ni­zo mis reunio­nes, pe­ro no soy nada ob­se­si­vo. No ten­go la úl­ti­ma App y no di­fe­ren­cio un te­lé­fono de otro.

-¿Te­nés gru­pos de chat?

-No, en ge­ne­ral no me gus­tan. Hay un pun­to en el que tan­ta co­ne­xión te ha­ce in­efi­cien­te y te des­co­nec­ta de la re­la­ción per­so­nal.

-¿Te gusta ser Je­fe de Go­bierno? El otro día le hi­cie­ron a Ma­cri por Ins­ta­gram Li­ve la mis­ma pre­gun­ta y con­tes­tó que lo po­día res­pon­der más ade­lan­te...

-Sí, a mí me apa­sio­na mi tra­ba­jo, me en­can­ta, es­toy to­do el día aler­ta, mi­ran­do lo que pa­sa en la ca­lle... Es muy tan­gi­ble mi tra­ba­jo, pa­ra bien y pa­ra mal. Me en­can­ta mi ta­rea, me gusta su po­der de trans­for­ma­ción.

-¿Te ima­gi­nás ale­ja­do de la po­lí ca?

-Me cues­ta por­que le pongo mu­cha pasión, pe­ro sé que siem­pre hay un día des­pués.

-¿Y qué te ima­gi­nás ha­cien­do en ese mo­men­to?

-De­sa­ce­le­ran­do un po­co, por­que son años de mu­cha carga ho­ra­ria e in­ten­si­dad.

-¿Có­mo te cae el pa­so del em­po?

-Fí­si­ca­men­te es­toy bien, me cui­do. Veo a mis hi­jas cre­cer y ahí me doy cuen­ta de los años que pa­san. Pe­ro no me alar­ma pa­ra nada.

-¿Sos co­que­to?

-Ja­más me com­pro nada de ro­pa, me com­pra Bár­ba­ra y a lo su­mo yo la acom­pa­ño. Lo que ella eli­ge, me pongo. No hay nin­gu­na po­si­bi­li­dad de que yo de­ci­da en al­go que ten­ga que ver con la mo­da. Ja­más iría a un shop­ping a com­prar­me ro­pa.

-¿Sos ro­mán co?

-Sí, no de lle­var flo­res, pe­ro sí dar­le im­por­tan­cia al tiem­po que pa­so con mi pa­re­ja, te­ner bue­nas char­las...

-¿Te­nés pla­ce­res más vin­cu­la­dos a lo ma­te­rial?

-Co­mer un pan­que­que con dul­ce de le­che, o un Ro­gel ri­co. Un buen asa­do tam­bién lo dis­fru­to al má­xi­mo. No ten­go pla­cer por lo ma­te­rial. Por ejem­plo, no dis­tin­go un au­to del otro, un Fe­rra­ri de un Fi­ti­to, mu­chas ve­ces sal­go apu­ra­do de una reunión y me subo a cual­quier co­che. No dis­tin­go una ro­pa de mar­ca de otra. No le pres­to aten­ción a eso, me con­cen­tro en la prac­ti­ci­dad de las co­sas.

-¿Te­nés al­go pen­dien­te que qui­sie­ras apren­der?

-( Pien­sa). Me gusta mu­cho la his­to­ria. Leo bio­gra­fías, mi­ro se­ries en Net­flix, así que ha­ber es­tu­dia­do his­to­ria pue­de ha­ber si­do una cuen­ta pen­dien­te.

Pa­sa­ron 29 mi­nu­tos de la char­la, y co­mo si tu­vie­ra un reloj in­terno, Ho­ra­cio pi­de dis­cul­pas y avi­sa que tie­ne que ir­se pa­ra se­guir con sus ac­ti­vi­da­des. Se le­van­ta, sa­lu­da y se va ca­mi­nan­do por Ave­ni­da Ca­bil­do ju­gan­do a su pro­pio jue­go: el de que­rer ser y pa­re­cer un ve­cino más. ❖

“No me con­si­de­ro ami­go de Mauricio y eso que con él ten­go una con­fian­za in­fi­ni­ta, pe­ro la palabra ami­go tie­ne otra con­no­ta­ción pa­ra “mí, más pro­fun­da.

La Lu­na lle­na se le­van­ta cer­ca de un edi cio en Tacoma, Was­hing­ton. El hu­mo de los in­cen­dios fo­res­ta­les y otras con­di­cio­nes at­mos­fé­ri­cas die­ron es­te as­tro un cá­li­do res­plan­dor

La Lu­na ro­ja se pre­sen­ta de­trás de la em­ble­má ca cons­truc­ción El Ti­gre y la Tor­tu­ga en Duis­burg, al oes­te de Alemania.

Por es­ta vez, la es­ta­tua de la an gua dio­sa grie­ga He­ra, en el cen­tro de Ate­nas, com­par ó su ma­jes­tuo­si­dad con la lla­ma va Lu­na lle­na ves da de ro­jo.

La fortaleza de Hohen­salz­burg, en la aus­tria­ca Salzburgo, fue an trión de la eclip­sa­da Lu­na.

El cie­lo de Estambul, la ciu­dad más po­bla­da de Tur­quía, tam­bién ofre­ció un es­pec­tácu­lo úni­co. Aquí la Lu­na se mues­tra so­bre la to­rre de una mez­qui­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.