Una ru­ta de fan­ta­sía por Aus­tra­lia, don­de se mez­clan sus in­creí­bles pai­sa­jes na­tu­ra­les con es­ta­tuas y es­truc­tu­ras gi­gan­tes de to­do ti­po.

Break - - Break! Fast - Por Adriana Mou­ján

Des­de la cos­ta has­ta el in­te­rior del país, un via­je por ca­rre­te­ras es una de las me­jo­res for­mas de co­no­cer los mag­ní cos es­ce­na­rios que ofre­ce Aus­tra­lia y en­con­trar­se con las fa­mo­sas es­truc­tu­ras gi­gan­tes y bien sin­gu­la­res ubi­ca­das en es­tra­té­gi­cos pun­tos. Un tra­yec­to imperdible.

Di­cen que la me­jor ma­ne­ra de ver la ver­da­de­ra Aus­tra­lia es to­mar­se tiem­po, al­qui­lar un au­to­mó­vil e ir de via­je por sus ru­tas. Es ca­si un he­cho que el país que, pa­ra el res­to del mun­do, evo­ca imá­ge­nes de hom­bres lla­ma­dos Bru­ce que usan som­bre­ros con cor­chos col­gan­do, tie­ne al­gu­nas atrac­cio­nes pe­cu­lia­res.

Aun­que Oceanía es el con­ti­nen­te más pe­que­ño de to­dos, eso no le im­pi­de a Aus­tra­lia ser la isla más gran­de que exis­te en to­do el glo­bo y su ma­ne­ra de de­mos­trar su “gran­de­za” es a tra­vés de mo­nu­men­tos o bien fi­gu­ras gi­gan­tes­cas que tie­nen la for­ma de ani­ma­les o de ob­je­tos que son po­pu­la­res en es­tos lu­ga­res. Ca­da uno re­pre­sen­ta una his­to­ria y es­con­de se­cre­tos que só­lo sus ha­bi­tan­tes co­no­cen, eso sí, tie­nen el ta­ma­ño pa­ra que pue­dan ser vis­tos des­de muy le­jos por los tu­ris­tas. Se los co­no­ce co­mo “Big Things”, hay más de 150 y se en­cuen­tran re­par­ti­dos por la cos­ta aus­tra­lia­na que es don­de hay

ma­yor concentración de gen­te, aun­que tam­bién se pue­den di­vi­sar al­gu­nos por el in­te­rior, en pleno de­sier­to. Es­tas “es­ta­tuas” ade­más de ser gran­des son co­lo­ri­das y por si fue­ra po­co bas­tan­te gra­cio­sas ya que sim­bo­li­zan al­go que, en con­cre­to, mar­ca la iden­ti­dad de los po­bla­do­res.

La ma­yo­ría de es­tas “Gran­des Co­sas” se en­cuen­tran en el es­te, des­de Nue­va Ga­les del Sur has­ta Queens­land, y son una ex­ce­len­te ma­ne­ra de ha­cer que las lar­gas dis­tan­cias de un via­je por las ru­tas de Aus­tra­lia pa­rez­can un po­co más cor­tas y en­tre­te­ni­das.

Una enor­me lan­gos­ta, la gui­ta­rra más gran­de y do­ra­da que se ha­ya vis­to, un fo­ra­ji­do muy que­ri­do por la gen­te, el más sim­bó­li­co ju­gue­te de ma­de­ra, una bo­ta y una ra­na que ha­cen re­fe­ren­cia a las llu­vias tí­pi­cas de la zo­na, y mu­chí­si­mo más. A po­ner pri­me­ra y pre­pa­rar la cá­ma­ra, por­que lo que hay pa­ra ver es gran­de. ❖

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.