“Tra­ba­jar con las ma­nos me re­la­ja y me sir­ve de te­ra­pia. Soy muy an­sio­sa y a ve­ces ne­ce­si­to li­be­rar lo que sien­to.”

Break - - PLACERES -

Trato de pen­sar có­mo sur­gió en mí la ins­pi­ra­ción pa­ra ha­cer es­tas obras y creo que tie­ne que ver con que siem­pre me lla­ma­ron la aten­ción las mi­nia­tu­ras y los ob­je­tos aden­tro de otros ob­je­tos, pe­ro tam­bién le de­bo a mi fa­mi­lia la in­quie­tud por to­do lo ar­tís­ti­co y crea­ti­vo. Mi pa­pá era ar­qui­tec­to y ade­más for­ma­ba par­te de una im­por­tan­te agen­cia de pu­bli­ci­dad y yo me crié vien­do en te­le­vi­sión avi­sos que él ha­bía crea­do, al­gu­nos que se hi­cie­ron fa­mo­sos co­mo el de una mar­ca de chocolate don­de apa­re­cía un hom­bre ne­gro con una fo­to de un be­bé ru­bio y de­cía que ha­bía que­da­do así por co­mer mu­cho chocolate. A mi vie­jo le en­can­ta­ba can­tar y bai­lar y tam­bién di­bu­ja­ba y pin­ta­ba muy bien. Re­cuer­do que nos sen­tá­ba­mos jun­tos a di­bu­jar y siem­pre que te­nía que ha­cer al­go pa­ra el co­le­gio, él lo trans­for­ma­ba en una ac­ti­vi­dad muy di­ver­ti­da.

Mi her­mano Agus­tín hi­zo la ca­rre­ra de Be­llas Ar­tes y mi her­ma­na Ma­ría, que di­bu­ja divino, mu­cho me­jor que yo, ha­ce ilus­tra­cio­nes pa­ra los cua­der­nos y mo­chi­las de la di­se­ña­do­ra Mi­la­gros Res­ta. Por otro la­do, mi ma­má se de­di­ca­ba al mar­ke­ting, es de­cir que to­dos en su me­di­da son muy crea­ti­vos. El ar­te me­xi­cano lo des­cu­brí vi­si­tan­do a mi otro her­mano que es ar­queó­lo­go y vi­ve en Mé­xi­co. Ca­da vez que iba me gus­ta­ba más, su­pon­go que por la in­ten­si­dad del co­lor y por­que es muy ale­gre, has­ta los muertos están pre­sen­tes en sus obras y for­man par­te de sus fes­te­jos. Yo veía to­do eso y pen­sa­ba: quie­ro ha­cer es­to, pe­ro a mi mo­do.

To­da es­ta ins­pi­ra­ción, su­ma­da a mi ve­ta ac­to­ral, me lle­vó a po­ner co­sas den­tro de una ca­ja, que pue­den ser ob­je­tos que ha­yan si­do par­te de mi vi­da o que fue­ron de mis abue­los, fo­tos vie­jas, bri­llan­ti­na, y des­pués dar­le mu­cho co­lor. Aquí sa­le la ac­triz que lle­vo den­tro por­que, fi­nal­men­te, voy ar­man­do pe­que­ñas es­ce­no­gra­fías don­de pon­go per­so­na­jes y crean­do his­to­rias den­tro de ca­da ca­ji­ta. Has­ta le ins­ta­lo lu­ces, hay cua­dros que se pue­den usar co­mo lám­pa­ras. Siem­pre tie­nen que te­ner al­go que so­bre­sa­le o al­go que es­tá aden­tro, es­to es par­te de la con­sig­na, y es lo que más me di­vier­te. Si se me cru­za al­go por la men­te, ne­ce­si­to plas­mar­lo, me fas­ci­na con­cre­tar la idea.

Cuan­do na­ció mi hi­ja Eva, en 2008, se me des­per­tó al­go crea­ti­vo, in­men­so, y des­pués del pri­mer año que le de­di­qué ca­si ex­clu­si­va­men­te, co­men­cé a sen­tir que te­nía ne­ce­si­dad de ha­cer co­sas. Ahí em­pe­zó una eta­pa muy pro­duc­ti­va pa­ra mí que fue cre­cien­do jun­to con Eva, tan­to que en­tre los 3 y los 5 años, ha­cer las ca­jas era par­te de un jue­go que com­par­tía­mos las dos, ella par­ti­ci­pa­ba de al­gu­nos cua­dros y ha­cía sus propias ca­ji­tas con las mu­ñe­cas Bar­bie. En esos años tu­ve co­mo un bro­te crea­ti­vo, al­go así co­mo les pa­sa a los mú­si­cos y no pa­ran de com­po­ner. No es al­go que me su­ce­de to­do el tiem­po, y tam­po­co lo bus­co, por­que no que­rría que se me trans­for­ma­ra en una ru­ti­na y per­die­ra el pla­cer de ha­cer­lo. Tra­ba­jar con las ma­nos me re­la­ja mu­cho y me sir­ve de te­ra­pia. Soy muy an­sio­sa y a ve­ces ten­go a la ac­triz de­ma­sia­do pre­sen­te y ne­ce­si­to li­be­rar lo que sien­to. Cuan­do es­toy ac­tuan­do es­tá to­do bien pe­ro si no, sur­ge una ne­ce­si­dad de ex­pre­sión que sa­le por es­ta otra ma­ni­fes­ta­ción ar­tís­ti­ca. Ade­más, soy bas­tan­te in­tro­ver­ti­da y el ar­te tie­ne esa co­sa de sa­car pa­ra afue­ra lo que uno tie­ne muy re­ser­va­do. Es co­mo cuan­do ac­túo y pue­do ex­te­rio­ri­zar, pe­ro des­pués vuel­vo a mi casa, por­que es mi lu­gar, don­de es­toy bien.

Ac­tual­men­te es­toy vi­vien­do con mi ma­ri­do y mi hi­ja en Bar­ce­lo­na, en un pue­blo de la cos­ta lla­ma­do Pre­miá de Mar, a 20 km de la ciu­dad. Nos vi­ni­mos ha­ce ca­si dos años apro­ve­chan­do que yo par­ti­ci­pa­ba de la pri­me­ra tem­po­ra­da de la se­rie Da­lia de las Ha­das pa­ra una ca­de­na ita­lia­na que sa­le en va­rios paí­ses de Europa. En Es­pa­ña ya he vi­vi­do en otras épo­cas de mi vi­da, por eso me sien­to en casa, y ele­gi­mos es­te lu­gar pen­san­do en que nues­tra hi­ja se crie en un lu­gar más tran­qui­lo.

Aquí la vi­da es muy re­la­ja­da, es­toy pin­tan­do cua­dros fla­min­gos y ha­go lám­pa­ras con ma­te­ria­les que he­re­dé de mi fa­mi­lia, co­mo una co­lec­ción enor­me de cu­cha­ri­tas de pla­ta que me de­jó mi pa­pá. Lo más lin­do que me pa­só fue dar cla­ses de tea­tro en la es­cue­la de Eva, me de­vol­vió esa her­mo­sa co­ne­xión con los ni­ños y los ado­les­cen­tes que tu­ve cuan­do ac­tua­ba en no­ve­las co­mo Pa­ti­to Feo o Violetta. El ar­te, en cual­quie­ra de sus ma­ni­fes­ta­cio­nes, es un mo­tor que te man­tie­ne en ca­rre­ra siem­pre. . ❖ *Ac­triz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.