Ex­per­tos en de­li­cias ni­po­nas

Con un am­bien­te mul­ti­co­lor y can­che­ro al es­ti­lo neo­yor­kino Fu­ku­ro Nood­le Bar sor­pren­de con el tra­di­cio­nal pla­to ja­po­nés: el ra­men.

Break - - RESTAURANTES - por Ca­ye­ta­na Vidal Buzzi

Na­ru­to Uzu­ma­ki con­vir ó el ra­men en un fu­ror en­tre los chi­cos. ¿Quién es? Es el pro­ta­go­nis­ta de un man­ga (ani­ma­ción ja­po­ne­sa), que se las pa­sa co­mien­do la tra­di­cio­nal so­pa de deos. Ade­más, le de­be su nom­bre a un in­gre­dien­te del ra­men, es el tron­co de pes­ca­do pren­sa­do al va­por con un re­lleno de hier­bas, que for­ma el di­bu­jo de un tor­be­llino. En Bue­nos Ai­res ya son va­rios los lu­ga­res don­de lo sir­ve, pe­ro nin­guno tan co­ol co­mo Fu­ku­ro.

Aquí hay só­lo ba­rras con ban­cos al­tos, las pa­re­des están cu­bier­tas de graf­fi s, hay vi­tri­nas con ju­gue­tes de vi­ni­lo y ta­blas de ska­te. Es­ta am­bien­ta­ción, su­ma­da a la me­dia luz, el pú­bli­co ex­tran­je­ro y la ori­gi­na­li­dad de la co­mi­da, nos trans­por­tan a un país le­jano, en pleno Pa­ler­mo. Es­te “nood­le bar” (bar de deos), es­ta­ble­ci­mien­to de co­mi­da al pa­so pi­ca­men­te ja­po­nés, don­de se sir­ve prin­ci­pal­men­te ra­men: una so­pa de deos que po­co enen que ver con los de la pas­ta del do­min­go, en un cal­do que lle­va ho­ras de pre­pa­ra­ción, al que se le agre­gan car­nes, hue­vo, ver­du­ras, etc.

Los due­ños de Fu­ku­ro Nood­le Hou­se son un ar­gen no, Ma as Ca­moz­zi, y su mu­jer nor­te­ame­ri­ca­na, Va­nes­sa. Se co­no­cie­ron es­tu­dian­do en los Es­ta­dos Uni­dos y jun­tos em­pren­die­ron una ma­ra­tón de mu­chos años por las ba­rras y co­ci­nas de la ciu­dad de Was­hing­ton, só­lo in­te­rrum­pi­da por via­jes a Asia, gran pa­sión de am­bos. De ca­da país y de ca­da ami­go asiá co que en­con­tra­ron en los Es­ta­dos Uni­dos, to­ma­ron sus re­ce­tas pre­fe­ri­das pa­ra abrir el que se­ría su “nood­le bar” por­te­ño. Aquí ellos mis­mos ela­bo­ran los fi­deos al­ca­li­nos, prin­ci­pal se­cre­to del ra­men (la al­ca­li­ni­dad, al­go así co­mo el PH del deo, per­mi­te que se “pe­guen” el cal­do y los sa­bo­res). El cal­do, el otro in­gre­dien­te fun­da­men­tal del ra­men, lle­va en­tre 24 y 48 ho­ras de ela­bo­ra­ción pa­ra lo­grar la con- cen­tra­ción per­fec­ta de sabor. El pre­fe­ri­do, no te asus­tes, es­tá he­cho a ba­se de hue­sos de cer­do: ene una con­sis­ten­cia, tex­tu­ra y sabor úni­cos. Siem­pre es­tá la op­ción de ele­gir el de al­gas kom­bu y hon­gos shi­ta­ke, más li­viano. En am­bos ca­sos, al cal­do y los nood­les se le su­man car­nes de po­llo o cer­do, ver­du­ras va­rias y un hue­vo po­ché, que se rom­pe y se mez­cla con el lí­qui­do. La car­ta es cor­ta pe­ro eje­cu­ta­da con con­sis­ten­cia ni­po­na: ade­más de ra­men, hay dum­plins y strea­med buns. Los dum­plins son una suer­te de ra­vio­les co­ci­dos al va­por, una pa­sión mun­dial. En Fu­ku­ro vie­nen #Piggysty­le (aquí to­do ene su hash­tag que lin­kea a fo­tos en la pá­gi­na), es de­cir, re­lle­nos de cer­do más aku­say, ajo y jen­gi­bre; y cubiertos con una re­duc­ción de sal­sa de so­ja y azú­car. Los stea­med buns o “bao”, en tai­wa­nés, son unos pa­ñue­li­tos de ma­sa su­per­es­pon­jo­sa re­lle­nos de cer­do o roast beef asa­dos a fue­go len­to. To­da car­ne pue­de re­em­pla­zar­se por hon­gos shi­ta­ke, pa­ra for- tu­na de los ve­ge­ta­ria­nos. Las sor­pre­sas con núan has­ta el nal. El pos­tre, una ga­lle­ta de­li­cio­sa, viene en una ca­ji­ta con ca­ra de ani­mal, acom­pa­ña­da de un va­so de le­che sa­bo­ri­za­da. En Fu­ku­ro, to­do es un via­je pa­ra abrir la ca­be­za. ❖

FU­KU­RO NOOD­LE BAR. Cos­ta Ri­ca 5514, Pa­ler­mo. (11) 3290-0912. Co­ci­na asiá ca fu­sión. Mar­tes a sá­ba­dos des­de las 20. Do­min­gos y lu­nes ce­rra­do. Efec vo y Vi­sa Dé­bi­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.