DOMAR LAS OLAS

Break - - SURF - Por: Héc­tor Ve­láz­quez.

Mar y cie­lo. Uno re­fle­jo del otro. Es­pa­cios in­fi­ni­tos re­ple­tos de mis­te­rios y be­lle­zas, don­de fluc­túan per­ma­nen­te­men­te la fu­ria y la cal­ma. Tan le­ja­nos y tan pró­xi­mos. Tan pa­re­ci­dos y tan dis­tin­tos. To­da una cos­mo­vi­sión so­bre la que pue­blos aus­tro­ne­sios, en­tre los que se en­cuen­tran gru­pos ét­ni­cos de In­do­ne­sia, Ma­la­sia, Fi­li­pi­nas, Ma­da­gas­car, Nue­va Ze­lan­da, y ese la­be­rin­to de mi­les de is­las que ro­dean a Aus­tra­lia, que cons­ti­tu­yen Mi­cro­ne­sia, Me­la­ne­sia y Po­li­ne­sia, cons­tru­ye­ron las ba­ses de una ac­ti­vi­dad que con el tiem­po tras­cen­de­ría la geo­gra­fía de Ocea­nía y el mar­co de lo sa­gra­do: el surf.

“La his­to­ria de es­te de­por­te es di­fí­cil de ras­trear en lo re­la­ti­vo a sus orí­ge­nes, hay dos ver­sio­nes. La más im­por­tan­te es la de Ha­waii o la de la Po­li­ne­sia. Al­gu­nos di­cen que lle­ga­ron na­ti­vos de Tahi­tí has­ta Ha­waii y lle­va­ron la téc­ni­ca del surf”, di­ce Al­fre­do “Freddy” Tor­to­ra, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Surf Argentina (ASA) y edi­tor de la re­vis­ta Sur­fis­ta.

A pe­sar de las im­pre­ci­sio­nes pa­ra con­fir­mar cier­tos he­chos, exis­ten al­gu­nas otras cer­te­zas. Y una de ellas es que el surf no pu­do ha­ber na­ci­do en otro lu­gar que no ha­ya si­do las cos­tas que cons­ti­tu­yen los paraísos na­tu­ra­les, re­par­ti­dos en­tre los océa­nos Ín­di­co y Pa­cí­fi­co, don­de do­mi­na la gran ma­sa te­rres­tre que es la is­la gi­gan­te lla­ma­da Aus­tra­lia.

Es­ce­na­rios má­gi­cos

Aquí es don­de co­men­za­mos es­te re­co­rri­do por los lu­ga­res más in­creí­bles pa­ra sur­fear, esas “me­cas” de es­te de­por­te don­de están las mejores olas so­bre las cua­les mon­tar­se y dis­fru­tar. Gold Coast (Cos­ta de Oro) es una ciu­dad ubi­ca­da a 70 ki­ló­me­tros al sur de Bris­ba­ne (Queens­land), en Aus­tra­lia, que com­bi­na al­tos edi­fi­cios con ki­ló­me­tros de pla­yas de blan­cas are­nas y un mar en el cual, ase­ve­ran, se pue­de sur­fear en una jor­na­da lo mis­mo que en to­da una se­ma­na en cual­quier otro lu­gar del mun­do. Las olas aquí tie­nen 500 me­tros de re­co­rri­do y cua­tro pun­tos de rom­pien­tes. El ba­rrio Sur­fers Pa­ra­di­se es el sec­tor que de­fi­ni­ti­va­men­te con­cen­tra to­da la mo­vi­da.

To­das las cul­tu­ras aus­tro­né­si­cas an­ces­tra­les prac­ti­ca­ron el des­li­za­mien­to so­bre las olas en ta­blas. En Samoa lo lla­ma­ron “fa’ase’e” o “se’ega­lu”, en Tahi­ti “cho­roee”, en Nue­va Ze­lan­dia “wha­ka­re­re­re”,

y en Ha­waii, “he’e na­lu”.

La cos­ta sur de la is­la de Nías en In­do­ne­sia, al­ber­ga una se­rie de bahías, en­tre las cua­les so­bre­sa­le la de La­gun­dri. En lo que va de mar­zo a oc­tu­bre es­te lu­gar, que se ca­rac­te­ri­za por sus fon­dos y sa­lien­tes, re­ga­la olas per­fec­tas que al­can­zan los cin­co me­tros en ple­na tem­po­ra­da, pe­río­do que se ex­tien­de en­tre ma­yo y sep­tiem­bre.

Las co­mu­ni­da­des que co­lo­ni­za­ron Ha­waii, una en el 400 y otra en el año 1000, apro­xi­ma­da­men­te, uti­li­za­ban dos ti­pos de ta­blas: la “olo”, a la cual so­lo se po­dían su­bir los je­fes, y la “Alaia”, em­plea­da por los ple­be­yos. Sur­fear pa­ra ellos era un ver­da­de­ro even­to re­li­gio­so: ora­ban y rea­li­za­ban ri­tua­les pa­ra te­ner bue­nas olas y ob­te­ner la me­jor ma­de­ra e ins­pi­ra­ción pa­ra con­fec­cio­nar sus ta­blas. Los ár­bo­les más pre­cia­dos pa­ra ob­te­ner la ma­te­ria pri­ma eran el wi­li­wi­li, el ula y por so­bre to­do la koa (una aca­cia de ca­rac­te­rís­ti­cas si­mi­la­res al cao­ba que tam­bién em­plea­ban en ins­tru­men­tos). El lar­go de la ta­bla era tam­bién im­por­tan­te: las de no más de 4 me­tros, re­ser­va­das pa­ra las cla­ses más ba­jas, y aque­llas que po­dían al­can­zar has­ta los 7 me­tros, só­lo pa­ra los lí­de­res.

Mu­chos sos­tie­nen que en Pi­pe­li­ne, Is­la de O’ahu (Ha­waii), están las mejores olas del mun­do pa­ra sur­fear. Pe­ro cla­ro, por tra­tar­se de una rom­pien­te que su­cum­be an­te un arre­ci­fe, no es ap­ta pa­ra afi­cio­na­dos. Su ín­di­ce de pe­li­gro­si­dad es con­si­de­ra­ble, ya que es­ta­mos ha­blan­do de ru­los de agua que pue­den al­can­zar has­ta seis me­tros de al­tu­ra y que rom­pen en sa­lien­tes de ro­ca. Fue allí don­de el con­sa­gra­do cantautor de folk rock, Jack John­son, ca­si pier­de la vi­da con 17 años de edad al gol­pear su ca­be­za contra una de aque­llas sa­lien­tes;

el re­sul­ta­do fue­ron de­ce­nas de pun­tos de su­tu­ra y la pér­di­da de va­rios dien­tes que, co­mo con­se­cuen­cia, tra­je­ron una ta­len­to­sa de­di­ca­ción a la mú­si­ca y la le­tra de “Drink the wa­ter” (can­ción que for­mó par­te de su dis­co de­but de 2001, “Brush­fi­re Fairy­ta­les”).

John Sea­ton Ca­llahan, un fo­tó­gra­fo ha­waiano con una tra­yec­to­ria de 30 años, crea­dor de un co­lec­ti­vo de pro­fe­sio­na­les de­di­ca­dos a co­no­cer y re­tra­tar si­tios de­di­ca­dos al surf, lla­ma­do The SURFEXPLORE Group, fue el res­pon­sa­ble de dar­le el nom­bre de Cloud 9 al arre­ci­fe en el pue­blo Ge­ne­ral Lu­na de la is­la de Siargao, en Fi­li­pi­nas. Es­te ar­chi­pié­la­go de ori­gen vol­cá­ni­co se en­cuen­tra en el Cin­tu­rón de Fue­go del Pa­cí­fi­co, un lu­gar co­mo nin­guno en el que se al­ter­nan arre­ci­fes, ca­bos y pla­yas que to­da­vía guar­dan se­cre­tos. Por eso Siargao es co­no­ci­da co­mo “La ca­pi­tal de surf de Fi­li­pi­nas” don­de, ade­más de la in­creí­ble ola Cloud 9, res­pon­sa­ble de otor­gar­le fa­ma y no­to­rie­dad, hay más de una vein­te­na de si­tios “re­ef break” (olas que rom­pen en arre­ci­fes). Des­de prin­ci­pian­tes has­ta ex­per­tos pue­den dis­fru­tar de es­te lu­gar to­do el año.

Con la lle­ga­da de la ex­pe­di­ción del ca­pi­tán in­glés Ja­mes Cook (1728-1779) a las is­las ha­waia­nas, el surf co­men­zó a de­cli­nar. La de­ca­den­cia de la cul­tu­ra local se acen­tuó a prin­ci­pios del si­glo XIX con el arri­bo de los mi­sio­ne­ros cris­tia­nos cal­vi­nis­tas que se en­car­ga­ron de eli­mi­nar­la ca­si por com­ple­to, sus­ti­tu­yén­do­la por una implacable ru­ti­na y una mo­ral ba­sa­da en “la mo­des­tia, el tra­ba­jo y la re­li­gión cris­tia­na”. Por aque­llos años, to­do era con­si­de­ra­do in­mo­ral, in­clu­so el entretenimiento del surf que sim­bo­li­za­ba la li­ber­tad y una for­ma de vi­da an­ces­tral.

Di­cen que la po­ten­cia del olea­je en Jef­freys Bay (Su­dá­fri­ca) es con­se­cuen­cia del en­cuen­tro de los océa­nos Atlán­ti­co e In­di­co. Efec­ti­va­men­te, en es­ta bahía cer­ca­na a la lo­ca­li­dad de Port Eli­za­beth, se unen co­rrien­tes cá­li­das del Ín­di­co con aguas frías del Atlán­ti­co, lo que crea con­di­cio­nes muy par­ti­cu­la­res. Aquí es don­de se fil­mó uno de los pri­me­ros clá­si­cos de las pe­lí­cu­las de­di­ca­das al surf “End­less Sum­mer”, es­tre­na­da en 1966 en Es­ta­dos Uni­dos. Aun­que, no­ble­za obli­ga, se tra­tó de un do­cu­men­tal que con­tó con la ex­ce­len­te mú­si­ca de la ban­da de surf rock: The San­dals. Y ha­blan­do de cin­tas que se trans­for­ma­ron en ver­da­de­ros hi­tos, en la his­to­ria de la di­fu­sión de la prác­ti­ca del surf: Gid­get (1959), ins­pi­ra­da en la no­ve­la Gid­get, the Little Girl with Big Ideas (Fre­de­rick Koh­ner – 1957), pe­lí­cu­la en la que na­ció el tér­mino “sur­fing”, y “Point Break” (1991), di­ri­gi­da por la ci­neas­ta Kathryn Bi­ge­low y pro­ta­go­ni­za­da por Kea­nu Ree­ves y el re­cor­da­do Pa­trick Sway­ze.

El tér­mino Mun­da­ka pue­de ser que nos evo­que a Áfri­ca, pe­ro en reali­dad se tra­ta de una pla­ya del País Vas­co ( Es­pa­ña) don­de, di­cen, es­tá la “me­jor ola de iz­quier­da del mun­do”. Ca­da ola con for­ma de tu­bo se for­ma con vien­tos del sur-su­r­oes­te y pue­de al­can­zar los cua­tro me­tros de al­tu­ra y 400 de lar­go. Na­cen en la ba­rra de Mun­da­ka y mue­ren en la pla­ya de Lai­da. Cen­tro com­pe­ti­ti­vo por ex­ce­len­cia a ni­vel in­ter­na­cio­nal, fue en nue­ve oca­sio­nes Cir­cui­to Mun­dial.

A par­tir de 1840 con la lle­ga­da a Ha­waii de es­cri­to­res y pe­rio­dis­tas aven­tu­re­ros de la ta­lla de Mark Twain (1835-1910) o Jack Lon­don (1876-1916), am­bos es­ta­dou­ni­den­ses, el surf

co­mien­za su re­sur­gi­mien­to y ex­pan­sión ha­cia el mun­do. Lon­don, el autor de “La lla­ma­da de lo sal­va­je” y “Col­mi­llo Blan­co”, era de San Fran­cis­co, Ca­li­for­nia, la pró­xi­ma es­ca­la en nues­tro re­co­rri­do geo­grá­fi­co.

En un pequeño po­bla­do so­bre la bahía de Half Moon, al nor­te de San Fran­cis­co, Ca­li­for­nia, se en­cuen­tran las pla­yas de Ma­ve­ricks, un nom­bre que cuen­tan lo­cal­men­te pro­vie­ne de un pe­rro pro­pie­dad de uno los tres sur­fis­tas que se aven­tu­ra­ron, por pri­me­ra vez, en es­tas aguas en 1969. Aquí las olas son enor­mes, co­mo la cul­tu­ra sur­fer ca­li­for­nia­na que se fue cons­tru­yen­do al tér­mino de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial y que dio por re­sul­ta­do cien­tos de re­vis­tas in­de­pen­dien­tes de­di­ca­das al te­ma, ten­den­cias en mo­da, to­do un ar­got, cine y mú­si­ca (con los Beach Boys co­mo el fe­nó­meno in­su­pe­ra­ble y ese pri­mer himno lla­ma­do “Sur­fin”, apa­re­ci­do co­mo sen­ci­llo en 1961 e in­clui­do en “Sur­fin Sa­fa­ri” al año si­guien­te, el pri­mer dis­co de es­tu­dio de los li­de­ra­dos por Brian Wil­son que, va­ya iro­nía, ja­más prac­ti­có surf).

En Amé­ri­ca del Sur, en Chi­le y en Pe­rú, están los dos mejores lu­ga­res pa­ra sur­fear: Ari­ca y Chi­ca­ma. La lo­ca­li­dad chi­le­na de Ari­ca tie­ne olas to­do el año, que pue­den al­can­zar en in­vierno has­ta 12 me­tros de al­tu­ra, a esas ma­sas gi­gan­tes se re­fie­ren co­mo “El Buey”. Chi­ca­ma, por su par­te, es otro si­tio de olas eter­nas que mi­den, pro­me­dio, cua­tro me­tros de al­tu­ra pe­ro que de­ben su fa­ma, más que na­da, a su lon­gi­tud: son tan lar­gas que pocos lo­gran co­rrer­las en to­da su ex­ten­sión.

En la Argentina, el cen­tro na­cio­nal del surf es­tá en Mar del Pla­ta, ahí don­de Lu­cía “Luchy” Co­so­le­to fue a va­ca­cio­nar y co­no­ció el surf por una es­cue­la. Hoy es una de nues­tras gran­des pro­me­sas a ni­vel com­pe­ti­ti­vo. Ella es el fiel re­fle­jo de que el mar cuan­do enamo­ra, lo ha­ce pa­ra siem­pre, y que tam­bién exi­ge gran­des es­fuer­zos cuan­do se tra­ta de al­can­zar po­dios. “En­treno to­dos los días en el mar y en el club, ha­cien­do pi­la­tes y na­ta­ción”, cuen­ta. Por es­tas ho­ras Luchy se en­cuen­tra com­pi­tien­do en el cir­cui­to mun­dial en la pier­na eu­ro­pea: Es­pa­ña, Fran­cia e Inglaterra.

Lu­cía es des­cen­dien­te de­por­ti­va de aque­llos pio­ne­ros, co­mo Luis de Ri­der, Ti­te Eli­zal­de y Daniel Gil, que en­tre 1962 y 1963 tra­je­ron las pri­me­ras ta­blas a la “Bia­rritz argentina” o co­mo se la co­no­ce hoy “La Per­la del Atlán­ti­co”. El mis­mo lu­gar don­de se for­mó pro­fe­sio­nal­men­te el ac­tual pre­si­den­te de la In­ter­na­tio­nal Sur­fing Aso­cia­tion (ISA), el mar­pla­ten­se Fernando Ague­rre, in­gre­sa­do re­cien­te­men­te al “Paseo de la Fa­ma del Sur­fing”, ubi­ca­do en Hun­ting­ton Beach, Ca­li­for­nia. ❖

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.