Co­mi­da pa­ra con­tem­plar

A la vez que di­ri­ge la co­ci­na de su res­tau­ran­te, el chef Zü­be­yir Atli ta­lla ver­da­de­ras pie­zas de ar­te con los pro­duc­tos que ob­tie­ne de la huer­ta. Un ar­tis­ta con obras de­li­cio­sas.

Break - - ARTE CULINARIO -

San­días que se trans­for­man en ro­sas, ca­la­ba­zas ta­lla­das que pa­re­cen es­cul­tu­ras de ma­de­ra y pá­ja­ros rea­li­za­dos a par­tir de fru­tas y ver­du­ras, se aso­man so­bre las otras pie­zas com­po­nien­do un cua­dro por de­más co­lo­ri­do. Su autor es Zü­be­yir Atli, un chef tur­co de 36 años, due­ño de un im­por­tan­te res­tau­ran­te de la ciu­dad de Di­yar­ba­kir, en el su­r­es­te de Ana­to­lia, que es­tá con­ven­ci­do que “el ar­te es un en­sam­bla­je de ma­te­ria­les y vo­lú­me­nes en la bús­que­da de las for­mas”.

Cuan­do era ni­ño in­ten­ta­ba ha­cer ju­gue­tes con ba­rro y mu­chos años des­pués, en un via­je a An­ka­ra, pu­do ver co­mo maes­tros ar­tis­tas rea­li­za­ban jo­yas y ador­nos con una san­día. “Cuan­do vi lo que es­ta­ban ha­cien­do que­dé ma­ra­vi­lla­do y du­ran­te tres o cua­tro años, le de­di­qué mu­cho tiem­po a apren­der es­te ti­po de de­co­ra­cio­nes. Es una téc­ni­ca es­pe­cial de ar­te, las obras se pue­den ha­cer no so­lo de ca­la­ba­za y san­día sino tam­bién de otras fru­tas y ver­du­ras, pe­ro al­gu­nas son más di­fí­ci­les por la con­sis­ten­cia pro­pia o por­que tie­nen va­rios co­lo­res, co­mo por ejem­plo la san­día que tie­ne tres: ver­de, ro­jo y blan­co, en­ton­ces no siem­pre se pue­de lo­grar lo que uno quie­re”, ex­pli­ca el ar­tis­ta.

Lo cier­to es que con fi­lo­sos cu­chi­llos y pe­que­ñas he­rra­mien­tas es­pe­cial­men­te idea­das, va en­tre­sa­can­do tro­ci­tos de ca­da una de las fru­tas y ver­du­ras que eli­ge pa­ra trans­for­mar­las en fi­gu­ras de la mi­to­lo­gía tur­ca, flo­res, aves y cis­nes que lue­go se­rán ex­hi­bi­dos en su res­tau­ran­te.

“EL AR­TE ES UN EN­SAM­BLA­JE DE MA­TE­RIA­LES Y VO­LÚ­ME­NES EN LA BÚS­QUE­DA DE LAS FOR­MAS”, ASEGURA EL CHEF QUE DE­DI­CA HO­RAS DE SUS DÍAS A ES­TA DIS­CI­PLI­NA.

Se­gún di­cen sus co­la­bo­ra­do­res, las fi­gu­ras le pue­den lle­var 10 o 15 mi­nu­tos de tra­ba­jo, o man­te­ner­lo ocu­pa­do por tres o cua­tro ho­ras. “La pa­cien­cia es tan ne­ce­sa­ria pa­ra es­te ti­po de tra­ba­jo, co­mo el tiem­po dis­po­ni­ble. Cuan­do co­me­tes un error, pier­des la for­ma y tie­nes que em­pe­zar de nue­vo. Mien­tras tra­ba­jas, las me­di­das son muy im­por­tan­tes, de­ben ser equi­li­bra­das pa­ra ob­te­ner la for­ma desea­da”, di­jo Atli, y agre­gó que, “a pe­sar de la com­ple­ji­dad, es un tra­ba­jo que ofre­ce un gran pla­cer”.

¿Por qué no? Qui­zás la idea de en­con­trar otras for­mas den­tro de una for­ma, ya sea que se tra­te de una ca­la­ba­za o un tro­zo de ma­de­ra, no sea im­po­si­ble de ex­plo­rar. ❖

Las pie­zas del ar sta tur­co en­ga­la­nan su par cu­lar res­tau­ran­te.

Apren­dió la téc­ni­ca tras ver por ca­sua­li­dad un ar sta de An­ka­ra ta­llan­do fru­tas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.