Los bún­kers que fue­ron cons­trui­dos tras la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial hoy son es­pa­cios pa­ra re­fu­giar­se en un fu­tu­ro, pe­ro con ame­ni­ties dig­nas de un all in­clu­si­ve.

Na­cie­ron des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial pa­ra al­ma­ce­nar mi­si­les y otros pe­li­gro­sos ma­te­ria­les bé­li­cos. Hoy, por ini­cia­ti­va de in­no­va­do­res es­tu­dios de cons­truc­ción, se han con­ver­ti­do en de­par­ta­men­tos de lu­jo pa­ra la su­per­vi­ven­cia en ca­so de que lle­gar

Break - - BREAK FAST - Por Héc­tor Ve­láz­quez.

Si­tios que al­ber­ga­ron mi­si­les in­ter­con­ti­nen­ta­les o re­fu­gios contra la amenaza del apo­ca­lip­sis nu­clear, aflo­ra­ron por mi­les a lo lar­go del mun­do, una vez ter­mi­na­da la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Aque­llas cons­truc­cio­nes de ace­ro y hor­mi­gón, que pre­ser­va­ban lo más avan­za­do en tec­no­lo­gía mi­li­tar en las en­tra­ñas de la tie­rra, fue­ron aban­do­nán­do­se con el de­ve­nir de los pac­tos de no pro­li­fe­ra­ción de ar­mas nu­clea­res en­tre la OTAN (Or­ga­ni­za­ción Tra­ta­do del Atlán­ti­co Nor­te) y por el Pac­to de Var­so­via (la alian­za de paí­ses co­mu­nis­tas li­de­ra­da por la en­ton­ces Unión de Re­pú­bli­cas So­cia­lis­tas So­vié­ti­cas). Pe­ro fue el des­mem­bra­mien­to fi­nal de la URSS, a ini­cios de la dé­ca­da del 90, lo que ter­mi­nó de sen­ten­ciar­las a un ol­vi­do que no du­ra­ría tan­to. El Y2K (el error del nue­vo mi­le­nio), el 11S (el aten­ta­do a Las Torres Ge­me­las el 11 de sep­tiem­bre de 2001) y las con­se­cuen­cias del ca­len­ta­mien­to glo­bal, en­tre otras nue­vas ame­na­zas que da­rían un fi­nal al mun­do co­mo lo co­no­ce­mos, ha­bi­li­ta­ron las pau­tas idea­les pa­ra el de­sa­rro­llo de un ne­go­cio mi­llo­na­rio: el de los se­gu­ros apo­ca­líp­ti­cos, don­de aque­llos re­fu­gios nu­clea­res y si­los mi­si­lís­ti­cos pa­sa­rían a te­ner una im­por­tan­cia cen­tral. Ra­ven Rid­ge Sur­vi­val Con­do es un pro­yec­to es­ta­dou­ni­den­se en­ca­be­za­do por Larry Hall, na­ci­do en Kan­sas (Es­ta­dos Uni­dos), con el fin de ofre­cer un co­mer­cio in­mo­bi­lia­rio úni­co en el mun­do: apar­ta­men­tos de su­per­vi­ven­cia de lu­jo pa­ra los más ri­cos, cons­trui­dos en un si­lo mi­si­lís­ti­co in­ter­con­ti­nen­tal de pri­me­ra ge­ne­ra­ción, que es­tu­vo ac­ti­vo has­ta la pri­me­ra mi­tad de la dé­ca­da del 60. Los 15 pi­sos sub­te­rrá­neos que cons­ti­tu­yen el em­pren­di­mien­to le cos­ta­ron a Hall unos u$s 300 mil. Una gan­ga. Lo que no le sa­lió ba­ra­to fue el acon­di­cio­na­mien­to y di­se­ño de ca­da uno de los pi­sos, en los que in­vir­tió 20 mi­llo­nes de dó­la­res; tra­ba­jo que fi­na­li­zó en 2012. Ca­da pi­so hoy se pue­de com­prar com­ple­to si se es­tá dis­pues­to a pa­gar u$s 3.000.000. O bien, di­vi­dir­se en dos y abo­nar 1,5 mi­llo­nes por ca­da de­par­ta­men­to. Pe­ro, se­gún Hall, ya es tar­de, es­tá to­do ven­di­do. Las pa­re­des su­pe­rio­res tie­nen un gro­sor de ca­si tres me­tros y son de hor­mi­gón re­for­za­do con re­si­na epo­xi. Lo úni­co que aso­ma de es­te si­tio es una bó­ve­da que pue­de so­por­tar vien­tos de más de 650 ki­ló­me­tros por ho­ra (las ex­plo­sio­nes nu­clea­res pro­vo­can

vien­tos de­vas­ta­do­res, pro­duc­to de las so­bre­pre­sio­nes sur­gi­das de los efec­tos de las on­das de cho­que so­bre la at­mós­fe­ra). En es­te si­lo de­di­ca­do al fin del mun­do hay fuen­tes propias de ener­gía, re­ser­vas de agua con un mí­ni­mo de 285.000 li­tros, fil­tros de ai­re contra con­ta­mi­na­ción nu­clear, bio­ló­gi­ca y quí­mi­ca, de­pó­si­tos con co­mi­da pa­ra unos cin­co años, un cen­tro mé­di­co, pis­ci­na, cine, bar, spa, gim­na­sio, bi­blio­te­ca, un au­la y has­ta una cen­tral de co­mu­ni­ca­cio­nes con In­ter­net. En el ca­so de que el ali­men­to se ago­ta­ra, uno de los pi­sos cuen­ta con cul­ti­vos hi­dro­pó­ni­cos y de­pó­si­tos des­ti­na­dos a la acui­cul­tu­ra (cría de pe­ces). To­do es­to, aso­cia­do a la ener­gía de una gi­gan­tes­ca tur­bi­na eó­li­ca, téc­ni­ca­men­te po­dría pro­veer a los ha­bi­tan­tes del lu­gar de ali­men­tos de ma­ne­ra in­de­pen­dien­te por tiem­po in­de­ter­mi­na­do.

Una ins­ta­la­ción que al­gu­na vez tu­vo ca­rác­ter de al­to se­cre­to, pro­yec­to con­jun­to en­tre la des­apa­re­ci­da Unión So­vié­ti­ca y lo que era Che­cos­lo­va­quia (hoy Re­pú­bli­ca Che­ca y Eslovaquia), es con­si­de­ra­do el ma­yor bun­ker mul­ti­mi­llo­na­rio del mun­do. Su nom­bre: The Op­pi­dum (tér­mino la­tín que ha­ce re­fe­ren­cia a los asen­ta­mien­tos for­ti­fi­ca­dos y por ex­ten­sión a los po­bla­dos, que da­tan de la edad de hierro). Es­te com­ple­jo sub­te­rrá­neo pla­nea­do en dos ni­ve­les, que tar­dó diez años en ter­mi­nar­se (1984-1994), tie­ne un to­tal de 7.000 m2 y un te­cho con un es­pe­sor de cua­tro me­tros. Mi­li­tar­men­te no lle­gó a em­plear­se nun­ca, pe­ro ac­tual­men­te re­pre­sen­ta un di­se­ño que in­clu­ye un gran es­pa­cio de 627 m2 y otros seis de 160 m2, ca­pa­ces de ser adap­ta­dos en equi­pa­mien­to y de­co­ra­ción al gus­to del clien­te. Un jar­dín sub­te­rrá­neo con luz na­tu­ral simulada, un spa, pis­ci­na, cine, bi­blio­te­ca, ofi­ci­nas, sa­la de con­fe­ren­cias, así co­mo ins­ta­la­cio­nes y su­mi­nis­tros mé­di­cos y qui­rúr­gi­cos, con­for­man los lu­jos dis­po­ni­bles. Tam­bién hay bó­ve­das pri­va­das per­so­na­li­za­das, di­se­ña­das pa­ra al­ma­ce­nar ob­je­tos de va­lor y co­lec­cio­nes per­so­na­les de ar­te. To­do el com­ple­jo pue­de ope­rar­se des­de un cen­tro de con­trol sub­te­rrá­neo, con ac­ce­so ex­clu­si­vo a las re­des de co­mu­ni­ca­cio­nes in­ter­na­men­te y al mun­do ex­te­rior. El Op­pi­dum fue crea­do por Ja­kub Zam­ra­zil, un em­pre­sa­rio che­co con una exi­to­sa tra­yec­to­ria en desa­rro­llos in­mo­bi­lia­rios, ven­tas y mar­ke­ting, quien unió fuer­zas con un ex ge­ne­ral de bri­ga­da re­ti­ra­do del ejér­ci­to che­co, es­pe­cia­lis­ta en in­te­li­gen­cia mi­li­tar, lla­ma­do An­dor Šán­dor, di­rec­tor de se­gu­ri­dad y ga­ran­te del pro­yec­to. ¿El pre­cio pa­ra ser pro­pie­ta­rio en Op­pi­dum?, Zam­ra­zil se nie­ga ter­mi­nan­te­men­te a hablar de eso. Exis­ten op­cio­nes más ac­ce­si­bles a es­tas pro­pues­tas lu­ju­rio­sas, des­de u$s 20.000 , co­mo las que ofre­ce la em­pre­sa te­xa­na Ri­sing S Com­pany, de­di­ca­da a múl­ti­ples so­lu­cio­nes apli­ca­das a la se­gu­ri­dad. O bien las que per­te­ne­cen a Vi­vos Glo­bal Shel­ter Network (Vi­vos: Red Glo­bal de Re­fu­gios). Vi­vos se en­cuen­tra en es­te mo­men­to desa­rro­llan­do un “pue­blo” com­ple­to, cons­ti­tui­do por 575 bun­kers des­ti­na­dos a dar­les pro­tec­ción a unas 10.000 per­so­nas en el es­ta­do de Da­ko­ta del Sur. Gary Lynch, di­rec­tor ge­ne­ral de Ri­sing S Com­pany, sos­tie­ne que en 2016 los en­car­gos sub­te­rrá­neos de al­ta ga­ma cre­cie­ron un 700% res­pec­to de 2015, mien­tras que las ven­tas to­ta­les han cre­ci­do un 300% des­de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de los Es­ta­dos Uni­dos que le die­ron el man­do a Do­nald Trump. El te­mor es­tá más que jus­ti­fi­ca­do si to­ma­mos en cuen­ta las pa­la­bras que ex­pre­sa­ba el pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos (na­ción que cuen­ta con 6.800 oji­vas nu­clea­res) a co­mien­zos de 2017: “Se­ría un sue­ño que nin­gún país tu­vie­ra ar­mas nu­clea­res, pe­ro co­mo otros paí­ses las van a te­ner, no­so­tros es­ta­re­mos a la ca­be­za”. ❖

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.