En Ma­la­sia ha­cer ba­rri­le­tes es un ar­te tra­di­cio­nal que des­plie­ga su es­plen­dor una vez al año en un Fes­ti­val de Co­me­tas.

Ha­cer ba­rri­le­tes es un ar­te tra­di­cio­nal en el es­te de Asia. Ca­da año la ciu­dad de Ke­lan­tan (Ma­la­sia) se lle­na de son­ri­sas ad­mi­ra­das an­te el es­pec­ta­cu­lar Fes­ti­val de Co­me­tas.

Break - - BREAK FAST -

Al­re­de­dor del mun­do, re­mon­tar un ba­rri­le­te lle­na el al­ma de ilu­sión. Qui­zás por­que nos re­mi­te a la in­fan­cia o tal vez por­que en ese vue­lo co­lo­ri­do se de­po­si­tan sueños e ilu­sio­nes. En Ma­la­sia la des­tre­za pa­ra ma­ne­jar co­me­tas no es só­lo con­si­de­ra­da un buen hob­bie de pocos sino que es uno de los de­por­tes más prac­ti­ca­dos. Ca­da año, el Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Co­me­tas reúne a los aman­tes de los ba­rri­le­tes en la ciu­dad de Ke­lan­tan. Allí se cons­tru­yen los wau bu­lan (co­me­ta-lu­na), un mo­de­lo ca­rac­te­rís­ti­co cu­ya si­lue­ta re­mi­te al cuar­to cre­cien­te. Ter­mi­na­da la épo­ca de co­se­cha, es co­mún en el país asiá­ti­co ver co­me­tas co­lo­rean­do el cie­lo so­bre cam­pos de arroz. Tan im­por­tan­te es es­te pa­sa­tiem­po, que el wau bu­lan es con­si-

de­ra­do uno de los sím­bo­los na­cio­na­les ma­la­yos y du­ran­te años es­tu­vo gra­ba­do en la mo­ne­da local. Ca­da ob­je­to tie­ne su pro­pia iden­ti­dad. Los ba­rri­le­tes sue­len me­dir 2,5 me­tros de an­cho por 3,5 de lar­go y tie­nen una gran di­ver­si­dad de gra­ba­dos, siem­pre me­ticu­losos, que son la hue­lla del crea­dor que las reali­zó y se pue­den di­fe­ren­ciar a la dis­tan­cia. Es­tos ob­je­tos vo­la­do­res re­pre­sen­tan es­pí­ri­tus, ani­ma­les, mu­je­res y hom­bres, sim­bo­li­zan­do te­mas clá­si­cos.

Si bien las co­me­tas son un gran atrac­ti­vo pa­ra los tu­ris­tas que re­co­rren Ma­la­sia, es­te no es el úni­co país en el que se prac­ti­ca el ar­te de fa­bri­car­las y re­mon­tar­las. De he­cho, se sa­be que ha­ce más de tres mil años se usa­ban co­mo dis­po­si­ti­vos de se­ña­li­za­ción mi­li­tar en Chi­na. Mo­vi­mien­tos y co­lo­res for­ma­ban un sis­te­ma de có­di­gos ap­tos pa­ra trans­mi­tir men­sa­jes en­tre re­gi­mien­tos. Des­de allí la tra­di­ción, ya con con­no­ta­cio­nes lú­di­cas, se ex­pan­dió a otros paí­ses de la re­gión an­tes de lle­gar al nor­te de Áfri­ca. En la Po­li­ne­sia, in­clu­so hay tri­bus de pes­ca­do­res que uti­li­zan co­me­tas pa­ra pes­car atan­do un ce­bo en la co­la. En Ja­pón los ba­rri­le­tes fue­ron pri­me­ro adop­ta­dos por los bu­dis­tas, que uti­li­za­ban es­tas fi­gu­ras pa­ra ahu­yen­tar a los ma­los es­pí­ri­tus y pe­dir al uni­ver­so una bue­na co­se­cha. Sin em­bar­go, más tar­de el pa­sa­tiem­po se po­pu­la­ri­zó a tal ni­vel que el go­bierno de­ci­dió sus­pen­der­lo du­ran­te un tiem­po de­bi­do a que la gen­te des­cui­da­ba su tra­ba­jo por es­ta dis­trac­ción. Po­lí­ti­cos, li­te­ra­tos y ar­tis­tas re­fle­xio­na­ron a lo lar­go de los años so­bre el ar­te de vo­lar co­me­tas, ese pa­sa­tiem­pos que sa­ca lo me­jor de la ad­ver­si­dad y lle­na el cie­lo de co­lo­res. ❖

Tiem­po y co­lor se fun­den en ca­da una de las co­me­tas que los ar­te­sa­nos ma­la­yos rea­li­zan con ca­ñas de bam­bú y pa­pe­les de co­lo­res for­man­do di­se­ños muy ori­gi­na­les.

Ca­da año, du­ran­te el Fes val In­ter­na­cio­nal de Co­me­tas de Ke­lan­tan el cie­lo se lle­na de co­lo­res y si­lue­tas car­ga­dos de sen do. Vi­si­tan­tes de to­do el mun­do lle­gan a de­lei­tar­se con se­me­jan­te es­pec­tácu­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.