Al­tos, so­ber­bios y sin­gu­la­res

Al­gu­nos, co­mo el Puen­te de Car­los en Pra­ga o el Rial­to en Ve­ne­cia, cau­ti­van por his­to­ria y por be­lle­za. Otros, en cam­bio, no son tan po­pu­la­res co­mo el de Brooklyn o y el Gol­den Ga­te pe­ro con­cen­tran to­do el atrac­ti­vo que les im­pri­me el di­se­ño mo­derno o aud

Break - - Puentes - Por Adria­na Mou­ján

Pa­rís y el gran río. Siem­pre su­ges­ti­vo, siem­pre ins­pi­ra­dor, sir­vió pa­ra que Gui­llau­me Apo­lli­nai­re es­cri­bie­ra el poe­ma “Le Pont Mi­ra­beau” (El puen­te de Mi­ra­beau), al que Marc La­voi­ne pu­so mú­si­ca. Los puen­tes pue­den ser al­go más que la unión de dos ori­llas. Son un si­tio des­de don­de con­tem­plar co­mo flu­yen las aguas. Un lu­gar pa­ra des­cu­brir sen­sa­cio­nes y tam­bién fuen­te de ins­pi­ra­ción eter­na pa­ra es­cri­to­res, pin­to­res, mú­si­cos, ar­qui­tec­tos y más re­cien­te­men­te a ci­neas­tas que los han in­mor­ta­li­za­do tam­bién en pe­lí­cu­las. “Los puen­tes de Ma­di­son”, el film di­ri­gi­do y pro­ta­go­ni­za­do por Clint East­wood jun­to a Meryl Streep, por ejem­plo, los en­mar­có den­tro de una his­to­ria de amor im­po­si­ble que cual­quier es­pí­ri­tu ro­mán­ti­co siem­pre re­cuer­da con emo­ción y has­ta al­gu­nas lá­gri­mas en los ojos. Otra pe­lí­cu­la, un clá­si­co de los años ‘50 pe­ro del gé­ne­ro bé­li­co, fue “El puen­te so­bre el río Kwai”, ba­sa­da en la no­ve­la de Pierre Bou­lle y pro­ta­go­ni­za­da por Wi­lliam Hol­den, don­de unos pri­sio­ne­ros, en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, son for­za­dos por sus cap­to­res ja­po­ne­ses a cons­truir un puen­te en la selva.

Fue­ron, tam­bién, fuen­te de ins­pi­ra­ción de mu­chas exi­to­sas can­cio­nes: “Un­der de Brid­ge” (Ba­jo el puen­te) de los Red Hot Chi­li Pep­pers; “Puen­te” de Gus­ta­vo Ce­ra­ti; Ha­cer un puen­te, de La Fra­ne­la, en­tre de­ce­nas. Pe­ro qui­zás la más em­ble­má­ti­ca can­ción si­ga sien­do “Brid­ge over Trou­bled Wa­ter” (Puen­te so­bre aguas tur­bu­len­tas), aque­lla com­po­si­ción que en 1970 dio tí­tu­lo al ál­bum del dúo es­ta­dou­ni­den­se Si­mon and Gar­fun­kel y que la Ro­lling Sto­ne co­lo­có en el nú­me­ro pues­to 47 de las 500 me­jo­res can­cio­nes de to­dos los tiem­pos. Tam­bién son par­te de la his­to­ria de la in­ge­nie­ría. A lo lar­go del tiem­po, las es­truc­tu­ras fijas se fue­ron adap­tan­do a las ne­ce­si­da­des y for­mas y ma­te­ria­les evo­lu­cio­na­ron con el hom­bre. La ma­de­ra y la pie­dra, que qui­zás ha­yan si­do los pri­me­ros ma­te­ria­les usa­dos, die­ron pa­so al la­dri­llo, al ace­ro y al hor­mi­gón. Y aún la evo­lu­ción con­ti­núa. An­ti­guos, mo­der­nos, de pie­dra o de hie­rro, ele­gi­mos ape­nas al­gu­nos puen­tes que son sin­gu­la­res por cons­truc­ción, di­se­ño e his­to­ria, ca­rac­te­rís­ti­cas que a ve­ces coin­ci­den con be­lle­za y sin­gu­la­ri­dad. ❖

Ba­jo el puen­te Mi­ra­beau co­rre el Se­na Y nues­tros amores Ha­ce fal­ta que me re­cuer­de La ale­gría ve­nía des­pués de la pe­na

Vie­ne la no­che sue­na la ho­ra Los días se van, yo que­do

Las ma­nos so­bre las ma­nos que­da­mos ca­ra a ca­ra Mien­tras que ba­jo el puen­te de nues­tros bra­zos pa­sa De mi­ra­das eter­nas la on­da se en­la­za­be­lle­za y sin­gu­la­ri­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.