Sen­ci­lla­men­te úni­cas

Co­mo mu­chas gran­des mar­cas, la jo­ye­ría aus­tria­ca Frey­wi­lle na­ció a mi­tad del si­glo XX en tiem­pos de cri­sis y por ca­sua­li­dad. Hoy es­tá pre­sen­te en el mun­do entero y si­gue sor­pren­dien­do con pie­zas de es­mal­te y ma­te­ria­les pre­cio­sos ins­pi­ra­dos en los ge­nios d

Break - - Joyas - Por Li­lian Ri­nar (des­de Pa­rís)

Hay jo­yas que im­pac­tan por su di­se­ño, por sus ma­te­ria­les no­bles, por su ins­pi­ra­ción, y otras por to­do eso a la vez con un es­pí­ri­tu muy sin­gu­lar de mo­der­ni­dad. Frey­wi­lle en­ca­ja en es­ta des­crip­ción. Se tra­ta de una ca­sa de jo­yas aus­tria­ca es­pe­cia­li­za­da en tra­ba­jar el es­mal­te pin­ta­do. Fue fun­da­da en 1951 por la ar­tis­ta y de­co­ra­do­ra Mi­chae­la Frey; una in­no­va­do­ra que tra­ba­ja­ba so­bre to­do la ma­de­ra pa­ra sus crea­cio­nes, pe­ro de­bi­do a la gue­rra y a la fal­ta de ma­te­rial co­men­zó a tra­ba­jar el es­mal­te. En los años 70 se aso­ció con Frie­drich Wi­lle pa­ra dar a su em­pre­sa un to­que in­ter­na­cio­nal. De la unión de sus dos nom­bres na­ce la mar­ca Frey­wi­lle.

En 1980 fa­lle­ció Mi­chae­la Frey y la em­pre­sa to­mó un gi­ro di­fe­ren­te con la en­tra­da co­mo di­rec­to­ra ar­tís­ti­ca de Si­mo­ne Grün­ber­ger. Gra­cias al ex­ce­len­te co­no­ci­mien­to de la his­to­ria del ar­te, la nue­va di­rec­to­ra pro­pul­só la em­pre­sa que hoy es co­no­ci­da en el mun­do entero y tie­ne in­creí­bles lo­ca­les en las prin­ci­pa­les ca­pi­ta­les del mun­do. En más de 100 paí­ses es­tán sus bou­ti­ques que siem­pre son adap­ta­das a la de­li­ca­de­za de los pro­duc­tos que ex­po­nen. Si­mo­ne Grün­ber­ger es una mu­jer de una gran ca­pa­ci­dad crea­ti­va que en­tró a tra­ba­jar pa­ra que­dar­se só­lo un año y se que­dó

to­da la vi­da por­que hoy es la Se­ño­ra Wi­lle.

Ape­nas Si­mo­na Gün­ber­ger to­mó la di­rec­ción ar­tís­ti­ca de la em­pre­sa for­mo un atelier com­pues­to por or­fe­bres, di­se­ña­do­res y ex­per­tos en el es­mal­te que se de­di­can a rea­li­zar jo­yas con di­se­ños de artistas ce­le­bres del si­glo XIX y XX ta­les co­mo el ar­tis­ta aus­tria­co Frie­dens­reich Hun­dert­was­ser, uno de los fun­da­do­res del im­pre­sio­nis­mo: Clau­de Mo­net, y el ar­tis­ta che­co Alp­hon­se Mu­cha, el pa­dre del Art Nou­veau. Las in­ter­pre­ta­cio­nes de las obras son úni­cas por­que sa­len de la ins­pi­ra­ción del atelier y de sus ar­te­sa­nos, rin­dien­do al mis­mo tiem­po un ho­me­na­je a esos artistas. Por ejem­plo, pa­ra es­ta tem­po­ra­da el atelier de crea­ción de Frey­wi­lle ce­le­bra la obra del pintor Vin­cent Van Gogh. Su cua­dro ti­tu­la­do Ra­ma del al­men­dro en flor es la pin­tu­ra que ins­pi­ró las pie­zas maes­tras pa­ra es­ta co­lec­ción.

El es­pí­ri­tu de ca­da crea­ción de Frey­wi­lle re­si­de en la pre­pa­ra­ción del es­mal­te tra­ba­ja­do a fue­go, agre­gán­do­le lue­go va­rias ca­pas de un di­se­ño ar­tís­ti­co úni­co. Ha­cen fal­ta más de 100 ma­ni­pu­la­cio­nes di­fe­ren­tes pa­ra fa­bri­car una de­li­ca­da pla­ca de es­mal­te de co­lor in­ten­so que in­me­dia­ta­men­te se apli­ca­ra so­bre una mon­tu­ra. Es­ta téc­ni­ca es­ta si­gi­lo­sa­men­te controlada con maes­tría por los ar­te­sa­nos en el gé­ne­ro que guar­dan ce­lo­sa­men­te el pro­ce­so de fa­bri­ca­ción. Ellos son artistas apa­sio­na­dos y ex­pe­ri­men­ta­dos que ga­ran­ti­zan que ca­da una de las jo­yas Frey­wi­lle sean de al­ta ca­li­dad. Pa­ra clien­tes pri­va­dos muy es­pe­cia­les de Frey­wi­lle las pie­zas es­tán con­fec­cio­na­das con dia­man­tes y per­las, pe­ro tam­bién se uti­li­zan pa­ra la rea­li­za­ción de las jo­yas el oro, oro blan­co, oro ro­sa y pla­tino. Ade­más de jo­yas hoy en día la mar­ca tam­bién­bién fa­bri­ca, pa­ñue­los, cin­tu­ro­nes, cor­ba­tas,cor ge­me­los, la­pi­ce­ras plu­ma y re­lo­jes. Co­mo to­das las co­lec­cio­nes son di­fe­di­fe­ren­tes la ca­sa tie­ne se­gui­do­res que co­lec­co­lec­cio­nan jo­yas ca­da es­ta­ción y cuen­ta con clien­tes­tes fie­les que lla­man se­gui­da­me­se­gui­da­men­te pa­ra an­ti­ci­par­se y sa­ber cuán­do se llan­za­rá la pró­xi­ma co­lec­ción y re­ser­var de an­te­mano pie­zas úú­ni­cas.i Su pro­pie­ta­rio Frie­drich Wi­lle di­ce: La crea­ti­vi­dad es la ba­se de to­do lo que no­so­tros rea­li­za­mos en el atelier, es lo que nos em­pu­ja a pro­du­cir las jo­yas que ins­pi­ran a nues­tros clien­tes y mar­can nues­tro es­ti­lo per­so­nal. ❖

Ani­llo im­pac­tan­te en es­mal­te com­bi­na­do ma­gis­tral­men­te con oro blan­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.