TU­RIS­MO CIU­DA­DES DE PIE­DRA

Ba­jo tie­rra o en ris­cos que su­pe­ran los 4000 me­tros de al­tu­ra, se em­pla­zan an­ti­quí­si­mas po­bla­cio­nes a las que el pa­so del tiem­po las hi­zo aún más sor­pren­den­tes.

Break - - Turismo - Por Héc­tor Ve­láz­quez. Fo­tos: Shutterstock.com

Ocul­tar­se es pro­te­ger­se. Y mu­chas son las co­sas que, a lo lar­go de los si­glos, di­fe­ren­tes pue­blos en el pla­ne­ta han ne­ce­si­ta­do res­guar­dar. Apro­ve­chan­do el me­dio natural que los ro­dea­ba en­con­tra­ron la cla­ve pa­ra pre­ser­var sus vi­das y sus cul­tu­ras, eri­gien­do ciu­da­des que han desafia­do el tiem­po y que se han fu­sio­na­do de­fi­ni­ti­va­men­te con la na­tu­ra­le­za de ma­ne­ra fas­ci­nan­te.

A Ma­te­ra, en Ita­lia, la lla­man la se­gun­da Be­lén, no so­lo por su si­mi­li­tud en al­gu­nos tra­mos con la lo­ca­li­dad de Me­dio Oriente, sino por­que allí se fil­ma­ron pe­lí­cu­las co­mo la “Pa­sión de Cris­to”, de Mel Gib­son, o “El Evan­ge­lio se­gún San Ma­teo”, de Pier Pao­lo Pa­so­li­ni. No fue fá­cil con­ven­cer a los ha­bi­tan­tes de es­te si­tio par­ti­cu­lar, en la dé­ca­da de 1950, que de­bían sa­lir de los “Sas­si” pa­ra tras­la­dar­se a ba­rrios mo­der­nos. Se de­no­mi­na “Sas­si” a las in­creí­bles cons­truc­cio­nes de ca­sas api­la­das, eri­gi­das a lo lar­go de cien­tos de años con cal­ca­re­ni­tos, la ro­ca que los lo­ca­les pre­fie­ren lla­mar “tu­fo”. En 1993 la Unes­co ha aña­di­do los “Sas­si” de Ma­te­ra a la lis­ta del Pa­tri­mo­nio Mun­dial de la Hu­ma­ni­dad.

A lo lar­go de las la­de­ras de las mon­ta­ñas de Vard­zia (Geor­gia), en­tre Turquía, Ar­me­nia y Azer­bai­yán, du­ran­te la épo­ca de la reina Ta­mar, avan­za­do el si­glo I, se cons­tru­yó

un com­ple­jo de cue­vas y tú­ne­les que al­ber­ga­ba más de 6000 es­pa­cios ha­bi­ta­bles, prác­ti­ca­men­te una ciu­dad, dis­tri­bui­dos en 13 pi­sos. El te­rror a la in­va­sión mon­go­la lle­vó a la crea­ción de Vard­zia que es­con­día una igle­sia, un sa­lón pa­ra la reina y un sis­te­ma de rie­go pa­ra cul­ti­vos en te­rra­zas.

Vi­vir ba­jo tie­rra

En Gua­dix, Es­pa­ña, es­tá uno de los ba­rrios de cue­vas más gran­des del mun­do. Son unas 2000 ca­sas-cue­va, mu­chas de ellas ha­bi­ta­das ac­tual­men­te. En el cen­tro de es­ta sin­gu­lar vi­lla, se pue­de vi­si­tar la Er­mi­ta de la Vir­gen de las Cue­vas, que co­men­zó a cons­truir­se en el año 1715, en pie­dra de sí­lex. Se cree que los pri­me­ros re­fu­gios da­tan de 1452, jus­to des­pués de la to­ma de Gra­na­da por los Re­yes Ca­tó­li­cos. Fue­ron los moriscos, quie­nes hu­yen­do de la ciu­dad, ini­cia­ron es­te con­glo­me­ra­do ha­bi­ta­cio­nal tan par­ti­cu­lar.

Pa­ra mu­chos pai­sa­jes dis­tri­bui­dos a lo lar­go del pla­ne­ta se uti­li­za la ex­pre­sión “pos­tal lu­nar”. Pe­ro es en Ca­pa­do­cia ( Turquía), don­de la com­po­si­ción do­mi­nan­te de la tie­rra, lla­ma­da to­ba cal­cá­rea, ha mol­dea­do for­mas ca­pri­cho­sas por la ero­sión natural y por el hom­bre. Va­lles don­de, a lo lar­go de mi­le­nios, ge­ne­ra­cio­nes y ge­ne­ra­cio­nes han cons­trui­do sus ca­sas en for­ma de cue­vas y ca­ver­nas. No só­lo ca­sas, tam­bién tem­plos y mo­nas­te­rios. Mu­chas mo­ra­das han si­do com­par­ti­das por va­rias fa­mi­lias, den­tro de una mis­ma la­de­ra, co­mo si de un edi­fi­cio se tra­ta­ra.

Des­de su fun­da­ción en 1380 el Reino de Mus­tang, al nor­te del ma­ci­zo de An­na­pur­na, ha per­ma­ne­ci­do ca­si in­tac­to en cuan­to a su es­ti­lo de vi­da tra­di­cio­nal. No fue has­ta 1964 que el pri­mer oc­ci­den­tal ob­tu­vo el per­mi­so especial del go­bierno de Ne­pal pa­ra po­der vi­si­tar y do­cu­men­tar es­te reino. Hoy en día ac­ce­der a es­ta re­gión si­gue sien­do to­do un pri­vi­le­gio. Aun­que to­da su po­bla­ción es de ori­gen ti­be­tano y du­ran­te mu­cho tiem­po fue un te­rri­to­rio in­de­pen­dien­te y so­be­rano, ac­tual­men­te per­te­ne­ce a Ne­pal. La ubi­ca­ción en­tre al­tí­si­mas mon­ta­ñas ha pro­pi­cia­do que Mus­tang dis­fru­te de un mi­cro­cli­ma en el que prác­ti­ca­men­te nun­ca llue­ve, por ello to­do el reino se ha con­ver­ti­do en un in­men­so de­sier­to a más de 4000 me­tros de al­ti­tud.

Ha­ce al­re­de­dor de 1000 años, los pue­blos do­go­nes, en Afri­ca, se es­ta­ble­cie­ron en el área de Ban­dia­ga­ra, co­mo con­se­cuen­cia del re­cha­zo co­lec­ti­vo de es­ta et­nia a con­ver­tir­se al is­la­mis­mo. La in­se­gu­ri­dad que pro­vo­có la pre­sión im­pues­ta por los mu­sul­ma­nes, lle­vó a que ins­ta­la­ran sus al­deas en po­si­cio­nes de­fen­di­bles so­bre pa­re­des es­car­pa­das y co­li­nas. El agua fue otro fac­tor que in­flu­yó so­bre la elec­ción del lu­gar pa­ra em­pla­zar sus há­bi­tats.

Aun­que el ori­gen del pue­blo do­gón no es­tá cla­ro, tra­di­cio­nes ora­les di­cen que pro­vie­nen del Man­dé, si­tua­do ha­cia el su­r­oes­te de los ris­cos de Ban­dia­ga­ra; o bien del oes­te, más allá del río Ní­ger. Lo más fac­ti­ble es que los ha­bi­tan­tes ac­tua­les ha­yan sur­gi­do de múl­ti­ples gru­pos de di­ver­so ori­gen que mi­gra­ron pa­ra es­ca­par de los mu­sul­ma­nes.

De vuel­ta en Asia, en las la­de­ras del Mon­te Sahand, cer­ca de la ciu­dad de Ta­briz, en Irán, exis­te el an­ti­guo pue­blo es­con­di­do de Kan­do­van, don­de las ca­sas con­for­man un ver­da­de­ro col­me­nar ca­va­do en el co­ra­zón de las mon­ta­ñas. Da­ta de ha­ce unos 6.000 años y aún es ha­bi­ta­do por per­so­nas. ❖

ES­TOS IN­CREÍ­BLES PO­BLA DOS “TRO­GLO­DI­TAS” GA­RAN­TI­ZAN EL ASOM­BRO Y LA FAS­CI­NA­CIÓN A QUIE­NES LO VI­SI­TAN.

KAN­DO­VAN

GUA­DIX

MUS­TANG

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.